Desean­do amar, de Wong Kar-wai (2000)

Muy Interesante - - ENTREVISTA -

El ci­neas­ta chino, en otro ejer­ci­cio ma­gis­tral de co­no­ci­mien­to de la con­di­ción hu­ma­na se­xua­da, nos plan­tea un nue­vo di­le­ma: ¿el he­cho se­xual hu­mano y sus ma­ni­fes­ta­cio­nes eró­ti­cas de re­la­ción son siem­pre de­pen­dien­tes del lo­cus ge­ni­ta­lis? O di­cho de for­ma más sen­ci­lla, ¿siem­pre que ha­bla­mos de se­xo y de in­ter­ac­tuar se­xual­men­te con el otro tie­nen que apa­re­cer re­fe­ren­cias a los ge­ni­ta­les?

El he­cho se­xual hu­mano y los pro­ce­sos di­ná­mi­cos que in­di­vi­dual­men­te com­po­nen en ca­da uno de no­so­tros lo que de­fi­ni­mos co­mo nues­tra se­xua­li­dad se sus­ten­tan en una con­di­ción ab­so­lu­ta­men­te irre­nun­cia­ble: so­mos se­res eró­ti­cos.

Con es­to, que­re­mos de­cir que te­ne­mos la irre­nun­cia­ble ne­ce­si­dad de vin­cu­lar­nos, de aso­ciar­nos, de en­ta­blar con­tac­to con los otros. Sin esa con­di­ción eró­ti­ca, nun­ca al­can­za­ría­mos na­da se­me­jan­te a la hu­ma­ni­dad, por­que no­so­tros no na­ce­mos hu­ma­nos, sino que nos con­for­ma­mos en re­la­ción a los otros. Vin­cu­lar­nos a nues­tra ma­dre al na­cer y al gru­po so­cial que nos aco­ge es lo que nos per­mi­te desa­rro­llar las po­ten­cia­li­da­des de len­gua­je y com­pren­sión hu­ma­na que nos ca­rac­te­ri­zan.

El se­xo es, por tan­to, mu­chí­si­mo más que los ge­ni­ta­les y lo que ha­ga­mos con ellos, pues in­clu­ye en él mis­mo de­seos, fan­ta­sías, pre­fe­ren­cias, fór­mu­las y so­lu­cio­nes de apro­xi­ma­ción que com­po­nen el ver­da­de­ro ars aman­di (el ar­te de amar; las ma­ne­ras de sen­tir, com­pren­der y ex­pre­sar nues­tras múl­ti­ples y di­ver­sas for­mas de amar­nos en cuan­to se­res se­xua­dos que se atraen, se se­du­cen y se afec­tan) que cons­trui­mos du­ran­te nues­tras vi­das.

To­do eso pa­re­ce sa­ber­lo muy bien Wong Kar-wai cuan­do nos pre­sen­ta una pro­pues­ta co­mo Desean­do amar. Se tra­ta de una pe­lí­cu­la eró­ti­ca por ex­ce­len­cia en la que los ge­ni­ta­les so­lo tie­nen pre­sen­cia por­que pre­ci­sa­men­te nun­ca ha­cen ama­go ni de apa­re­cer. To­do el poe­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co del fil­me se sus­ten­ta en las ma­nio­bras de apro­xi­ma­ción (eró­ti­cas, por tan­to) en­tre dos per­so­nas: Chow, el re­dac­tor je­fe de un pe­rió­di­co lo­cal de Hong Kong, y Liz­hen, una se­cre­ta­ria de di­rec­ción ca­sa­da con un via­jan­te. En­tre ellos se es­ta­ble­ce un cor­te­jo nup­cial de hi­po­cam­pos; si­nuo­so y nun­ca di­rec­to, afec­ti­vo pe­ro dis­tan­te, im­pro­vi­sa­do pe­ro pla­ni­fi­ca­do. Una es­ce­ni­fi­ca­ción tro­va­do­res­ca de L’amour de loin, pe­ro a la cor­ta dis­tan­cia que al­can­za el alien­to, en la que los ele­men­tos de ero­ti­za­ción son una mi­ra­da que des­cien­de sus ojos pa­ra no im­por­tu­nar, una pe­num­bra que ilu­mi­na, unas fo­sas na­sa­les que si­guen el ras­tro de un per­fu­me, unos za­pa­tos ba­jo la ca­ma que hay que en­con­trar o un alien­to que humea des­de los pul­mo­nes.

Un ejer­ci­cio au­tén­ti­ca­men­te ex­qui­si­to, es­te del di­rec­tor hong­ko­nés, de com­pren­sión del ero­tis­mo y del hoy en día tras­ta­bi­lla­do ar­te se­xual de ero­ti­zar­se por el so­lo he­cho de ser agen­te ac­ti­vo o pa­si­vo de un pro­ce­so de se­duc­ción sin fi­na­les ni ren­di­mien­tos ni ob­je­ti­vos.

La BBC ha si­tua­do es­te acla­ma­do fil­me de ha­bla no in­gle­sa en el pues­to nú­me­ro dos de su lis­ta­do Las cien me­jo­res pe­lí­cu­las del si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.