Neu­ro­pe­ca­dos: la adic­ción

LA CREEN­CIA GE­NE­RA­LI­ZA­DA DE QUE UN ADIC­TO LO ES POR PRO­PIA ELEC­CIÓN ES FAL­SA. EN REALI­DAD, LA DE­PEN­DEN­CIA EX­TRE­MA DE­BE­RÍA CON­SI­DE­RAR­SE UNA EN­FER­ME­DAD.

Muy Interesante - - SUMARIO -

Cual­quier re­la­ción lar­ga con las dro­gas sue­le em­pe­zar un día de esos en los que te sien­tes in­dul­gen­te. Al­guien te ofre­ce una sus­tan­cia adic­ti­va y pien­sas: “¿Por qué no?”. Es un mo­men­to de ce­le­bra­ción. Y se­rá so­lo una vez. Lo ma­lo es que des­pués de esa pri­me­ra –y su­pues­ta­men­te úni­ca– vez sue­le ve­nir la se­gun­da, y lue­go la ter­ce­ra, e in­clu­so la cuar­ta. Pue­de que al prin­ci­pio con­ser­ves la ca­pa­ci­dad de ele­gir vo­lun­ta­ria­men­te si re­pi­tes o no, pe­ro, tras su­cum­bir a la ten­ta­ción unas cuan­tas ve­ces, la si­tua­ción es­ca­pa to­tal­men­te a tu con­trol. Del uso pa­sas al abu­so. Y, al fi­nal, te vuel­ves un adic­to an­sio­so por con­su­mir la si­guien­te do­sis.

Pa­sa con la ni­co­ti­na, el al­cohol, la co­caí­na, la he­roí­na, los bar­bi­tú­ri­cos, las ca­bi­nas de bron­cea­do y, a ve­ces, tam­bién con el jue­go, las com­pras, la co­mi­da ba­su­ra e in­ter­net. No pue­des vi­vir sin ellos, pe­se al mal que te ha­cen. Com­pul­si­va­men­te los bus­cas una y otra vez. Bas­ta con fi­jar­se en los ta­no­ré­xi­cos: su de­pen­den­cia lle­ga a tal ex­tre­mo que sue­len con­traer ca­ta­ra­tas y cán­cer de piel por abu­sar de los ra­yos UVA. Y cuan­do tra­tan de re­nun­ciar a su mo­reno, son víc­ti­mas de un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia tan fuer­te que su­fren tem­blo­res y con­vul­sio­nes. Ni más ni me­nos que un he­roi­nó­mano in­ten­tan­do des­in­to­xi­car­se.

TO­DAS LAS ADIC­CIO­NES TIE­NEN EN CO­MúN QUE CAU­SAN CIEN­TOS DE CAM­BIOS EN LA ANATO­MíA Y LA QUí­MI­CA CE­RE­BRA­LES.

Mo­di­fi­ca­cio­nes que afec­tan a neu­ro­trans­mi­so­res crí­ti­cos co­mo el glu­ta­ma­to, la do­pa­mi­na, la se­ro­to­ni­na, la ace­til­co­li­na y los opioi­des. La de­pen­den­cia aca­ba mo­di­fi­can­do los cir­cui­tos neu­ro­na­les –cog­ni­ti­vos, emo­cio­na­les, re­la­cio­na­dos con la me­mo­ria y el au­to­con­trol, etc.– pa­ra que el ce­re­bro en­dio­se a la co­caí­na, a la he­roí­na, al wis­ki o a la vi­deo­con­so­la. Nues­tro ór­gano pen­san­te apren­de que su dro­ga, cual­quie­ra que sea, es­tá por en­ci­ma de to­do lo de­más, ya que el subidón quí­mi­co que le pro­du­ce es in­com­pa­ra­ble, de for­ma que de­be re­le­gar, si ha­ce fal­ta a un lu­gar se­cun­da­rio, la sa­lud, el tra­ba­jo, la fa­mi­lia o in­clu­so la pro­pia vi­da.

A que sea­mos un blan­co fá­cil pa­ra las dro­gas con­tri­bu­ye lo bien que se le da al ce­re­bro iden­ti­fi­car re­com­pen­sas. La me­jor de­mos­tra­ción de has­ta dón­de so­mos ca­pa­ces de lle­gar por ob­te­ner pla­cer se la de­be­mos a dos in­ves­ti­ga­do­res ca­na­dien­ses lla­ma­dos Pe­ter Mil­ner y Ja­mes Olds, ar­tí­fi­ces de un es­pec­ta­cu­lar ex­pe­ri­men­to neu­ro­cien­tí­fi­co ha­ce más de se­sen­ta años. De­ci­die­ron im­plan­tar elec­tro­dos en el ce­re­bro de ra­tas y las in­tro­du­je­ron en una ca­ja con una pa­lan­ca que, al ac­cio­nar­se, les pro­por­cio­na­ba una des­car­ga eléc­tri­ca que ex­ci­ta­ba la re­gión del sep­tum pe­llu­ci­dum y ge­ne­ra­ba un pla­cer muy su­pe­rior al que pro­du­ce cual­quier es­tí­mu­lo na­tu­ral. Las ra­tas, an­te la ató­ni­ta mi­ra­da de los in­ves­ti­ga­do­res, lle­ga­ron a pul­sar has- ta 7.000 ve­ces por ho­ra la pa­lan­qui­ta. Y, lo que es más gra­ve, se ol­vi­da­ron de to­do lo de­más: de­ja­ron de co­mer cuan­do te­nían ham­bre y de be­ber cuan­do sen­tían sed. Y si no sa­ca­ban pron­to a los roe­do­res de la ca­ja, mo­rían de ina­ni­ción. Los ma­chos ig­no­ra­ban a las hem­bras en ce­lo, y ellas aban­do­na­ban a su ca­ma­da pa­ra de­di­car­se a pul­sar com­pul­si­va­men­te la pa­lan­ca. No ha­bía na­da más im­por­tan­te que el go­zo que aquel re­sor­te les pro­por­cio­na­ba.

FUE­RA DE LA CA­JA DE MIL­NER Y OLDS, NO EXIS­TEN RE­SOR­TES TAN DI­REC­TOS CO­MO ES­TE.

Pe­ro sí otros bo­to­nes que ac­ti­van los cir­cui­tos del pla­cer y li­be­ran do­pa­mi­na en la ca­be­za. Al­gu­nos lo ha­cen de for­ma mo­de­ra­da, co­mo el se­xo, la apro­ba­ción so­cial, sa­ciar la cu­rio­si­dad, es­cu­char mú­si­ca y prac­ti­car de­por­te. Y otros son más po­ten­tes, co­mo la co­caí­na, la ma­rihua­na y la ni­co­ti­na. La úni­ca que pue­de im­pe­dir que es­tas úl­ti­mas nos co­man la ca­be­za es la cor­te­za pre­fron­tal, se­de ce­re­bral del ra­cio­ci­nio, la pla­ni­fi­ca­ción y la to­ma de de­ci­sio­nes. De he­cho, es ahí don­de pri­me­ro ata­can las dro­gas. Y no so­lo fre­nan la ac­ti­vi­dad de es­ta re­gión ce­re­bral: tras es­tu­diar a adic­tos a la co­caí­na, los neu­ro­cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que el vo­lu­men de sus­tan­cia gris –los cuer­pos de las neu­ro­nas– de la cor­te­za pre­fron­tal es mu­cho me­nor de lo ha­bi­tual.

Por ese do­ble mo­ti­vo, los adic­tos no son ca­pa­ces de de­jar su vi­cio. “Una idea co­mún y equi­vo­ca­da es que la adic­ción es una elec­ción o un pro­ble­ma mo­ral, y que lo úni­co que hay que ha­cer es de­jar de con­su­mir, pe­ro na­da más ale­ja­do de la ver­dad”, ex­pli­ca Geor­ge Koob, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal so­bre el Abu­so de Al­cohol y Al­coho­lis­mo de Es­ta­dos Uni­dos. Koob coin­ci­de con la ma­yo­ría de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca en que de­be con­si­de­rar­se una en­fer­me­dad cró­ni­ca. “El ce­re­bro cam­bia con la adic­ción, y se ne­ce­si­ta mu­cho es­fuer­zo pa­ra lo­grar que vuel­va a su es­ta­do nor­mal”, ase­gu­ra Koob. Por eso, los más de mil mi­llo­nes de fu­ma­do­res asi­duos que hay en el mun­do no pue­den vi­vir sin ci­ga­rri­llos, por más que las ca­je­ti­llas les mues­tren des­agra­da­bles imá­ge­nes de los da­ños que el ta­ba­co cau­sa en su cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.