Los ale­ma­nes aban­do­nan Ale­ma­nia

Naves en Llamas - - !CRÓNICAS DEL FIN DE OCCIDENTE! - "Na­ves en Lla­mas. Re­dac­ción

Ca­da vez más ale­ma­nes es­tán aban­do­nan­do los ba­rrios en los que ha­bían vi­vi­do to­da su vi­da, y otros es­tán mar­chán­do­se de­fi­ni­ti­va­men­te de Ale­ma­nia, ya que la in­mi­gra­ción ma­si­va ha trans­for­ma­do par­tes del país de­ján­do­las irre­co­no­ci­bles.

Los da­tos de la agen­cia de es­ta­dís­ti­ca ale­ma­na, Des­ta­tis, re­ve­lan que 138.000 ale­ma­nes aban­do­na­ron Ale­ma­nia en 2015. Se es­pe­ra que emi­gre una can­ti­dad ma­yor en 2016. En un re­por­ta­je so­bre la fu­ga de ce­re­bros ti­tu­la­do "El ta­len­to ale­mán es­tá aban­do­nan­do el

país en des­ban­da­da", el pe­rió­di­co

“Die Welt”, uno de los más im­por­tan­tes del país, in­for­ma­ba de que más de un mi­llón y me­dio de ale­ma­nes, mu­chos de ellos con es­tu­dios su­pe­rio­res, se han mar­cha­do de Ale­ma­nia en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Se­gún ex­pli­can al­gu­nos ana­lis­tas, las es­ta­dís­ti­cas no ex­pli­can por qué es­tán emi­gran­do los ale­ma­nes, pe­ro las prue­bas anec­dó­ti­cas in­di­can que mu­chos es­tán em­pe­zan­do a ser cons­cien­tes del ver­da­de­ro cos­te –eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral– de la de­ci­sión de la can­ci­ller, An­ge­la Merkel, de per-

mi­tir que más de un mi­llón de mi­gran­tes –en su ma­yo­ría mu­sul­ma­nes– en­tra­ran en el país en 2015 y que mi­les más con­ti­núen ha­cién­do­lo to­dos los me­ses.

La mi­gra­ción ma­si­va –en­tre otros mu­chos pro­ble­mas– ha con­tri­bui­do a ge­ne­rar la cre­cien­te sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad en Ale­ma­nia, que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un pi­co en la de­lin­cuen­cia pro­vo­ca­da por los in­mi­gran­tes, especial­men­te en lo que ha­ce re­fe­ren­cia a vio­la­cio­nes y agre­sio­nes se­xua­les. Se­gún ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor Soe­ren Kern, “la mi­gra­ción ma­si­va tam­bién es­tá ace­le­ran­do la is­la­mi­za­ción de Ale­ma­nia. Mu­chos ale­ma­nes pa­re­cen es­tar per­dien­do las es­pe­ran­zas so­bre el fu­tu­ro rum­bo del país”.

En ma­yo de 2016, la re­vis­ta Fo­cus re­ve­ló que los ale­ma­nes se han es­ta­do mu­dan­do a Hun­gría. Un agen­te in­mo­bi­lia­rio de una ciu­dad cer­ca­na al La­go Ba­la­tón, un po­pu­lar des­tino tu­rís­ti­co en el oes­te de Hun­gría, di­jo que el 80 % de los ale­ma­nes que se es­tá realo­jan­do allí di­ce que la cri­sis mi­gra­to­ria ha si­do la prin­ci­pal

ra­zón de su de­ci­sión de aban­do­nar Ale­ma­nia.

Un ciu­da­dano anó­ni­mo ale­mán que mi­gró de Ale­ma­nia re­cien­te­men­te es­cri­bió una "Car­ta abier­ta al Go­bierno ale­mán". El do­cu­men­to, pu­bli­ca­do en la web Po­li­ti­cally In­co­rrect, di­ce:

Ha­ce unos me­ses emi­gré de Ale­ma­nia. Mi de­ci­sión no se de­bía a mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, sino prin­ci­pal­men­te por mi des­con­ten­to con las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les de mi país. Di­cho de otro mo­do: creo que yo, y es­pe­cí­fi­ca­men­te mis hi­jos, po­dría­mos te­ner una vi­da me­jor en otra par­te. Por "me­jor", en es­te con­tex­to, me re­fie­ro fun­da­men­tal­men­te a una vi­da de li­ber­tad, au­to­no­mía y sa­la­rios dig­nos en re­la­ción con los im­pues­tos. [...]

No quie­ro, sin em­bar­go, ce­rrar dis­cre­ta­men­te la puer­ta al sa­lir y mar­char­me sin más. Por ello, qui­sie­ra ex­pli­car aquí, de ma­ne­ra cons­truc­ti­va, por qué de­ci­dí aban­do­nar Ale­ma­nia.

1. Creo que el is­lam no per­te­ne­ce a Ale­ma­nia. Lo con­si­de­ro una en­ti­dad ex­tran­je­ra que ha traí­do

a Oc­ci­den­te más pro­ble­mas que be­ne­fi­cios. A mi jui­cio, mu­chos se­gui­do­res de es­ta re­li­gión son gro­se­ros, exi­gen­tes y des­pec­ti­vos ha­cia Ale­ma­nia. Me pa­re­ce que, en lu­gar de fre­nar la is­la­mi­za­ción de Ale­ma­nia (con la con­si­guien­te pér­di­da de nues­tra cul­tu­ra y nues­tra li­ber­tad), la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos es­tán más preo­cu­pa­dos por ser re­ele­gi­dos, y que por lo tan­to pre­fie­ren ig­no­rar o mi­ni­mi­zar el pro­ble­ma del is­lam.

2. Creo que las ca­lles ale­ma­nas son me­nos se­gu­ras de lo que de­be­rían, te­nien­do en cuen­ta nues­tras opor­tu­ni­da­des tecnológicas, le­ga­les y eco­nó­mi­cas.

3. Creo que la UE tie­ne un dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co que coar­ta mi in­fluen­cia co­mo ciu­da­dano de­mó­cra­ta.

4. Creo que la in­mi­gra­ción es­tá pro­du­cien­do gran­des e irre­ver­si­bles cam­bios en la so­cie­dad ale­ma­na. Me in­dig­na que es­to es­té ocu­rrien­do sin la apro­ba­ción di­rec­ta de los ciu­da­da­nos ale­ma­nes, sino que se les es­té dic­tan­do a us­te­des, ciu­da­da­nos ale­ma­nes, y a la si­guien­te ge­ne­ra­ción.

5. Creo que los me­dios ale­ma­nes es­tán re­nun­cian­do ca­da vez más a su neu­tra­li­dad, y que la li­ber­tad de ex­pre­sión en es­te país só­lo es po­si­ble con cier­tas li­mi­ta­cio­nes.

6. Creo que se cor­te­ja a los ale­ma­nes hol­ga­za­nes, mien­tras que se fus­ti­ga a los que son di­li­gen­tes.

7. Creo que es una ver­güen­za que los ju­díos de Ale­ma­nia ten­gan que su­frir otra vez mie­do por ser ju­díos.

Mu­chos ale­ma­nes han per­ci­bi­do la ten­den­cia ha­cia la in­te­gra­ción in­ver­sa, se­gún la cual, las fa­mi­lias ale­ma­nas tie­nen que adap­tar­se a los há­bi­tos y cos­tum­bres de los mi­gran­tes, y no al re­vés.

El pe­rió­di­co mu­ni­qués Ta­ges­zei­tung pu­bli­ca­ba re­cien­te­men­te una sen­ti­da car­ta de "Ana", una ma­dre de dos hi­jos, que es­cri­bió so­bre su de­ci­sión de mu­dar­se con su fa­mi­lia fue­ra de la ciu­dad, por­que los mi­gran­tes le es­ta­ban ha­cien­do la vi­da im­po­si­ble allí. En la car­ta, di­ri­gi­da al al­cal­de de Mú­nich, Die­ter Rei­ter, es­cri­bió:

Hoy quie­ro es­cri­bir­le una car­ta de des­pe­di­da (Abs­chieds­brief) so­bre por qué mi fa­mi­lia y yo nos mar­cha­mos de la ciu­dad, aun­que pro­ba­ble­men­te a na­die le im­por­te.

Ten­go 35 años, y vi­vo aquí con mis dos hi­jos pe­que­ños y mi ma­ri­do en una bue­na ca­sa ado­sa­da con ga­ra­je. Así que po­drá ob­ser­var que nos va bas­tan­te bien pa­ra los ni­ve­les de Mú­nich. Vi­vi­mos muy bien, con mu­cho es­pa­cio y cer­ca de un par­que. Así que, ¿por qué una fa­mi­lia co­mo la nues­tra de­ci­di­ría mar­char­se de la ciu­dad? [...]

Su­pon­go que us­ted y sus hi­jos no usan las ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas; que no uti­li­zan el trans­por­te pú­bli­co; y que no van a co­le­gios pú­bli­cos en "zo­nas con­flic­ti­vas". Tam­bién su­pon­go que us­ted y otros po­lí­ti­cos ra­ra vez dan un pa­seo por aquí, si es que lo dan.

Pues bien. Un lu­nes por la ma­ña­na, acu­do a un desa­yuno de mu­je­res del ba­rrio, or­ga­ni­za­do por el Ayun­ta­mien­to de Mú­nich. Allí me reúno con unas 6 u 8 ma­dres, al­gu­nas con sus hi­jos. To­das ellas lle­va­ban ve­lo y nin­gu­na ha­bla­ba ale­mán. Los or­ga­ni­za­do­res del even­to me in­for­ma­ron en­se­gui­da de que pro­ba­ble­men­te me re­sul­ta­ría di­fí­cil in­te­grar­me allí (¡con esas exac­tas pa­la­bras!). De­bí se­ña­lar que yo era ale­ma­na. Ha­blo ale­mán con flui­dez y no lle­vo ve­lo. Así que es­bo­cé una bre­ve son­ri­sa y di­je que tra­ta­ría de in­te­grar­me. Por des­gra­cia, lle­vé un bo­ca­di­llo de sa­la­mi y ja­món pa­ra el desa­yuno, ya que a to­das se nos ha­bía pe­di­do que lle­vá­ra­mos al­go. Así que, ló­gi­ca­men­te, mis po­si­bi­li­da­des de in­te­grar­me eran ca­da vez me­no­res.

No pu­de ha­blar en ale­mán con na­die en ese desa­yuno con mu­je­res, cu­yo su­pues­to fin es pro­mo­ver la in­te­gra­ción, ni na­die te­nía el me­nor in­te­rés en ha­cer­lo. Los or­ga­ni­za­do­res no in­sis­tie­ron en que na­die ha­bla­ra ale­mán, y las mu­je­res, que pa­re­cían ser par­te de un gru­po es­ta­ble­ci­do ára­be­tur­co, só­lo que­rían uti­li­zar la sa­la.

Des­pués pre­gun­té so­bre el al­muer­zo con las fa­mi­lias. [...] Me avi­sa­ron de que se ha­ría en sa­las

se­pa­ra­das. Los hom­bres por un la­do y las mu­je­res por otro. Al prin­ci­pio pen­sé que era una bro­ma. Por des­gra­cia, no lo era. [...]. Así que mi im­pre­sión de es­tos even­tos pa­ra pro­mo­ver la in­te­gra­ción es desas­tro­sa. ¡No se pro­du­ce nin­gún in­ter­cam­bio! ¿Có­mo pue­de to­le­rar el Ayun­ta­mien­to de Mú­nich al­go así? A mi jui­cio, se de­be cues­tio­nar el con­cep­to ge­ne­ral de es­tos even­tos pa­ra pro­mo­ver la in­te­gra­ción. ¡Se me in­for­mó de que no po­día in­cluir cerdo en la ces­ta de la co­mi­da de mi hi­jo! ¡¿Oi­gan?! ¡Que es­ta­mos en Ale­ma­nia! [...] En re­su­men, vi una se­rie de cir­cuns­tan­cias que hi­cie­ron que no me sin­tie­ra bien re­ci­bi­da aquí. Que nues­tra fa­mi­lia no en­ca­ja aquí. Mi ma­ri­do di­ce a ve­ces que se sien­te co­mo si fué­se­mos la mi­no­ría más nu­me­ro­sa, sin un lobby que nos de­fien­da. Pa­ra ca­da gru­po hay una ins­ti­tu­ción, un cen­tro, un in­te­rés pú­bli­co, pe­ro pa­ra no­so­tros, una pa­re­ja he­te­ro­se­xual ca­sa­da con dos hi­jos, con tra­ba­jo, sin dis­ca­pa­ci­da­des y que no pro­fe­sa­mos el is­lam, pa­ra gen­te co­mo no­so­tros, no hay nin­gún in­te­rés de na­die. Cuan­do con­té en el par­vu­la­rio de mi hi­jo que es­tá­ba­mos so­pe­san­do mu­dar­nos de la ciu­dad y ex­pli­qué los mo­ti­vos, los di­rec­to­res me ata­ca­ron con vehe­men­cia. Por gen­te co­mo no­so­tros –de­cían– no fun­cio­na la in­te­gra­ción, pre­ci­sa­men­te por­que nos lle­va­mos a nues­tros hi­jos. Al me­nos otras dos ma­dres se han vuel­to muy in­ti­mi­da­to­rias. La di­rec­ción del co­le­gio me ha ta­cha­do aho­ra de "xe­nó­fo­ba".

Es­ta es exac­ta­men­te la ra­zón por la que gen­te co­mo yo per­de­mos la pa­cien­cia y op­ta­mos por vo­tar a otros par­ti­dos po­lí­ti­cos [...] Fran­ca­men­te: he re­co­rri­do me­dio mun­do, ten­go más ami­gos ex­tran­je­ros que ale­ma­nes, y no ten­go en ab­so­lu­to nin­gún pre­jui­cio o aver­sión ha­cia otros a cau­sa de su ori­gen. He vis­to mu­cho mun­do, y sé que el mo­do en que se es­tá lle­van­do a ca­bo aquí la in­te­gra­ción ha­rá que otras per­so­nas lle­guen a la mis­ma con­clu­sión que no­so­tros: o en­via­mos a nues­tros hi­jos a co­le­gios y guar­de­rías pri­va­das, o nos mu­da­mos a otras co­mu­ni­da­des. En fin, pues ¡has­ta la vis­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.