Sin es­pa­da, sin cruz, sin vir­tud. La Eu­ro­pa in­va­di­da

Naves en Llamas - - !ENSAYO! - " Car­los X. Blan­co. Pro­fe­sor y es­cri­tor

El hom­bre eu­ro­peo lo per­ci­be en sus en­tra­ñas. Se tra­ta de una sen­sa­ción muy di­fí­cil de plas­mar en pa­la­bras. Al ha­cer­lo, los tér­mi­nos ele­gi­dos ya trans­por­tan ideo­lo­gías, va­lo­res, creen­cias. Es inevi­ta­ble que

así sea. Y las pa­la­bras que em­plea le ca­li­fi­can, le se­ña­lan. El hom­bre eu­ro­peo quie­re, en lo más hon­do, reac­cio­nar, sal­var aque­llo que, co­mo ver­da­de­ro hom­bre, a su vez le sal­va. Sus raí­ces, su fe, su iden­ti­dad, in­clu­so una es­té­ti­ca. El hom­bre eu­ro­peo es por­ta­dor de una in­men­sa y ma­ra­vi­llo­sa es­té­ti­ca. Pe­ro cuan­do es­co­ge las pa­la­bras y en­gar­za un dis­cur­so de­fen­si­vo, sien­te mie­do a las con­se­cuen­cias. Años lar­gos de adoc­tri­na­mien­to y re­edu­ca­ción le di­cen: evi­ta es­tos tér­mi­nos. Y el ín­di­ce de tér­mi­nos prohi­bi­dos pe­sa so­bre su ca­be­za, ame­na­zan­te y ti­rano, aplas­tán­do­le con­tra el sue­lo, abre­vian­do su es­ta­tu­ra. La ris­tra de los tér­mi­nos ta­bú es lar­ga ya: hé­roe, es­fuer­zo, dis­ci­pli­na, vo­lun­tad, sa­cri­fi­cio, pa­tria, per­fec­ción, leal­tad, fi­de­li­dad, vir­gi­ni­dad, de­vo­ción… Son tres los ám­bi­tos an­tro­po­ló­gi­cos en don­de gra­vi­tan y anidan es­tos tér­mi­nos.

Uno, la mi­li­cia. El hom­bre eu­ro­peo se ges­tó en la mi­li­cia y la mi­li­cia fue la ins­ti­tu­ción que ver­te­bró a sus an­ti­quí­si­mos an­te­pa­sa­dos in­do­ger­má­ni­cos que, des­de le­ja­nas es­te­pas, en su errar ci­vi­li­za­dor y ba­ta­lla­dor, se hi­cie­ron si­tio en es­te apén­di­ce de Asia lla­ma­do Eu­ro­pa. La mi­li­cia prehis­tó­ri­ca in­doeu­ro­pea fue la pro­pia de una cas­ta fun­da­do­ra de la pos­te­rior reale­za y ver­te­bra­do­ra de un "po­der de los me­jo­res", es­to es, de la aris­to­cra­cia en el sen­ti­do ori­gi­nal. Sa­cer­do­cio y gen­te pro­duc­to­ra son ór­ga­nos com­ple­men­ta­rios de una mi­li­cia di­ri­gen­te a la que de­ben la vi­da, la exis­ten­cia mis­ma. Par­te de los tér­mi­nos ta­bú só­lo se ad­mi­ten en la mo­der­na mi­li­cia pro­fe­sio­na­li­za­da (dis­ci­pli­na, leal­tad, sa­cri­fi­cio), y aún así con re­ser­vas, pues el hom­bre eu­ro­peo adoc­tri­na­do ca­si se aver­güen­za de no ha­ber di­cho -del to­do- adiós a las ar­mas. En to­do ca­so la doc­tri­na del nue­vo or­den mun­dial se cui­da mu­cho de no ha­cer de la mi­li­cia un mo­de­lo de edu­ca­ción pa­ra la ju­ven­tud, y la es­cue­la y los me­dios de ma­sas ha­cen cuan­to pue­den pa­ra ador­me­cer to­do ar­dor gue­rre­ro.

Se­gun­do ám­bi­to, la fe. To­das las ci­vi­li­za­cio­nes mun­dia­les pue­den en­con­trar su al­ma y mé­du­la en una fe. El cho­que en­tre ci­vi­li­za­cio­nes es el cho­que en­tre los cre­dos (S. Hun­ting­ton). Hoy en día re­gre­sa con fuer­za la lu­cha en­tre el cris­tia­nis­mo y el is­lam. Pe­ro el cris­tia­nis­mo ¿es la re­li­gión eu­ro­pea? En nues­tras na­cio­nes, especial­men­te en la Eu­ro­pa de oc­ci­den­te,

¿hay to­da­vía una fe que nos ver­te­bre? ¿So­mos los hi­jos y he­re­de­ros de aquel cris­tia­nis­mo gó­ti­co (Wal­ter Schu­bart) o fáus­ti­co (Os­wald Spen­gler) que dio na­ci­mien­to a la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea? Son pre­gun­tas ca­pi­ta­les, pe­ro en un con­ti­nen­te en avan­za­do es­ta­do de se­cu­la­ri­za­ción, re­la­ti­vis­mo y nihi­lis­mo (Be­ne­dic­to XVI), la ca­pa­ci­dad de au­to­de­fen­sa pa­re­ce bien mer­ma­da y es pre­ci­so for­mu­lar­las. Sí, al hom­bre de Eu­ro­pa le fal­ta la fe. La fe en el Cris­to es tam­bién el só­li­do sis­te­ma de creen­cias que le per­mi­tía la cohe­sión fa­mi­liar, tri­bal, na­cio­nal, la dig­ni­dad y tra­to igua­li­ta­rio de la mu­jer, la vi­sión per­so­na­lis­ta del ser hu­mano co­mo ser do­ta­do de va­lor in­fi­ni­to y con sen­ti­do tras­cen­den­te…

Pe­ro ¿qué re­si­duo o su­ce­dá­neo de es­to le que­da? El sus­ti­tu­to de la fe cris­tia­na del hom­bre eu­ro­peo lo es­ta­mos vien­do ya: la ideo­lo­gía y la ma­ni­pu­la­ción de las ma­sas. Se le ha da­do ga­to por lie­bre. Un ga­to in­di­ges­to, un ga­to en­ga­ña­dor, es­cu­rri­di­zo, que se cue­la en los rin­co­nes del al­ma pa­ra ro­bar­la a mor­dis­cos, pa­ra al­te­rar­la con sus ara­ña­zos. La fe, la es­pe­ran­za y la ca­ri­dad po­dían ser apren­di­das en ca­sa, aun en el en­torno de una cle­ri­ga­lla co­rrup­ta o de un es­ta­do des­pó­ti­co. La ci­vi­li­za­ción per­vi­vía con esa sa­via muy fuer­te en me­dio del pe­ca­do y aun dan­do es­pal­das a un Dios que, si bien ofen­di­do, siem­pre alen­ta­ba. Era tal su alien­to di­vino que, co­mo el vien­to al es­par­cir la ho­jas, des­cu­bría tesoros en el sue­lo y se­ña­la­ba la vir­tud en­tre la far­fo­lla de la mo­da ideo­ló­gi­ca, ayu­dan­do siem­pre al hom­bre a dis­cer­nir. Pe­ro hoy, ¿qué es la vir­tud? Hoy vi­vi­mos la "in­ver­sión de to­dos los va­lo­res", es­to es, el es­car­nio de la vir­tud. El edu­ca­dor de nues­tros días sa­be cuán pe­li­gro­so le re­sul­ta exal­tar y pre­di­car la vir­tud y la ex­ce­len­cia, cuán ar­dua se tor­na­rá su ca­rre­ra si no se mues­tra co­mo un ins­tru­men­to de los si­nies­tros pla­nes de In­ge­nie­ría So­cial. Co­mo si de un ver­da­de­ro an­ti-ca­te­cis­mo sa­tá­ni­co se tra­ta­se, se im­po­ne la an­ti-bio­lo­gía (evi­den­cias prohi­bi­das lle­gan a ser afir­ma­cio­nes co­mo "los ni­ños tie­nen pe­ne y las ni­ñas, vul­va"). Ba­jo el con­trol de la In­ge­nie­ría se al­te­ra la reali­dad, ne­gán­do­la. Se ri­di­cu­li­za al hom­bre de la tra­di­ción, gue­rre­ro o de­vo­to, y más aún se ha­ce bur­la y es­car­nio de la mu­jer. La mu­jer eu­ro­pea, pre­ci­sa­men­te en aque­llo que la in­vis­te de ple­ni­tud hu­ma­na, la ma­ter­ni­dad, es ob­je­to de bur­la. Ya no pue­de ser es­po­sa

aman­tí­si­ma ni de­vo­ta ma­dre sin que los in­ge­nie­ros so­cia­les la con­de­nen, la ri­di­cu­li­cen, la arro­jen al in­fierno de los reac­cio­na­rios ca­ver­ní­co­las. El Pro­gre­so de Oc­ci­den­te con­sis­tió, pues, en des­truir las fa­mi­lias ha­cien­do de la mu­jer una "tra­ba­ja­do­ra", co­mo si tal co­sa no lo hu­bie­ra si­do des­de la Prehis­to­ria. Pe­ro "tra­ba­ja­do­ra" al ser­vi­cio de una plu­to­cra­cia, no al ser­vi­cio de ese re­duc­to de li­ber­tad, a ese cas­ti­llo in­fran­quea­ble pa­ra ca­da eu­ro­peo, in­clu­so del po­bre, que es su ho­gar.

Ter­cer ám­bi­to, la au­to-per­fec­ción. La bús­que­da de la ex­ce­len­cia, fí­si­ca y es­pi­ri­tual, am­bas a la vez, en si­ner­gia, en ar­mo­nía, pues el hom­bre ver­da­de­ra­men­te es una uni­dad. Esa uni­dad la sin­tie­ron nues­tros an­ces­tros, los grie­gos de la épo­ca clá­si­ca. Al con­tem­plar esas es­ta­tuas, imá­ge­nes su­bli­mes de dio­ses, de héroes, de hom­bres, en su des­nu­dez se­re­na, ple­tó­ri­ca, el hom­bre eu­ro­peo de­for­ma­do de hoy sien­te nos­tal­gia. Una nos­tal­gia que sig­ni­fi­ca pre­ci­sa­men­te do­lor por una pér­di­da, la pér­di­da del ni­do del que pro­ce­de. Es el hom­bre eu­ro­peo de hoy un pa­ja­ri­llo caí­do de su ni­do, con las alas ro­tas, sin con­tac­to con la ma­dre, arras­tra­do por el sue­lo. Por eso es nos­tál­gi­co y sien­te un in­men­so do­lor al ver que en aque­llos múscu­los de pie­dra -geo­mé­tri­ca­men­te es­tu­dia­dos por el ar­tis­ta clá­si­cohay to­do un ideal que ya no com­par­te. Ho­me­ro le pa­re­ce ex­tra­te­rres­tre y su are­té es pe­li­gro­sa pa­ra los San­tos Ofi­cios del pro­gre­sis­mo de hoy. Ho­me­ro lle­ga­rá a es­tar prohi­bi­do en la Eu­ro­pa mul­ti­cul­tu­ral, en cuan­to la pro­por­ción de sa­rra­ce­nos su­pere a la de no­so­tros, los gen­ti­les. Si la Cruz que­da­rá re­le­ga­da pron­to, en vir­tud del lai­cis­mo ofi­cial, a un "ám­bi­to pri­va­do", otro tan­to se di­rá de nues­tra es­cul­tu­ra clá­si­ca y de nues­tro Ho­me­ro. La Eu­ro­pa mul­ti­cul­tu­ral es, en reali­dad, la Eu­ro­pa sin de­fen­sas es­pi­ri­tua­les an­te el is­la­mis­mo, y ese is­la­mis­mo su­po­ne, en­tre otras co­sas, una reacción ico­no­clas­ta. Ve­re­mos la ocul­ta­ción de las des­nu­de­ces de la pie­dra es­cul­pi­da, y la con­de­na­ción de los gran­des es­ti­los y for­mas de nues­tra ci­vi­li­za­ción. El es­tu­dio de las len­guas clá­si­cas, la­tín y grie­go, es hos­ti­ga­do, ca­si pros­cri­to, des­de mu­chos ám­bi­tos. El re­cuer­do, hoy, só­lo el re­cuer­do, de nues­tra pro­ce­den­cia grie­ga, la­ti­na y cris­tia­na, pro­du­ce in­co­mo­di­dad, son­ro­jo, apu­ro. Ma­ña­na es­ta­rá prohi­bi­do, pues se­rá un ma­ña­na he­ge­mó­ni­co pa­ra el mu­sul­mán.

La mi­li­cia, la fe, el es­pí­ri­tu de au­to-per­fec­ción. Es­tos son los tres ám­bi­tos an­tro­po­ló­gi­cos don­de se pue­de com­pro­bar cuán gran­de ha si­do la mu­ta­ción del hom­bre eu­ro­peo. Los tres ám­bi­tos en los que nues­tra ci­vi­li­za­ción de­cae pre­ci­sa­men­te por­que el hom­bre eu­ro­peo es­tá des­va­ne­cién­do­se, de­jan­do de ser el que siem­pre fue. Una vez com­ple­ta­do el pro­ce­so, es ac­ci­den­tal que apa­rez­ca "el bár­ba­ro". En los már­ge­nes ex­ter­nos de una ci­vi­li­za­ción, tan­to co­mo en los már­ge­nes in­ter­nos (el bár­ba­ro in­te­rior de las gran­des ur­bes del con­ti­nen­te), apa­re­ce siem­pre el enemi­go, el in­va­sor. Y so­bre el ca­dá­ver de una ci­vi­li­za­ción (que Spen­gler lla­mó pseu­do­mor­fo­sis) sur­ge siem­pre el he­re­de­ro de los des­po­jos de es­ta ci­vi­li­za­ción. El cam­bio de ti­po hu­mano su­po­ne tam­bién una mu­ta­ción en el al­ma y una drás­ti­ca trans­for­ma­ción es­té­ti­ca. En las sel­vas de as­fal­to, vi­drio y hor­mi­gón que son las ciu­da­des eu­ro­peas, esas is­las de ci­vi­li­za­ción que re­pre­sen­tan unas agu­jas de la ca­te­dral gó­ti­ca o unas co­lum­nas de ór­de­nes he­lé­ni­cos de al­gún edi­fi­cio ofi­cial, ya pro­du­cen en el eu­ro­peo de hoy un efec­to cer­cano al exo­tis­mo y des­con­sue­lo. Le chi­rría a los ojos, y su co­ra­zón no los com­pren­de.

La sus­ti­tu­ción de­mo­grá­fi­ca, el re­em­pla­zo ét­ni­co, es la con­se­cuen­cia de las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas y geo­po­lí­ti­cas ace­le­ra­das tras la II Gue­rra Mun­dial. Es­tas trans­for­ma­cio­nes, di­ri­gi­das por po­ten­cias ex­te­rio­res a la pro­pia Eu­ro­pa, an­te su hun­di­mien­to y des­truc­ción, mue­ven por sí mis­mas una se­rie cam­bios ra­di­ca­les en la con­cien­cia y el mo­do de ser eu­ro­peos. Es­tos cam­bios de con­cien­cia y ac­ti­tud, a su vez, son pas­to­rea­dos por in­ten­sí­si­mos pro­yec­tos de in­ge­nie­ría so­cial. Es una po­si­ción a la vez pe­re­zo­sa e ig­no­ran­te li­mi­tar­se al he­cho de que es­ta­mos sien­do ob­je­to, sin más, de una in­va­sión y sus­ti­tu­ción de ti­po ét­ni­co. Se ha de con­si­de­rar, si­mul­tá­nea­men­te, las cau­sas sub­ya­cen­tes del fe­nó­meno o, al me­nos, el con­jun­to de fe­nó­me­nos que ne­ce­sa­ria­men­te se re­la­cio­nan con tal sus­ti­tu­ción e in­va­sión. Nin­gún pue­blo emi­gra en ma­sa de su tie­rra de ori­gen sin una "vio­len­cia es­truc­tu­ral" (co­mo de­cían no ha­ce mu­cho los neo­mar­xis­tas) que les im­pul­sa a ha­cer­lo. La ten­den­cia na­tu­ral de la gen­te es la de que­dar­se en su pa­tria y lu­char por sa­car­la ade­lan­te. Es­tas olea­das no son "fe­nó­me­nos na­tu­ra­les". No hay fu­tu­ro pa­ra Áfri­ca sal­vo que su

pro­pia gen­te se que­de cer­ca del ho­gar, re­suel­va sus pro­pios con­flic­tos ét­ni­cos, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos, eco­ló­gi­cos, re­li­gio­sos etc. Nin­gu­na so­lu­ción le otor­ga­mos al con­ti­nen­te afri­cano va­cián­do­lo de sus gen­tes, atra­yén­do­las ha­cia aquí, con­vir­tien­do nues­tras ciu­da­des y es­ta­dos en "cam­pos de aco­gi­da". Con­ti­nuar por es­te ca­mino su­po­ne te­ner dos pro­ble­mas en lu­gar de uno so­lo: el aban­dono de Áfri­ca (y lo di­cho se ex­tien­de a otras re­gio­nes de­pri­mi­das del mun­do) y la afri­ca­ni­za­ción de Eu­ro­pa. Pe­ro es que, ade­más, tam­po­co es "na­tu­ral" que las po­bla­cio­nes eu­ro­peas de aco­gi­da, an­fi­trio­nas o re­cep­to­ras, acep­ten de bue­na ga­na una lle­ga­da ma­si­va de per­so­nas que só­lo en por­cen­ta­je ín­fi­mo van a po­der in­cor­po­rar­se al te­ji­do pro­duc­ti­vo, con­vir­tién­do­se los re­cién lle­ga­dos des­de el pri­mer mo­men­to en per­cep­to­res de ayu­das, sub­si­dios o sub­ven­cio­nes. El efec­to eco­nó­mi­co de ta­les in­va­sio­nes ma­si­vas es de so­bra co­no­ci­do, cuan­do no ha si­do di­rec­ta­men­te bus­ca­do por las oli­gar­quías. El va­lor de la fuer­za de tra­ba­jo, tra­du­ci­ble en sa­la­rios, se des­plo­ma au­to­má­ti­ca­men­te con la lle­ga­da de un ex­tra de de­man­dan­tes de em­pleo, des­tro­zan­do las "hor­qui­llas" en las que tra­di­cio­nal­men­te se mo­vían los sa­la­rios de los na­ti­vos eu­ro­peos en ca­da ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal. De otra par­te, el ac­ce­so a las ayu­das, los sub­si­dios, las sub­ven­cio­nes, por par­te de la po­bla­ción lo­cal siem­pre se ha­ce en en­tor­nos com­pe­ti­ti­vos: be­ne­fi­ciar a unos es per­ju­di­car a otros. En con­tra de la men­ta­li­dad pro­gre­sis­ta, hay que re­cor­dar que los re­cur­sos eco­nó­mi­cos siem­pre son es­ca­sos, y cuan­do se ha­bla, de­ma­gó­gi­ca­men­te, de "de­re­chos pa­ra to­dos", "ren­ta uni­ver­sal" y de­más to­ta­li­za­cio­nes de ese jaez, hay que des­ci­frar el men­sa­je. ¿Quié­nes con­for­man ese "to­dos"? ¿Ya no exis­te un "no­so­tros" y un "ellos"? ¿Qué ha­ce que el "otro" se pon­ga por de­lan­te de mí o de los míos pa­ra po­der te­ner de­re­cho a unas ren­tas? ¿Por qué te­ne­mos que ser to­dos, ya, un "ter­cer mun­do"?

La vi­sión cons­pi­ra­to­ria de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial pue­de lin­dar con la pa­to­lo­gía men­tal (la pa­ra­noia) o apro­xi­mar­se mu­cho a la ver­dad mis­ma. No tie­ne na­da de pa­ra­noi­co cons­ta­tar, des­de el pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, que el con­ti­nen­te eu­ro­peo se ha hun­di­do en lo eco­nó­mi­co, lo po­lí­ti­co y lo mo­ral des­de 1945. La de­rro­ta del na­cio­nal­so­cia­lis­mo (no só­lo la de­rro­ta de Ale­ma­nia, sino la de to­dos los alia­dos eu­ro­peos del III Reich) coin­ci-

dió con la de­rro­ta de la pro­pia Eu­ro­pa co­mo sis­te­ma equilibrado de "po­ten­cias". Es­te sis­te­ma equilibrado de po­ten­cias, en cu­yo seno las gue­rras se sos­te­nían ba­jo con­trol, evi­tan­do la des­truc­ción to­tal de la co­mu­ni­dad de na­cio­nes, fue con­se­cuen­cia del ca­pi­ta­lis­mo de ti­po im­pe­ria­lis­ta. Las dos gue­rras mun­dia­les, en reali­dad, dos pul­sa­cio­nes de au­to­des­truc­ción de la co­mu­ni­dad de na­cio­nes eu­ro­peas, sir­vió pa­ra dar ac­ce­so a la he­ge­mo­nía mun­dial de otras nue­vas po­ten­cias, aje­nas a no­so­tros: Es­ta­dos Uni­dos y Unión So­vié­ti­ca (hoy, Ru­sia), y la des­co­lo­ni­za­ción de lo que hoy lla­ma­mos "ter­cer mun­do", fo­co de mi­se­ria pe­ro tam­bién cu­na de nue­vas po­ten­cias "emer­gen­tes". An­te la in­va­sión mi­gra­to­ria de nues­tros días, de­be­mos re­fle­xio­nar gra­ve­men­te, en tér­mi­nos de fu­tu­ri­bles y de­cir­nos: ¿qué hu­bie­ra pa­sa­do si Eu­ro­pa no se hu­bie­ra hun­di­do y au­to­des­trui­do de for­ma tan bár­ba­ra en 1939-1945? ¿Qué ha­bría ocu­rri­do con una reorien­ta­ción más fi­lan­tró­pi­ca y pa­ter­nal de las co­lo­nias eu­ro­peas? Pen­sar en tér­mi­nos de fu­tu­ri­bles es le­gí­ti­mo, en con­tra de lo que se sue­le de­cir, no en or­den a la mo­di­fi­ca­ción de un pa­sa­do sino con vis­tas a pre­ver el fu­tu­ro. Em­pre­sa im­po­si­ble y ab­sur­da es mo­di­fi­car el pa­sa­do, pe­ro no es tan vano el em­pe­ño si el fu­tu­ri­ble se em­plea pa­ra en­de­re­zar un cur­so al­ter­na­ti­vo de fe­nó­me­nos fu­tu­ros una vez co­no­ci­dos los es­la­bo­nes pre­vios de la ca­de­na. Al co­mien­zo de es­te en­sa­yo se­ña­lá­ba­mos tres ám­bi­tos an­tro­po­ló­gi­cos de de­ge­ne­ra­ción del hom­bre eu­ro­peo, y en esos tres ám­bi­tos hay an­te­ce­den­tes bien cla­ros:

1. De­cai­mien­to del es­pí­ri­tu mar­cial: Eu­ro­pa ha vi­vi­do ba­jo la bota yan­qui y bol­che­vi­que du­ran­te su post­gue­rra y ha en­co­gi­do a un mí­ni­mo sus ejér­ci­tos na­cio­na­les, su­bor­di­nán­do­los al pa­ra­guas pro­tec­tor y a la obe­dien­cia de or­ga­ni­za­cio­nes ex­tra-eu­ro­peas (OTAN y, cuan­do exis­tía, Pac­to de Varsovia). Pa­ra su­pri­mir im­pul­sos be­li­cis­tas, los jó­ve­nes eu­ro­peos han su­fri­do un pro­gra­ma de re­edu­ca­ción en el pa­ci­fi­si­mo. La ideo­lo­gía pa­ci­fi­cis­ta coin­ci­de, pun­to por pun­to, con el ac­ce­so a la he­ge­mo­nía de esos gran­des ejér­ci­tos im­pe­ria­les, no na­cio­na­les, y siem­pre ex­tra­eu­ro­peos (co­mo, en nues­tro oc­ci­den­te, la OTAN).

2. De­cai­mien­to de la fe cris­tia­na. La in­ten­sa cam­pa­ña de se­cu­la­ri­za­ción de nues­tras so­cie­da­des eu­ro­peas cuen­ta con mu­chos mi­llo­nes de dó­la­res y eu­ros, y fi­gu­ra in­clu­so en las agen­das de mu­chos par­ti­dos y lob­bies que se de­cla­ran a sí mis­mos co­mo "de de­re­chas", en to­das sus ver­tien­tes (li­be­ral, con­ser­va­do­ra, de­mo­cris­tia­na). Se tra­ta de la mis­ma agen­da que, en la fa­se ini­cial fue ame­ri­ca­ni­za­do­ra y, en la fa­se fi­nal, se­rá is­la­mi­za­do­ra. El em­pe­ño por ha­cer de nues­tro con­ti­nen­te, y ello en to­das sus na­cio­nes, un mo­sai­co seg­men­ta­do de gue­tos su­per­pues­tos, allí don­de an­tes no los ha­bía, por me­dio de la im­por­ta­ción de con­tin­gen­tes afri­ca­nos y mu­sul­ma­nes ba­jo ex­cu­sas, pri­me­ro eco­no­mi­cis­tas ("pagarán nues­tras pen­sio­nes") y des­pués hu­ma­ni­ta­rias ("to­dos so­mos her­ma­nos", "las fron­te­ras no exis­ten") res­pon­de al mis­mo pro­ce­so, a la mis­ma agen­da. Es la neu­tra­li­za­ción de la gran co­mu­ni­dad de na­cio­nes eu­ro­peas no só­lo en el plano mi­li­tar, sino en el ám­bi­to cul­tu­ral y eco­nó­mi­co. Con la in­crus­ta­ción del ter­cer mun­do en el pri­me­ro, las po­si­bi­li­da­des de re­ge­ne­ra­ción de las an­ti­guas "po­ten­cias" (in­clu­yen­do aquí a Es­pa­ña, la pri­me­ra po­ten­cia mo­der­na en el mun­do, en el si­glo XVI) que­da blo­quea­da en su mis­ma raíz. A las po­ten­cias ex­tra-eu­ro­peas les re­sul­ta muy útil la seg­men­ta­ción de nues­tras so­cie­da­des, su de­gra­da­ción cul­tu­ral, iden­ti­ta­ria. Y un pi­lar fun­da­men­tal de la iden­ti­dad de un pue­blo es la fe. El lai­cis­mo mi­li­tan­te abre el ca­mino de la is­la­mi­za­ción del con­ti­nen­te, cons­cien­te e in­cons­cien­te­men­te. Y, de he­cho, só­lo una re­li­gión y una es­té­ti­ca or­ga­ni­za­das pue­den de­fen­der lo que que­da de Eu­ro­pa. Una Eu­ro­pa que hoy re­nie­ga de Cris­to tan­to co­mo de Ho­me­ro. Sin fe y sin are­té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.