AÑO 2030: ¿ADIÓS A LA MUER­TE?

Muy Interesante - - PORTADA - POR JO­SÉ LUIS COR­DEI­RO

El in­ge­nie­ro del MIT y fu­tu­ró­lo­go Jo­sé Luis Cor­dei­ro va­ti­ci­na en es­te ar­tícu­lo que los su­ce­si­vos avan­ces en bio­me­di­ci­na y tec­no­lo­gía que ten­drán lu­gar du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das pro­pi­cia­rán el ad­ve­ni­mien­to de la sin­gu­la­ri­dad, un mo­men­to cla­ve de nues­tra his­to­ria en el que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial su­pe­rará a la hu­ma­na. Ello sus­ci­ta­rá una cas­ca­da de cam­bios inima­gi­na­bles y, qui­zá, la con­se­cu­ción de la in­mor­ta­li­dad.

Un aná­li­sis de los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) plan­tea­dos por la ONU –una ini­cia­ti­va que pro­po­ne al­can­zar dis­tin­tas me­tas has­ta 2030, des­de po­ner fin al ham­bre has­ta pro­mo­ver que las so­cie­da­des sean más pa­cí­fi­cas e in­clu­si­vas– mues­tra que se han da­do im­por­tan­tes pa­sos en di­fe­ren­tes ám­bi­tos. Tan­to es así que des­de el Ban­co Mun­dial, la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra el de­sa­rro­llo, se ha anun­cia­do que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, te­ne­mos al al­can­ce de la mano la po­si­bi­li­dad de erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma. La po­bre­za, co­mo tal, per­du­ra­rá. Es una con­se­cuen­cia de las de­sigual­da­des que im­pe­ran en un mun­do tan di­ver­so co­mo el nues­tro. Pe­ro en su for­ma más gra­ve, en la que los afec­ta­dos ni si­quie­ra pue­den sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, po­dría des­apa­re­cer en un fu­tu­ro cer­cano. Al­gu­nos ex­per­tos ya plan­tean que nos en­con­tra­mos en un mo­men­to de tran­si­ción, de una eco­no­mía de la es­ca­sez a otra de la abun­dan­cia.

Lo que es­tá cla­ro es que vi­vi­mos en una épo­ca de cam­bios ace­le­ra­dos y cri­sis con­ti­nua, dos con­cep­tos que los chi­nos plas­man de for­ma sim­bó­li­ca en los dos ca­rac­te­res con los que de­fi­nen pre­ci­sa­men­te el tér­mino cri­sis: . El pri­me­ro re­pre­sen­ta el pe­li­gro; el se­gun­do pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo ‘oca­sión’, pe­ro tam­bién co­mo el ci­ta­do cam­bio. Si bien su sen­ti­do va­ría en fun­ción del con­tex­to y otros sig­nos cer­ca­nos, con­ce­bir una cri­sis co­mo una com­bi­na­ción de ries­gos y opor­tu­ni­da­des pue­de ayu­dar­nos a re­fle­xio­nar so­bre los re­tos a los que ten­dre­mos que en­fren­tar­nos ha­cia 2030.

En el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, por ejem­plo, se ave­ci­nan im­por­tan­tes no­ve­da­des. Chi­na, que ya le dispu­ta a Es­ta­dos Uni­dos la su­pre­ma­cía eco­nó­mi­ca y cien­tí­fi­ca mun­dial, afian­za­rá su po­si­ción. La In­dia, a su vez, po­dría con­ver­tir­se muy pron­to en la ter­ce­ra eco­no­mía del pla­ne­ta, por de­lan­te in­clu­so de Eu­ro­pa. Su po­bla­ción, ade­más, con­ti­nua­rá cre­cien­do des­pués de so­bre­pa­sar la de Chi­na, qui­zá en 2025. El re­sur­gir de Asia afec­ta­rá no­ta­ble­men­te a la geo­po­lí­ti­ca glo­bal, y la he­ge­mo­nía que ha ve­ni­do ejer­cien­do Oc­ci­den­te du­ran­te los úl­ti­mos qui­nien­tos años re­cae­rá de nue­vo en Orien­te, co­mo ya ha­bía ocu­rri­do de he­cho en muy dis­tin­tas áreas an­tes del Re­na­ci­mien­to.

A LO LAR­GO DE LAS PRÓ­XI­MAS DOS DÉ­CA­DAS, LA ECO­NO­MÍA CON­TI­NUA­RÁ EX­PAN­DIÉN­DO­SE Y LA CON­DI­CIÓN HU­MA­NA TAM­BIÉN ME­JO­RA­RÁ. Co­mo di­ce el afo­ris­mo, una ma­rea as­cen­den­te ele­va to­dos los bar­cos. La po­bre­za se re­du­ci­rá sus­tan­cial­men­te y el me­dioam­bien­te me­jo­ra­rá, en par­te gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, pe­ro tam­bién por­que se­re­mos más cons­cien­tes de es­tos gra­ves pro­ble­mas. Es­te fenómeno se­rá per­cep­ti­ble asi­mis­mo en Áfri­ca. La cu­na de nues­tra es­pe­cie, su­mi­da en to­do ti­po de con­flic­tos en los úl­ti­mos tiem­pos, ex­pe­ri­men­ta­rá una gran trans­for­ma­ción. Se es­pe­ra que mu­chos de los paí­ses que in­te­gran ese con­ti­nen­te, don­de las eco­no­mías ya cre­cen en torno al 5 %, se­gui­rán la es­te­la as­cen­den­te de los co­lo­sos asiá­ti­cos.

El mun­do de 2030 po­dría ser ra­di­cal­men­te dis­tin­to al ac­tual. En él, las con­di­cio­nes

de la ba­se de la pi­rá­mi­de eco­nó­mi­ca ha­brán me­jo­ra­do has­ta tal pun­to que, pa­ra mu­chos, nues­tro pe­que­ño pla­ne­ta no se­rá su­fi­cien­te y el es­pa­cio ex­te­rior pa­sa­rá a po­la­ri­zar su aten­ción. To­do in­di­ca que la Lu­na y Mar­te se­rán nues­tro pri­me­ros des­ti­nos.

La co­lo­ni­za­ción del pla­ne­ta ro­jo po­dría ini­ciar­se du­ran­te la dé­ca­da de 2020 y con­ti­nuar a lo lar­go de la si­guien­te, se­gún se des­pren­de de los pla­nes que man­tie­nen mu­chas agen­cias es­pa­cia­les, co­mo la de Chi­na, la In­dia, Ja­pón, Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo la ESA. Al­go pa­re­ci­do se ob­ser­va en el sec­tor pri­va­do, don­de al­gu­nos em­pren­de­do­res han anun­cia­do sus pro­pios pro­yec­tos en es­te sen­ti­do. Que una com­pa­ñía pue­da plan­tear de for­ma rea­lis­ta la po­si­bi­li­dad de lle­var a tu­ris­tas es­pa­cia­les has­ta la ór­bi­ta de la Tie­rra o la Lu­na o im­pul­sar la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en Mar­te hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble ha­ce tan so­lo quin­ce años. Úni­ca­men­te la NA­SA o sus ho­mó­lo­gas en Ru­sia –Ros­cos­mos–, Eu­ro­pa –la ci­ta­da ESA– o Ja­pón –la JAXA– te­nían la ca­pa­ci­dad de pla­ni­fi­car una mi­sión de es­te ti­po, pe­ro los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la re­duc­ción de cos­tes que es­tos han lle­va­do apa­re­ja­dos han cam­bia­do el es­ce­na­rio.

EN LA AC­TUA­LI­DAD, LA FIR­MA VIRGIN GALACTIC, PRO­PIE­DAD DEL MAG­NA­TE BRI­TÁ­NI­CO RI­CHARD BRANSON, es­tá aca­ban­do de dar for­ma a los que se­rán sus pri­me­ros vue­los co­mer­cia­les al es­pa­cio. Al­go pa­re­ci­do pre­ten­de Blue Ori­gin, la com­pa­ñía que Jeff Be­zos fi­nan­cia con los be­ne­fi­cios que le re­por­ta Ama­zon. En­tre las em­pre­sas de es­te sec­tor en au­ge des­ta­ca Spa­ceX, con­ce­bi­da por el mul­ti­mi­llo­na­rio Elon Musk. Es­te ha anun­cia­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes que es­ta­ble­ce­rá la pri­me­ra ba­se ha­bi­ta­da en nues­tro mun­do ve­cino a me­dia­dos de la pró­xi­ma dé­ca­da. Es más, ha afir­ma­do que no le im­por­ta­ría via­jar has­ta Mar­te y pa­sar el res­to de sus días allí.

De una for­ma u otra, cuan­do los pri­me­ros co­lo­nos fi­jen su re­si­den­cia en el pla­ne­ta ro­jo y con­tem­plen la Tie­rra des­de su nue­vo ho­gar, nues­tra vi­sión de la vi­da, el uni­ver­so y el fu­tu­ro su­fri­rá una pro­fun­da al­te­ra­ción. Es­ta se­rá tan acu­sa­da, al me­nos, co­mo la que tu­vo lu­gar cuan­do nues­tros an­ces­tros aban­do­na­ron Áfri­ca o co­mo la que ex­pe­ri­men­ta­ron los eu­ro­peos cuan­do fue­ron cons­cien­tes de la exis­ten­cia de Amé­ri­ca y de lo que ello sig­ni­fi­ca­ba. Una vez más, co­mo ya ad­vir­tió en 1969 el as­tro­nau­ta Neil Arms­trong mien­tras pi­sa­ba la su­per­fi­cie lu­nar, se­rá “un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, pe­ro un gran sal­to pa­ra la hu­ma­ni­dad”.

En la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio, al igual que en mu­chos otros ám­bi­tos, ju­ga­rán un pa­pel des­ta­ca­do la ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA). En los úl­ti­mos años, se han pro­du­ci­do avan­ces muy no­ta­bles en es­te cam­po, que en su sen­ti­do mo­derno se ori­gi­nó a me­dia­dos del si­glo XX. Aun así, po­dría de­cir­se que ape­nas es­ta­mos dan­do los pri­me­ros pa­sos por él. En la ac­tua­li­dad, ya exis­ten he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas y dis­po­si­ti­vos que pue­den imi­tar­nos e in­clu­so su­plir­nos en mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, y ello sin can­sar­se ni equi­vo­car­se. Se­gún mi ami­go Ray Kurz­weil, di­rec­tor de In­ge­nie­ría de Goo­gle y co­fun­da­dor de la Uni­ver­si­dad de la Sin­gu­la­ri­dad, en Si­li­con Va­lley, una IA pa­sa­rá muy pron­to el fa­mo­so test que ideó Alan Tu­ring en 1950 y que sir­ve pa­ra de­ter­mi­nar si una má­qui­na pue­de pen­sar o no. En esen­cia, se con­si­de­ra­rá que una lo ha su­pe­ra­do cuan­do no se­pa­mos si nos es­ta­mos co­mu­ni­can­do con ella o con una per­so­na. Tal co­sa aún no ha ocu­rri­do, pe­ro Kurz­weil ha apos­ta­do 20.000 dó­la­res con Mit­chell Ka­por, el in­ven­tor de la pri­me­ra ho­ja de cálcu­lo Lo­tus 1-2-3, que su­ce­de­rá en torno a 2029. El desafío fue anun­cia­do en 2002 y, por mi par­te, es­toy con­ven­ci­do de que ten­drá lu­gar en esa fe­cha o po­si­ble­men­te an­tes.

POR OTRO LA­DO, IBM HA VE­NI­DO DESA­RRO­LLAN­DO UNA IA DE MÚL­TI­PLES USOS LLA­MA­DA WAT­SON.

Es­ta al­can­zó la fa­ma en 2011 cuan­do ga­nó Jeo­pardy!, un con­cur­so te­le­vi­si­vo de co­no­ci­mien­tos muy po­pu­lar en Nor­tea­mé­ri­ca. Des­de en­ton­ces, las ca­pa­ci­da­des de Wat­son han me­jo­ra­do y hoy es ca­paz de es­cri­bir ar­tícu­los de­por­ti­vos, pre­pa­rar con­tra­tos y has­ta de­tec­tar dis­tin­tos ti­pos de tu­mo­res en ra­dio­gra­fías. De he­cho, en la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se del año 2016 exis­tió un mo­vi­mien­to que que­ría pro­po­ner a Wat­son co­mo pre­si­den­te. Aún pue­de leer­se en qué con­sis­tió en www.wat­son2016.com. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no se im­pu­so en esa con­tien­da.

En Ja­pón, un país muy avan­za­do en el de­sa­rro­llo de ro­bots hu­ma­noi­des, otro co­lec­ti­vo de­ci­dió pre­sen­tar a la al­cal­día de un dis­tri­to de To­kio a un an­droi­de en las elec­cio­nes del año pa­sa­do. La idea era que, si ga­na­ba, aca­ba­ría con la co­rrup­ción. El in­ge­nio, lla­ma­do Mi­chihi­to Mat­su­da, pasó la pri­me­ra ron­da. Al fi­nal, que­dó en ter­cer lu­gar, con 4.013 vo­tos, a me­nos de qui­nien­tos del se­gun­do. Tar­de o tem­prano, los in­for­ma­ti­vos nos co­mu­ni­ca­rán que una má­qui­na se ha he­cho un hue­co en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co de al­gún país. ¿Ten­drá lu­gar en el men­cio­na­do 2030?

La co­lo­ni­za­ción de otro pla­ne­ta al­te­ra­rá pro­fun­da­men­te nues­tro mo­do de en­ten­der la vi­da y el fu­tu­ro

El ca­so es que la cien­cia fic­ción de hoy po­dría ser la au­tén­ti­ca cien­cia del ma­ña­na. De ma­ne­ra con­ti­nua se nos abren nue­vas puer­tas del co­no­ci­mien­to, y lo que has­ta ha­ce po­co pa­re­cía im­po­si­ble, aho­ra es una reali­dad. Los co­ches, los avio­nes, los an­ti­bió­ti­cos, los sa­té­li­tes, los or­de­na­do­res, la Red, los mó­vi­les... To­do ello ha­bría si­do co­sa de bru­je­ría en el pa­sa­do, aun­que en la ac­tua­li­dad se tra­te de dis­po­si­ti­vos y tec­no­lo­gías que for­man par­te de nues­tro día a día.

El co­no­ci­do fí­si­co, ma­te­má­ti­co, di­vul­ga­dor y no­ve­lis­ta Art­hur C. Clar­ke plas­mó es­ta per­cep­ción ha­ce ca­si me­dio si­glo en las tres fa­mo­sas le­yes que for­mu­ló so­bre el pro­gre­so cien­tí­fi­co. En la pri­me­ra in­di­ca que cuan­do un in­ves­ti­ga­dor an­ciano y dis­tin­gui­do afir­ma que al­go es po­si­ble, es ca­si se­gu­ro que es­tá en lo cier­to. Pe­ro si ase­gu­ra que es im­po­si­ble, es muy pro­ba­ble que es­té equi­vo­ca­do. En la se­gun­da se­ña­la que la úni­ca ma­ne­ra de des­cu­brir los lí­mi­tes de lo po­si­ble es aven­tu­rar­se más allá de ellos, ha­cia lo im­po­si­ble. Y en la ter­ce­ra, qui­zá la más fa­mo­sa, que cual­quier tec­no­lo­gía su­fi­cien­te­men­te avan­za­da no se di­fe­ren­cia de la ma­gia.

CLAR­KE CREÍA QUE LOS HU­MA­NOS ALCANZARÍA­MOS LA IN­MOR­TA­LI­DAD AN­TES

DEL FI­NAL DEL SI­GLO XXI. En los úl­ti­mos años se han mul­ti­pli­ca­do los es­tu­dios que tie­nen por ob­je­to la lon­ge­vi­dad, y no es des­ca­be­lla­do pen­sar que po­da­mos con­tro­lar mu­chos pro­ce­sos re­la­cio­na­dos con el en­ve­je­ci­mien­to en las pró­xi­mas tres dé­ca­das. Los avan­ces en bio­me­di­ci­na y ge­né­ti­ca han per­mi­ti­do ob­te­ner ra­to­nes que vi­ven ca­si tres ve­ces más tiem­po de lo nor­mal, mos­cas de la fru­ta cua­tro ve­ces más lon­ge­vas y gu­sa­nos que su­pe­ran has­ta seis ve­ces su es­pe­ran­za de vi­da. Los ex­pe­ri­men­tos con roe­do­res son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes, ya que, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, cer­ca del 90 % de sus ge­nes coin­ci­den con los nues­tros.

La Fun­da­ción Ma­tu­sa­lén man­tie­ne un con­cur­so in­ter­na­cio­nal co­no­ci­do co­mo Met­hu­se­lah Mou­se Pri­ze que pre­mia a los equi­pos de ex­per­tos que ha­yan cons­trui­do en la­bo­ra­to­rio ra­to­nes que al­can­cen vi­das muy lar­gas. Tam­bién otor­ga otro ga­lar­dón cen­tra­do en ini­cia­ti­vas re­la­cio­na­das con el re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Su in­ten­ción es que al­gún día se apli­quen esos co­no­ci­mien­tos al ser hu­mano. Los avan­ces más re­cien­tes mues­tran que la in­mor­ta­li­dad no es im­po­si­ble y que mu­chos po­dre­mos lle­gar a ver có­mo se lo­gra con nues­tros pro­pios ojos.

El mo­tor que im­pul­sa los cam­bios es­tá ace­le­ran­do, y es­tos tie­nen lu­gar ca­da vez a más ve­lo­ci­dad. Tal vez se pro­du­ci­rán más trans­for­ma­cio­nes en los pró­xi­mos vein­te años que en los úl­ti­mos dos si­glos, y es­tas no so­lo afec­ta­rán a los in­di­vi­duos de for­ma par­ti­cu­lar, sino a la hu­ma­ni­dad en ge­ne­ral. A ello con­tri­bui­rá de­ci­si­va­men­te la con­ver­gen­cia de lo que mu­chos ex­per­tos lla­man los cam­pos NBIC, unas si­glas que agru­pan las cua­tro cien­cias y tec­no­lo­gías del fu­tu­ro y que se de­fi­nen co­mo nano, bio, in­fo y cogno.

Con el tiem­po, es­te fenómeno nos ayu­da­rá a su­pe­rar mu­chas de nues­tras li­mi­ta­cio­nes. Po­dría­mos pen­sar en los as­pec­tos nano y bio co­mo si fue­sen, por así de­cir­lo, el hard­wa­re de la vi­da. In­fo y cogno, por su par­te, serían el soft­wa­re. Pues bien, en las pró­xi­mas dos o tres dé­ca­das, se­re­mos ca­pa­ces de re­pli­car y me­jo­rar la com­ple­ji­dad de am­bos. La de nues­tro hard­wa­re se en­car­na en el ge­no­ma hu­mano, mien­tras que la com­ple­ji­dad de nues­tro soft­wa­re es­tá im­plí­ci­ta en el ce­re­bro y las co­ne­xio­nes ner­vio­sas.

Lo que po­de­mos en­tre­ver a par­tir del de­sa­rro­llo de las de­no­mi­na­das tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les –aque­llas que es­tán evo­lu­cio­nan­do a un rit­mo ace­le­ra­do gra­cias a los avan­ces en compu­tación, co­mo la bio­tec­no­lo­gía, la neu­ro­cien­cia y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial– es que se­ría po­si­ble al­can­zar la in­mor­ta­li­dad si lo­grá­se­mos co­piar, re­pro­du­cir y real­zar nues­tro hard­wa­re y soft­wa­re. Por ejem­plo, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que de­be­mos con­si­de­rar el en­ve­je­ci­mien­to co­mo una en­fer­me­dad y que pue­de cu­rar­se.

En es­te sen­ti­do hoy sa­be­mos que cier­tas bac­te­rias, las cé­lu­las ger­mi­na­les, las cé­lu­las ma­dre o las can­ce­rí­ge­nas no su­fren es­te pro­ce­so. Es fun­da­men­tal en­ten­der por qué ocu­rre es­to y uti­li­zar ese co­no­ci­mien­to pa­ra de­te­ner el de­te­rio­ro que con­lle­va el pa­so del tiem­po en or­ga­nis­mos complejos, co­mo no­so­tros. De ese mo­do, y gra­cias a los descubrimi­entos re­la­cio­na­dos con la lon­ge­vi­dad en cam­pos co­mo la ge­né­ti­ca, la me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va y las terapias con cé­lu­las ma­dre con­se­gui­re­mos que nues­tro hard­wa­re per­du­re in­de­fi­ni­da­men­te.

Pe­ro hay otros mo­dos de sor­tear a la par­ca. Uno de ellos con­sis­te en ha­cer co­pias de se­gu­ri­dad de nues­tro soft­wa­re. El pro­yec­to Ce­re­bro Hu­mano, en el que par­ti­ci­pan de­ce­nas de ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, así co­mo la ini­cia­ti­va BRAIN, en Es­ta­dos Uni­dos, tie­nen por ob­je­to en­ten­der el fun­cio­na­mien­to de nues­tro en­cé­fa­lo. En úl­ti­ma ins­tan­cia, ello nos per­mi­ti­ría re­plan­tear­nos la in­ge­nie­ría que los sus­ten­ta, po­der pres­cin­dir de su so­por­te bio­ló­gi­co y car­gar nues­tro ce­re­bro en una má­qui­na. Se­me­jan­te lo­gro pro­pi­cia­ría una es­pe­cie de in­mor­ta­li­dad tec­no­ló­gi­ca, una idea que he ex­plo­ra­do en el li­bro La muer­te de la muer­te (Deus­to, 2018). La cues­tión es: ¿es po­si­ble que en so­lo vein­te años con­si­ga­mos tal co­sa?

La hu­ma­ni­dad se acer­ca rá­pi­do ha­cia lo que al­gu­nos fu­tu­ró­lo­gos han bau­ti­za­do co­mo sin­gu­la­ri­dad, es­to es, el mo­men­to en el que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al­can­za­rá el ni­vel de to­da la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, pa­ra po­co des­pués su­pe­rar­lo. Ray Kurz­weil ha an­ti­ci­pa­do que po­dría ocu­rrir a más tar­dar ha­cia 2045. Pe­ro pa­ra ello la ca­pa­ci­dad compu­tacio­nal aún tie­ne que au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te. A pe­sar de to­dos los avan­ces que se es­tán ha­cien­do en es­te sen­ti­do, so­lo es­ta­mos em­pe­zan­do a re­co­rrer el fas­ci­nan­te ca­mino que nos lle­va­rá de la evo­lu­ción bio­ló­gi­ca a la tec­no­ló­gi­ca, al­go que ha­re­mos de for­ma cons­cien­te.

PO­DRÍA DE­CIR­SE QUE NUES­TRA ES­PE­CIE NO ES EL FIN, SINO EL CO­MIEN­ZO DE LA EVO­LU­CIÓN INTELI

GEN­TE. La tec­no­lo­gía pron­to nos per­mi­ti­rá re­di­se­ñar­nos a no­so­tros mis­mos. Di­cho de otro mo­do: en el fu­tu­ro, los hu­ma­nos no ire­mos cam­bian­do po­co a po­co, co­mo con­se­cuen­cia de un len­to pro­ce­so evo­lu­ti­vo bio­ló­gi­co, sino que ex­pe­ri­men­ta­re­mos rá­pi­das al­te­ra­cio­nes, mar­ca­das por los ade­lan­tos téc­ni­cos. Es­ta apro­xi­ma­ción fu­tu­ris­ta, que va ca­mino de con­ver­tir­se en un fenómeno cul­tu­ral, se co­no­ce co­mo trans­hu­ma­nis­mo. En lí­neas ge­ne­ra­les, es­te pre­ten­de desa­rro­llar las ideas que de­fi­nen el hu­ma­nis­mo clá­si­co, pe­ro ba­jo la im­pron­ta de la cien­cia y las tec­no­lo­gías avan­za­das.

Si es­to se con­cre­ta, lo que ocu­rri­rá es que ten­dre­mos la po­si­bi­li­dad de rein­ven­tar nues­tra pro­pia es­truc­tu­ra bio­ló­gi­ca. Po­dría­mos in­tro­du­cir to­do ti­po de im­plan­tes y com­po­nen­tes mi­cro­elec­tró­ni­cos en nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra ayu­dar­nos a lo­grar cual­quier co­sa que nos pro­pon­ga­mos. ¡Quién sa­be! Al­gu­nos qui­zá es­co­jan con­ver­tir­se a sí mis­mos en ro­bots ul­tra­rre­sis­ten­tes y lan­zar­se a la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio.

Si­mul­tá­nea­men­te, po­dre­mos crear for­mas de vi­da com­ple­ta­men­te nue­vas. El mo­no­po­lio del Ho­mo sa­piens co­mo prin­ci­pal ser cons­cien­te en el pla­ne­ta pron­to lle­ga­rá a su fin y se­rá re­em­pla­za­do por un gran nú­me­ro de re­en­car­na­cio­nes pos­hu­ma­nas. Ade­más, la ma­ne­ra en la que nos re­di­se­ñe­mos agi­ta­rá los ci­mien­tos de la so­cie­dad y nos lle­va­rá a plan­tear­nos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les so­bre nues­tra iden­ti­dad y mo­ra­li­dad. Qui­zá sur­ja una es­pe­cie de cons­cien­cia glo­bal.

El trans­hu­ma­nis­mo en­fa­ti­za que nues­tro po­ten­cial no es­tá tan­to en ser, co­mo en lle­gar a ser. No so­lo po­de­mos uti­li­zar la cien­cia y la tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar la con­di­ción hu­ma­na y el mun­do que nos ro­dea, sino tam­bién pa­ra acre­cen­tar nues­tro or­ga­nis­mo. El his­tó­ri­co de­seo de nues­tra es­pe­cie de tras­cen­der nues­tras li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas y men­ta­les es­tá pro­fun­da­men­te en­tre­la­za­do con la fas­ci­na­ción que ex­pe­ri­men­ta­mos con los nue­vos co­no­ci­mien­tos, que pue­den ser tan ins­pi­ra­do­res co­mo ate­rra­do­res.

En ape­nas dos dé­ca­das, los ade­lan­tos en ge­né­ti­ca y me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va po­drían po­ner fin al en­ve­je­ci­mien­to

Es­te con­cep­to de evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca sue­le re­la­cio­nar­se con el tér­mino cí­borg. Cuan­do se acu­ñó en los años 60 –no es más que una abre­via­ción de la ex­pre­sión or­ga­nis­mo ci­ber­né­ti­co–, es­te se re­fe­ría a los hu­ma­nos que, en un fu­tu­ro hi­po­té­ti­co, serían me­jo­ra­dos ar­ti­fi­cial­men­te pa­ra po­der so­bre­vi­vir en otros mun­dos. Los cí­borgs serían, pues, hí­bri­dos bio­ló­gi­cos y me­cá­ni­cos. Lo cier­to es que, en cier­to sen­ti­do, po­dría de­cir­se que ya exis­ten. En los paí­ses desa­rro­lla­dos, al­re­de­dor del 10 % de la po­bla­ción uti­li­za mar­ca­pa­sos elec­tró­ni­cos, pró­te­sis, im­plan­tes de piel sin­té­ti­ca...

LA EVO­LU­CIÓN A TRA­VÉS DE LA SE­LEC­CIÓN NA­TU­RAL PUE­DE QUE ES­TÉ ACA­BAN­DO, PE­RO LA TECNO

LÓ­GI­CA NO HA HE­CHO MÁS QUE EM­PE­ZAR y to­do in­di­ca que ace­le­ra­rá en los pró­xi­mos años. Des­de ha­ce mi­le­nios, los hu­ma­nos he­mos uti­li­za­do las he­rra­mien­tas que he­mos te­ni­do a nues­tro al­can­ce o que he­mos ido desa­rro­llan­do pa­ra con­tro­lar los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos. Aho­ra, por fin po­de­mos ha­cer uso de la tec­no­lo­gía pa­ra abor­dar la bio­lo­gía co­mo tal, en­ten­di­da co­mo la cien­cia de la vi­da. No obs­tan­te, hay que ha­cer una pun­tua­li­za­ción. Tal co­mo se­ña­la Bart Kos­ko, au­tor de la obra Pen­sa­mien­to bo­rro­so y pro­fe­sor de In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia: “La bio­lo­gía no es el des­tino. Nun­ca ha si­do más que una ten­den­cia. Ha si­do so­la­men­te una pri­me­ra for­ma, rá­pi­da y su­cia, que la na­tu­ra­le­za ha usa­do pa­ra compu­tar con car­ne. Los chips son el des­tino”. Los fu­tu­ros or­de­na­do­res cuán­ti­cos, mu­cho más po­ten­tes que los ac­tua­les, qui­zá aca­ben sus­ti­tu­yen­do a los con­ven­cio­na­les –a prin­ci­pios de año, IBM pre­sen­tó el Q Sys­tem One, el pri­me­ro de es­te ti­po pen­sa­do pa­ra uso co­mer­cial–, pe­ro in­clu­so es­tas má­qui­nas no son más que un me­dio pa­ra que la vi­da in­te­li­gen­te al­can­ce la eter­ni­dad.

En los pró­xi­mos años o dé­ca­das, po­si­ble­men­te al­gu­nos de nues­tros con­gé­ne­res aca­ben con­vir­tién­do­se en au­tén­ti­cos trans­hu­ma­nos, un pa­so que cam­bia­rá pa­ra siem­pre la vi­da en la Tie­rra. El es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se de cien­cia fic­ción Da­vid Zin­dell ya lo de­jó en­tre­ver cuan­do es­cri­bió: “¿Qué es un ser hu­mano, en­ton­ces? ¡Una se­mi­lla! ¿Una se­mi­lla? Sí, una se­mi­lla que no tie­ne mie­do de des­truir­se a sí mis­ma pa­ra cre­cer co­mo un ár­bol”.

A lo lar­go de los pró­xi­mos años, ve­re­mos có­mo nues­tra es­pe­cie co­mien­za a fu­sio­nar­se con las má­qui­nas

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos creen que pron­to po­dre­mos vol­car nues­tra cons­cien­cia en un so­por­te más du­ra­de­ro que nues­tros pro­pios cuer­pos y al­can­zar así la in­mor­ta­li­dad tec­no­ló­gi­ca.

Los trans­hu­ma­nis­tas plan­tean que, con el tiem­po, po­dre­mos apro­ve­char los avan­ces en na­no­tec­no­lo­gía y me­di­ci­na pa­ra au­to­rre­pa­rar­nos, per­fec­cio­nar nues­tro or­ga­nis­mo y mo­di­fi­car­lo a vo­lun­tad. To­dos se­re­mos cí­borgs.

Se­gún los após­to­les de la sin­gu­la­ri­dad, co­mo Ray Kurz­weil, pa­ra li­diar con los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ten­dre­mos que fu­sio­nar­nos con las má­qui­nas, lo que po­ten­cia­rá nues­tra me­mo­ria y ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.