Sue­cia ha caí­do

Naves en Llamas - - !INVESTIGACIÓN! - "Na­ves en Lla­mas. Equi­po de Gran­des Re­por­ta­jes

No lo lee­rá ni lo es­cu­cha­rá prác­ti­ca­men­te nun­ca en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción eu­ro­peos, pe­ro Do­nald Trump te­nía ra­zón cuan­do, ape­nas unas se­ma­nas des­pués de su nom­bra­mien­to, en­cen­dió una pe­que­ña dispu­ta di­plo­má­ti­ca con Sue­cia al afir­mar

que el reino nór­di­co es­ta­ba sien- do in­ten­sa­men­te des­es­ta­bi­li­za­do por la in­mi­gra­ción ma­si­va de re­fu­gia­dos mu­sul­ma­nes.

El Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano no se equi­vo­ca­ba. De he­cho, la Po­li­cía pi­de ayu­da y ya so­lo es cues­tión de tiem­po que el país ne­ce­si­te una in­ter­ven­ción de sus fuer­zas

mi­li­ta­res pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria. Se­gún un in­for­me del go­bierno sue­co, el nú­me­ro de “no-go zo­nes” en Es­to­col­mo, áreas “de al­ta pe­li­gro­si­dad” en las que se apli­ca ha­bi­tual­men­te la ‘sha­ria’ o ley is­lá­mi­ca y en las que las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad y ser­vi­cios de res­ca­te se nie­gan a en­trar, as­cen­dió has­ta 62 en el pri­mer se­mes­tre de 2017 so­bre las 55 cen­sa­das en di­ciem­bre de 2016. El au­men­to no so­lo se pro­du­ce en la can­ti­dad de te­rri­to­rios ren­di­dos por la que has­ta ha­ce po­co es­ta­ba con­si­de­ra­da co­mo una de las de­mo­cra­cias más só­li­das y efi­cien­tes de Eu­ro­pa, sino que tam­bién afec­ta al in­cre­men­to de la ex­ten­sión de los mis­mos.

Dan Elias­son, co­mi­sio­na­do de la Po­li­cía Na­cio­nal de Sue­cia, ha ha­bla­do re­cien­te­men­te en la te­le­vi­sión na­cio­nal y ha rea­li­za­do una dra­má­ti­ca pe­ti­ción: "Ayú­den­nos", di­jo, ad­vir­tien­do de que las fuer­zas po­li­cia­les del país ya no pue­den en­trar en es­tos te­rri­to­rios prohi­bi­dos pa­ra sos­te­ner la ley, y por lo tan­to, con­si­de­ra pe­dir apo­yo a to­dos los po­de­res del Es­ta­do.

Johan Pa­trick En­ge­llau, ex­per­to en in­ves­ti­ga­ción so­bre paí­ses des- es­ta­bi­li­za­dos, ga­na­dor en 2011 de la Or­den de la Me­da­lla de los Se­ra­fi­nes de Sue­cia, que ha tra­ba­ja­do con or­ga­nis­mos su­pra-na­cio­na­les co­mo Na­cio­nes Uni­das y va­rias oe­ne­gés eu­ro­peas en ma­te­ria de in­mi­gra­ción y re­fu­gia­dos, ha ad­ver­ti­do por car­ta a la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad Mi­gra­to­ria de la UE so­bre la gra­ve­dad de la si­tua­ción de Sue­cia: "Me te­mo que es el fi­nal de la Sue­cia or­ga­ni­za­da, de­cen­te e igua­li­ta­ria que he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra. Per­so­nal­men­te, no me sor­pren-de­ría si se pro­du­je­ra un con­flic­to en for­ma de gue­rra ci­vil. En al­gu­nos lu­ga­res del país,

la gue­rra ci­vil pro­ba­ble­men­te ya ha co­men­za­do, aun­que la coa­li­ción de go­bierno (una coa­li­ción de so­cia­lis­tas y eco­lo­gis­tas) no pa­re­ce ha­ber­se en­te­ra­do". El ca­nal de te­le­vi­sión 10 News ha si­do uno de los po­cos que han in­for­ma­do so­bre có­mo Sue­cia ha aban­do­na­do gran­des áreas de su te­rri­to­rio a ma­nos de gru­pos ar­ma­dos y re­li­gio­sos des­cri­tos co­mo mi­li­cias is­lá­mi­cas. El je­fe de la po­li­cía de Es­to­col­mo, Lars Al­vers­jo, no se ha que­da­do atrás en su aná­li­sis de la si­tua­ción: "Hay ni­ve­les de vio­len­cia co­mo nun­ca se vie­ron en el país, y va­rias zo­nas de Es­to­col­mo se es­tán que­dan­do fue­ra del con­trol del Es­ta­do. Ade­más, el sis­te­ma ju­rí­di­co, pi­lar en to­da so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, es­tá co­lap­san­do en Sue­cia”.

Mag­nus Rans­torp, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor so­bre te­rro­ris­mo y ra­di­ca­li­za­ción is­lá­mi­ca del Co­le­gio Na­cio­nal Sue­co de De­fen­sa, ha de­cla­ra­do en la te­le­vi­sión pú­bli­ca que "en las zo­nas más pe­li­gro­sas de la ca­pi­tal, gru­pos ra­di­ca­li­za­dos de la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca han to­ma­do el po­der en las ca­lles y es­tán im­plan­tan­do su pro­pia

ley. En esas áreas, el sen­ti­do de la jus­ti­cia y la paz se ve ame­na­za­do por el he­cho de que la po­li­cía se es­tá des­mo­ro­nan­do. To­do ha em­peo­ra­do en los úl­ti­mos me­ses. Es­to­col­mo y to­da Sue­cia se en­cuen­tran en una si­tua­ción de­ses­pe­ran­te".

En opi­nión de Rans­torp, las ban­das mu­sul­ma­nas ar­ma­das y los ra­di­ca­les is­lá­mi­cos es­tán so­ca­van­do la de­mo­cra­cia sue­ca, y la úni­ca ra­zón por la cual aun no se ha pro­du­ci­do un con­flic­to ar­ma­do a gran es­ca­la en Es­to­col­mo, la ca­pi­tal de un país an­tes pa­cí­fi­co y se­gu­ro, “pro­ba­ble­men­te se re­la­cio­na con que la alian­za so­cial­de­mó­cra­ta-eco­lo­gis­ta que go­bier­na Sue­cia pre­ten­de ig­no­rar la gra­ve­dad de la si­tua­ción y no es­tá pre­sen­tan­do nin­gu­na re­sis­ten­cia real con­tra los is­lá­mi­cos”.

El Ser­vi­cio de Se­gu­ri­dad Sue­co (Sä­ker­hets­po­li­sen), por su par­te, ha ad­ver­ti­do que el país es­tá sien­do "in­fil­tra­do por cien­tos de mu­sul­ma­nes ra­di­ca­les que com­par­ten la ideo­lo­gía del au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co, y en mu­chos lu­ga­res los fun­cio­na­rios pú­bli­cos so­li­ci­tan es­col­ta po­li­cial

o pro­tec­ción pa­ra des­pla­zar­se a sus ofi­ci­nas. El Ser­vi­cio de Se­gu­ri­dad ex­pli­ca que "unas 15.042 mu­je­res sue­cas han su­fri­do ata­ques se­xua­les du­ran­te el úl­ti­mo año en zo­nas de la ca­pi­tal en que las au­to­ri­da­des ad­mi­ten ha­ber per­di­do to­da ca­pa­ci­dad de con­trol”. Un ejem­plo: el fes­ti­val de mú­si­ca de Brå­va­lla, uno de los más po­pu­la­res de Sue­cia, se ce­rra­rá a cau­sa de cua­tro vio­la­cio­nes y 23 de­nun­cias por agre­sión se­xual. O, lo que es aún peor, en sus pró­xi­mas edi­cio­nes po­dría abrir­se ex­clu­si­va­men­te a las mu­je­res.

Otro in­for­me ela­bo­ra­do por una agen­cia del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Sue­cia po­co da­da a apa­re­cer en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha re­ve­la­do que los Her­ma-nos Mu­sul­ma­nes, la or­ga­ni­za­ción is­la­mis­ta más gran­de del mun­do, se ha in­fil­tra­do in-ten­sa­men­te en las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes del país, cons­tru­yen­do una so­cie­dad pa­ra­le­la que cre­ce sin pa­rar im­pul­sa­da por la “to­le­ran­cia po­lí­ti­ca­men­te co­rrec-ta” y por la es­tig­ma­ti­za­ción co­mo “is­la­mó­fo­bo” de cual­quier per­so­na u

or­ga­ni­za­ción que de­nun­cie es­ta si­tua­ción.

Sor­pren­den­te­men­te, al tra­tar­se de un do­cu­men­to ela­bo­ra­do por una ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal, el in­for­me apun­ta a la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen "las éli­tes po­lí­ti­cas del país es­can­di­na­vo" en el fo­men­to de una doc­tri­na “de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y si­len­cio, que pue­de fa­ci­li­tar los fi­nes no­ci­vos de una or­ga­ni­za­ción pro­fun­da­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­ca co­mo los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes”.

Con­cre­ta­men­te, el do­cu­men­to ha si­do ela­bo­ra­do por la Agen­cia Sue­ca de Con­tin­gen­cias Ci­vi­les (MSB, en sus si­glas en in­glés), que es res­pon­sa­ble de las cues­tio­nes re­la­ti­vas a la pro­tec­ción ci­vil, la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la ges­tión de emer­gen­cias y la de­fen­sa ci­vil.

Los au­to­res de la in­ves­ti­ga­ción afir­man que los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes es­tán tra­ba­jan­do sin des­can­so pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de prac­ti­can­tes mu­sul­ma­nes en Sue­cia, fo­men­tan­do la ten­sión con la so­cie­dad se­cu­lar y apun­tan­do a su in­fil­tra­ción en par­ti­dos

po­lí­ti­cos, oe­ne­gés, ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y otras or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, se­gún el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa sue­co, tam­bién gol­pean “la es­truc­tu­ra es­ta­ble­ci­da de va­lo­res en­tre la éli­te po­lí­ti­ca del país [que] otor­ga un al­to va­lor a la acep­ta­ción y la to­le­ran­cia ha­cia los ciu­da­da­nos que en cier­to sen­ti­do son di­fe­ren­tes de la co­rrien­te prin­ci­pal”.

In­clu­so si el Go­bierno sue­co de­ci­die­ra en­fren­tar­se a es­tas ban­das cri­mi­na­les is­lá­mi­cas, Sue­cia no ten­dría la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción. Su se­gu­ri­dad y fuer­zas po­li­cia­les han si­do re­ba­sa­das. "El 70% de los agen­tes del or­den del país es­tán con­si­de­ran­do de­jar sus em­pleos en lo que con­fi­gu­ra una cla­ra se­ñal de que la fuer­za po­li­cial es­tá com­ple­ta­men­te des­mo­ra­li­za­da. Los mi­li­ta­res, en es­te país tra­di­cio­nal­men­te pa­ci­fis­ta, se re­du­cen a ca­si na­da, y no hay di­ne­ro pa­ra arre­glar se­me­jan­te pro­ble­ma", ha ex­pli­ca­do el es­pe­cia­lis­ta Johan Pa­trick En­ge­llau.

En­ge­llau agre­gó que "el Go­bierno no pa­re­ce en­ten­der que ha per­di­do el con­trol. Hay un pun­to en el que ya no se pue­de de­te­ner el de­sa­rro­llo de una si­tua­ción". Y aña­de: “No sé si Sue­cia ha lle­ga­do a ese pun­to por las con­se­cuen­cias de la in­mi­gra­ción des­con­tro­la­da, pe­ro me te­mo que es­ta­mos an­te un mo­men­to de desen­la­ce trá­gi­co. El mo­men­to es tan gra­ve que in­clu­so si to­má­ra­mos una ac­ción cla­ra y po­de­ro­sa que in­clu­ye­ra de­te­ner la in­mi­gra­ción y la po­lí­ti­ca del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, no sé si po­dría­mos sal­var a Sue­cia”.

Pa­ra En­ge­llau, la éli­te po­lí­ti­ca de Sue­cia es­tá le­jos de to­mar una ac­ción tan de­ci­si­va, ya que ni si­quie­ra ha co­men­za­do a ha­blar abier­ta­men­te so­bre es­tos pro­ble­mas. “Sin em­bar­go, el país pron­to ne­ce­si­ta­rá de la ayu­da in­ter­na­cio­nal. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ten­drá que in­ter­ve­nir si se quie­re evi­tar una ca­tás­tro­fe so­cial, ci­vil y hu­ma­ni­ta­ria".

Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, los sue­cos han te­ni­do que acos­tum­brar­se a que el Go­bierno (tan­to de de iz­quier­das co­mo de de­re­chas)

dé prio­ri­dad a los re­fu­gia­dos y a los mi­gran­tes so­bre los sue­cos na­ti­vos. El al­to ni­vel de im­pues­tos (el tra­ba­ja­dor me­dio pa­ga un 42% de im­pues­to so­bre la ren­ta) se to­le­ra­ba bien an­tes, por­que la gen­te sa­bía que si en­fer­ma­ba, o cuan­do se ju­bi­la­ra, o en ca­so de ne­ce­si­tar cual­quier otra ayu­da del Go­bierno, la ob­ten­dría.

Pe­ro aho­ra los sue­cos ven que el Es­ta­do de bie­nes­tar les es­tá fa­llan­do. Ca­da vez más ciu­da­da­nos ma­yo­res en­tran en la ca­te­go­ría de in­di­gen­tes; cer­ca de 800.000 sue­cos de los 2,1 mi­llo­nes que hay ju­bi­la­dos tie­nen que vi­vir, pe­se a ha­ber tra­ba­ja­do du­ran­te to­da la vi­da, con en­tre 4.500 y 5.500 co­ro­nas (600-700 eu­ros) al mes. En­tre tan­to, los in­mi­gran­tes de más edad re­ci­ben el lla­ma­do "sub­si­dio de apo­yo a los ma­yo­res" –por lo ge­ne­ral una can­ti­dad más ele­va­da, aun­que ja­más ha­yan pa­ga­do nin­gún im­pues­to en Sue­cia.

Y lo que es peor, en 2013 el Go­bierno de­ci­dió que las per­so­nas que per­ma­ne­cen ile­gal­men­te en el país tie­nen de­re­cho a asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y aten­ción odon­to­ló­gi­ca prác­ti­ca­men­te gra­tui­tas. Así que mien­tras que el des­am­pa­ra­do an­ciano sue­co de­be ele­gir en­tre pa­gar 100.000 co­ro­nas (12.000 dó­la­res) pa­ra cam­biar­se la den­ta­du­ra o vi­vir sin dien­tes, a una per­so­na que ni si­quie­ra tie­ne de­re­cho a es­tar en Sue­cia le pue­den arre­glar la den­ta­du­ra por 50 co­ro­nas (seis dó­la­res).

La in­jus­ti­cia, la es­ca­sez de vi­vien­da, el au­men­to ex­po­nen­cial del nú­me­ro de vio­la­cio­nes y de ata­ques a mu­je­res, el caos, mu­chas ve­ces vio­len­to, que ro­dea a los cen­tros de alo­ja­mien­to de re­fu­gia­dos y el brus­co des­cen­so de los es­tu­dian­tes sue­cos en las prue­bas PI­SA son cam­bios que han he­cho que los sue­cos se de­silu­sio­nen. Y de la nos­tal­gia do­lo­ri­da a la preo­cu­pa­ción, a la in­dig­na­ción y a la ra­bia, en oca­sio­nes, so­la­men­te hay un tre­cho. En 2015, una olea­da de ira inun­dó la por lo co­mún dó­cil Sue­cia. Des­pués del do­ble ase­si­na­to que tu­vo lu­gar en las ins­ta­la­cio­nes de un cen­tro co­mer­cial de Ikea en la lo­ca­li­dad de Väs­te­ras, don­de un in­mi­gran­te ile­gal apu­ña­ló le­tal­men­te a dos sue­cos, la gen­te, el co­mún de los sue­cos, co­men­zó a pre­gun­tar­se por qué el Go­bierno

es­tá ex­po­nien­do a la ciu­da­da­nía a ase­si­nos, ge­ne­ral­men­te is­la­mis­tas, de to­do el mun­do. El Eje­cu­ti­vo ca­lló, pe­ro la co­rres­pon­sal del Ins­ti­tu­to Ga­tes­to­ne de Nue­va York en Sue­cia se pu­so en con­tac­to con el Go­bierno de es­te país pa­ra con­se­guir los emails en­via­dos por los ciu­da­da­nos al pri­mer mi­nis­tro tras los ase­si­na­tos de Ikea. Se­gún el prin­ci­pio de ac­ce­so pú­bli­co a do­cu­men­tos ofi­cia­les, to­dos los sue­cos tie­nen de­re­cho a ana­li­zar los do­cu­men­tos pú­bli­cos que con­ser­van las au­to­ri­da­des, sin que se les pre­gun­te por su iden­ti­dad o su pro­pó­si­to. El Go­bierno, sin em­bar­go, fue cla­ra­men­te me­nos en­tu­sias­ta res­pec­to a com­par­tir los emails: hi­zo fal­ta un mes en­te­ro de recordatorios y lla­ma­das te­le-fó­ni­cas pa­ra que cum­plie­ra con la so­li­ci­tud.

Lo que si­gue son ex­trac­tos de emails en­via­dos por ciu­da­da­nos par­ti­cu­la­res al pri­mer mi­nis­tro Ste­fan Löf­ven:

Mat­tias, un asis­ten­te so­cial con cua­tro hi­jos, se pre­sen­ta­ba co­mo "un pa­dre que quie­re que sus hi­jos crez­can en Sue­cia co­mo yo tu­ve la suer­te, sin ex­plo­sio­nes, gra­na­das de mano, co­ches in­cen­dia­dos, vio­len­cia, vio­la­cio­nes y ase­si­na­tos en Ikea”: “Ho­la, Ste­fan. Soy un pa­dre de 43 años y cua­tro hi­jos que es­tá in­ten­tan­do ex­pli­car a sus hi­jos, de en­tre 6 y 16 años, lo que es­tá ocu­rrien­do en Sue­cia. Me en­tris­te­ce de­cir que us­ted y su par­ti­do es­tán ce­rran­do los ojos a lo que es­tá pa­san­do en Sue­cia. To­do lo que es­tá ocu­rrien­do se de­be a la afluen­cia des­con­tro­la­da de ex­tran­je­ros. Es­táis crean­do un odio lar­va­do en Sue­cia. No es­ta­mos con­ten­tos con có­mo se es­tá ges­tio­nan­do la in­mi­gra­ción en Sue­cia, des­de los cen­tros de aco­gi­da a las es­cue­las. Y se tar­da tan­to en con­se­guir un tra­ba­jo que mu­cha gen­te se rin­de an­tes de si­quie­ra es­tar cer­ca".

Mar­cus, de 21 años, es­cri­bió: "Ho­la, Ste­fan, soy una de las per­so­nas que le vo­tó. Vi­vo en Hel­sing­borg, to­da­vía con mis pa­dres por­que no hay apar­ta­men­tos li­bres. Veo don­de vi­vo que, en cuan­to se mu­da una per­so­na ma­yor, lle­gan in­me­dia­ta­men­te ocho ex­tran­je­ros: nos pa­san por de­lan­te a los jó­ve­nes, sue­cos, en la co­la. Con to­do lo que es­tá pa-

san­do en Sue­cia –vio­la­cio­nes, ro­bos, los ase­si­na­tos de Ikea y de­más–, ¿por qué no se man­da a los que no sean sue­cos de vuel­ta a sus paí­ses cuan­do co­me­tan de­li­tos? Por su­pues­to que de­be­mos ayu­dar a los re­fu­gia­dos, pe­ro al ti­po co­rrec­to de re­fu­gia­dos... Sien­to de­cir es­to, Ste­fan, pe­ro los De­mó­cra­tas Sue­cos de­be­rían po­der go­ber­nar du­ran­te cua­tro años y sa­car a to­da la gen­te que no cum­pla las le­yes, a quie­nes ase­si­nan a las jó­ve­nes o des­tro­zan sus vi­das. Es ho­rri­ble, ten­go un em­pleo don­de pa­gan muy mal por­que no hay tra­ba­jo. En Sue­cia hay más per­so­nas que tra­ba­jos".

Pe­ter: "Es­ti­ma­do pri­mer mi­nis­tro: Te es­cri­bo por­que es­toy muy preo­cu­pa­do por los acon­te­ci­mien­tos que se es­tán pro­du­cien­do en la so­cie­dad sue­ca. Me en­cuen­tro dia­ria­men­te no­ti­cias de ti­ro­teos, bom­bas/gra­na­das de mano que ex­plo­tan, pa­li­zas, vio­la­cio­nes y ase­si­na­tos. Es­ta es nues­tra Sue­cia, el país que, cuan­do us­ted y yo cre­cía­mos, era con­si­de­ra­do uno de los más se­gu­ros del mun­do".

Un hom­bre que fir­ma­ba co­mo Se­bas­tian, es­cri­bió lo si­guien­te: "¡Ho­la Ste­fan! Des­pués de leer lo de los te­rri­bles he­chos en el Ikea de Väs­te­rås, me pre­gun­to aho­ra qué vas a ha­cer pa­ra que nos sin­ta­mos más se­gu­ros cuan­do va­mos por las tien­das y las ca­lles de Sue­cia. ¿Qué cam­bios ha­rás pa­ra ase­gu­rar­nos de que es­to no vuelve a su­ce­der? ¿Se­gui­rá la in­mi­gra­ción de la mis­ma ma­ne­ra?”.

Benny, en 2015, es­cri­bía: "Ho­la, me es­ta­ba pre­gun­tan­do: ¿por qué

el Go­bierno guar­da si­len­cio so­bre un in­ci­den­te tan es­pan­to­so? To­do el ve­rano se ha ca­rac­te­ri­za­do por la ex­tre­ma vio­len­cia, los ti­ro­teos, los apu­ña­la­mien­tos y las ex­plo­sio­nes. El Go­bierno tie­ne que to­mar fuer­tes me­di­das pa­ra que po­da­mos sen­tir­nos se­gu­ros".

El asun­to del men­sa­je de Lai­la de­cía: "¿Así es co­mo se su­po­ne que va a ser?”. "¿Se su­po­ne que va­mos a te­ner que sa­lir sin ar­mar­nos? Se pro­du­ce una vio­la­ción tras otra y na­die es­tá ha­cien­do na­da al res­pec­to. Na­cí y cre­cí en Vårby Gård, pe­ro ha­ce sie­te años tu­vi­mos que mu­dar­nos por­que ya no po­día­mos sa­car a los pe­rros de no­che por los no eu­ro­peos que con­du­cían por las ace­ras. Si no te qui­ta­bas de en me­dio, sal­ta­ban del co­che y te pe­ga­ban. Si lla­ma­bas a la Po­li­cía, no ha­cía na­da –en un ba­rrio de Es­to­col­mo–. Cuan­do mi her­mano re­pren­dió a unos de ellos, apa­re­ció un cohe­te (co­mo los que se usan en Año Nue­vo) en su bu­zón. Ya se pue­de ima­gi­nar lo rui­do­sa que fue la ex­plo­sión. Vio­lan a mu­je­res y chi­cas, es­tos no eu­ro­peos que vie­nen aquí di­cien­do

que son me­no­res sin acom­pa­ñan­tes, aun­que sean adul­tos...".

"Es fá­cil con­se­guir ar­mas hoy en día, me pre­gun­to si es lo que tie­nen que ha­cer los sue­cos, ar­mar­se pa­ra atre­ver­se a ir de com­pras. Bien, aho­ra lle­go a lo que pa­só en unos gran­des al­ma­ce­nes: dos per­so­nas son ase­si­na­das, y no so­lo ase­si­na­das, se ha­bla en In­ter­net de de­ca­pi­ta­cio­nes”. (Anó­ni­mo)

“El pri­mer mi­nis­tro no di­rá una pa­la­bra, pe­ro los re­cur­sos se es­tán des­ti­nan­do a cen­tros de aco­gi­da, una bo­fe­ta­da en la ca­ra de los fa­mi­lia­res a quie­nes aca­ban de apu­ña­lar a dos de sus pa­rien­tes. Los pe­rió­di­cos sue­cos no di­rán una pa­la­bra, pe­ro, por des­gra­cia, hay pe­rió­di­cos di­gi­ta­les ex­tran­je­ros que di­cen la ver­dad. No­so­tros, sue­cos, no po­de­mos cam­biar de apar­ta­men­to, vi­vi­mos cin­co per­so­nas en tres ha­bi­ta­cio­nes. Dos de no­so­tros es­tán en el pa­ro, bus­can­do tra­ba­jo, bus­can­do tra­ba­jo y bus­can­do tra­ba­jo. La úni­ca op­ción son las agen­cias de em­pleo. Ten­go 50 años, y es­toy de ba­ja par­cial por dos en­fer­me­da­des cró­ni­cas, y no pue­do

ir co­rrien­do de un si­tio a otro. Pe­ro si­guen lle­gan­do ca­da vez más so­li­ci­tan­tes de asi­lo. No hay apar­ta­men­tos, no hay tra­ba­jo, no nos atre­ve­mos a ir ya de com­pras, pe­ro se su­po­ne que te­ne­mos que pen­sar que to­do es estupendo”. (Anó­ni­mo)

"Por des­gra­cia, creo que el pri­mer mi­nis­tro tie­ne que em­pe­zar a leer pe­rió­di­cos ex­tran­je­ros pa­ra en­te­rar­se de que Sue­cia se va a pi­que. Des­cu­brí que la in­mi­gra­ción ma­si­va cues­ta mi­les de mi­llo­nes al año, y que lo úni­co que ha­cen los in­mi­gran­tes es fu­mar nar­gui­le en si­tios co­mo Vårby Gård. Es­to tam­bién pa­sa en otros lu­ga­res, por su­pues­to. Aho­ra es­tá em­pe­zan­do a ex­ten­der­se; se ve­rá en las en­cues­tas de opi­nión, la pró­xi­ma vez que se pu­bli­quen. Pron­to, to­dos los sue­cos vo­ta­rán a los De­mó­cra­tas de Sue­cia. Es­tán con­si­guien­do ca­da vez más se­gui­do­res, día a día”. (Anó­ni­mo).

An­ders es­cri­bió: "Ho­la, Ste­fan, ¿por qué, co­mo nues­tro pri­mer mi­nis­tro, no reac­cio­nas más con­tra la es­ca­la­da de vio­len­cia en nues­tro país? [Co­mo el] do­ble ase­si­na­to en el Ikea de Väs­te­rås. Su­me­mos a eso las bom­bas y las otras co­sas que pa­san en Mal­mö. En vez de ma­ni­fes­ta­cio­nes con an­tor­chas con­tra el ra­cis­mo, ne­ce­si­ta­mos un pri­mer mi­nis­tro que ha­ble con­tra la vio­len­cia, que di­ga que es­tá mal y que no im­por­ta qué gru­po ét­ni­co es­té tras ella o su­fra sus efec­tos”.

En 2016, el úl­ti­mo año del que se dis­po­ne de es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, 106 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en Sue­cia, un país con ape­nas 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Pe­ro, ade­más, en es­te tiem­po Sue­cia ha pa­sa­do a li­de­rar la ta­sa mun­dial de vio­la­cio­nes en sus ca­lles (por en­ci­ma de la gran ma­yo­ría de los paí­ses afri­ca­nos que ofre­cen es­ta­dís­ti­cas), re­pe­ti­das ex­plo­sio­nes de bom­bas se pro­du­cen men­sual­men­te en múl­ti­ples lo­ca­li­da­des del país y en los úl­ti­mos me­ses se han pa­de­ci­do no me­nos de 300 ti­ro­teos ca­lle­je­ros. Cua­tro per­so­nas mu-rie­ron por dis­pa­ros en la pri­me­ra se­ma­na de es­te año. Un hom­bre mu­rió des­pués de re­co­ger una gra­na­da de mano fue­ra de una es­ta­ción de me­tro en un su­bur­bio de Es­to­col­mo.

"Las per­so­nas son ase­si­na­das a ti­ros en piz­ze­rías, las per­so­nas son ase­si­na­das con gra­na­das de mano y las vio­la­cio­nes se cuen­tan por mi­les, ha ex­pli­ca­do el lí­der del Par­ti­do De­mó­cra­tas de Sue­cia, Jim­mie Akes­son, en el Par­la­men­to. “Es­ta es la nue­va Sue­cia; el nue­vo y emo­cio­nan­te pa­raí­so di­ná­mi­co y mul­ti­cul­tu­ral que mu­chos de aquí, en es­ta asam­blea, han ayu­da­do a crear du­ran­te tan­tos años”.

Con to­da se­gu­ri­dad, los con­ti­nuos que­bran­tos de la ley, la in-mi­gra­ción ma­si­va de ori­gen mu­sul­mán y las per­ma­nen­tes rup­tu­ras del tra­di­cio­nal or­den que tan­to gus­ta a los sue­cos, se­rán te­mas cla­ve en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias pro­gra­ma­das pa­ra el pró­xi­mo mes de sep­tiem­bre. El Par­ti­do De­mó­cra­tas de Sue­cia, que no du­da en vin­cu­lar el au­men­to de la ta­sa de cri­mi­na­li­dad en el país con el gran au­men­to en el nú­me­ro de in­mi­gran­tes que se ha re­gis­tra­do, se per­fi­la co­mo el po­si­ble ven­ce­dor de los co­mi­cios. Qui­zás por es­to, el pri­mer mi­nis­tro sue­co Ste­fan Lof­ven, que ac­tual­men­te en­ca­be­za un Go­bierno de ex­tre­ma iz­quier­da for­ma­do por so­cia­lis­tas y eco­lo­gis­tas, y que no ha du­da­do en ne­gar de to­das las for­mas po­si­bles la exis­ten­cia en Sue­cia de nu­me­ro­sas “no-go zo­nes” (zo­nas no con­tro­la­das por el Go­bierno en las que la vio­len­cia cam­pa a sus an­chas y don­de la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na ha con­ver­ti­do la “sha­ria” o ley is­lá­mi­ca en la úni­ca nor­ma­ti­va acep­ta­da), ex­cla­ma aho­ra, sin pes­ta­ñear, que es­tá dis­pues­to a uti­li­zar a las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra com­ba­tir el cri­men. "No se­ría mi pri­me­ra op­ción lla­mar a los mi­li­ta­res, pe­ro es­toy dis­pues­to a ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra ase­gu­rar­me de que se eli­mi­ne el cri­men or­ga­ni­za­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.