Ale­ma­nia, la ONU y un dra­má­ti­co des­cen­so de- mo­gráfi­co

Naves en Llamas - - !CRÓNICAS DEL FIN DE OCCIDENTE! - "Na­ves en Lla­mas. Re­dac­ción

Ale­ma­nia ten­drá que aco­ger 300.000 mi­gran­tes anua­les du­ran­te los pró­xi­mos 40 años pa­ra fre­nar el des­cen­so de la po­bla­ción, se­gún un in­for­me fil­tra­do del Go­bierno, y ci­ta­do por la web del Ga­tes­to­ne Ins­ti­tu­te en un ar­tícu­lo fir­ma­do por Soe­ren Kern. El do­cu­men­to, del que el Rhei-

nis­che Post pu­bli­có al­gu­nos ex- trac­tos el pa­sa­do 1 de fe­bre­ro, re­ve­la que el Go­bierno ale­mán cuen­ta con la mi­gra­ción ma­si­va per­ma­nen­te –pre­su­mi­ble­men­te de Áfri­ca, Asia y Orien­te Me­dio– pa­ra man­te­ner la po­bla­ción ale­ma­na (82,8 mi­llo­nes) en sus ni­ve­les ac­tua­les has­ta 2060.

Tal y co­mo re­ve­ló en ex­clu­si­va el pe­rió­di­co es­pa­ñol La Tri­bu­na del País Vas­co, ba­sán­do­se en in­for­ma­cio­nes re­ve­la­das por Wi­kileaks, el in­for­me im­pli­ca que la de­ci­sión de la can­ci­ller An­ge­la Merkel de per­mi­tir la en­tra­da al país a al­re­de­dor de un mi­llón y me­dio de mi­gran­tes, en su ma­yo­ría mu­sul­ma­nes, en­tre 2015 y 2016, no fue un ges­to hu­ma­ni­ta­rio, sino un in­ten­to cal­cu­la­do de evi­tar un des­cen­so de­mo­grá­fi­co en Ale­ma­nia y pre­ser­var la fu­tu­ra via­bi­li­dad del Es­ta­do de bie­nes­tar.

Si la ma­yo­ría de los nue­vos mi­gran­tes que lle­gan a Ale­ma­nia en las pró­xi­mas cua­tro dé­ca­das pro­vie­nen del mun­do is­lá­mi­co, la po­bla­ción mu­sul­ma­na de Ale­ma­nia po­dría dis­pa­rar­se has­ta bas­tan­te más de 20 mi­llo­nes, y su­po­ner más del 25% de la po­bla­ción to­tal de Ale­ma­nia en 2060.

Los crí­ti­cos con la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de puer­tas abier­tas ale­ma­na es­tán aler­tan­do de que el re­cien­te au­men­to de la po­bla­ción mu­sul­ma­na en Ale­ma­nia –que so­bre­pa­só los seis mi­llo­nes en 2016 por

pri­me­ra vez– ya ha cam­bia­do el ros­tro del país pa­ra siem­pre.

La mi­gra­ción ma­si­va es­tá ace­le­ran­do el au­ge del is­lam en Ale­ma­nia, co­mo de­mues­tra la pro­li­fe­ra­ción de las zo­nas de exclusión (“no-go zo­nes”), los tri­bu­na­les de la sha­ria, la po­li­ga­mia, los ma­tri­mo­nios in­fan­ti­les y la vio­len­cia por ho­nor. La mi­gra­ción ma­si­va tam­bién ha si­do res­pon­sa­ble del caos so­cial, in­clu­yen­do ata­ques te­rro­ris­tas yiha­dis­tas, una epi­de­mia de vio­la­cio­nes cometidas por in­mi­gran­tes, una cri­sis de la sa­lud pú­bli­ca, el au­men­to de la ta­sa de­lic­ti­va y la ava­lan­cha de ciu­da­da­nos ale­ma­nes que com­pran ar­mas pa­ra de­fen­der­se, e in­clu­so que se mar­chan di­rec­ta­men­te de Ale­ma­nia.

El Go­bierno no ha di­cho có­mo pre­vé in­te­grar a los po­si­bles mi­llo­nes de nue­vos mu­sul­ma­nes en la so­cie­dad ale­ma­na. El pre­cio de re­ver­tir el des­cen­so de­mo­grá­fi­co de Ale­ma­nia pa­re­ce ser una ma­yor is­la­mi­za­ción del país dis­fra­za­da de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Se­gún el in­for­me, y tal y co­mo lo re­co­ge el Ga­tes­to­ne Ins­ti­tu­te, el Go­bierno ya ha­bía pre­di­cho que la

po­bla­ción de Ale­ma­nia cae­ría des­de un pi­co de 82 mi­llo­nes a los 73 mi­llo­nes en el año 2060, o in­clu­so a los 67,6 mi­llo­nes en la peor de las hi­pó­te­sis. Sin em­bar­go, esas ci­fras se es­tán re­vi­san­do aho­ra, a par­tir de un nue­vo cálcu­lo de las pre­vi­sio­nes so­bre in­mi­gra­ción, ta­sas de na­ta­li­dad y es­pe­ran­za de vi­da.

A cau­sa de la mi­gra­ción ne­ta po­si­ti­va (cuan­do en­tra más gen­te en el país de la que sa­le), la po­bla­ción ale­ma­na au­men­tó en 1,14 mi­llo­nes en 2015, y otros 750.000 en 2016, lle­gan­do a un ré­cord his­tó­ri­co de 82,8 mi­llo­nes al ter­mi­nar 2016, se­gún los cálcu­los pre­li­mi­na­res de Des­ta­tis.

Con una ta­sa de fer­ti­li­dad de 1,6 na­ci­mien­tos por mu­jer, muy por de­ba­jo de la ta­sa de re­em­pla­zo de 2,1, Ale­ma­nia ne­ce­si­ta­rá un flu­jo per­ma­nen­te de 300.000 mi­gran­tes al año pa­ra man­te­ner es­ta­ble el ac­tual ni­vel de po­bla­ción has­ta 2060, se­gún el in­for­me.

El in­for­me re­cal­ca la ne­ce­si­dad de in­te­grar rá­pi­da­men­te a los mi­gran­tes en el mer­ca­do de tra­ba­jo pa­ra que pue­dan em­pe­zar a pa­gar por el sis­te­ma de bie­nes­tar so­cial. "Se­gún la ex­pe­rien­cia pa­sa­da, no se­rá fá­cil y lle­va­rá más tiem­po del que se es­pe­ra­ba al prin­ci­pio", ad­mi­te el in­for­me. "Los éxitos só­lo se­rán vi­si­bles en el me­dio­lar­go pla­zo".

Soe­ren Kern ex­pli­ca que una re­cien­te en­cues­ta del Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung que las 30 ma­yo­res em­pre­sas ale­ma­nas han da­do em­pleo a só­lo 54 re­fu­gia­dos, de los cua­les 50 han si­do con­tra­ta­dos co­mo car­te­ros por Deuts­che Post, la em­pre­sa de ser­vi­cios lo­gís­ti­cos. Los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía di­je­ron que el prin­ci­pal pro­ble­ma es que los in­mi­gran­tes ca­re­cen de cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal y co­no­ci­mien­to de la len­gua ale­ma­na.

Se­gún la Ofi­ci­na Fe­de­ral de Tra­ba­jo, el ni­vel edu­ca­ti­vo de los mi­gran­tes re­cién lle­ga­dos a Ale­ma­nia es mu­cho más ba­jo de lo es­pe­ra­do: só­lo una cuar­ta par­te tie­nen tí­tu­lo de ba­chi­lle­ra­to, mien­tras que las otras tres no tie­nen nin­gún ti­po de for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Só­lo el 4 % de los nue­vos mi­gran­tes es­tán al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos. Por aho­ra, la in­men-

sa ma­yo­ría de mi­gran­tes que en­tra­ron en Ale­ma­nia en 2015 y 2016 es­tá tutelada por el Es­ta­do ale­mán. Los con­tri­bu­yen­tes ale­ma­nes pa­ga­ron cer­ca de 21.700 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la ayu­da a los re­fu­gia­dos y los cen­tros de aco­gi­da en 2016, y pagarán una can­ti­dad si­mi­lar en 2017.

Un do­cu­men­to del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas re­ve­ló que la cri­sis mi­gra­to­ria po­dría aca­bar cos­tan­do a los con­tri­bu­yen­tes ale­ma­nes 93.600 mi­llo­nes de eu­ros en­tre hoy y 2020. Unos 25.700 mi­llo­nes de eu­ros se­rían pa­ra gas­to so­cial, co­mo pres­ta­cio­nes de des­em­pleo y ayu­das a la vi­vien­da. Unos 5.700 mi­llo­nes de eu­ros irían des­ti­na­dos a cur­sos de idio­mas y 4.600 pa­ra in­te­grar a los re­fu­gia­dos en el mer­ca­do la­bo­ral.

La in­mi­gra­ción ma­si­va tam­bién ha ele­va­do la de­man­da de vi­vien­da y ha subido los cos­tes de al­qui­ler pa­ra los ale­ma­nes co­rrien­tes. Se ne­ce­si­tan unos 350.000 nue­vos apar­ta­men­tos al año pa­ra cu­brir la de­man­da, pe­ro só­lo se cons­tru­ye­ron 245.000 en 2014, y otros 248.000 en 2015, se­gún el Rhei­nis­che Post.

Mien­tras, los mi­gran­tes han co­me­ti­do 208.344 de­li­tos en 2015, se­gún un in­for­me de la po­li­cía. Es­ta ci­fra re­pre­sen­tó un au­men­to del 80% en 2014 y sig­ni­fi­có al­re­de­dor de 570 de­li­tos co­me­ti­dos por mi­gran­tes al día, o 23 de­li­tos ca­da ho­ra, en­tre enero y di­ciem­bre de 2015.

Se fil­tró un do­cu­men­to de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ale­ma­nes que ad­ver­tía de que la in­mi­gra­ción ma­si­va del mun­do mu­sul­mán da­ría lu­gar a una ma­yor ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en el país. El do­cu­men­to ad­ver­tía de que "la in­te­gra­ción de cien­tos de mi­les de mi­gran­tes ile­ga­les se­rá im­po­si­ble, da­do su al­to vo­lu­men, y las ya exis­ten­tes so­cie­da­des pa­ra­le­las mu­sul­ma­nas en Ale­ma­nia". El do­cu­men­to aña­día:

“Es­ta­mos im­por­tan­do ex­tre­mis­mo is­lá­mi­co, an­ti­se­mi­tis­mo ára­be, con­flic­tos na­cio­na­les y éti­cos de otras po­bla­cio­nes, así co­mo una com­pren­sión di­fe­ren­te de la so­cie­dad y de la ley. Las agen­cias de se­gu­ri­dad ale­ma­nas son in­ca­pa­ces de ma­ne­jar es­tos pro­ble­mas de se­gu­ri­dad im­por­ta­dos, y las

reac­cio­nes que eso ge­ne­ra en la po­bla­ción ale­ma­na”.

En una en­tre­vis­ta con “Die Welt”, un al­to fun­cio­na­rio de se­gu­ri­dad re­ve­ló que “la al­ta afluen­cia de per­so­nas de otras par­tes del mun­do da­rá lu­gar a la ines­ta­bi­li­dad en nues­tro país. Per­mi­tien­do es­ta mi­gra­ción ma­si­va, es­ta­mos pro­du­cien­do ex­tre­mis­tas. La so­cie­dad ge­ne­ral se es­tá ra­di­ca­li­zan­do por­que la ma­yo­ría no quie­re mi­gra­ción, y las éli­tes po­lí­ti­cas se la es­tá im­po­nien­do. En el fu­tu­ro, mu­chos ale­ma­nes da­rán la es­pal­da al Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal”.

Una re­cien­te en­cues­ta de YouGov re­ve­la­ba que el 68% de los ale­ma­nes cree que la se­gu­ri­dad en el país se ha de­te­rio­ra­do a cau­sa de la mi­gra­ción ma­si­va. Cer­ca del 50% de los en­cues­ta­dos di­je­ron que te­mían por su vi­da y sus per­te­nen­cias en las es­ta­cio­nes de tren y me­tro ale­ma­nas, mien­tras que el 63 % se sen­tía in­se­gu­ro en gran­des even­tos pú­bli­cos. Otra en­cues­ta de INSA ha­lló que el 60% de los ale­ma­nes cree que el is­lam no per­te­ne­ce a Ale­ma­nia. Ca­si la mi­tad (46 %) de los en­cues­ta­dos di­je­ron es­tar preo­cu­pa-

dos por la "is­la­mi­za­ción" de Ale­ma­nia.

Ale­ma­nia se dispu­ta aho­ra con Fran­cia ser el país con la ma­yor po­bla­ción mu­sul­ma­na de la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal.

Ha­ce más de una dé­ca­da, el his­to­ria­dor Ber­nard Le­wis ad­vir­tió de que si la ac­tual ten­den­cia mi­gra­to­ria per­sis­tía, Eu­ro­pa se­rá is­lá­mi­ca a fi­na­les del si­glo XXI. Las éli­tes po­lí­ti­cas de Ale­ma­nia van a la van­guar­dia en el cum­pli­mien­to de esa pre­dic­ción.

Pre­vi­sio­nes de la ONU

La Di­vi­sión de Po­bla­ción del De­par­ta­men­to de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y So­cia­les de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) pu­bli­có en el año 2000 un in­for­me ti­tu­la­do "Mi­gra­cio­nes de Re­em­pla­zo: ¿Una So­lu­ción an­te la Dis­mi­nu­ción y el En­ve­je­ci­mien­to de las Po­bla­cio­nes?" que, en­tre otras cues­tio­nes, ape­la­ba a sus­ti­tuir a la po­bla­ción eu­ro­pea au­tóc­to­na con “mi­gra­cio­nes de re­em­pla­zo”. La pro­pia ONU de­fi­nía es­te con­cep­to co­mo “el ni­vel de mi­gra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ne­ce­sa­rio en ca­da país pa­ra evi­tar la

dis­mi­nu­ción y el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción que re­sul­tan de ta­sas de fe­cun­di­dad y de mor­ta­li­dad ba­jas”.

Las pro­yec­cio­nes de las Na­cio­nes Uni­das in­di­ca­ban que, en­tre 1995 y 2050, la po­bla­ción dis­mi­nui­rá en Ja­pón y en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses eu­ro­peos. De he­cho, se­gún la ONU, “paí­ses co­mo Bul­ga­ria, Es­to­nia e Ita­lia po­drían per­der la cuar­ta par­te o un ter­cio de su po­bla­ción. La ten­den­cia al en­ve­je­ci­mien­to per­sis­ti­rá, y la edad me­dia de la po­bla­ción al­can­za­rá má­xi­mos his­tó­ri­cos. En Ita­lia, por ejem­plo, la edad me­dia au­men­ta­rá de los 41 años en el 2000 a los 53 en el 2050. En la ma­yo­ría de paí­ses, el co­cien­te de de­pen­den­cia po­ten­cial –nú­me­ro de per­so­nas en edad ac­ti­va (de 15 a 64 años) por per­so­na ma­yor­pa­sa­rá de 4 ó 5 a 2”.

Par­tien­do de es­tas dos ten­den­cias, el in­for­me de la ONU exa­mi­na­ba con de­ta­lle ocho paí­ses con fe­cun­di­dad ba­ja (Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia, Fran­cia, Ita­lia, Ja­pón, Reino Uni­do y Re­pú­bli­ca de Co­rea) y dos re­gio­nes (Eu­ro­pa y la Unión Eu­ro­pea). En ca­da ca­so, se con­si­de­ra­ban es­ce­na­rios al­ter­na­ti­vos pa­ra el pe­río­do 19952050 y se ana­li­za­ba el im­pac­to de va­rios ni­ve­les de in­mi­gra­ción so­bre el ta­ma­ño de la po­bla­ción y so­bre el en­ve­je­ci­mien­to. Los re­sul­ta­dos prin­ci­pa­les del in­for­me de la ONU in­di­ca­ban, tex­tual­men­te, lo si­guien­te:

“Du­ran­te los pró­xi­mos 50 años, la po­bla­ción de la ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos va a dis­mi­nuir y en­ve­je­cer co­mo re­sul­ta­do de ni­ve­les de fe­cun­di­dad y mor­ta­li­dad ba­jos. Por el con­tra­rio, la po­bla­ción de los Es­ta­dos Uni­dos va au­men­tar en ca­si un 25 por cien­to. De los paí­ses exa­mi­na­dos, Ita­lia ex­pe­ri­men­ta­rá el ma­yor des­cen­so po­bla­cio­nal en tér­mi­nos re­la­ti­vos, ya que per­de­rá el 28 por cien­to de su po­bla­ción en­tre 1995 y 2050 se­gún la va­rian­te me­dia de las pro­yec­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das. La Unión Eu­ro­pea, cu­ya po­bla­ción su­pe­ra­ba en 1995 la po­bla­ción de los Es­ta­dos Uni­dos en 105 mi­llo­nes, ten­drá 18 mi­llo­nes me­nos que es­te país en 2050”.

“La dis­mi­nu­ción de la po­bla­ción es inevi­ta­ble en au­sen­cia de mi­gra­cio­nes de re­em­pla­zo. Los ni-

ve­les de fe­cun­di­dad po­drían au­men­tar en las pró­xi­mas dé­ca­das, pe­ro es im­pro­ba­ble que se al­can­cen ni­ve­les de re­em­pla­zo en la ma­yo­ría de paí­ses”.

“Es ne­ce­sa­rio man­te­ner cier­tos ni­ve­les de in­mi­gra­ción pa­ra evi­tar el des­cen­so po­bla­cio­nal en to­dos los paí­ses y re­gio­nes in­clui­dos en el in­for­me. No obs­tan­te, hay di­ver­gen­cias im­por­tan­tes en­tre los ni­ve­les de in­mi­gra­ción ne­ce­sa­rios y la ex­pe­rien­cia ac­tual de los paí­ses. En el ca­so de la Unión Eu­ro­pea, los ni­ve­les de in­mi­gra­ción ob­ser­va­dos du­ran­te los años no­ven­ta (del si­glo XX) se­rían ca­si su­fi­cien­tes pa­ra evi­tar el des­cen­so po­bla­cio­nal, mien­tras que pa­ra Eu­ro­pa en ge­ne­ral, ha­bría que du­pli­car el nú­me­ro de in­mi­gran­tes. La Re­pú­bli­ca de Co­rea pre­ci­sa­ría un flu­jo de in­mi­gran­tes re­la­ti­va­men­te mo­des­to –un cam­bio fun­da­men­tal, sin em­bar­go, pa­ra un país que has­ta el mo­men­to ha ex­pe­ri­men­ta­do emigración ne­ta. En Ita­lia y Ja­pón se re­que­ri­rían au­men­tos no­ta­bles de los ni­ve­les de in­mi­gra­ción ne­ta”.

“El nú­me­ro de in­mi­gran­tes ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar un des­cen­so de la po­bla­ción ac­ti­va es más ele­va­do que el re­que­ri­do pa­ra evi­tar un des­cen­so de la po­bla­ción to­tal. En al­gu­nos ca­sos, co­mo el de la Re­pú­bli­ca de Co­rea, Fran­cia, el Reino Uni­do o los Es­ta­dos Uni­dos, el nú­me­ro es va­rias ve­ces más ele­va­do. Si ta­les flu­jos se pro­du­je­ran, los in­mi­gran­tes lle­ga­dos des­pués de 1995 y sus des­cen­dien­tes re­pre­sen­ta­rían en el 2050 una pro­por­ción im­por­tan­te de la po­bla­ción to­tal de los paí­ses exa­mi­na­dos –en­tre el 30 y el 39 por cien­to en el ca­so de Ale­ma­nia, Ita­lia y Ja­pón”.

“En tér­mi­nos re­la­ti­vos, Ale­ma­nia e Ita­lia pre­ci­sa­rían el nú­me­ro más ele­va­do de in­mi­gran­tes pa­ra man­te­ner el ta­ma­ño de su po­bla­ción ac­ti­va. Ita­lia ne­ce­si­ta­ría anual­men­te 6.500 in­mi­gran­tes por mi­llón de ha­bi­tan­tes y Ale­ma­nia ne­ce­si­ta­ría 6.000. Los Es­ta­dos Uni­dos pre­ci­sa­rían me­nos –1.300 in­mi­gran­tes por mi­llón de ha­bi­tan­tes-anual­men­te”.

En au­sen­cia de in­mi­gra­ción, los co­cien­tes de de­pen­den­cia po­ten­cial po­drían man­te­ner­se en los ni­ve­les ac­tua­les si se des­pla­za­se

la edad de ju­bi­la­ción a los 75 años, apro­xi­ma­da­men­te.

Los nue­vos re­tos que pre­sen­tan la dis­mi­nu­ción y el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción re­quie­ren una re­vi­sión ge­ne­ral de nu­me­ro­sas po­lí­ti­cas y pro­gra­mas exis­ten­tes, ba­jo una pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo. En­tre los as­pec­tos crí­ti­cos que pre­ci­san re-eva­lua­ción es­tán: (a) la edad de ju­bi­la­ción; (b) los ni­ve­les y ti­pos de pen­sio­nes de ju­bi­la­ción y sa­lud pa­ra la gen­te ma­yor; (c) la par­ti­ci­pa­ción en la fuer­za de tra­ba­jo; (d) las con­tri­bu­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios a las pen­sio­nes de ju­bi­la­ción y sa­lud pa­ra la gen­te ma­yor; y (e) las po­lí­ti­cas y pro­gra­mas de in­mi­gra­ción, especial­men­te en re­la­ción a las mi­gra­cio­nes de re­em­pla­zo y a la in­te­gra­ción de con­tin­gen­tes im­por­tan­tes de in­mi­gran­tes y sus des­cen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.