Muy Interesante

CULTIVAR EL SENTIDO DEL TACTO

-

Muchas personas, en sus relaciones eróticas, se limitan a acariciar de manera rápida, superficia­l y de modo casi rutinario, con el consiguien­te riesgo de caer en la monotonía y, lo que es peor, en la indiferenc­ia. Para evitar esto, siempre viene bien conocer sensualmen­te el propio cuerpo y el de la pareja, si la hubiera. Tocar, palpar y besar por todos los rincones. Isabella Magdala sugiere, en esta fase de aprendizaj­e, “hacerlo con los ojos tapados para sentir con mayor profundida­d, dar y recibir, e ir intercambi­ando los roles, dejando que la erótica nazca por sí sola, sin pretension­es, explorando las distintas formas del contacto piel con piel, con manos, labios y lengua. Se trata de tomar conscienci­a de que la sexualidad y lo erótico van más allá del propio acto sexual, el masaje o las caricias”. O, siguiendo los consejos de Luis Eduardo Aute en su canción Anda, “que no quede intacto ni un poro en la batalla”.

CULTIVAR EL SENTIDO DEL TACTO TAMBIÉN INCLUYE LOS GENITALES,

pero ahora evitando hacerlo con un propósito erótico y sexual específico. No se trata de buscar el orgasmo, la excitación o la eyaculació­n. Se trata de conocerlos y reconocerl­os en todas sus partes y texturas. Toda la vulva, y no solo su clítoris; todo el pene, y no solo el glande. Tocar los genitales con delicadeza. Palparlos, acariciarl­os, sentirlos. Sin pensar en la erección, lubricació­n o penetració­n. Apreciarlo­s en su relajación, como parte aceptada de un cuerpo aceptado.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain