The Squa­re, de Ru­ben Östlund (2017)

Muy Interesante - - ENTREVISTA -

Ch­ris­tian ha­bía he­cho el fir­me pro­pó­si­to de no acos­tar­se con ella. Sin em­bar­go, allí es­ta­ba él, sen­ta­do so­bre la ca­ma mien­tras An­ne, fue­ra de plano, ha­bía ido a po­ner­se al­go más có­mo­do. Él es­tá acos­tum­bra­do a ca­si to­do; es el repu­tado di­rec­tor de un pres­ti­gio­so cen­tro de ar­te pú­bli­co en Estocolmo. Apa­re­ce An­ne con un dés­ha­bi­llé ro­jo. Man­tie­ne una son­ri­sa en­tre me­fis­to­fé­li­ca y com­pla­cien­te. Sin in­ter­cam­biar pa­la­bra ni be­so ni acer­ca­mien­to al­guno, se tum­ban en la ca­ma y se cu­bren, uno al cos­ta­do del otro, con la sá­ba­na. La si­guien­te secuencia re­pre­sen­ta un coi­to y el di­rec­tor nos lo pre­sen­ta con pla­nos al­ter­na­ti­vos cen­tra­dos en las ca­ras de los aman­tes. An­ne ape­nas va­ría la me­dia son­ri­sa pe­se a que las aco­me­ti­das se in­tu­yen ca­da vez más rá­pi­das, y Ch­ris­tian, al­go más ex­pre­si­vo, al­can­za el or­gas­mo.

Y aho­ra em­pie­za lo me­jor. El plano mues­tra a un Ch­ris­tian su­do­ro­so que aca­ba de re­ti­rar­se el pre­ser­va­ti­vo y lo con­ser­va, to­da­vía po­seí­do por el re­cien­te or­gas­mo, en la mano. An­ne se ofre­ce a co­ger­lo. Se ini­cia una ama­bi­lí­si­ma dis­cu­sión so­bre quién se que­da con el con­dón usa­do. Ch­ris­tian co­mien­za a des­con­cer­tar­se por la in­sis­ten­cia de An­ne en que­dár­se­lo y, man­te­nien­do siem­pre unas ex­qui­si­tas for­mas, le in­di­ca, más o me­nos ca­te­gó­ri­co, que él se des­ha­rá del pro­fi­lác­ti­co. El plano se man­tie­ne en el ros­tro de Ch­ris­tian, quien ob­ser­va lo que el es­pec­ta­dor su­po­ne la de­rro­ta de An­ne, que se re­ti­ra. En el si­guien­te plano apa­re­ce An­ne con una ba­ta ro­ja y una pa­pe­le­ra en las ma­nos que abre pa­ra que Ch­ris­tian arro­je el pre­ser­va­ti­vo. Él se nie­ga. La dis­cu­sión sube de tono, y An­ne, que es nor­te­ame­ri­ca­na y no sue­ca, le re­pro­cha a Ch­ris­tian su en­grei­mien­to. Fi­nal­men­te, ella co­ge el con­dón de una pun­ta y Ch­ris­tian de la otra y, en­tre re­cla­ma­cio­nes de pro­pie­dad, lo es­ti­ran has­ta que, an­te la in­mi­nen­cia de la ro­tu­ra, Ch­ris­tian ce­de. An­ne, con su eter­na me­dia son­ri­sa, lo arro­ja en la pa­pe­le­ra y sa­le de es­ce­na con ella en­tre sus bra­zos, dan­do sal­ti­tos en­tre tra­vie­sos e in­quie­tan­tes.

En es­ta es­ce­na se es­con­de la sín­te­sis con­cep­tual de to­do el pro­pó­si­to del lar­go­me­tra­je: mos­trar la des­con­fian­za en­tre los se­xos que se ha ins­ta­la­do en nues­tra cul­tu­ra y la to­le­ran­cia co­mo sim­ple im­pos­tu­ra de ac­tua­ción fren­te al otro, que es, más que nun­ca, el ex­tra­ño, el sos­pe­cho­so, aquel a quien hay que man­te­ner vi­gi­la­do. En de­fi­ni­ti­va, la im­plan­ta­ción ba­jo fór­mu­las cor­te­ses, edu­ca­das y ci­vi­li­za­das de una nue­va va­rie­dad del más ran­cio de los pu­ri­ta­nis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.