Muy Es­cép­ti­co

UNO DE CA­DA DOS ES­TA­DOU­NI­DEN­SES CREE EN LU­GA­RES EN­CAN­TA­DOS Y EN LA ATLÁN­TI­DA, Y CUA­TRO DE CA­DA DIEZ, EN QUE LOS EX­TRA­TE­RRES­TRES NOS VI­SI­TA­RON EN LA AN­TI­GÜE­DAD.

Muy Interesante - - SUMARIO - POR LUIS AL­FON­SO GÁMEZ @la­ga­mez

Lo pa­ra­nor­mal co­ti­za al al­za en Es­ta­dos Uni­dos. In­clu­so la creen­cia en los ov­nis, que al­gu­nos con­si­de­rá­ba­mos en de­cli­ve. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, el nú­me­ro de es­ta­dou­ni­den­ses con­ven­ci­dos de que nos vi­si­tan ex­tra­te­rres­tres se ha du­pli­ca­do en tres años: en 2015 su­po­nían el 18,1 % de la po­bla­ción, y aho­ra son el 35,1 %. Es de­cir, de 57,9 mi­llo­nes han pa­sa­do a 114,6, apro­xi­ma­da­men­te.

Un in­cre­men­to si­mi­lar se ha da­do en­tre quie­nes pien­san que se­res de otros mun­dos nos vi­si­ta­ron en la an­ti­güe­dad –eran el 20,3 % ha­ce cua­tro años y hoy son el 41,4 %– y en el big­foot –del 11,4 % al 20,7 %–. Y, en me­nor me­di­da, en­tre los cre­yen­tes en lu­ga­res en­can­ta­dos –del 41,4 % al 57,7 %– y en an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes al es­ti­lo de la Atlán­ti­da –del 39,6 % en 2016 al 57 %–.

Ade­más, as­tró­lo­gos y vi­den­tes son ca­pa­ces de ver el fu­tu­ro pa­ra el 20,7 % de la po­bla­ción nor­te­ame­ri­ca­na, fren­te al 13,9 % de 2015, y uno de ca­da dos en­cues­ta­dos –49,6 %– sos­pe­cha que el Go­bierno ocul­ta in­for­ma­ción so­bre en­cuen­tros con alie­ní­ge­nas. So­lo una de ca­da cua­tro per­so­nas –24,1 %– no tie­ne nin­gu­na creen­cia pa­ra­nor­mal de las sie­te so­bre las que se ha pre­gun­ta­do a 1.190 ma­yo­res de edad en la en­cues­ta de la Uni­ver­si­dad Chap­man de la que pro­ce­den es­tos da­tos. O, co­mo sub­ra­yan los au­to­res, “más de tres cuar­tas par­tes de los es­ta­dou­ni­den­ses creen al me­nos en un fe­nó­meno de es­te ti­po”.

EL SON­DEO SO­BRE LOS MIE­DOS DE LA PO­BLA­CIÓN DE ES­TA­DOS UNI­DOS se re­pi­te anual­men­te des­de 2014, y siem­pre ha in­clui­do una sec­ción so­bre di­chos asun­tos. En las úl­ti­mas en­tre­gas se ha pre­gun­ta­do a los par­ti­ci­pan­tes si se­res de otros mun­dos vi­si­ta­ron la Tie­rra en el pa­sa­do; si lo ha­cen en la ac­tua­li­dad; si hay lu­ga­res en­can­ta­dos; si el big­foot es una cria­tu­ra real; si han exis­ti­do an­ti­guas ci--

vi­li­za­cio­nes avan­za­das co­mo la Atlán­ti­da; si al­gu­nas per­so­nas son ca­pa­ces de mo­ver ob­je­tos con la men­te –así lo pien­sa el 26,2 % de los en­cues­ta­dos–; y si las hay que ven el fu­tu­ro. Las res­pues­tas re­ve­lan que “to­das las creen­cias pa­ra­nor­ma­les es­tán cre­cien­do” a un rit­mo tan rá­pi­do que sor­pren­de a los in­ves­ti­ga­do­res. “Da­do que nues­tra en­cues­ta tie­ne un mar­gen de error del 3,9 %, de­be­mos te­ner en cuen­ta que al­gu­nos de es­tos cam­bios pue­den ser un po­co más gran­des o más pe­que­ños que los pre­sen­ta­dos”. Sin em­bar­go, el pa­trón prin­ci­pal es cla­ro: “Los es­ta­dou­ni­den­ses se es­tán vol­vien­do más pa­ra­nor­ma­les”, di­cen. ¿Y có­mo se ex­pli­ca que ocu­rra pre­ci­sa­men­te cuan­do hay más in­for­ma­ción fia­ble y ac­ce­si­ble que nun­ca?

“PA­RA Mí, ES­TO IN­DI­CA UN PRO­FUN­DO DE­SEO APA­REN­TE DE LA GEN­TE POR LA ES­PI­RI­TUA­LI­DAD o la creen­cia en co­sas más allá del mun­do fí­si­co. La re­li­gión con­ven­cio­nal es­tá per­dien­do adep­tos y lo pa­ra­nor­mal pa­re­ce es­tar re­co­gién­do­los. Lo veo co­mo una ma­ne­ra de ser es­pi­ri­tual sin las res­tric­cio­nes de la fe tra­di­cio­nal, y es­tá cla­ro des­de ha­ce mu­cho tiem­po que la cien­cia no eli­mi­na­rá la re­li­gión”, ex­pli­ca a MUY el so­ció­lo­go Ch­ris­top­her Ba­der, coau­tor del li­bro Pa­ra­nor­mal Ame

ri­ca (2010) y uno de los di­rec­to­res del es­tu­dio. El “quie­ro creer” de Fox Mul­der en la se­rie Ex­pe­dien­te X es el mo­tor que im­pul­sa lo pa­ra­nor­mal y la fe. Los hu­ma­nos desea­mos tras­cen­der, ser al­go más que ani­ma­les –ra­cio­na­les, pe­ro ani­ma­les– con fe­cha de ca­du­ci­dad. Ade­más, cuan­do al­guien cree en al­go, in­clui­das las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas, sue­le evi­tar ex­po­ner­se a in­for­ma­ción que cues­tio­ne sus con­vic­cio­nes. Si lo ha­ce y tie­ne la men­te abier­ta, es po­si­ble que cam­bie de opi­nión; mu­chos es­cép­ti­cos he­mos si­do an­tes cre­yen­tes en al­go ra­ro.

A la in­cli­na­ción por “for­mas de es­pi­ri­tua­li­dad me­nos or­ga­ni­za­das” se aña­den, a jui­cio de Ba­der, otros dos fac­to­res cla­ve: la pro­li­fe­ra­ción de pro­gra­mas de te­le­vi­sión so­bre es­tos te­mas y “la de­mo­cra­ti­za­ción de lo pa­ra­nor­mal”, que ha he­cho que hoy cual­quie­ra pue­da con­si­de­rar­se ca­za­dor de fan­tas­mas o mons­truos.

En los úl­ti­mos años he­mos asis­ti­do a un bom­bar­deo in­ce­san­te de men­sa­jes que re­fuer­zan las creen­cias so­bre­na­tu­ra­les. Los es­pa­cios eso­té­ri­cos no son al­go nue­vo –re­cor­dad Más allá y La puer­ta del mis­te

rio, los clá­si­cos de TVE pre­sen­ta­dos por Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso–, pe­ro aho­ra el mal lla­ma­do mis­te­rio lo im­preg­na to­do en Es­ta­dos Uni­dos. A los pro­gra­mas es­pe­cia­li­za­dos se unen la de­no­mi­na­da te- le­rrea­li­dad –con ca­za­fan­tas­mas a cu­yas pe­ri­pe­cias po­de­mos asis­tir en di­rec­to– y la de­ri­va de al­gu­nas emi­so­ras te­má­ti­cas.

Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, hu­bo un tiem­po en que ca­na­les co­mo His­to­ria y Dis­co­very –por ci­tar los dos cu­yo gi­ro ha si­do más brus­co– emi­tían do­cu­men­ta­les crí­ti­cos an­te las mis­mas afir­ma­cio­nes in­fun­da­das que aho­ra pro­mue­ven. De re­pen­te, to­do cam­bió en 2010 con la exi­to­sa irrup­ción de An­cient Aliens – Ge­ne­ra­ción alien en Es­pa­ña y Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les en His­pa­noa­mé­ri­ca–, se­rie de la que has­ta el mo­men­to se han emi­ti­do tre­ce tem­po­ra­das y que atri­bu­ye los gran­des lo­gros hu­ma­nos del pa­sa­do a la in­ter­ven­ción de ex­tra­te­rres­tres. “Si se hu­bie­ra can­ce­la­do tras su pri­me­ra tem­po­ra­da, du­do de que hu­bié­ra­mos ob­ser­va­do la fuer­te subida de es­ta creen­cia”, sos­tie­ne Da­vid An­der­son, ar­queó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Rad­ford, quien su­ma al fe­nó­meno An­cient Aliens –y to­das las pro­duc­cio­nes he­chas a su re­bu­fo– la mul­ti­tud de ca­na­les cons­pi­ra­noi­cos de YouTube.

ES­TE ES­TU­DIO­SO DE LA PSEU­DO­CIEN­CIA cree que, por lo que a su dis­ci­pli­na res­pec­ta, los arqueólogos “ten­drían que ha­blar más abier­ta y li­bre­men­te” so­bre unos te­mas que atraen a mu­cha gen­te por­que, al no ha­cer­lo, “ali­men­tan la na­rra­ti­va de la cons­pi­ra­ción de que se es­tá en­cu­brien­do al­go”. Ba­der, por su par­te, no tie­ne tan cla­ro que los crí­ti­cos va­yan a con­ven­cer a na­die más que “a quie­nes se en­cuen­tran en los már­ge­nes”, por­que la ma­yo­ría de los es­cép­ti­cos, en su opi­nión, “pre­di­can de­sa­for­tu­na­da­men­te pa­ra los ya con­ver­ti­dos".

HA HA­BI­DO UNA EX­PLO­SIÓN DE PRO­GRA­MAS TE­LE­VI­SI­VOS QUE ALIEN­TAN ES­TE TI­PO DE CREEN­CIAS

Dos hom­bres izan una ban­de­ra jun­to a lla­ma­da Au­to­pis­ta Ex­tra­te­rres­tre, en el es­ta­do de Ne­va­da. Es­ta ca­rre­te­ra atra­vie­sa una zo­na don­de su­pues­ta­men­te se avis­tan nu­me­ro­sos ov­nis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.