In­grid Carlqvist: “La gue­rra con­tra el Is­lam se­rá la úni­ca sa­li­da pa­ra Sue­cia y Eu­ro­pa”

“Los sue­cos es­tán asus­ta­dos y enoja­dos. Al­gu­nos ya no pue­den ocul­tar su ira”

Naves en Llamas - - !ENTREVISTA! - "Na­ves en Lla­mas. Ja­co­bo de An­drés

Na­ci­da en 1960 en Van­törs, lo­ca­li­dad cer­ca­na a Es­to­col­mo, la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra sue­ca In­grid Carlqvist tie­ne una lar­ga ex­pe­rien­cia co­mo re­dac­to­ra en múl­ti­ples me­dios de co­mu­ni­ca­ción nór­di­cos y nor­te-

ame­ri­ca­nos. De la ma­yor par­te de ellos ha si­do des­pe­di­da por sus opi­nio­nes crí­ti­cas so­bre el mun­do mu­sul­mán y, so­bre to­do, por sus de­nun­cias cons­tan­tes con­tra el pro­ce­so de is­la­mi­za­ción for­za­da que, en su opi­nión, atra­vie­sa su país, así co­mo el res­to de Eu­ro­pa. Ac­tual­men­te, Carlqvist es ana­lis­ta del ca­nal de te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­cano Fox News.

¿Cuál es la ver­dad de lo que su­ce­de en Sue­cia con la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na?

Sue­cia ha pa­sa­do de ser uno de los paí­ses más ho­mo­gé­neos del mun­do a ser un país don­de apro­xi­ma­da­men­te el 37% de la po­bla­ción tie­ne en sus orí­ge­nes co­ne­xio­nes ex­tran­je­ras. Pa­ra­le­la­men­te al au­men­to de la in­mi­gra­ción se ha pro­du­ci­do a un fuer­te in­cre­men­to de la cri­mi­na­li­dad más vio­len­ta, co­mo ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes o gue­rras de pan­di­llas, de­li­tos que no se co­no­cían en la vie­ja Sue­cia. Nues­tro país ha cam­bia­do to­tal­men­te: pa­ra mal. Los sue­cos so­lía­mos sen­tir­nos se­gu­ros, pe­ro aho­ra son mu­chas las per­so­nas que tie­nen mie­do a sa­lir de su pro­pia ca­sa. Las mu­je­res sa­len a la ca­lle con sus es­prays de pi­mien­ta en el bol­so y sé que mu­chos hom­bres han co­men­za­do a rea­li­zar prác­ti­cas de ti­ro. En Sue­cia, es ile­gal te­ner ar­mas, pe­ro si te unes a un club de ti­ro o te con­vier­tes en ca­za­dor, pue­des con­se­guir una li­cen­cia. Otro pro­ble­ma de­ri­va­do de la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na es que en Sue­cia se han le­van­ta­do mu­chas mez­qui­tas des­de las que se pre­di­ca el odio con­tra nues­tros va­lo­res y nues­tra for­ma de vi­da. Pe­ro si di­ces al­go al res­pec­to, eres un ‘is­la­mo­fo­bo’, pue­des ser pro­ce­sa­do y te arries­gas a ir a pri­sión du­ran­te va­rios me­ses. Los po­lí­ti­cos se nie­gan a to­mar­se en se­rio nues­tras preo­cu­pa­cio­nes; pri­me­ro, nos lla­man ra­cis­tas, lue­go, tra­tan de si­len­ciar­nos.

¿Sue­cia ya no es el pa­raí­so mun­dial de la li­ber­tad, la or­ga­ni­za­ción y la to­le­ran­cia?

No, no lo es. La vie­ja Sue­cia to­da­vía es­tá ahí, pe­ro ca­da día que pa­sa es más pe­que­ña. Los sue­cos es­tán asus­ta­dos. Mu­chos de ellos aban­do­nan las ciu­da­des pa­ra com­prar una ca­sa en el cam­po, don­de to­da­vía pre­ten­den ha­llar la Sue­cia de siem­pre. Pe­ro eso es así has­ta que abren un cen­tro

de aco­gi­da a in­mi­gran­tes en el pue­blo y to­do vuelve a em­pe­zar otra vez. Ca­da día es­cu­cho a más y más sue­cos de­cir que es­tán real­men­te enoja­dos, y al­gu­nos ya no pue­den ocul­tar su ira. Di­cho es­to, creo que to­da­vía so­mos cor­te­ses y agra­da­bles, pe­ro mu­chas per­so­nas me di­cen que lo úni­co que quie­ren es que los mu­sul­ma­nes aban­do­nen nues­tro país. El par­ti­do De­mó­cra­tas de Sue­cia, el úni­co par­ti­do que se po­si­cio­na abier­ta­men­te con­tra la in­mi­gra­ción, ga­na­rá las elec­cio­nes en sep­tiem­bre de 2018. Es­toy se­gu­ra.

En su opi­nión, ¿por qué hay en las ins­ti­tu­cio­nes sue­cas y en otros paí­ses eu­ro­peos una ne­ga­ti­va ra­di­cal a de­ba­tir los pe­li­gros que pue­den de­ri­var­se de una ma­si­va in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na?

Es­tas ins­ti­tu­cio­nes son las que han per­mi­ti­do la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na ma­si­va y no pue­den re­co­no­cer lo te­rri­ble que fue esa de­ci­sión. Los po­lí­ti­cos siem­pre se nie­gan a ad­mi­tir que han he­cho al­go mal, así que con­ti­núan ha­cien­do más y más de lo mis­mo, has­ta que un día ten­ga­mos gue­rras ci­vi­les por to­da Eu­ro­pa. Me te­mo que ya no hay so­lu­ción pa­cí­fi­ca a es­ta si­tua­ción. Por su­pues­to, si se de­ci­die­ra prohi­bir el is­lam mu­chos mu­sul­ma­nes re­gre­sa­rían a sus pro­pios paí­ses, pe­ro eso no va a su­ce­der nun­ca. No has­ta que la gue­rra nos obli­gue a to­mar la de­ci­sión.

Ivan Riou­fol, edi­tor de Opi­nión en “Le Fi­ga­ro”, ha se­ña­la­do lo si­guien­te:  Exis­te una alian­za ideo­ló­gi­ca en­tre Marx y Alá pa­ra aca­bar con la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal . ¿Es­tá de acuer­do con es­ta afir­ma­ción?

Me pa­re­ce que tie­ne ra­zón. No to­dos los iz­quier­dis­tas y to­dos los mu­sul­ma­nes pien­san así, pe­ro hay mu­chos de ellos que creen que to­dos los po­de­res de­ben ser de­rro­ca­dos. Y, de cual­quier ma­ne­ra, la iz­quier­da y los mo­vi­mien­tos mu­sul­ma­nes odian, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, a nues­tra ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal y, so­bre to­do, odian al “hom­bre blan­co”. Co­mo ha­cen las fe­mi­nis­tas. Es por eso que las fe­mi­nis­tas nun­ca di­cen na­da so­bre los mu­sul­ma­nes vio­lan­do a mu­je­res sue­cas, pe­ro cons­tan­te­men­te de­nun­cian

a los hom­bres sue­cos “que gol­pean a sus es­po­sas”. Cue­lan el mos­qui­to, pe­ro se tra­gan el ca­me­llo.

¿El is­lam ra­di­cal es­tá po­nien­do fin a la re­nom­bra­da de­mo­cra­cia sue­ca?

Sin du­da, si no em­pe­za­mos a lu­char pron­to y de ver­dad, es lo que va a pa­sar. Pe­ro yo si­go cre­yen­do en que los vi­kin­gos sue­cos des­per­ta­rán y de­fen­de­rán a su país y a sus mu­je­res. Se­rá una de­cla­ra­ción de gue­rra, pe­ro es­toy se­gu­ra de que la va­mos a ga­nar por­que so­mos más in­te­li­gen­tes y por­que so­mos más jus­tos. Sue­cia per­te­ne­ce a los sue­cos. Nues­tros an­te­pa­sa­dos cons­tru­ye­ron es­te país y te­ne­mos que de­fen­der­lo pa­ra no­so­tros y pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

¿Exis­ten zo­nas de Es­to­col­mo, Mal­mö, etc. fue­ra del con­trol del Es­ta­do, tal y co­mo ha de­nun­cia­do el je­fe de po­li­cía de la ca­pi­tal sue­ca, Lars Al­vers­jo?

No ocu­rre en el cen­tro de las ca­pi­ta­les, pe­ro hay zo­nas de es­tas ciu­da­des que es­tán, efec­ti­va­men­te, fue­ra del con­trol del Es­ta­do. Las am­bu­lan­cias y los bom­be­ros no en­tran en es­tos te­rri­to­rios sin pro­tec­ción po­li­cial, y cuan­do las fuer­zas de se­gu­ri­dad lle­gan son ata­ca­das vio­len­ta­men­te. Son “no-go zo­nes”. Es­toy se­gu­ro de que la po­li­cía po­dría ha­cer mu­cho más pa­ra lim­piar es­tas áreas, pe­ro no se le per­mi­te. ¿Qué ocu­rri­ría si la po­li­cía en­tra­ra allí y al­gu­nos mu­sul­ma­nes aca­ba­ran he­ri­dos o ase­si­na­dos? Es­te es el es­ce­na­rio que más te­men los po­lí­ti­cos por­que una si­tua­ción así po­dría cau­sar dis­tur­bios en to­da Sue­cia. Pe­ro la po­li­cía ten­drá que ac­tuar al­gún día en esos lu­ga­res y, en mi opi­nión, cuan­to an­tes lo ha­ga, me­jor.

¿Es­tá Sue­cia, al igual que otros lu­ga­res de Eu­ro­pa, al bor­de de una gue­rra ci­vil en­tre co­mu­ni­da­des, tal y co­mo es­tán ad­vir­tien­do im­por­tan­tes in­te­lec­tua­les del con­ti­nen­te co­mo Gi­lles Ke­pel, Lau­rent Ober­to­ne, Zem­mour o el pro­pio Riou­fol?

Sí, lo es­ta­mos. Po­dría­mos re­sol­ver es­to pa­cí­fi­ca­men­te si tu­vié­ra­mos po­lí­ti­cos que ad­mi­tie­ran los pro­ble­mas y se atre­vie­ran a de­vol­ver a mu­chos mu­sul­ma­nes a sus paí­ses de ori­gen. Hay que de­jar de ofre­cer a es­tas per­so­nas to­dos los be­ne­fi­cios de nues­tro sis­te­ma de bie­nes­tar so­cial, y hay que prohi­bir mez­qui­tas y pa­ñue­los is­lá­mi­cos. Pe­ro eso nun­ca su­ce­de­rá, así que te­mo que la gue­rra se­rá la úni­ca sa­li­da.

¿Cree us­ted que hay una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca pa­ra re­em­pla­zar a la po­bla­ción ori­gi­nal sue­ca (y eu­ro­pea)?

Es­ta es la eter­na pre­gun­ta que nos ha­ce­mos to­dos. ¿Los po­lí­ti­cos tie­nen un plan o, sim­ple­men­te, son así de es­tú­pi­dos? Creo que al­gu­nos de ellos pien­san que si la po­bla­ción no es ho­mo­gé­nea, nun­ca po­dre­mos lu­char. En una so­cie­dad con mu­chos gru­pos pe­que­ños y sin una gran ma­yo­ría, la gen­te nun­ca se uni­rá ni pro­tes­ta­rá con­tra el Go­bierno. En­ton­ces pue­den ha­cer lo que quie­ran. Po­dría ha­ber otros gru­pos que tam­bién nos odian y que quie­ren ma­tar a to­dos los blan­cos. Si ese es el ca­so, es­tán ha­cien­do un buen tra­ba­jo. Creo que los blan­cos son só­lo el 7-9% de la po­bla­ción mun­dial aho­ra…

¿Qué fu­tu­ro pre­vé pa­ra nues­tros hi­jos?

To­do de­pen­de de lo que su­ce­da en los pró­xi­mos años. ¿Va­mos a lu­char por Eu­ro­pa pa­ra que nues­tros hi­jos ten­gan su pro­pio lu­gar en el mun­do o sim­ple­men­te nos ren­di­re­mos al is­lam? Co­mo di­je an­tes, creo que ga­na­re­mos por­que es­te es nues­tro con­ti­nen­te y so­mos más in­te­li­gen­tes que ellos. Oja­lá ten­ga ra­zón y no me equi­vo­que.

¿Hay ra­zo­nes pa­ra la es­pe­ran­za?

Sin du­da. Más y más sue­cos y eu­ro­peos se es­tán des­per­tan­do. Y es­tán enoja­dos. Lo que más te­mo es que aque­llos que han es­ta­do dur­mien­do du­ran­te tan­tos años re­nun­cia­rán al des­per­tar. Pen­sa­rán que es de­ma­sia­do tar­de y que to­do es­tá per­di­do. ¡Pe­ro no lo es­tá! Se­gui­mos sien­do la ma-

yo­ría en nues­tros paí­ses y es­te es nues­tro con­ti­nen­te. ¡Mien­tras los eu­ro­peos en­tien­dan es­to, no hay ne­ce­si­dad de de­ses­pe­rar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.