Eli­ja la píl­do­ra ro­ja, lea Na­ves en Lla­mas

Naves en Llamas - - !EDITORIAL! - " Raúl Gon­zá­lez Zo­rri­lla. Di­rec­tor de Na­ves en Lla­mas

“Es­ta es tu úl­ti­ma opor­tu­ni­dad. Des­pués de es­to, no hay vuel­ta atrás. To­ma la píl­do­ra azul: el cuen­to ter­mi­na, des­pier­tas en tu ca­ma y cree­rás lo que quie­ras creer. To­ma la píl­do­ra ro­ja: per­ma­ne­ce­rás en el país de las ma­ra­vi­llas y te mos­tra­ré has­ta dón­de lle­ga la ma­dri­gue­ra de co­ne­jos. Re­cuer­da, to­do lo que es­toy ofre­cien­do es la ver­dad, na­da más”. (Ma­trix, Her­ma­nos Wa­chows­ki, 1999).

Na­ves en Lla­mas na­ce por­que día tras día ve­mos co­sas que ja­más creí­mos que vol­ve­rían a ocu­rrir y que nos re­cuer­dan de­ma­sia­do a los tiem­pos ne­bu­lo­sos que an­te­ce­die­ron al na­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de los dos gran­des to­ta­li­ta­ris­mos que abra­sa­ron Eu­ro­pa a lo lar­go del pa­sa­do si­glo: el co­mu­nis­mo y el na­zis­mo.

Na­ves en Lla­mas sur­ge co­mo una mo­des­ta he­rra­mien­ta pe­rio­dís­ti­ca con la que de­jar cons­tan­cia asép­ti­ca de lo que in­tui­mos co­mo el co­mien­zo del fin de la gran ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal. He­mos vis­to nues­tras prin­ci­pa­les

ciu­da­des ar­dien­do por los ata­ques de cen­te­na­res de te­rro­ris­tas is­lá­mi­cos. He­mos vis­to có­mo la de­mo­cra­cia so­cial­de­mó­cra­ta se vuelve di­mi­sio­na­ria y es­té­ril y frá­gil cuan­do de­be plan­tar ca­ra a la con­tun­den­cia vio­len­ta de los nue­vos bárbaros en­via­dos por la efi­caz alian­za que las hues­tes de Marx y Alá han fra­gua­do pa­ra aca­bar con nues­tro le­ga­do.

He­mos vis­to có­mo nues­tra re­nun­cia a de­fen­der los va­lo­res tra­di­cio­na­les que un día nos si­tua­ron a la ca­be­za del de­sa­rro­llo éti­co uni­ver­sal y nues­tro em­pe­ño en di­na­mi­tar los pi­la­res ju­deo­cris­tia­nos y gre­co­la­ti­nos que lle­va­ron a nues­tras na­cio­nes a li­de­rar la his­to­ria nos ha su­mi­do en un in­de­cen­te abis­mo mo­ral di­fí­cil­men­te des­crip­ti­ble. Se tra­ta de un pozo os­cu­ro, re­la­ti­vis­ta, lí­qui­do e in­te­lec­tual­men­te inane en el que la li­ber­tad de ex­pre­sión es pi­so­tea­da por los nue­vos pu­ri­ta­nos de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y en el que los de­re­chos in­di­vi­dua­les son arra­sa­dos por los pre­sun­tos y ti­rá­ni­cos de­re­chos co­lec­ti­vos de nue­vos y ca­si in­fi­ni­tos gru­pos, tri­bus, ma­na­das y co­lec­ti­vos siem­pre dis­pues­tos a so­ca­var la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, la de­mo­cra­cia li­be­ral, el ca­pi­ta­lis­mo co­mo ba­se de nues­tra eco­no­mía, la na­ción co­mo con­te­ne­dor cru­cial don­de se en­cie­rra nues­tra his­to­ria y nues­tras raí­ces es­pi­ri­tua­les.

He­mos vis­to có­mo Oc­ci­den­te ca­lla, acep­ta y su­cum­be an­te el re­em­pla­zo pla­ni­fi­ca­do, ma­si­vo y cons­tan­te de su po­bla­ción na­ti­va con mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos car­ga­dos de va­lo­res, creen­cias, tra­di­cio­nes y cos­tum­bres ab­so­lu­ta­men­te in­com­pa­ti­bles con los nues­tros y que, ade­más, a lo lar­go de la his­to­ria, en los más va­ria­dos lu­ga­res del mun­do, han de­mos­tra­do su enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra in­fil­trar­se, ex­pan­dir­se, ata­car y con­quis­tar el po­der. Y he­mos vis­to có­mo to­do es­to ocu­rre con el si­len­cio ca­na­lla y cóm­pli­ce de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, que si ha­ce al­go más de un si­glo na­cie­ron y cre­cie­ron apun­ta­lan­do y cons­ti­tu­yén­do­se en pie­zas bá­si­cas de nues­tra sis­te­ma de con­vi­ven­cia, hoy se han con­ver­ti­do, en su gran ma­yo­ría, en sem­bra­do­res de odio y di­fu­so­res ma­si­vos de “fa­ke news”. De men­ti­ras. Se tra­ta de men­sa­jes mi­li­mé­tri­ca­men­te ma­ni­pu­la­dos e in­sis­ten­te­men­te reite­ra­dos que tie­nen co­mo úni­co fin re­es­cri­bir la his­to­ria y asen­tar un nue­vo pla­ne­ta gro­se­ra-

men­te glo­ba­li­za­do, in­ter­cam­bia­ble y uni­for­me, en el que nues­tra for­ma de vi­da, nues­tra cul­tu­ra, nues­tro pa­sa­do, nues­tras con­quis­tas his­tó­ri­cas y nues­tras li­ber­ta­des tan du­ra­men­te tra­ba­ja­das a lo lar­go de los si­glos na­da va­len fren­te a la mun­dia­li­za­ción va­cua y el amo­ral pen­sa­mien­to úni­co pro­mo­vi­do por el to­ta­li­ta­ris­mo so­cial­de­mó­cra­ta ac­tual, de An­ge­la Merkel y Em­ma­nuel Ma­cron a Ma­riano Ra­joy o The­re­sa May, pa­san­do por Geor­ge So­ros, el Pa­pa Fran­cis­co o la ideo­cia po­lí­ti­ca que arra­sa paí­ses otro­ra mo­dé­li­cos y hoy de­vas­ta­dos por una ca­ter­va de ins­ti­tu­cio­nes tan “pro­gre­sis­tas” co­mo mi­se­ra­bles.

Oc­ci­den­te aca­ba­rá con­vir­tién­do­se en al­go que to­da­vía no co­no­ce­mos por­que el mar­xis­mo cul­tu­ral que nos do­mi­na en alian­za in­tere­sa­da con el is­la­mis­mo po­lí­ti­co que va ga­nan­do más y más es­pa­cio en nues­tros te­rri­to­rios son la nue­va Ma­trix que tra­ta de ador­me­cer­nos, con­fun­dir­nos y es­cla­vi­zar­nos, cam­bian­do el se­xo por el gé­ne­ro, uti­li­zan­do el fe­mi­nis­mo ra­di­cal co­mo arie­te con­tra la concepción de fa­mi­lia, em­plean­do la co­rrec­ción po­lí­ti­ca co­mo ma­zo pa­ra aca­bar con los dis­cre­pan­tes, des­tro­zan­do el len­gua­je, di­na­mi­tan­do nues­tros gran­des idio­mas, hu­mi­llan­do al ‘hom­bre blan­co’ pa­ra di­luir Oc­ci­den­te y, so­bre to­do, re­com­pen­san­do siem­pre a to­da aque­llos in­di­vi­duos, em­pre­sas u or­ga­ni­za­cio­nes que ayu­den a di­na­mi­tar nues­tra for­ma de vi­da, nues­tras tra­di­cio­nes y a nues­tro Dios.

En la Ma­trix so­cial­de­mó­cra­ta, mul­ti­cul­tu­ral, bu­ro­cra­ti­za­da, bue­nis­ta y de­ma­gó­gi­ca­men­te in­te­gra­do­ra que nos ro­dea, por la que no po­cos ciu­da­da­nos va­gan per­ma­nen­te y li­te­ral­men­te dro­ga­dos e hip­no­ti­za­dos por tuits ab­sur­dos y ví­deos de ga­ti­tos, los pro­ble­mas de ver­dad ape­nas son abor­da­dos y los fal­sos enemi­gos, en­gran­de­ci­dos has­ta la ca­ri­ca­tu­ra o el ri­dícu­lo, siem­pre pue­den en­ce­rrar­se en nom­bres pro­pios, pan­car­tas y so­fla­mas que se re­pi­ten de voz en voz, de me­dio en me­dio, de for­ma tan fal­sa­ria co­mo can­si­na: Do­nald Trump, la fa­mi­lia na­tu­ral, la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, la is­la­mo­fo­bia, la apo­ro­fo­bia, la ul­tra­de­re­cha, Vic­tor Or­ban, el hom­bre blan­co, el hom­bre eu­ro­peo, el hom­bre, el pa­sa­do clá­si­co, el cris-

tia­nis­mo, la igle­sia ca­tó­li­ca y tan­tos otros que hoy di­bu­jan la dia­na uni­ver­sal de to­dos los odios po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos.

Mien­tras tan­to, co­mo en los pe­rio­dos más os­cu­ros de nues­tro pa­sa­do, au­men­ta la cen­su­ra, se prohí­ben ex­po­si­cio­nes, se aca­llan li­bros, se al­te­ran y ocul­tan al­gu­nos gran­des clá­si­cos li­te­ra­rios, se ta­pan des­nu­dos re­na­cen­tis­tas, se acla­ma el ve­lo is­lá­mi­co co­mo un sím­bo­lo de la li­be­ra­ción de la mu­jer y se ve­tan anun­cios pu­bli­ci­ta­rios de jó­ve­nes blan­cas en ba­ña­dor, tal y co­mo re­cien­te­men­te ha su­ce­di­do en Lon­dres. En es­te mun­do ab­sur­do, vol­tea­do y de­men­te que tra­tan de im­po­ner­nos, los ni­ños tie­nen va­gi­na, las ni­ñas, pe­ne, la pe­dofi­lia se atis­ba ya co­mo la fu­tu­ra gran re­vo­lu­ción se­xual, los paí­ses bo­li­va­ria­nos son pa­raí­sos de la li­ber­tad, ver­du­gos te­rro­ris­tas son tra­ta­dos con más res­pec­to que sus víc­ti­mas y, por el con­tra­rio, pe­dir li­ber­tad pa­ra con­tar la his­to­ria co­mo es, pe­dir li­ber­tad pa­ra gri­tar que el rey es­tá des­nu­do, pe­dir li­ber­tad pa­ra po­der ad­qui­rir ar­mas de de­fen­sa, y, en fin, pe­dir li­ber­tad, sim­ple­men­te, pa­ra ha­blar y pa­ra es­cri­bir sin mie­do a que te lla­men “fa­cha”, son re­cla­ma­cio­nes “de odio” que pue­den lle­var­te a la cár­cel.

Na­ves en Lla­mas lle­ga pa­ra, en­tre las pri­me­ras rui­nas de lo que un día fue­ron las ci­mas éti­cas, po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas más ele­va­das de la Hu­ma­ni­dad, se­guir di­cien­do al­to y cla­ro que los va­lo­res so­bre los que se le­van­tó nues­tra ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal son su­pe­rio­res a cua­les­quie­ra otros que nos quie­ran im­po­ner. Que so­mos mi­le­na­rios de his­to­ria, que so­mos los he­re­de­ros de los tem­plos grie­gos, de los tea­tros ro­ma­nos, de las ca­pi­llas ro­má­ni­cas, de las ca­te­dra­les gó­ti­cas, de los pa­la­cios re­na­cen­tis­tas y de los con­ven­tos; que so­mos la fuer­za te­lú­ri­ca cel­ta y el mis­te­rio cris­tiano; que he­mos in­ven­ta­do la mú­si­ca sin­fó­ni­ca, la im­pren­ta y los pe­rió­di­cos, que so­mos la Ópe­ra de Vie­na, los ca­fés de Ber­lín y el Ar­co del Triun­fo; que hon­ra­mos a la mu­jer, que nues­tra cul­tu­ra es la de la ca­ba­lle­ría y del amor cor­tés, que so­mos quie­nes ima­gi­na­mos las pri­me­ras uni­ver­si­da­des y que so­mos los des­cen­dien­tes de Je­su­cris­to, de Ho­me­ro, de Vir­gi­lio, del Cid, de Leo­nar­do da Vin­ci, Cer­van­tes y Sha­kes­pea­re. Que so­mos las ca­ra­be­las cru­zan­do el Atlán­ti­co, la fu­ria vi­kin­ga y la con­quis­ta del nue­vo mun­do;

que so­mos, en fin, Leó­ni­das y sus 300 es­par­ta­nos sal­van­do a Gre­cia con­tra Asia; Es­ci­pión el Afri­cano lan­zan­do a Ro­ma con­tra Car­ta­go; Don Pe­la­yo ca­pi­ta­nean­do la Re­con­quis­ta; Go­dre­foy de Boui­llon li­be­ran­do Tie­rra San­ta; los Re­yes Ca­tó­li­cos re­to­man­do Gra­na­da y don Juan de Aus­tria ven­cien­do a los tur­cos en Le­pan­to…

Hoy son de­ma­sia­dos, des­de de­ma­sia­dos lu­ga­res, quie­nes nos anun­cian que ha lle­ga­do nues­tra ho­ra. Nos pi­den, nos exi­gen, que ol­vi­de­mos to­do lo que fuimos y lo que so­mos, que nos aver­gon­ce­mos de ello, que pi­da­mos per­dón y que Oc­ci­den­te se di­lu­ya en el tiem­po co­mo lá­gri­mas en la llu­via. Es ho­ra de mo­rir, nos di­cen, mien­tras su­til­men­te nos im­po­nen un nue­vo ma­ña­na que no tie­ne na­da que ver con lo que un día fuimos. Pa­sen y vean. Eli­jan la pas­ti­lla ro­ja, lean Na­ves en Lla­mas y con­tem­plen, sin ven­das, el mun­do que es­tán pre­pa­ran­do pa­ra nues­tros hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.