In­ge­nie­ría so­cial y cul­tu­ral pa­ra el cam­bio del le­ga­do his­tó- ri­co

Naves en Llamas - - !ENSAYO! - " Er­nes­to La­drón de Gue­va­ra. Doc­tor en Fi­lo­so­fía

La cul­tu­ra es la trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de una cos­mo­vi­sión y for­mas de vi­da. Se aprenden aque­llos va­lo­res que for­man par­te de nues­tro acer­bo cul­tu­ral cuan­do nues­tros ma­yo­res nos los trans­mi­ten por vía fa­mi­liar, so­cial y es­co­lar. Esos ele­men­tos for­man el te­ji­do de nues­tra con­vi­ven­cia en co­mún y de nues­tro es­tar en el mun­do. Es lo que lla­ma­mos ci­vi­li­za­ción. Na­die es ca­paz de em­pe­zar des­de ce­ro. Es ne­ce­sa­rio que nues­tros ma­yo­res nos di­gan su ver­dad pa­ra que no vol­va­mos a co­me­ter sus erro­res y apren­da­mos de sus acier­tos.

Cual­quier cam­bio de ese en­fo­que de nues­tra exis­ten­cia de­be par­tir de lo que se nos ha trans­mi­ti­do por las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das, me­jo­ran­do ese po­so in­ter­ge­ne­ra­cio­nal y evo­lu­cio­nan­do ha­cia for­mas más per­fec­tas de con­vi­ven­cia y de vi­da, ma­te­rial y es­pi­ri­tual­men­te sa­tis­fac­to­rias. Pe­ro una rup­tu­ra con nues­tro pa­sa­do y po­ner­le un pun­to y fi­nal a lo que he­mos he­re­da­do es ha­cer un cor­te a nues­tras raí­ces que no pue­de ser be­ne­fi­cio­so pues su­po­ne per­der las re­fe­ren­cias vi­ta­les esen­cia­les por las cua­les han lu­cha­do y vi­vi­do nues­tros an­ces­tros. Ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta eso pue­de ser bueno ni pue­de su­po­ner un pro­gre­so, pues es ne­gar el apren­di­za­je que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes ha ser­vi­do pa­ra la fi­lo­gé­ne­sis, pa­ra la evo­lu­ción de la hu­ma­ni­dad ha­cia el pro­gre­so y la per­fec­ti­bi­li­dad de la es­pe­cie hu­ma­na.

La ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal tie­ne sus pi­la­res ins­ta­la­dos en el mun­do gre­co­la­tino y en el pa­ra­dig­ma cris­tiano, con la mi­ra­da pues­ta en su ori­gen bí­bli­co ju­dai­co. Tam­bién se nu­tre de las ba­ses ideo­ló­gi­cas de la de­mo­cra­cia con­tem­po­rá­nea, que sur­gió tras la ilus­tra­ción fran­ce­sa y el ra­cio­na­lis­mo kan­tiano. Esa acu­mu­la­ción fi­lo­só­fi­co-re­li­gio­sa for­ma una amal­ga­ma que pro­vo­ca un en­fo­que de vi­da y un cons­truc­to cul­tu­ral que ali­men­ta nues­tra for­ma de ver y sen­tir las per­cep­cio­nes cog­ni­ti­vas y emo­cio­na­les. Cual­quier mo­di­fi­ca­ción brus­ca de esos ele­men­tos cul­tu­ra­les, mo­ra­les y vi­ta­les

so­lo trae con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles de ca­rác­ter so­cial y es­truc­tu­ral que con­mo­cio­nan los más ele­men­ta­les prin­ci­pios en los que se ba­sa el fun­cio­na­mien­to de nues­tras for­mas de vi­da.

El co­mu­nis­ta ita­liano Grams­ci, en el pri­mer ter­cio del si­glo XX, al ver que las ma­sas en Eu­ro­pa no se­guían las pau­tas de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta, por es­tar im­preg­na­das por el pen­sa­mien­to y va­lo­res cris­tia­nos, ideó, des­de la cár­cel en su con­cep­to de “He­ge­mo­nía”, la trans­for­ma­ción cul­tu­ral de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, a fin de arrum­bar la cos­mo­vi­sión cris­tia­na y sus­ti­tuir­la por el pa­ra­dig­ma mar­xis­ta. Pa­ra ello ha­bía que mo­di­fi­car la idea de la fa­mi­lia, eli­mi­nar la mo­ral de ba­se cris­tia­na, dar un gi­ro a la idea de la se­xua­li­dad pa­ra mu­tar la es­truc­tu­ra so­cial ba­sa­da en la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar, y su en­fo­que re­pro­duc­ti­vo, etc. Fru­to de esa nue­va vi­sión sin sub­ver­sión vio­len­ta, se ins­tau­ró la Es­cue­la del mar­xis­mo cul­tu­ral de Frank­furt de ori­gen ilu­mi­nis­ta y franc­ma­só­ni­co, cu­yo prin­ci­pio era ex­ten­der co­mo una man­cha de tin­ta por las so­cie­da­des una nue­va idea de hom­bre, el New Age, nue­va era cul­tu­ral cu­yo tér­mino y re­sul­ta­do era un sin­cre­tis­mo pan­teís­ta que ne­ga­ba la mo­ral cris­tia­na y re­la­ti­vi­za­ba to­dos los ele­men­tos cog­ni­ti­vos y re­fe­ren­cia­les que ha­bían re­ci­bi­do las so­cie­da­des eu­ro­peas. De esa ma­ne­ra era más fá­cil pe­ne­trar con plan­tea­mien­tos ag­nós­ti­cos y sus­ti­tuir la re­li­gión con ideo­lo­gías en unos ca­sos mar­xis­tas y en otros na­cio­na­lis­tas exal­ta­das, o am­bas amal­ga­mas, cu­yas ex­pre­sio­nes nos son muy fa­mi­lia­res en nues­tra Es­pa­ña ac­tual.

Nues­tras so­cie­da­des ac­tua­les de cor­te oc­ci­den­tal se ha­yan in­mer­sas en esa di­ná­mi­ca rup­tu­ris­ta con el le­ga­do cul­tu­ral que da pie a nues­tras for­mas de con­vi­ven­cia y or­ga­ni­za­ción so­cial tra­di­cio­na­les. Las con­se­cuen­cias más im­por­tan­tes de esos en­fo­ques trans­for­ma­ti­vos son la mu­ta­ción de la idea de la fa­mi­lia, su vul­ne­ra­bi­li­dad co­mo es­truc­tu­ra so­cial, su ines­ta­bi­li­dad co­mo re­duc­to en el que se cría y edu­ca la pro­ge­nie, y co­mo ele­men­to prin­ci­pal de or­ga­ni­za­ción de nues­tras so­cie­da­des. Pa­ra ello ha­bía que trans­mu­tar la idea de la se­xua­li­dad, in­cor­po­ran­do nue­vas for­mas de re­la­ción en­tre las per­so­nas y am­plian­do el con­cep­to de se­xua­li­dad ha­cia nue­vas for­mas de sa­tis­fac­ción edo­nis­ta que die­ran la es­pal­da a la fa-

mi­lia. En con­se­cuen­cia, y pa­ra con­tra­rres­tar la concepción cris­tia­na de la fa­mi­lia y la he­te­reo­se­xua­li­dad, ha­bía que des­truir las ba­ses cris­tia­nas de nues­tras so­cie­da­des, fa­vo­re­cien­do una in­mi­gra­ción fun­da­men­tal­men­te is­lá­mi­ca. Es­ta, al no te­ner arrai­go, era más fá­cil de ma­ne­jar pa­ra lo­grar la des­com­po­si­ción de las es­truc­tu­ras na­cio­na­les y des­com­po­ner­las, de tal ma­ne­ra que así se­ría más efec­ti­vo ma­ne­jar a los in­di­vi­duos y ge­ne­rar le­gis­la­cio­nes que die­ran lu­gar a nue­vos cons­truc­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les. Y, en con­se­cuen­cia, im­plan­tar en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo nue­vas for­mas de con­ce­bir la exis­ten­cia y las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, con en­fo­ques to­ta­li­ta­rios alér­gi­cos a la he­te­ro­do­xia. Y no es de ex­tra­ñar, por ello, el em­pe­ño del ex pre­si­den­te es­pa­ñol Jo­sé Luis Rio­drí­guez Za­pa­te­ro por re­cu­pe­rar una idea ses­ga­da y sec­ta­ria de me­mo­ria his­tó­ri­ca.

El re­sul­ta­do es una ba­ja­da es­pec­ta­cu­lar de la na­ta­li­dad y un cam­bio bru­tal de la pi­rá­mi­de de po­bla­ción que con­lle­va efec­tos muy ne­ga­ti­vos, co­mo se­rán la is­la­mi­za­ción pro­gre­si­va de nues­tras so­cie­da­des, el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal, la cri­sis de los sis­te­mas de pen­sio­nes, la ne­ce­si­dad de un re­en­fo­que del gas­to pre­su­pues­ta­rio di­ri­gi­do a la sa­ni­dad y la asis­ten­cia ge­ron­to­ló­gi­ca por no ha­ber re­em­pla­zo la­bo­ral y pro­du­cir­se un em­po­bre­ci­mien­to; y la des­apa­ri­ción en unas dé­ca­das de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les tal co­mo las he­mos co­no­ci­do. Y al ser el is­la­mis­mo una concepción más re­cep­ti­va a la au­sen­cia de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y a las con­cep­cio­nes li­be­ra­les del fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía y de la so­cie­dad, ese mar­xis­mo trans­ver­sal, más o me­nos ex­plí­ci­to, pue­de sus­ti­tuir las ac­tua­les con­ven­cio­nes so­cia­les.

Una evi­den­cia pal­pa­ble de to­do ello es la fal­ta de apo­yo a la fa­mi­lia, la au­sen­cia de po­lí­ti­cas pro­na­ta­lis­tas, y el aban­dono de to­do plan­tea­mien­to que per­mi­ta con­ge­niar la ac­ti­vi­dad la­bo­ral con la fa­mi­liar, lo que ha­ce que sea un ac­to he­roi­co el te­ner hi­jos. Pe­ro es­te fe­nó­meno no es ca­sual. Se tra­ta de sus­ti­tuir a la fa­mi­lia en su ge­nui­na fi­na­li­dad edu­ca­ti­va pa­ra ins­ti­tu­cio­na­li­zar esa fun­ción que con­sis­te en crear há­bi­tos, va­lo­res y con­cep­tos mo­ra­les pa­ra que las per­so­nas sean li­bres y au­to­de­ter­mi­na­das pa­ra cons­truir su ideal de vi­da. De es­ta ma­ne­ra la es­cue­la sus­ti­tu­ye a la fa­mi-

lia y se con­vier­te en una ins­ti­tu­ción adoc­tri­na­do­ra don­de an­te la au­sen­cia de la fa­mi­lia en esa fun­ción pri­mi­ge­nia, se re­de­fi­na una idea de hom­bre o mu­jer que na­da tie­ne que ver con el con­cep­to de ciu­da­da­nía y sí con per­so­nas pre­de­ter­mi­na­das a ser en­gra­na­jes de un mo­de­lo de so­cie­dad per­ge­ña­do por una in­ge­nie­ría per­fec­ta­men­te di­se­ña­da al efec­to. Hux­ley se ade­lan­tó a es­te pro­ce­so en su obra “Un mun­do fe­liz”. Los re­sul­ta­dos son los si­guien­tes:

1. Per­so­nas sin un mo­de­lo re­fe­ren­cial axio­ló­gi­co, una vez des­trui­do el con­cep­to de mo­ral de ba­se cris­tia­na.

2. Fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das, que van aban­do­nan­do su ge­nui­na mi­sión edu­ca­do­ra y de pro­ge­nie.

3. De­ses­truc­tu­ra­ción so­cial, con­fun­dien­do con­cep­tos es­ta­ble­ci­dos des­de el de­re­cho ro­mano co­mo es el del ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas de dis­tin­ta iden­ti­dad se­xual.

4. Un fe­mi­nis­mo que no tie­ne co­mo prin­ci­pio y ob­je­ti­vo la li­be­ra­ción de la mu­jer sino su opo­si­ción al hom­bre, cu­yo fin y ob­je­to es des­truir el con­cep­to de fa­mi­lia. Los de­re­chos de la mu­jer de­ben ser de­fen­di­dos por el con­jun­to de la so­cie­dad, pe­ro sin pa­ra ello es­tig­ma­ti­zar al hom­bre.

5. Una idea de la edu­ca­ción que no es li­be­ra­do­ra sino alie­nan­te pues se ba­sa en que la es­cue­la es una ins­ti­tu­ción pa­ra trans­for­mar la so­cie­dad, y por tan­to adoc­tri­na­do­ra.

6. La ato­mi­za­ción de nues­tras so­cie­da­des y, por tan­to, la di­so­lu­ción de los es­ta­dos na­cio­na­les con to­dos los ne­fas­tos efec­tos que ello tie­ne pa­ra cohe­sio­nar nues­tras so­cie­da­des, do­tar­las de es­truc­tu­ra y man­te­ner los apa­ra­tos pro­duc­ti­vos y de ge­ne­ra­ción de re­cur­sos pa­ra el bie­nes­tar so­cial.

7. El cam­bio en po­co tiem­po de los pa­ra­dig­mas cul­tu­ra­les y an­tro­po­ló­gi­cos de nues­tras so­cie­da­des por el fa­vo­re­ci­mien­to per­fec­ta­men­te di­se­ña­do de la in­mi­gra­ción, fun­da­men­tal­men­te is­lá­mi­ca, más fá­cil­men­te asi­mi­la-

ble y más pro­pi­cia a orien­ta­cio­nes to­ta­li­ta­rias de la vi­da en co­mún y de la ac­ción po­lí­ti­ca.

8. En Es­pa­ña, la pro­gre­si­va sus­ti­tu­ción de la len­gua co­mún de to­dos los es­pa­ño­les por las neo­len­guas, que tan bien anun­ció Or­well en su obra “1984” pa­ra mo­di­fi­car cog­ni­ti­va­men­te las men­tes de las ma­sas.

9. Y, lo que es más im­por­tan­te, la des­truc­ción de nues­tra ci­vi­li­za­ción en un pe­rio­do de tiem­po ace­le­ra­do que di­sol­ve­rá to­dos los ele­men­tos in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les que nos han si­do trans­mi­ti­dos por vía cul­tu­ral.

Es­te es el prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne, no so­la­men­te Es­pa­ña, sino Eu­ro­pa en su con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.