La tra­ma ocul­ta que hi­zo es­ta­llar la gue­rra de Si­ria

Naves en Llamas - - !INVESTIGACIÓN! - "Na­ves en Lla­mas. Equi­po de in­ves­ti­ga­ción

ar­chi­vo de 57.934 co­rreos elec­tró­ni­cos de la di­rec­ción per­so­nal leaks hHi­zoac­peú­bul­nio­coss­muen­se­se,xW­teink­sio- de email de Be­rat Al­bay­rak,

yerno del pre­si­den­te tur­co Re­cep Tay­yip Er­do­gan y Mi­nis­tro de Ener­gía de es­te país. Los men­sa­jes fil­tra­dos de­mues­tran que el Go­bierno tur­co con­tra­ban­deó con el pe­tró­leo con­tro­la­do por los te­rro­ris­tas is­la­mis­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Irak y re­ve­lan có­mo el Eje­cu­ti­vo de Er­do­gan tra­ta de aca­bar con la li­ber­tad de pren­sa en su país, cas­ti­gan­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción crí­ti­cos y tra­tan­do de ma­ni­pu­lar las re­des so­cia­les.

Pe­ro, so­bre to­do, ana­li­zan­do con de­te­ni­mien­to los mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos de Be­rat Al­bay­rak pue­den ex­traer­se in­for­ma­cio­nes cru­cia­les pa­ra en­ten­der el ori­gen de la gue­rra en Si­ria y pa­ra com­pren­der las ra­zo­nes por las que los di­ri­gen­tes de los prin­ci­pa­les paí­ses eu­ro­peos se han con­ver­ti­do en los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de las po­lí­ti­cas a fa­vor de la lle­ga­da de mi­llo­nes de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos al vie­jo con­ti­nen­te.

En uno de los co­rreos fil­tra­dos por Wi­kileaks, el ana­lis­ta tur­co Meh­met Oz­han en­vía a Be­rat un email en el que se re­co­ge una ex­ten­sa in­for­ma­ción de oil-pri­ce.- com que ex­pli­ca có­mo, en 2012, Qa­tar se ha­bía em­pe­ña­do en cons­truir un ga­so­duc­to des­de su te­rri­to­rio has­ta Turquía a tra­vés de Si­ria, ya que los ca­ta­ríes, que se en­cuen­tran en­tre los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de gas del mun­do, no que­rían de­jar de per­der la opor­tu­ni­dad de ven­der su pre­cia­da pro­duc­ción a Eu­ro­pa, siem­pre ex­ce­si­va­men­te de­pen­dien­te de los su­mi­nis­tros ru­sos. El pre­si­den­te si­rio, Bas­har al As­sad, en­ten­dió rá­pi­da­men­te que se en­con­tra­ba en una po­si­ción de fuer­za y de­ci­dió su­bir la apues­ta crean­do un di­fe­ren­te di­se­ño geo­es­tra­té­gi­co y una fuen­te al­ter­na­ti­va de com­bus­ti­ble pa­ra el oleo­duc­to que ha­bría de acer­car­se a Eu­ro­pa a tra­vés de Si­ria.

En es­te pun­to, hay que re­cor­dar que la ma­yo­ría de los paí­ses de Orien­te Me­dio, in­clu­yen­do Si­ria, son mu­sul­ma­nes su­ni­tas. Por el con­tra­rio, el ré­gi­men post-Sa­dam Hus­sein en Irak, di­se­ña­do por Es­ta­dos Uni­dos, fue do­mi­na­do por los mu­sul­ma­nes chií­tas. Bas­har al As­sad es un mu­sul­mán alauí -un cre­do tam­bién chií que los su­ni­tas de Ca­tar y Ara­bia Sau­dí qui­sie­ran ver bo­rra­do de la faz de la Tie­rra-

. Por es­te mo­ti­vo, y en lu­gar de dar alas a un po­si­ble oleo­duc­to Qa­tar-Turquía, el pre­si­den­te si­rio fir­mó un acuer­do con el go­bierno chií­ta de Irak y otro con su ve­cino Irán, la ma­yor na­ción chií­ta del mun­do. Así na­ció el pro­yec­to de oleo­duc­to Irán-Iraq-Si­ria.

En un mo­men­to en el que la eco­no­mía si­ria se en­con­tra­ba ab­so­lu­ta­men­te es­tan­ca­da, As­sad ideó un plan de ga­so­duc­to al­ter­na­ti­vo que lle­va­ría el gas ira­quí a Irán y al res­to de Eu­ro­pa. Es­te pro­yec­to, ade­más, com­pla­ció a Vla­di­mir Pu­tin, ya que és­te te­nía fir­ma­do acuer­dos de lar­ga du­ra­ción con Irán, un país con el que Ru­sia siem­pre se ha man­te­ni­do có­mo­do a la ho­ra de es­ta­ble­cer pre­cios pa­ra el gas. Ade­más, es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que la úni­ca ba­se mi­li­tar de Ru­sia en el Me­di­te­rrá­neo se en­cuen­tra en la cos­ta de Si­ria, lo que es­tra­té­gi­ca­men­te per­mi­ti­ría a Pu­tin con­tro­lar un se­gun­do ga­so­duc­to a Eu­ro­pa. Por ello, el oleo­duc­to ira­ní ha­cia Si­ria rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en una prio­ri­dad pa­ra Mos­cú y, con­se­cuen­te­men­te, As­sad y los ru­sos co­men­za­ron a mo­ver­se pa­ra pa­ra­li­zar el pro­yec­to de ga­so­duc­to de Qa­tar y pa­ra pro­mo­ver el plan ira­ní. Pe­ro, en el ca­mino, Bas­har al As­sad se ha­bía ga­na­do unos enemi­gos muy po­de­ro­sos.

Un correo fe­cha­do en el mes de oc­tu­bre de 2015 que, se­gún Wi­kileaks, fue ha­lla­do en el or­de­na­dor per­so­nal del Mi­nis­tro de Ener­gía tur­co, ex­pli­ca có­mo la de­ci­sión de As­sad in­dig­nó a las mo­nar­quías su­ni­tas de Ara­bia Sau­dí y Qa­tar que, gra­cias a sus com­pras ma­si­vas de ar­ma­men­to nor­te­ame­ri­cano y bri­tá­ni­co, se jac­ta­ban de te­ner a las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les en un pu­ño “pa­ra que lu­cha­ran por ellas”.

Por es­te mo­ti­vo, se­gún es­te email, los en­to­ces pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos y de Gran Bre­ta­ña, Ba­rack Oba­ma y Da­vid Ca­me­ron, res­pec­ti­va­men­te, “no tar­da­ron en pro­gra­mar ata­ques aé­reos con­tra Si­ria en un es­fuer­zo por de­rro­car a As­sad”. Pe­ro, a fi­na­les de agos­to de 2013, el par­la­men­to bri­tá­ni­co vo­tó en con­tra de es­ta ac­ción, lo que, a su vez, ejer­ció una fuer­te pre­sión so­bre el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, quien cal­cu­ló que el Con­gre­so de Was­hing­ton se­gui­ría el ejem­plo de

Lon­dres y blo­quea­ría cual­quier ata­que con­tra Si­ria. Pa­ra­le­la­men­te, Ru­sia in­cre­men­tó la apues­ta mo­vien­do sus bar­cos de gue­rra al Me­di­te­rrá­neo, listos pa­ra de­fen­der Si­ria. Los prin­ci­pa­les ami­gos de Ara­bia, Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, re­tro­ce­dían, y fue en ese mo­men­to cuan­do el rey sau­dí de­ci­dió re­sol­ver él so­lo el pro­ble­ma de Si­ria”.

Tal y co­mo se re­co­ge en los co­rreos elec­tró­ni­cos de Be­rat Al­bay­rak, mi­nis­tro tur­co de Ener­gía y yerno de Tay­yip Er­do­gan, fil­tra­dos por Wi­kileaks, “el pri­mer pa­so que die­ron Ara­bia Sau­dí y Ca­tar fue in­cre­men­tar su apo­yo eco­nó­mi­co a la Her­man­dad Mu­sul­ma­na, que pre­ten­día im­po­ner el con­trol su­ni­ta en to­dos los paí­ses del Me­dio Orien­te. Los sau­díes per­sua­die­ron a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que apo­ya­ran es­ta po­lí­ti­ca y los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción oc­ci­den­ta­les se su­ma­ron a es­ta cau­sa al en­cua­drar las ac­cio­nes to­ta­li­ta­rias de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes ba­jo el be­ne­vo­len­te pa­ra­guas de las ‘pri­ma­ve­ras ára­bes’”.

“Por otro la­do, Ara­bia Sau­dí tam­bién to­mó otra de­ci­sión tras­cen­den­tal: aba­ra­tar el pre­cio de su pe­tró­leo, lo que pro­vo­ca­ba una gra­ve pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad al pe­tró­leo ru­so, im­pe­día a Irán (be­ne­fi­cia­da por el re­cien­te le­van­ta­mien­to del em­bar­go) re­es­truc­tu­rar su in­dus­tria del cru­do, pa­ra­li­za­ba la pro­duc­ción de frac­king en Es­ta­dos Uni­dos. De es­te mo­do, los sau­díes cas­ti­ga­ban a to­dos los im­pli­ca­dos en el apo­yo a As­sad en el Go­bierno si­rio”.

Lo que ya se co­no­ce co­mo el “Be­rat's Box”, la más im­por­tan­te fil­tra­ción de co­rreos elec­tró­ni­cos de un al­to car­go del Go­bierno tur­co que ha te­ni­do lu­gar has­ta la fe­cha, tam­bién ex­pli­ca có­mo Qa­tar y Ara­bia Sau­dí han si­do cla­ves en el fo­men­to y la fi­nan­cia­ción de gru­pos te­rro­ris­tas mu­sul­ma­nes su­ni­tas en Irak y Si­ria, in­clu­yen­do, por su­pues­to, el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI).

Olea­das de in­mi­gran­tes ha­cia Eu­ro­pa

Los do­cu­men­tos ex­po­nen co­mo el EI ha si­do am­plia­men­te fi­nan­cia­do por do­nan­tes de Ara­bia

Sau­dí y Qa­tar, “pe­ro no con­tro­la­do por ellos”. De he­cho, los lí­de­res del Es­ta­do Is­lá­mi­co, en sus di­fe­ren­tes ra­mas, bus­can in­gre­sos que les per­mi­tan avan­zar por de­lan­te de los lí­de­res de las ra­mas ri­va­les y ob­te­ner in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca de Ara­bia Sau­dí. En el nor­te de Irak, por ejem­plo, ma­ne­ja­ban las re­fi­ne­rías de pe­tró­leo que to­ma­ban pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias. Pe­ro, por el con­tra­rio, en Li­bia des­tru­yen las re­fi­ne­rías co­mo si és­tas fue­ran una ofen­sa ha­cia Dios. La ra­ma li­bia del EI pre­fie­re el di­ne­ro fá­cil del con­tra­ban­do de per­so­nas, ya que “las ru­tas de trá­fi­co de per­so­nas es­ta­ble­ci­das tam­bién les sir­ven pa­ra pro­yec­tar com­ba­tien­tes a to­do el mun­do”.

“La es­tra­te­gia es cla­ra: el Es­ta­do Is­lá­mi­co pro­vo­ca el caos en Si­ria, ge­ne­ra una gra­ve cri­sis hu­ma­ni­ta­ria pa­ra que los re­fu­gia­dos hu­yan y el pro­pio Es­ta­do Is­lá­mi­co, ge­ne­ral­men­te a tra­vés de Li­bia, ofre­ce a es­tos re­fu­gia­dos, en­tre los que in­tro­du­ce a sus te­rro­ris­tas, una ru­ta ha­cia Eu­ro­pa”.

Pa­ra com­ple­tar el cua­dro, y se­gún se re­ve­la en el correo elec­tró­ni­co en po­der de Be­rat Al­bay­rak que in­clu­ye un aná­li­sis rea­li­za­do por la web oil-pri­ce.net, “no es una coin­ci­den­cia que en es­te pun­to, Ale­ma­nia, de re­pen­te, de­ci­die­ra ofre­cer re­com­pen­sas de bie­nes­tar muy ge­ne­ro­sas a cual­quier in­mi­gran­te ile­gal que pu­die­ra lle­gar, a tra­vés del Me­di­ta­rrá­neo, des­de la cos­ta de Li­bia a las is­las ita­lia­nas. Ale­ma­nia ne­ce­si­ta mano de obra de tra­ba­ja­do­res hués­pe­des de los paí­ses más po­bres pa­ra man­te­ner sus pro­duc­tos com­pe­ti­ti­vos”.

El ana­lis­ta de oil-pri­ce.net que en­vía su tra­ba­jo al mi­nis­tro

de Ener­gía tur­co iro­ni­za, ade­más, se­ña­lan­do que “la ca­pa­ci­dad de Ale­ma­nia pa­ra se­guir ex­por­tan­do con una eco­no­mía de al­tos sa­la­rios es acla­ma­da por el Go­bierno ger­mano co­mo un ho­me­na­je al sis­te­ma edu­ca­ti­vo ale­mán. Pe­ro, en reali­dad, en­tre bas­ti­do­res, el go­bierno ale­mán sa­be muy bien que su eco­no­mía de sa­la­rios ba­jos, de al­to ren­di­mien­to, es un tri­bu­to al sis­te­ma edu­ca­ti­vo tur­co. El go­bierno ale­mán ha per­mi­ti­do la mi­gra­ción sin res­tric­cio­nes des­de Turquía des­de los pri­me­ros años ochen­ta del pa­sa­do si­glo. Las am­bi­cio­nes de sa­la­rios ba­jos de los obre­ros tur­cos emi­gran­tes so­ca­va­ban las fa­cul­ta­des de ne­go­cia­ción de los sin­di­ca­tos ale­ma­nes. Los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes te­nían que man­te­ner sus de­man­das sa­la­ria­les ba­jas pa­ra evi­tar que sus tra­ba­jos fue­ran en­tre­ga­dos a la mano de obra no ca­li­fi­ca­da tur­ca. Pe­ro el re­sur­gir eco­nó­mi­co de Turquía en los úl­ti­mos años ha he­cho que el flu­jo de mano de obra ba­ra­ta ha­cia Ale­ma­nia se se­ca­ra. Y, por ello, el Eje­cu­ti­vo de An­ge­la Merkel tra­ba­ja in­sis­ten­te­men­te pa­ra que mi­llo­nes de in­mi­gran­tes lle­guen al país a ocu­par pues­tos de tra­ba­jo de suel­dos ba­jos con los que ayu­dar a sol­ven­tar las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias…”

Co­mo era de es­pe­rar, los so­li­ci­tan­tes de asi­lo que se api­ña­ban en los bo­tes de la cos­ta de Li­bia au­men­ta­ron ex­po­nen­cial­men­te, aun­que ape­nas unas se­ma­nas más tar­de fun­cio­na­rios ger­ma­nos ya es­ti­ma­ban que so­la­men­te el 20% de los mi­gran­tes que lle­ga­ban a su país era de Si­ria. La gran ma­yo­ría te­nía su ori­gen en paí­ses co­mo Su­dán, So­ma­lia o Afganistán.

La in­for­ma­ción con­te­ni­da en el or­de­na­dor de Be­rat Al­bay­rak re­ve­la que, ac­tual­men­te, di­fe­ren­tes es­tu­dios cal­cu­lan en­tre 20 y 30 mi­llo­nes de per­so­nas las que es­ta­rían con­si­de­ran­do mi­grar des­de el di­fe­ren­tes paí­ses mu­sul­ma­nes pa­ra be­ne­fi­ciar­se del sis­te­ma de bie­nes­tar eu­ro­peo. “Aun­que el go­bierno ale­mán desea aco­ger a mu­chos mi­gran­tes, sus paí­ses ve­ci­nos, con ta­sas de des­em­pleo que su­pe­ran los dos dí­gi­tos, no lo ha­cen y, por ello, co­men­za­ron a im­po­ner con­tro­les fron­te­ri­zos. De es­te mo­do, el sue­ño eu­ró­fi­lo de un con­ti­nen­te sin fron­te­ras fue

pi­so­tea­do por el de­seo ale­mán de mano de obra ba­ra­ta”.

De he­cho, ya hay una am­plia evi­den­cia es­ta­dís­ti­ca de que es­ta "mi­gra­ción del bie­nes­tar" ha per­ju­di­ca­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a las eco­no­mías eu­ro­peas. En los Paí­ses Ba­jos, el 70% de los so­ma­líes vi­ve de la asis­ten­cia so­cial, fren­te a só­lo el 3% de los ho­lan­de­ses na­ti­vos y el 2% de los mi­gran­tes po­la­cos. Se­gún la Ofi­ci­na Cen­tral de Es­ta­dís­ti­cas de No­rue­ga, ca­da in­mi­gran­te no eu­ro­peo que lle­ga al país cues­ta 650.000 eu­ros a las ar­cas pú­bli­cas du­ran­te to­da su vi­da. “Du­ran­te los úl­ti­mos 17 años, Gran Bre­ta­ña ha gas­ta­do 180.000 mi­llo­nes de eu­ros en in­mi­gran­tes de fue­ra de la UE, en par­ti­cu­lar en el sec­tor de la asis­ten­cia so­cial, mien­tras que los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros de la UE con­tri­bu­ye­ron con 6.600 mi­llo­nes de dó­la­res a la eco­no­mía bri­tá­ni­ca”.

To­do es­to sin con­tar con el evi­den­te ries­go exis­ten­te de que en­tre los in­mi­gran­tes se in­fil­tren te­rro­ris­tas is­la­mis­tas. Tal y co­mo se re­co­ge en otro email ha­lla­do en el or­de­na­dor del Mi­nis­tro de Ener­gía de Turquía, que ci­ta a Mi­ke MCCaul, pre­si­den­te del Co­mi­té de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­na, "des­de el pun­to de vis­ta de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, to­mo la pa­la­bra al Es­ta­do is­lá­mi­co (EI) cuan­do afir­ma que ‘usa­mos y ex­plo­ta­mos la cri­sis de los re­fu­gia­dos pa­ra in­fil­trar­nos en Oc­ci­den­te’. Eso me preo­cu­pa”.

Se­gún da­tos de ex­per­tos li­ba­ne­ses, el 2,2% de los si­rios que ates­tan los cam­pos de re­fu­gia­dos es­tán afi­lia­dos al EI. “En otras pa­la­bras, de los 10.000 in­mi­gran­tes que lle­gan a Ale­ma­nia dia­ria­men­te, 220 son com­ba­tien­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co en­du­re­ci­dos por la gue­rra, por el fa­na­tis­mo y el ra­di­ca­lis­mo is­la­mis­ta”.

Be­rat Al­bay­rak

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.