En­tre­vis­ta: Nu­ria oli­ver

Muy Interesante - - SUMARIO - Por JUAN CAR­LOS FER­NÁN­DEZ-GA­LIN­DO

Es­ta in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ali­can­ti­na es hoy una de las prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA). He­mos ha­bla­do con ella a fon­do so­bre la es­ca­sa pre­sen­cia de las mu­je­res en su ám­bi­to de in­ves­ti­ga­ción, las pro­me­sas y li­mi­ta­cio­nes de la tec­no­lo­gía o el pa­pel fun­da­men­tal de la edu­ca­ción pa­ra com­pren­der has­ta dón­de po­de­mos lle­gar con ella.

Si hay al­go de lo que me sien­to or­gu­llo­so en mi tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal es de ha­ber co­no­ci­do a per­so­nas que, en cier­ta me­di­da, han guia­do mi ca­mino en el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía, has­ta el pun­to de que hoy me de­di­co a apren­der, es­cri­bir y em­pren­der en el cam­po de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA). Una de ellas es, sin du­da, Nu­ria Oli­ver. Cuan­do me cru­cé con ella, a me­dia­dos de es­ta dé­ca­da, era di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de Te­le­fó­ni­ca I+D. Lue­go se ins­ta­ló en Da­ta-Pop Allian­ce, una or­ga­ni­za­ción pio­ne­ra en IA que in­te­gran el MIT Me­dia Lab –la­bo­ra­to­rio del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts don­de Oli­ver es­tu­dió– y la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. Pos­te­rior­men­te, re­ca­ló en el gru­po Vo­da­fo­ne, don­de ac­tual­men­te di­ri­ge el Departamen­to de

Cien­cia de Da­tos des­de su re­si­den­cia, en Ali­can­te. En 2018 re­ci­bió la dis­tin­ción de In­ge­nie­ra del Año por el Co­le­gio Ofi­cial de In­ge­nie­ros de Te­le­co­mu­ni­ca­ción, y fue la cuar­ta mu­jer que in­gre­só en la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría.

Ti­tu­las­te tu dis­cur­so de in­gre­so en la Aca­de­mia IA: reali­dad, fic­ción y sue­ños. Em­pe­ce­mos por el fi­nal: ¿qué sue­ños se han cum­pli­do?

A mí me fas­ci­na­ban las fi­gu­ras de in­ves­ti­ga­do­res e in­ven­to­res co­mo Leo­nar­do da Vin­ci y Ma­rie Cu­rie, y pien­so que he cum­pli­do el sue­ño de emu­lar­los por­que he po­di­do ir a la me­jor uni­ver­si­dad del mun­do y apren­der de los me­jo­res, al­go di­fí­cil de ima­gi­nar cuan­do era una ado­les­cen­te en Ali­can­te. Con res­pec­to a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, creo que he­mos al­can­za­do lo­gros que ha­ce vein­te años for­ma­ban par­te más del de­seo que de la reali­dad, co­mo que pue­das ha­blar­le a tu mó­vil y que es­te te en­tien­da. O que la IA pro­ce­se y ge­ne­re len­gua­je na­tu­ral e in­ter­pre­te imá­ge­nes con ma­yor pre­ci­sión que los hu­ma­nos.

¿Y qué sue­ños te gus­ta­ría que se hi­cie­ran reali­dad? Siem­pre ci­to tres, aun­que al pri­me­ro lo con­si­de­ro más bien una ne­ce­si­dad: vi­vir de for­ma si­nér­gi­ca y ar­mo­nio­sa con la tec­no­lo­gía que tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo en nues­tras vi­das, lo cual exi­ge vo­lun­tad y or­ga­ni­za­ción. El se­gun­do sue­ño del que siem­pre ha­blo es que Es­pa­ña in­vier­ta de for­ma se­ria y am­bi­cio­sa en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, y no so­lo en ám­bi­to de la in­ves­ti­ga­ción: al es­tar en Eu­ro­pa y ejer­cer co­mo puen­te con La­ti­noa­mé­ri­ca y Áfri­ca, nues­tro país pue­de ju­gar aquí un pa­pel cla­ve.

Y el úl­ti­mo, que tam­bién conoces, es­tá re­la­cio­na­do con la igual­dad. Por­que des­gra­cia­da­men­te, el mun­do tec­no­ló­gi­co es­tá en ma­nos de gru­pos con muy po­ca di­ver­si­dad

“Lo más im­por­tan­te no es tan­to acu­mu­lar una can­ti­dad in­gen­te de da­tos co­mo que es­tos sean de ca­li­dad”

de gé­ne­ro. Mi sue­ño es que con­si­ga­mos ins­pi­rar –y a lo me­jor es­ta en­tre­vis­ta ayu­da– a más chi­cas y ado­les­cen­tes pa­ra que es­tu­dien ca­rre­ras re­la­cio­na­das con la tec­no­lo­gía. O sea, que sien­tan que ellas, ade­más de usar­la y con­su­mir­la, pue­den crear­la.

El in­ves­ti­ga­dor An­drew Ng, tu co­le­ga y ami­go, di­ce que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial vi­ve hoy una pri­ma­ve­ra per­pe­tua. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que se han aca­ba­do los in­vier­nos pa­ra ella?

La IA ha cau­ti­va­do nues­tra ima­gi­na­ción: fas­ci­na pen­sar en en­ti­da­des no bio­ló­gi­cas in­te­li­gen­tes. Pe­ro, a ve­ces, es­ta fas­ci­na­ción crea ex­pec­ta­ti­vas que no se cum­plen, con sus co­rres­pon­dien­tes caí­das en la in­ver­sión. An­drew alu­de al he­cho de que hoy la IA ya es­tá pro­fun­da­men­te in­cor­po­ra­da en mu­chos ám­bi­tos de la so­cie­dad, lo cual im­pe­di­rá otros in­vier­nos, co­mo los dos que se han vi­vi­do en el pa­sa­do. Es una in­dus­tria que mue­ve mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res.

De to­dos mo­dos, to­da­vía hay mu­chas du­das, ses­gos, pro­ble­mas éti­cos, fal­ta de for­ma­ción, au­sen­cia de re­gu­la­ción… ¿Qué es más ur­gen­te re­sol­ver?

Creo que re­sul­ta muy di­fí­cil es­ta­ble­cer un mar­co re­gu­la­to­rio y le­gis­la­ti­vo ade­cua­do so­bre la IA si no te­ne­mos el su­fi­cien­te co­no­ci­mien­to so­bre la ma­te­ria; por eso es tan im­por­tan­te la edu­ca­ción. Des­de mi pun­to de vis­ta, de­be­mos es­ta­ble­cer una es­tra­te­gia que in­cor­po­re cin­co pi­la­res: la tec­no­lo­gía, el ci­ta­do mar­co re­gu­la­to­rio, la éti­ca, el con­tex­to so­cial –in­clui­da la edu­ca­ción–, y el sec­tor eco­nó­mi­co, don­de se ins­cri­be el mer­ca­do la­bo­ral. Ha­bría que ob­te­ner una vi­sión con­jun­ta de las prio­ri­da­des en ca­da uno de esos ám­bi­tos, así co­mo la re­la­ción en­tre ellos.

Mu­cha gen­te cree que eso de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial es una in­ven­ción de al­gu­nas em­pre­sas y gu­rús. ¿Qué les di­rías?

Una pe­cu­lia­ri­dad del te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol es el gran por­cen­ta­je de py­mes [pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas] que in­clu­ye. La IA con ma­yor im­pac­to es la que se ali­men­ta con da­tos, y qui­zá en es­te cam­po con­cre­to las py­mes no en­cuen­tran una uti­li­dad, pe­ro tie­ne otras: los al­go­rit­mos te pue­den ayu­dar a ser más efi­cien­te, a per­so­na­li­zar la ex­pe­rien­cia de tus usua­rios y ofre­cer una aten­ción de vein­ti­cua­tro ho­ras al día y sie­te días por se­ma­na; por ejem­plo, con chat­bots [pro­gra­mas in­for­má­ti­cos ca­pa­ces de man­te­ner una con­ver­sa­ción]. Y, ade­más, pue­des ofre­cer nue­vos ser­vi­cios, im­pen­sa­bles has­ta ha­ce po­co. Por tan­to, se­ría po­si­ti­vo que cual­quier com­pa­ñía, con in­de­pen­den­cia de su ac­ti­vi­dad, hi­cie­ra el ejer­ci­cio de ave­ri­guar si pue­de me­jo­rar gra­cias a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Y es que to­da­vía exis­te bas­tan­te des­co­no­ci­mien­to so­bre la IA, ya que la ma­yor par­te de la po­bla­ción pien­sa que son ro­bots. De­be­mos in­ten­tar cam­biar esa per­cep­ción y que la ma­yo­ría de la gen­te sea cons­cien­te de que la usa a dia­rio; que, co­mo co­men­ta­ba an­tes, si le en­tien­de su mó­vil es por­que den­tro del mis­mo hay un al­go­rit­mo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Si pu­die­ras em­pe­zar de nue­vo, ¿qué cam­bia­rías?

He he­cho lo que he po­di­do, con to­da mi ener­gía y pa­sión. Es ver­dad que a lo lar­go de mi ca­rre­ra he ejer­ci­do un cier­to pa­pel de agen­te de cam­bio: me he in­cor­po­ra­do a áreas po­co co­no­ci­das en las di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes don­de he tra­ba­ja­do, y siem­pre hay una re­sis­ten­cia a in­cor­po­rar la no­ve­dad en el ADN cor­po­ra­ti­vo. Po­dría­mos ha­ber al­can­za­do los ob­je­ti­vos más de­pri­sa o con equi­pos más am­plios, pe­ro tam­bién me sien­to muy or­gu­llo­sa de nues­tros lo­gros. Lo que al fi­nal apren­des es que las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán for­ma­das por per­so­nas, y que el fac­tor hu­mano es mu­cho más im­por­tan­te que el tec­no­ló­gi­co. La trans­for­ma­ción, mo­ti­va­da por la tec­no­lo­gía, es una trans­for­ma­ción hu­ma­na en cuan­to a la ma­ne­ra de tra­ba­jar, de apren­der, de re­la­cio­nar­se…

En tus in­ter­ven­cio­nes sue­les de­cir que hay que in­cluir la asig­na­tu­ra de Pen­sa­mien­to compu­tacio­nal en las es­cue­las. Ima­gino que has te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pro­po­nér­se­lo a las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas ¿Qué te han di­cho? ¿Crees que se­rá po­si­ble?

He par­ti­ci­pa­do en mu­chos cur­sos con pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, y un gru­po de tra­ba­jo lle­va más de un año tra­ba­jan­do con miem­bros del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pa­ra ela­bo­rar un cu­rrí­cu­lum [pro­yec­to edu­ca­ti­vo] so­bre esa ma­te­ria. En ve­rano, pre­ci­sa­men­te, di una char­la so­bre IA y edu­ca­ción en un cur­so de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal Me­nén­dez Pe­la­yo so­bre pen­sa­mien­to compu­tacio­nal pa­ra do­cen­tes. Yo creo que sí he­mos avan­za­do en la in­cor­po­ra­ción fu­tu­ra de esa ma­te­ria en las au­las.

De to­dos mo­dos, hay que te­ner en cuen­ta otro as­pec­to bá­si­co. El pen­sa­mien­to compu­tacio­nal te ayu­da, es ver­dad, a re­sol­ver pro­ble­mas de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, por­que lo tie­nes que ha­cer co­mo un or­de­na­dor, pe­ro tan­to la crea­ti­vi­dad co­mo las in­te­li­gen­cias so­cial y emo­cio­nal re­sul­tan igual­men­te im­por­tan­tes. Y creo que no se cul­ti­van tan­to co­mo an­tes, en par­te de­bi­do a que mu­chas

de nues­tras in­ter­ac­cio­nes es­tán sien­do me­dia­das por tec­no­lo­gías po­bres des­de el pun­to de vis­ta so­cial y emo­cio­nal.

¿Por qué?

Cuan­do man­da­mos un men­sa­je –y es­ta es la prin­ci­pal ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se de los ado­les­cen­tes: en­viar tex­tos, fo­tos y me gus­ta–, ex­clui­mos el len­gua­je no ver­bal. Y sa­be­mos que el 80% de la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na se ba­sa en los ges­tos o la po­si­ción cor­po­ral. Mien­tras que el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción me­dia­do por la tec­no­lo­gía es asín­crono –es de­cir, yo de­ci­do cuan­do res­pon­do–, en el ca­ra a ca­ra no pue­des de re­pen­te de­jar de con­tes­tar. Se tra­ta de ha­bi­li­da­des que han per­mi­ti­do ad­qui­rir su in­te­li­gen­cia so­cial al Ho­mo sa­piens, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar­se en co­mu­ni­da­des de más de diez miem­bros. Y es al­go que otros ani­ma­les –sal­vo las hor­mi­gas o las abe­jas– no han po­di­do desa­rro­llar. ¿Qué pa­sa si no cul­ti­va­mos esas fa­cul­ta­des? ¿Qué ocu­rre si ya no sa­be­mos tra­ba­jar jun­tos, es­cu­char­nos y res­pe­tar­nos el uno al otro? A lo me­jor nos con­ver­ti­re­mos en otra es­pe­cie.

Tú lo has re­cor­da­do tam­bién. Ha­ce 2.400 años, Pla­tón di­jo que las de­ci­sio­nes hay que ba­sar­las en co­no­ci­mien­tos, no en da­tos. ¿Es que aca­so no apor­tan co­no­ci­mien­to los da­tos? ¿En­ton­ces por qué to­do el mun­do di­ce que son el pe­tró­leo del si­glo XXI?

A mí esa ana­lo­gía no me gus­ta, por­que es muy po­co eco­ló­gi­ca, aun­que efec­ti­va­men­te pue­den con­si­de­rar­se una ma­te­ria pri­ma. Yo siem­pre di­go que si no tie­nes la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar­los, en­ten­der­los y sa­car al­gún ti­po de par­ti­do de ellos, los da­tos son ba­su­ra di­gi­tal. ¿De qué te sir­ve acu­mu­lar pe­taby­tes, zet­taby­tes o exaby­tes si no ha­ces na­da con ellos? Re­sul­tan va­lio­sos por­que son un re­fle­jo di­gi­tal de tu es­ta­do fí­si­co, de la si­tua­ción me­teo­ro­ló­gi­ca, del trá­fi­co, de tus in­tere­ses... En tan­to cons­ti­tu­yan un re­fle­jo más o me­nos fiel a esa reali­dad sub­ya­cen­te, nos per­mi­ti­rán ad­qui­rir un co­no­ci­mien­to mu­cho más pre­ci­so de lo que es­tá pasando. An­tes se ha­bla­ba mu­cho de big da­ta por­que con­tá­ba­mos con can­ti­da­des in­gen­tes de in­for­ma­ción, pe­ro en reali­dad lo im­por­tan­te es tra­ba­jar con da­tos de ca­li­dad. Y des­pués hay que te­ner la ha­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar­los de una ma­ne­ra cien­tí­fi­ca y ri­gu­ro­sa. Re­sul­tan muy va­lio­sos pa­ra en­tre­nar los al­go­rit­mos so­fis­ti­ca­dos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pe­ro hay que ser cui­da­do­so con res­pec­to a su ca­li­dad, pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad.

Que­ría ha­cer­te una de las pre­gun­tas que tú mis­ma te plan­tea­bas en el dis­cur­so de in­gre­so en la Aca­de­mia: ¿qué su­ce­de­rá cuan­do los al­go­rit­mos nos co­noz­can me­jor que no­so­tros mis­mos y pue­dan apro­ve­char di­cho co­no­ci­mien­to pa­ra ma­ni­pu­lar de ma­ne­ra su­bli­mi­nal nues­tro com­por­ta­mien­to?

Bueno, ya es­tá su­ce­dien­do: lo he­mos vis­to con las elec

cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos o el re­fe­rén­dum del Bre­xit. La com­bi­na­ción del mi­cro­tar­ge­ting [seg­men­ta­ción ul­tra­pre­ci­sa de los usua­rios] y el per­fi­la­do al­go­rít­mi­co de sus in­tere­ses, de­bi­li­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas tie­ne el po­der de de­fi­nir la opi­nión pú­bli­ca en te­mas tan im­por­tan­tes co­mo quién se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te. La cla­ve aquí es que más gen­te se ha­ga esa pre­gun­ta y se sien­tan im­pe­li­dos a la ac­ción. En de­fi­ni­ti­va, de­ci­dir si que­re­mos que es­to sea el mo­dus ope­ran­di de nues­tra vi­da.

¿Y có­mo ves, en ge­ne­ral, el fu­tu­ro de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial?

Su po­ten­cial es in­men­so: sin IA, no va­mos a po­der te­ner una me­di­ci­na de pre­ci­sión ni una edu­ca­ción per­so­na­li­za­da. Sin ella, se­rá im­po­si­ble abor­dar el re­to del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción o el cam­bio cli­má­ti­co. Co­mo so­cie­dad, de­be­re­mos exi­gir que abor­de to­dos esos re­tos y no se use pa­ra fi­nes más cues­tio­na­bles. ¿En­tien­do, en­ton­ces, que no es­tás de acuer­do con Ray Kurz­weil, quien pro­nos­ti­ca la exis­ten­cia de in­te­li­gen­cias sin­té­ti­cas mi­les de mi­llo­nes de ve­ces su­pe­rio­res a las bio­ló­gi­cas?

Ese es el con­cep­to de la su­per­in­te­li­gen­cia, muy con­tro­ver­ti­do. Pa­ra mí, lo más im­por­tan­te es dar­se cuen­ta de que la IA ya es­tá aquí y de que pue­de ayu­dar­nos a me­jo­rar la so­cie­dad. Des­gra­cia­da­men­te, exis­te una gran asi­me­tría: las dos gran­des po­ten­cias en es­te cam­po son Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, mien­tras que en Eu­ro­pa hay un va­cío.

¿Se­rías ca­paz, o te gus­ta­ría, ha­cer un guion pa­ra una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción don­de la IA fue­ra la pro­ta­go­nis­ta? ¿Cuál se­ría tu ar­gu­men­to?

Nun­ca me lo he plan­tea­do, pe­ro sin du­da ten­dría per­so­na­jes fe­me­ni­nos fuer­tes. Me en­can­ta­ría que hu­bie­se di­ver­si­dad en­tre los crea­do­res de IA, y apro­ve­cha­ría pa­ra rom­per mu­chos es­te­reo­ti­pos. Y me gus­ta­ría que tras­la­da­se una vi­sión po­si­ti­va e ins­pi­ra­do­ra del po­ten­cial de la IA, sin ser naíf ni ig­no­rar sus li­mi­ta­cio­nes. Tam­bién me in­tere­san mu­cho las pe­lí­cu­las o se­ries que to­man un con­cep­to tec­no­ló­gi­co y lo lle­van a un ex­tre­mo. Pa­sa, por ejem­plo, en mu­chos epi­so­dios de la se­rie Black Mi­rror. A lo me­jor no ocu­rri­rá, pe­ro te ayu­da a con­si­de­rar si­tua­cio­nes que no se te ha­bían ocu­rri­do.

¿Te gus­ta en­ton­ces la cien­cia fic­ción?¿Cuá­les son tu pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas?

Me gus­tó mu­cho Her, por­que des­mi­ti­fi­ca­ba mu­chos pre­jui­cios so­bre la IA. Era ubi­cua, y la re­la­ción ín­ti­ma que tie­ne el pro­ta­go­nis­ta con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo ya es­tá en desa­rro­llo. De he­cho, en Ja­pón se ven­de una mu­ñe­qui­ta in­te­li­gen­te pa­ra ha­cer com­pa­ñía y com­ba­tir el pro­ble­ma de so­le­dad. Siem­pre he­mos desa­rro­lla­do víncu­los emo­cio­na­les con nues­tros mu­ñe­cos de pe­lu­che o nues­tra man­ti­ta, pe­ro es muy di­fe­ren­te cuan­do tra­ta­mos a un ser in­te­rac­ti­vo que apren­de, te con­tes­ta y sa­be lo que te gus­ta. Ade­más, nun­ca es­tá de mal hu­mor ni te con­tra­di­ce; siem­pre tie­ne una pa­la­bra ama­ble. De ma­ne­ra que sur­ge la pre­gun­ta: ¿no ter­mi­na­re­mos pre­fi­rien­do re­la­cio­nar­nos con sis­te­mas in­te­li­gen­tes que con hu­ma­nos? Por­que re­sul­ta mu­cho más pla­cen­te­ro que siem­pre te di­gan “¿qué tal?” o “¡es­tás muy gua­po o gua­pa hoy!”.

Tam­bién me im­pac­ta­ron Mi­no­rity Re­port –mu­chas de las co­sas que sa­lían for­ma­ban par­te del dis­cur­so del MIT Me­dia Lab– o Bla­de Run­ner. No me in­tere­san las pe­lí­cu­las que tie­nen una vi­sión apo­ca­líp­ti­ca re­la­cio­na­da con los ro­bots. En cam­bio, WALL·E sí me in­tere­só, no tan­to por­que tra­ta­ba la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, sino por su vi­sión del fu­tu­ro tec­no­ló­gi­co.

Pa­ra ter­mi­nar, ¿dón­de y có­mo te ves den­tro de trein­ta años?

Uff, es­pe­ro vi­vir en un pla­ne­ta más sos­te­ni­ble que el ac­tual. Tam­bién me gus­ta­ría sen­tir an­tes, den­tro de una dé­ca­da, que con mi gra­ni­to de are­na he con­tri­bui­do en ha­cer que Es­pa­ña y Eu­ro­pa sean más re­le­van­tes en el con­tex­to de la IA.

“Sin in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no po­dre­mos abor­dar re­tos co­mo el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción o el ca­len­ta­mien­to glo­bal”

Fo­to­gra­fías de NI­NES MÍN­GUEZ

En­tre otros re­co­no­ci­mien­tos, Oli­ver ha si­do nom­bra­da Cien­tí­fi­ca de Da­tos (Da­ta Scien­tist) del Año por la Big Da­ta Va­lue As­so­cia­tion.

Nu­ria Oli­ver abo­ga por que los ni­ños es­tu­dien en las es­cue­las una asig­na­tu­ra de “Pen­sa­mien­to Compu­tacio­nal”.

Aman­te de la cien­cia fic­ción, a Oli­ver le gus­tan las pe­lí­cu­las que des­mon­tan tó­pi­cos so­bre las su­pues­tas ame­na­zas de la IA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.