De­seo, pe­li­gro. De Ang Lee (2007)

Muy Interesante - - ENTREVISTA -

El mie­do, y no so­lo las ca­ran­to­ñas, es en oca­sio­nes un mag­ní­fi­co ac­ti­va­dor de la li­bi­do. Ima­gí­nen­se la si­tua­ción: una jo­ven es­tu­dian­te chi­na, ac­ti­vis­ta por la li­be­ra­ción de su país –ba­jo el do­mi­nio ja­po­nés–, con­trae el com­pro­mi­so de ase­si­nar al go­ber­na­dor de Shanghái, que sir­ve a los in­tere­ses ni­po­nes. Pa­ra con­se­guir su pro­pó­si­to, la es­tu­dian­te rea­li­za un acer­ca­mien­to pro­gre­si­vo a su pre­sa: en­ta­bla amis­tad con su es­po­sa has­ta con­se­guir que él se fi­je en ella. Y se con­vier­ten en aman­tes.

Él es un ad­ve­ne­di­zo des­pó­ti­co, ti­rá­ni­co, ego­cén­tri­co, as­tu­to y cruel que no du­da en so­me­ter a quien se le an­to­ja con el úni­co fin de me­drar en su po­si­ción so­cial. Ella es una jo­ven idea­lis­ta que ape­nas sa­be na­da del mun­do pe­ro que tie­ne, o cree te­ner, la con­vic­ción su­fi­cien­te co­mo pa­ra afron­tar el re­to. La es­ce­na re­la­ta el pri­mer en­cuen­tro se­xual en­tre la jovencita y el ti­rano. La mez­cla de odio, mie­do, as­co y ver­güen­za que ella sien­te al en­tre­gar­se al mons­truo, al so­me­ter­se a su do­mi­nio, pron­to re­ver­ti­rá en el más ab­so­lu­to pla­cer sen­sual que ha­ya co­no­ci­do has­ta en­ton­ces. Es una co­reo­gra­fía sen­sual tan ab­so­lu­ta­men­te exac­ta y pre­ci­sa que de­vie­ne sal­va­je, con unos pla­nos cen­tra­dos en áreas de es­tric­ta ero­ti­za­ción sim­bó­li­ca; las ma­nos hue­su­das del mons­truo, las axi­las sin de­pi­lar de ella, el mo­do en el que el ti­rano re­ti­ra el cin­tu­rón de su pan­ta­lón… Ang Lee con­si­gue en esa es­ce­na uno de los más me­mo­ra­bles en­cuen­tros se­xua­les que se han re­pre­sen­ta­do en la his­to­ria re­cien­te del ci­ne. Y lo ha­ce ba­sán­do­se en la lu­cha, en lo que los an­ti­guos grie­gos de­no­mi­na­ban el agón, el con­flic­to. El con­flic­to den­tro de la es­truc­tu­ra psí­qui­ca de la jo­ven, cu­yo de­seo la con­du­ce des­de la re­pug­nan­cia, por so­me­ter­se a to­do lo que odia, has­ta la en­tre­ga más com­pla­ci­da del go­zo más cul­ti­va­do. Pe­ro nun­ca hay ge­nia­li­dad que no nos de­je una pre­gun­ta. En es­te ca­so, la mis­ma que, por ejem­plo, Étien­ne de la Boé­tie se plan­tea­ra ya por el si­glo XVI cuan­do es­cri­bió su cé­le­bre Dis­cur­so so­bre la ser­vi­dum­bre vo­lun­ta­ria: ¿por qué te­ne­mos la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de ser do­mi­na­dos? ¿Por qué nos sa­tis­fa­ce so­me­ter­nos a al­gún otro? Y más allá aún, y en re­fe­ren­cia a nues­tros eró­ti­cos me­ca­nis­mos de vin­cu­la­ción: ¿por qué es­tán tan cer­ca los me­ca­nis­mos del odio y el amor, o los del mie­do y el go­zo?

El se­xo es mu­chí­si­mo más que nues­tros ge­ni­ta­les o lo que ha­ga­mos con ellos

Ang Lee di­jo que di­ri­gir las es­ce­nas de se­xo en es­ta pe­lí­cu­la ha­bía si­do más di­fí­cil que di­ri­gir las com­pli­ca­das es­ce­nas de ac­ción de Ti­gre ydragón (2000).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.