Mikel Azur­men­di: “El is­lam ac­tual cen­tri­fu- ga fa­na­tis­mo por do­quier y ge­ne­ra una ca- pa­ci­dad in­men­sa de ase­si­nar a otros o de mo­rir en su nom­bre”

“El re­la­ti­vis­mo cul­tu­ral de la iz­quier­da es­pa­ño­la y de los na­cio­na­lis­tas da ín­fu­las al is­la­mis­mo al pre­fe­rir ex­pli­car el fa­na­tis­mo yiha­dis­ta más que con­de­nar­lo”

Naves en Llamas - - !ENTREVISTA! - "Na­ves en Lla­mas. R.G.Z.

Es­cri­tor en cas­te­llano y eus­ke­ra, filósofo y an­tro­pó­lo­go, Mikel Azur­men­di (San Se­bas­tián, 1942) se li­cen­ció en Fi­lo­so­fía por la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na (Fran­cia), y pos­te­rior­men­te se doc­to­ró en la del País Vas­co, don­de ejer­ció co­mo pro­fe­sor de An­tro­po­lo­gía So­cial. Pri­mer por­ta­voz del Fo­ro Er­mua y miem­bro fun­da­dor de ¡Bas­ta Ya!, Azur­men­di ha si­do Pre­mio Hell­man/Ham­met en 2000, no­mi­na­do por Hu­man Rights

Watch, y tam­bién IV Pre­mio a la Con­vi­ven­cia en 2001, no­mi­na­do por la Fun­da­ción Mi­guel Án­gel Blan­co.

Azur­men­di po­see una am­plia obra li­te­ra­ria, en­tre las que obras co­mo “Eus­kal hi­lo­bia” (poe­sía), Kon­tu kon­ta­ri Gre­zian ba­rre­na (re­la­tos) y las no­ve­las “Tan­go de muer­te”, “Me­lo­días vas­cas”, “El hi­jo del pe­lo­ta­ri ha sa­li­do de la cár­cel” y “Las ma­lé­fi­cas”. Ex­per­to en el es­tu­dio de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y en el aná­li­sis de los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios, es tam­bién au­tor de en­sa­yos de et­no­lo­gía y an­tro­po­lo­gía cul­tu­ral co­mo “Eus­kal nor­ta­su­na­ren ani­ma­liak”, “El fue­go de los sím­bo­los” y “Es­tam­pas de El Eji­do”.

¿Ha fra­ca­sa­do el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo?

La in­te­gra­ción so­cial, ade­más de igual­dad de de­re­chos, im­pli­ca igual­dad de opor­tu­ni­dad so­cial. La con­ce­sión de de­re­chos no cons­ti­tu­ye por sí mis­ma la in­te­gra­ción, sino un re­co­no­ci­mien­to ju­rí­di­co de la dig­ni­dad cí­vi­ca. Lo­gra­da ya cier­ta exi­gen­cia ju­rí­di­ca en nues­tra so­cie­dad, que­da pen­dien­te la igual­dad de he­cho, al me­nos en lo sa­la­rial y en vi­vien­da. Y en es­to se ha avan­za­do po­quí­si­mo. Es­pa­ña ha re­sul­ta­do ser un país don­de un in­mi­gran­te afri­cano que lle­ve ya 15 años aquí y ha­ya ob­te­ni­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, ten­ga dos hi­jos y ha­ya tra­ba­ja­do in­fa­ti­ga­ble­men­te des­de que vino, ga­ne hoy to­da­vía 700 eu­ros men­sua­les y pa­gue 400 por su vi­vien­da. ¿Pue­de de­cir­se sin son­ro­jo ni ver­güen­za que ese es­pa­ñol ne­gro sea uno más de no­so­tros? Ese afri­cano es­tá sin­di­ca­do y ha ob­te­ni­do me­dian­te su sa­cri­fi­cio y par­te de sus aho­rros el car­net de con­du­cir ca­mio­nes y has­ta de au­to­bu­ses. In­clu­so ha he­cho una su­plen­cia de trans­por­te es­co­lar, pe­ro no dis­po­ne de nin­gún aho­rro. ¿Quién di­ría que ese es­pa­ñol al que yo co­noz­co bien, un ne­gro que ha­bla per­fec­ta­men­te el fran­cés, bien el in­glés y el cas­te­llano, es­té in­te­gra­do so­cial­men­te? Re­sul­ta que ese afri­cano res­pe­tuo­so de nues­tra cul­tu­ra y tan aman­te de ella que de­fien­de nues­tro sis­te­ma es­co­lar y cri­ti­ca recio el is­la­mis­mo, es mu­sul­mán, pe­ro ciu­da­dano ín­te­gro. ¿Por qué aca­ba de mar­char­se a Fran­cia por si allá pu­die­se me­jo­rar su con­di­ción eco­nó­mi­ca? Arou­na Ca­ma­ra es mi ami­go, es

el es­pe­ci­men de afri­cano más sus­cep­ti­ble de ser in­te­gra­do so­cial­men­te, pe­ro ha fra­ca­sa­do en Es­pa­ña. O me­jor, Es­pa­ña ha fra­ca­sa­do con él. Y co­mo con él, con la ma­yo­ría de los afri­ca­nos. Las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y de vi­vien­da en Es­pa­ña im­pi­den prác­ti­ca­men­te la in­te­gra­ción so­cial de los afri­ca­nos. Tam­bién su­ce­de que las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias y es­co­la­res pa­lian en par­te ese im­pe­di­men­to eco­nó­mi­co. Lo que ha fra­ca­sa­do no es el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo sino los Go­bier­nos de la na­ción.

¿Qué ofre­cen nues­tras so­cie­da­des a los in­mi­gran­tes, ade­más de unas evi­den­tes me­jo­ras eco­nó­mi­cas?

Más allá de una me­jo­ra eco­nó­mi­ca, sa­ni­ta­ria y es­co­lar, el apres­to cul­tu­ral que tie­nen nues­tras so­cie­da­des eu­ro­peas pa­ra ofre­cer a los in­mi­gran­tes es la li­ber­tad in­di­vi­dual, la igual­dad de se­xos y el plu­ra­lis­mo re­li­gio­so, es de­cir, el mo­do de vi­da de­mo­crá­ti­co, una ma­ne­ra de ser en­rai­za­da en la ci­vi­li­dad.

Sus ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les son: ser ciu­da­da­nos, to­dos igua­les an­te la Ley y cum­pli­do­res de las le­yes, de to­das ellas; ser ju­rí­di­ca­men­te igua­les, pe­ro pa­ra ser to­do lo di­fe­ren­te que que­ra­mos ser en nues­tra vi­da pri­va­da; ser ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pan en la elec­ción del Go­bierno, pe­ro acep­tan­do su au­to­ri­dad, así co­mo la jus­ti­cia que ema­na de la le­gi­ti­mi­dad cons­ti­tu­cio­nal; ser ciu­da­da­nos plu­ra­lis­tas, o sea, res­pe­tuo­sos de otras creen­cias dis­tin­tas a las de uno; cons­truir una vi­da pro­pia y fa­mi­liar se­gún el mo­de­lo que uno elige pa­ra sí, sin que­bran­to de la vi­da pri­va­da de los de­más. Los eu­ro­peos de hoy so­mos en to­do es­to si­mi­la­res, po­see­mos la mis­ma cul­tu­ra y es­ta­mos en dis­po­si­ción de vi­vir una vi­da in­ter­cam­bia­ble en Es­to­col­mo, Al­me­ría, Di­jon, Ro­ma o Can­ter­bury. Lo úni­co que nos fal­ta­ría pa­ra ello es po­der ha­blar uno las len­guas de esos otros ciu­da­da­nos. Por tan­to, es­te es el mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor cul­tu­ral en cuan­to con­jun­to de ideas, va­lo­res y pro­pen­sio­nes a la ac­ción que con­fi­gu­ra­rían el obs­tácu­lo que la ciu­da­da­nía eu­ro­pea opo­ne al cam­bio de nues­tras creen­cias por obra de otros gru­pos que quie­ran ve­nir a don­de no­so­tros. Es­te nues­tro cuer­po de­mo­crá­ti­co de creen­cias es irre­nun­cia­ble pe­ro es­tá a dis­po­si­ción

del ex­tran­je­ro que quie­ra su­mar­se a él li­bre y vo­lun­ta­ria­men­te. Los in­mi­gran­tes de­ben acep­tar ese obs­tácu­lo que les po­ne­mos y ha­cer­lo su­yo tam­bién, pues no­so­tros no acep­ta­mos a quien con­si­de­re que la le­gi­ti­mi­dad so­cio-po­lí­ti­ca vie­ne de Dios o de un re­pre­sen­tan­te su­yo. No acep­ta­mos a quien no con­si­de­re la au­to­ri­dad co­mo una ins­tan­cia dis­cu­ti­ble y con­tro­la­ble y, pre­fe­ren­te­men­te, ele­gi­da y cam­bia­da. No acep­ta­mos a quien sos­ten­ga que la ver­dad re­si­de en un li­bro úni­co y que no ha­ce fal­ta de­ba­te al­guno pa­ra acep­tar lo que más con­ven­ga creer en ca­da oca­sión. No acep­ta­mos a quien cree que la mu­jer es in­fe­rior al hom­bre y con de­re­chos so­bre ella. Y así po­dría­mos se­guir des­cri­bien­do mo­dos de ser y de pen­sar aje­nos a los nues­tros, los cua­les des­trui­rían nues­tras creen­cias en la dig­ni­dad de la per­so­na, en la li­ber­tad del hu­mano y en la to­le­ran­cia plu­ra­lis­ta.

¿Ha triun­fa­do el re­la­ti­vis­mo cul­tu­ral?

El re­la­ti­vis­mo cul­tu­ral tie­ne co­mo le­ma que to­das las cul­tu­ras va­len lo mis­mo y no de­ben com­pa­rar­se sus va­lo­res; por­que el va­lor es ab­so­lu­to en el seno de ca­da cul­tu­ra y, por en­de, to­das las opi­nio­nes y pro­yec­tos de las co­mu­ni­da­des son igual de vá­li­dos. Ese re­la­ti­vis­mo guar­da un mi­nu­to de si­len­cio por las víc­ti­mas de los aten­ta­dos de Pa­rís pe­ro pi­de otro mi­nu­to de si­len­cio por las víc­ti­mas del bom­bar­deo a los yiha­dis­tas. Se tra­ta de una co­rrien­te de pen­sa­mien­to de iz­quier­das ema­na­do de la he­ca­tom­be del co­mu­nis­mo con vis­tas a des­truir nues­tro sis­te­ma de vi­da y de creen­cias. Co­mo los re­la­ti­vis­tas se han da­do cuen­ta de que no exis­te el pro­le­ta­ria­do, tra­tan de in­ven­tar­se nue­vos su­je­tos re­vo­lu­cio­na­rios que la­bo­ren en la za­pa de nues­tros ci­mien­tos: el in­mi­gran­te es uno de ellos. Por eso pre­go­nan for­mas, ca­mu­fla­das o no, de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo en nom­bre del res­pe­to a la cul­tu­ra de esos in­mi­gran­tes. Y sos­tie­nen que, de no acep­tar de igual a igual esas otras cul­tu­ras dis­tin­tas a las nues­tras, se­re­mos ra­cis­tas. Una de esas for­mas de ra­cis­mo ac­tual se­ría la is­la­mo­fo­bia. Ca­si to­da la iz­quier­da es­pa­ño­la y los na­cio­na­lis­tas es­tán im­preg­na­dos de es­te es­pí­ri­tu, lo cual es una au­tén­ti­ca bom­ba en la lí­nea de flo­ta­ción de la in­te­gra­ción so­cial. Si bien en nues­tras es­cue­las y ba­rrios hay ca­da vez más ini­cia­ti­vas de re­la-

ti­vis­mo cul­tu­ral, to­da­vía és­te no ha ga­na­do la ba­ta­lla que te­ne­mos plan­tea­da en nues­tras so­cie­da­des eu­ro­peas. Pe­ro sí es­tá lo­gran­do re­tor­cer­les el col­mi­llo a mu­chos in­mi­gran­tes pa­ra ha­cer­los rea­cios a la in­te­gra­ción. El re­la­ti­vis­mo cul­tu­ral da ín­fu­las al is­la­mis­mo al cons­ti­tuir­se en quin­ta­co­lum­nis­ta de la de­mo­cra­cia y al pre­fe­rir ex­pli­car el fa­na­tis­mo yiha­dis­ta más que con­de­nar­lo.

¿Có­mo de­fi­ni­ría el con­cep­to de “in­te­gra­ción so­cial”?

La in­te­gra­ción so­cial es un con­cep­to com­ple­jo cu­ya com­pren­sión ha so­li­do pre­ci­sar siem­pre de la ayu­da de al­gu­na me­tá­fo­ra. La ame­ri­ca­na del “mel­ting pot” po­nía de re­lie­ve el cri­sol, un cal­de­ro don­de el fue­go de­pu­ra y per­fec­cio­na los ele­men­tos. Muy bo­ni­ta me­tá­fo­ra, pe­ro ocul­ta­ba que el cal­de­ro no ha­bía acri­so­la­do ni la enor­me ma­sa so­cial de ne­gros y mes­ti­zos ori­gi­na­dos por la es­cla­vi­tud, ni tam­po­co a los abo­rí­ge­nes in­dios. Ade­más, no po­nía de re­lie­ve que el com­bus­ti­ble del fue­go pu­ri­fi­ca­dor era el mo­do de ser blan­co y pro­tes­tan­te. Los in­gle­ses han so­li­do pre­fe­rir la me­tá­fo­ra del “sa­lad bowl” o en­sa­la­de­ra que yux­ta­po­ne di­ver­sos in­gre­dien­tes ca­da uno de los cua­les per­ma­ne­ce en su mo­do de ser prís­tino, pe­ro se im­preg­na de otros gus­tos a la vez que sa­zo­na a los de­más ele­men­tos. Es­ta be­lla me­tá­fo­ra ocul­ta que un in­gre­dien­te no es un in­di­vi­duo sino un co­lec­ti­vo y que en la en­sa­la­de­ra se vier­ten so­la­men­te agru­pa­mien­tos que fun­cio­nan de he­cho co­mo em­pre­sas ávi­das de chu­par y aca­pa­rar. O sea, en la en­sa­la­de­ra hay só­lo em­pre­sas que bus­can bie­nes, ser­vi­cios y de­re­chos. Pe­ro ¿de dón­de sa­len los em­pre­sa­rios de bie­nes, ser­vi­cios y de­re­chos? De eso no se ha­bla.

Pa­ra in­te­grar a los in­mi­gran­tes, Ho­lan­da re­cu­rrió a co­piar lo que des­de siem­pre les ha­bía ser­vi­do a los pro­pios ho­lan­de­ses: el pi­lar o api­la­mien­to de in­tere­ses sec­to­ria­les de igle­sias, aso­cia­cio­nes y clu­bes, los cua­les son la ba­se del res­pe­to mu­tuo y su re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co. A los in­mi­gran­tes de Su­ri­nam, Turquía y Ma­rrue­cos se les ha de­cla­ra­do pi­la­res o mi­no­rías con las mis­mas pre­rro­ga­ti­vas que las otras tra­di­cio­na­les, pe­ro al no par­ti­ci­par de las for­mas cul­tu­ra­les de és­tas, se han con­ver­ti­do en gue­tos es­co-

la­res y de vi­vien­da. Esa gran to­le­ran­cia de la me­tá­fo­ra ocul­ta de he­cho una or­to­pe­dia so­cial de frial­dad y de re­pre­sión a par­tir del pro­ce­so es­co­lar mis­mo me­dian­te la apli­ca­ción de dos ve­lo­ci­da­des en la edu­ca­ción. Pé­si­mas pa­ra el ac­ce­so al pues­to de tra­ba­jo de los hi­jos de los in­mi­gran­tes tras aca­bar la es­cue­la. Po­dría­mos así se­guir ana­li­zan­do la me­tá­fo­ra re­pu­bli­cano-lai­ca de Fran­cia y al­gu­nas otras, pe­ro ve­ría­mos que to­das ellas en­cu­bren al­go a la vez que en­fo­can al­go. Yo he re­cu­rri­do a mi ex­pe­rien­cia de agri­cul­tor que ha­ce si­dra por­que he plan­ta­do man­za­nos de más de una do­ce­na de va­rie­da­des a ba­se de un pa­trón co­mún con un in­jer­to en el pie. Un man­zano da úni­ca­men­te man­za­nas, pe­ro las man­za­nas de­pen­den de la na­tu­ra­le­za de la ye­ma que se in­jer­te. In­clu­so un mis­mo ár­bol pue­de dar man­za­nas reine­tas y de mu­chas otras va­rie­da­des en ca­so de in­jer­tar­se ye­mas de esa na­tu­ra­le­za en las ra­mas. Pa­ra mí –co­mo ha­brá ya que­da­do cla­ro tras la cues­tión pre­ce­den­te– el tron­co co­mún es in­cues­tio­na­ble: el pa­trón de­mo­crá­ti­co. Aho­ra bien, la ma­yor o me­nor crea­ti­vi­dad y po­ten­cial ima­gi­na­ti­vo de los in­mi­gran­tes en la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ten­drá gran in­ci­den­cia en la be­lle­za y bon­dad del ár­bol de­mo­crá­ti­co. És­te me­jo­ra­rá el vi­gor de las raí­ces ac­tua­les y da­rá fru­tos di­fe­ren­tes a los de hoy, más va­ria­dos, más un­tuo­sos y flo­ra­les. El fu­tu­ro de los ár­bo­les de la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca pue­de ser in­sos­pe­cha­da­men­te bueno y be­llo, pe­ro eso de­pen­de­rá de la po­ten­cia de las ye­mas in­jer­ta­das. Es­ta me­tá­fo­ra ca­lla so­bre el agri­cul­tor. Sin em­bar­go, sí hay agri­cul­tor en la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca y no es otro que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y su em­pu­je por con­tro­lar el pro­ce­so po­lí­ti­co y cul­tu­ral de las ins­ti­tu­cio­nes. Un mu­sul­mán pue­de se­guir sién­do­lo si así lo quie­re, pe­ro de­be per­mi­tir que sus hi­jos no lo sean o se ha­gan bu­dis­tas, cris­tia­nos o ateos. De­be tra­tar de que su fa­mi­lia prac­ti­que la vi­da pri­va­da que más le con­ven­ga, pe­ro de­be­rá res­pe­tar nues­tras for­mas pú­bli­cas de la dig­ni­dad de la mu­jer y de los ni­ños. Pue­de en­se­ñar a sus hi­jos su cul­tu­ra, pe­ro acep­ta­rá pa­ra ellos la es­cue­la de to­dos los es­pa­ño­les y el ré­gi­men ali­men­ti­cio de los es­co­la­res. En la sa­ni­dad de­be­rá aco­mo­dar­se a ser uno más de los aten­di­dos, sin exi­gen­cias especiales en nom­bre de su di­fe­ren­cia re­li­gio­sa. És­ta la ali­men­ta­rá en pri­va­do a su an­to­jo, pe­ro dis­pon­drá tam­bién del de­re­cho a ex­pre­sar­lo en el ám­bi­to sa­gra­do de su co­lec­ti­vo. A to­do mu­sul­mán se le pe­di­rá ade-

más que se de­je ayu­dar a re­fle­xio­nar so­bre la con­ve­nien­cia de la li­ber­tad, la igual­dad y el plu­ra­lis­mo. Es más que dudoso que la iz­quier­da es­pa­ño­la nos ayu­de en es­te as­pec­to.

¿Las re­li­gio­nes son un pro­ble­ma pa­ra la in­te­gra­ción so­cial o par­te de la so­lu­ción pa­ra que es­ta in­te­gra­ción sea más exi­to­sa?

Ya ha que­da­do cla­ro que, pe­se al na­zis­mo, al co­mu­nis­mo y a cual­quier otra for­ma de so­cia­lis­mo-na­cio­na­lis­mo no ha ocu­rri­do el cre­púscu­lo de los dio­ses. Lo re­li­gio­so ha vuel­to a do­mi­nar el mun­do oc­ci­den­tal pe­se a cier­to de­rrum­be de las re­li­gio­nes. Sin em­bar­go, hoy, lo re­li­gio­so del ca­to­li­cis­mo se nos apa­re­ce co­mo Cá­ri­tas y com­pro­mi­so per­so­nal pa­ra pres­tar ser­vi­cios es­co­la­res y hos­pi­ta­la­rios a las gen­tes más po­bres del mun­do. Lo re­li­gio­so del bu­dis­mo to­ma for­ma en­tre no­so­tros de me­di­ta­ción, paz in­te­rior, so­sie­go per­so­nal. ¿Y lo mu­sul­mán? Ah, ahí no hay acuer­do al­guno. La iz­quier­da es­tá com­ple­ta­men­te gro­gui ase­gu­ran­do que la re­li­gión mu­sul­ma­na es el re­fu­gio pa­ra la po­bla­ción que más se re­sien­te de la opre­sión, lle­ga a ase­gu­rar que es la re­li­gión de los po­bres y de los mar­gi­na­dos del sis­te­ma im­pe­ria­lis­ta. In­clu­so ha lle­ga­do a com­pa­rar el an­ti­se­mi­tis­mo de los años 30 del pa­sa­do si­glo con la is­la­mo­fo­bia de nues­tros días. Has­ta el filósofo ame­ri­cano Mi­chael Wal­zer ha de­plo­ra­do “una iz­quier­da más preo­cu­pa­da en evi­tar que se le acu­se de is­la­mo­fo­bia que en con­de­nar el fa­na­tis­mo is­lá­mi­co” (Dis­sent, enero 2015). Por­que de lo que real­men­te se tra­ta es de fa­na­tis­mo. Ni la re­li­gión cris­tia­na ni la bu­dis­ta crean hoy fa­na­tis­mo, co­mo no sea el del amor al otro y la en­tre­ga de sí mis­mo a los de­más. En cam­bio, la si­tua­ción ob­je­ti­va del is­la­mis­mo ac­tual es que cen­tri­fu­ga fa­na­tis­mo por do­quier, des­de Pa­kis­tán has­ta Ni­ge­ria ge­ne­ra una ca­pa­ci­dad in­men­sa de ase­si­nar a otros o de mo­rir en su nom­bre. ¿Tie­ne al­go que ver ese fa­na­tis­mo re­li­gio­so con la re­li­gión mu­sul­ma­na pro­pia­men­te di­cha? Es­ta es una pri­me­ra cues­tión que de­ben es­cla­re­cer los pro­pios mu­sul­ma­nes y no no­so­tros ni los cre­yen­tes de otras re­li­gio­nes. Oba­ma erró gra­ve­men­te cuan­do di­jo aque­llo de que “los yiha­dis­tas no son re­li­gio­sos sino te­rro­ris­tas” y Ho­llan­de erró tam­bién cuan­do afir­mó que “los aten­ta­dos con­tra Char­lie Heb­do no tie­nen na­da que ver con el

Is­lam”. Por­que es­tá cla­ro que es el Co­rán lo que da sen­ti­do a los yiha­dis­tas y les em­pu­ja a ha­cer lo que ha­cen. ¿Un Co­rán mal en­ten­di­do? ¿Un Co­rán par­ti­cu­lar­men­te mi­ti­fi­ca­do? Yo, que pro­cu­ro leer a los mu­sul­ma­nes más crí­ti­cos, te di­ré que el pe­rio­dis­ta y no­ve­lis­ta ar­ge­lino Ka­mel Daoud di­jo re­cien­te­men­te que la éli­te mu­sul­ma­na de­be po­ner­se ya a pen­sar en voz al­ta y, si sos­tie­ne que los te­rro­ris­tas no re­pre­sen­tan el Is­lam, en­ton­ces de­be­rá te­ner la va­len­tía de de­cir qué Is­lam en­car­nan. Ase­gu­ra­ba ade­más que no se po­drá erra­di­car el is­la­mis­mo sin re­for­mar el Is­lam, pe­ro que es­to co­rres­pon­de a los mu­sul­ma­nes. Y ha­bla­ba de un li­ga­men en­fer­mo, el de los mu­sul­ma­nes con el Is­lam. Te ha­bla­ría yo tam­bién del pa­les­tino Wa­leed al-Hu­sei­ni, al que lo tu­vie­ron ca­si un año, ba­jo tor­tu­ra, por con­tar en la red un par de chis­tes ve­ja­to­rios con­tra Maho­ma. Él ase­gu­ra en un li­bro es­pec­ta­cu­lar que los yiha­dis­tas ex­traen su ideo­lo­gía de cier­tos pa­sa­jes co­rá­ni­cos que vehi­cu­lan el odio y pre­go­nan el ase­si­na­to. O in­clu­so te co­men­ta­ría el li­bro de Ab­del­wahab Med­deb, “La en­fer­me­dad del Is­lam”, don­de es­cri­be que en lu­gar de dis­tin­guir el buen Is­lam del ma­lo, con­ven­dría que los mu­sul­ma­nes dis­cu­tie­ran y de­ba­tie­ran en­tre ellos pa­ra des­cu­brir así la plu­ra­li­dad de opi­nio­nes al ob­je­to de acon­di­cio­nar un es­pa­cio pa­ra el desacuer­do y la di­fe­ren­cia. Nues­tro apo­yo a ese de­ba­te tan ne­ce­sa­rio en­tre mu­sul­ma­nes de­be ser ideo­ló­gi­co a ba­se de de­fen­der nues­tras ideas de li­ber­tad, igual­dad y plu­ra­lis­mo. Y siem­pre de­be­re­mos apo­yar a esos mu­sul­ma­nes, prac­ti­can­tes o no prac­ti­can­tes, que com­ba­ten el fa­na­tis­mo. Sí, así es, la re­li­gión mu­sul­ma­na ha re­sul­ta­do ser hoy un com­bus­ti­ble más que pro­ble­má­ti­co pa­ra la vio­len­cia fa­ná­ti­ca.

¿Pue­de per­der Eu­ro­pa su tra­di­ción gre­co­la­ti­na y cris­tia­na por la pre­sión de la in­mi­gra­ción, mu­sul­ma­na, fun­da­men­tal­men­te?

Que­rá­mos­lo o no, es gra­cias a es­te le­ga­do gre­co-la­tino y cris­tiano que so­mos una so­cie­dad abier­ta y de de­re­cho. Cuan­do se ape­la a la tra­di­ción gre­co­la­ti­na, se me ocu­rre sig­ni­fi­car al me­nos es­tos pa­rá­me­tros de­ci­si­vos en el de­cur­so de nues­tra so­cie­dad oc­ci­den­tal: 1. Una orien­ta­ción no ho­lis­ta de pen­sa­mien­to (co­mo pue­de ser la tra­di­ción orien­tal, por ejem­plo la del bu­dis­mo o el braha­ma­nis­mo) sino se­pa­ra­do­ra de ele­men­tos so­me­ti­dos

al prin­ci­pio de no con­tra­dic­ción y al de iden­ti­dad. 2. Un arre­ba­to por el co­no­ci­mien­to de esos ele­men­tos y la de­ter­mi­na­ción que ejer­cen en la na­tu­ra­le­za cós­mi­ca y hu­ma­na. 3. Una bús­que­da de la es­truc­tu­ra po­lí­ti­co-so­cial más con­ve­nien­te al hu­mano. 4. Una vía de dis­cu­sión per­ma­nen­te y de diá­lo­go abier­to tan­to en lo con­cer­nien­te al co­no­ci­mien­to del mun­do co­mo al go­bierno de los hom­bres. 5. Una de­ter­mi­na­ción en ha­cer­lo por es­cri­to. 6. Una vi­sión ju­rí­di­ca de la op­ti­mi­za­ción del li­ga­men in­ter-per­so­nal. 7. Una pa­sión por la en­so­ña­ción li­te­ra­ria (dra­má­ti­ca, lírica, his­tó­ri­ca y fi­lo­só­fi­ca especial­men­te). Del le­ga­do cris­tiano to­da­vía nos que­dan en pie la idea de per­so­na co­mo al­go sa­gra­do, la prác­ti­ca del amor al otro, el ideal de hu­mil­dad y un ab­so­lu­to res­pe­to por la vi­da. Del mun­do mu­sul­mán só­lo una re­du­ci­dí­si­ma éli­te par­ti­ci­pó de es­ta tra­di­ción gre­co­la­ti­na y so­la­men­te en un mo­men­to his­tó­ri­co, que ha que­da­do ya muy atrás y muy ais­la­da en ra­zón del po­de­río re­li­gio­so, que be­bió de la otra tra­di­ción cris­tiano-ju­dai­ca. Hoy por hoy, no se atis­ba que una vez im­plan­ta­da en­tre no­so­tros, la ci­vi­li­za­ción mu­sul­ma­na, con­so­li­da­se esa nues­tra ver­tien­te hu­ma­nis­ta-cien­tí­fi­ca-li­te­ra­ria-ju­rí­di­ca-per­so­na­lis­ta fru­to de nues­tro es­fuer­zo por avan­zar des­de el le­ga­do cris­tiano-gre­co­la­tino. Y si fue­se por obra del is­la­mis­mo, ese nues­tro le­ga­do se­ría arra­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.