La pia­nis­ta, de Mi­chael Ha­ne­ke (2001)

Muy Interesante - - ENTREVISTA -

En su ma­gis­tral adap­ta­ción de la obra ori­gi­nal de El­frie­de Je­li­nek, Ha­ne­ke nos mues­tra un fra­ca­so in­ter­per­so­nal has­ta la cruel­dad del ri­dícu­lo en­tre dos aman­tes que no en­cuen­tran su lu­gar el uno en el otro. El ori­gen de ese des­en­cuen­tro es la per­ver­sión, la pa­ra­fi­lia, lo que no­so­tros, los se­xó­lo­gos que en­ten­de­mos la di­ver­si­dad del he­cho se­xual hu­mano co­mo un va­lor y no un pro­ble­ma, de­no­mi­na­mos pe­cu­lia­ri­dad eró­ti­ca. Las pe­cu­lia­ri­da­des eró­ti­cas se ma­ni­fies­tan co­mo ex­pre­sio­nes pro­pias del ero­tis­mo del su­je­to se­xua­do que emer­gen en el pro­ce­so de con­for­ma­ción de su se­xua­li­dad y, co­mo con­cep­to, mues­tran las in­fi­ni­tas for­mas de di­chas ex­pre­sio­nes, su enor­me di­ver­si­dad y mo­dos de ex­pre­sión.

La pe­cu­lia­ri­dad eró­ti­ca de Eri­ka, una repu­tada pro­fe­so­ra de piano en Vie­na, se nos mues­tra en va­rias es­ce­nas de las que des­ta­co dos. La pri­me­ra, cuan­do vi­si­ta un sex shop y, tras dar va­rias vuel­tas, en­tra en una ca­bi­na pri­va­da de pro­yec­ción de porno. No sien­te el más mí­ni­mo in­te­rés por las imá­ge­nes, aun­que las ob­ser­va, pe­ro sí por la pa­pe­le­ra que tie­ne a sus pies. Ex­trae de ella un clí­nex usa­do por el que la ha pre­ce­di­do en la ca­bi­na. Lo hue­le de for­ma re­pe­ti­da mien­tras, de fon­do, es­cu­cha­mos los ge­mi­dos de la pe­lí­cu­la porno pro­yec­ta­da.

La se­gun­da es­ce­na que re­fle­ja quién es Eri­ka es la de la la­ce­ra­ción au­to­in­fli­gi­da en el vá­ter. Eri­ka sa­ca del bol­so al­go en­vuel­to en pa­pel hi­gié­ni­co y lo desen­vuel­ve. Es­tá en el cuar­to de ba­ño de su ca­sa. Se acer­ca con apa­ren­te in­di­fe­ren­cia a la ba­ñe­ra, se sien­ta en el la­te­ral y se abre la ba­ta, de­jan­do sus pier­nas al ai­re. Co­lo­ca un es­pe­ji­to fren­te a sus ge­ni­ta­les, acer­ca a ellos el ob­je­to que ha sa­ca­do del bol­so y ha­ce con él un par de mo­vi­mien­tos rá­pi­dos. Su ma­dre em­pie­za a re­cla­mar­la des­de el otro la­do de la puer­ta pa­ra ce­nar. “Ya voy, ma­má”, res­pon­de Eri­ka, mien­tras se co­lo­ca, des­pués de su ac­ción, una com­pre­sa. Con el agua de la du­cha, re­ti­ra la san­gre de la ba­ñe­ra.

Pe­ro ¿qué su­ce­de cuan­do al­guien que ha con­for­ma­do su se­xua­li­dad así se en­fren­ta en una re­la­ción con un ti­po de pre­fe­ren­cias eró­ti­cas dis­tin­tas? Nor­mal­men­te el caos, la in­com­pren­sión, el fra­ca­so. Otra es­ce­na sir­ve de mues­tra, es­ta de Eri­ka y Wal­ter, su jo­ven aman­te y dis­cí­pu­lo, bri­llan­te en ge­ne­ral –es­pe­cial­men­te al piano– y co­mún en sus eró­ti­cas. To­do em­pie­za con un exal­ta­do y si­nies­tro “te quie­ro”. Se lo di­ce Eri­ka a Wal­ter en los ves­tua­rios de una pis­ta de hie­lo con él ata­via­do de ju­ga­dor de hoc­key. Tras la de­cla­ra­ción, Eri­ka in­ten­ta be­sar­lo con pa­sión, co­mo sue­le ha­cer to­do el mun­do, y Wal­ter, de­cep­cio­na­do ya por to­dos los in­ten­tos fa­lli­dos, cree ver en ese in­ten­to una adap­ta­ción, por fin, de ella ha­cia su eró­ti­ca. Se in­ten­ta qui­tar, co­mo pue­de, el apa­ra­to­so pan­ta­lón de hoc­key mien­tras tum­ba a Eri­ka en el sue­lo. Ella in­ten­ta rea­li­zar­le una fe­la­ción en esa pos­tu­ra, co­mo su­po­ne que él es­pe­ra, pe­ro se in­cor­po­ra sú­bi­ta­men­te. Y vo­mi­ta. Wal­ter se in­cor­po­ra y se lo re­pro­cha. Ella se re­in­cor­po­ra tor­pe­men­te y se la­va re­pe­ti­da­men­te la bo­ca. “Ya es­toy lim­pia co­mo un be­bé pa­ra ti”, le in­di­ca, su­pli­can­te. Wal­ter la re­cha­za con una vio­len­cia ver­bal inusi­ta­da y Eri­ka aban­do­na los ves­tua­rios, res­ba­lan­do por una pis­ta de hie­lo, ti­tu­bean­te, tan tor­pe co­mo el in­ten­to. ¿Ha que­ri­do Eri­ka, de ver­dad, adap­tar­se a los gus­tos eró­ti­cos de Wal­ter? ¿Ha in­ten­ta­do Wal­ter adap­tar­se a los de Eri­ka al des­pre­ciar­la con esa vehe­men­cia? En cual­quier ca­so, es un nue­vo fra­ca­so.

En el Fes­ti­val de Can­nes de 2001, es­ta pe­lí­cu­la lo­gró co­se­char tres de los ma­yo­res ga­lar­do­nes: Me­jor Ac­triz, Me­jor Ac­tor y Gran Pre­mio del Ju­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.