Ame­ri­ca first. Do­nald Trump y el na­cio­na­lis­mo iden­ti­ta­rio en los Es­ta­dos Uni­dos

Naves en Llamas - - !ENSAYO! - " Ser­gio Fer­nán­dez Ri­quel­me. Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia

Ha­bía si­do un mal sue­ño; una pe­sa­di­lla qui­zás. Pe­ro en la ma­ña­na del mar­tes 8 de no­viem­bre de 2016, bue­na par­te del mun­do oc­ci­den­tal com­pro­bó que las no­ti­cias de la no­che an­te­rior eran cier­tas. Pe­se al anun­cia­do co­mo inevi­ta­ble triun­fo des­de ha­ce me­ses de su ri­val, pe­se a la una­ni­mi­dad de las en­cues­tas en su con­tra, pe­se a las crí­ti­cas ge­ne­ra­li­za­das a su per­so­na y a su obra, su­ce­dió lo ines­pe­ra­do, lo in­de­sea­ble: ha­bía ven­ci­do el em­pre­sa­rio Do­nald Trump.

Y co­men­za­ba una nue­va eta­pa, en­tre la con­tro­ver­sia ideo­ló­gi­ca y el im­pac­to de las re­des so­cia­les, de de­ba­te so­bre la iden­ti­dad nor­te­ame­ri­ca­na en el Si­glo XXI, co­mo en otras par­tes del mun­do so­bre sus tra­di­cio­nes re­gio­na­les, en­tre el na­cio­na­lis­mo iden­ti­ta­rio que se creía su­pe­ra­do (una ver­sión lla­ma­da po­pu­lis­ta del idea­rio del Ame­ri­can way of li­fe) y el cos­mo­po­li­tis­mo sin fron­te­ras que se creía im­pa­ra­ble (al ca­lor de la uni­for­mi­za­ción so­cio­cul­tu­ral en la era de la glo­ba­li­za­ción).

Angry whi­te man

Lle­ga­ron las lá­gri­mas y los gri­tos. El llan­to de los miem­bros del "star sys­tem" de Holly­wood (vi­ral en las re­des so­cia­les), los la­men­tos de los crea­do­res de opi­nión de los me­dios li­be­ral-pro­gre­sis­tas (uni­dos aho­ra to­dos con­tra el per­so­na­je), las que­jas de los di­ri­gen­tes de la Unión Eu­ro­pea (a iz­quier­da y de­re­cha del es­pec­tro po­lí­ti­co), las ex­cu­sas de los maes­tros de la de­mos­co­pia (al­go se les ha­bía es­ca­pa­do). Llo­ra­ban por­que ha­bía triun­fa­do el re­pre­sen­tan­te de un vie­jo ar­que­ti­po nor­te­ame­ri­cano que su­pues­ta­men­te ha­bía pa­sa­do a la His­to­ria: el angry whi­te man.

Un mag­na­te de du­do­sa repu­tación, un per­so­na­je me­diá­ti­co de­nun­cia­do co­mo mi­só­gino y xe­nó­fo­bo, un out­si­der de "lo po­lí­ti­co", se con­vir­tió en el 45º Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Tras con­se­guir la no­mi­na­ción en las pri­ma­rias del GOP (Par­ti­do Re­pu­bli­cano o Great Old Party), ga­nan­do por ma­yo­ría a los can­di­da­tos ofi­cia­les (Jeb Bush y Mar­co Ru­bio), su­pe­ra­ba por sor­pre­sa a la to­do­po­de­ro­sa can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton. Y lo ha­cía in­vo­can­do, ba­jo el le­ma "Ma­ke Ame­ri­ca

Great Again" (pu­bli­ci­ta­do en las go­rras de sus se­gui­do­res), un na­cio­na­lis­mo nor­te­ame­ri­cano que sin­te­ti­za­ba el re­cuer­do del ideal post­bé­li­co del Ame­ri­can Way of li­fe de las cla­ses me­dias blan­cas y tra­di­cio­na­les, y los emer­gen­tes fe­nó­me­nos iden­ti­ta­rios que cues­tio­na­ban la ho­mo­ge­nei­za­ción del mo­de­lo glo­ba­li­za­dor (de la nue­va Ru­sia al ines­pe­ra­do Bre­xit in­glés).

La ven­gan­za ha­bía lle­ga­do. Fren­te al ideal cos­mo­po­li­ta del yes we can enar­bo­la­do por Ba­rack Hus­sein Oba­ma, re­sur­gía pa­ra sus opo­nen­tes, a mo­do de mal re­cuer­do, la mi­sión his­tó­ri­ca con­te­ni­da en el poe­ma “La car­ga del hom­bre blan­co” del Rud­yard Ki­pling (The Whi­te Man's Bur­den, 1899). Re­gre­sa­ba, si no ma­yo­ri­ta­ria­men­te si de ma­ne­ra per­fec­ta­men­te mo­vi­li­za­da y com­pac­ta, ese ideal na­cio­na­lis­ta que ape­la­ba a una iden­ti­dad se­cu­lar, real o fic­ti­cia, ame­na­za­da por un mun­do mul­ti­cul­tu­ral de­ma­sia­do ex­tra­ño a gran­des ca­pas so­cia­les reac­cio­na­rias ya vi­si­bles en el fe­nó­meno del Tea Party. Y Trump lo su­po des­de el prin­ci­pio; a su cam­pa­ña no le in­tere­sa­ron nun­ca los bas­tio­nes his­tó­ri­ca­men­te de­mó­cra­tas: ni las gran­des ciu­da­des ni los es­ta­dos "azu­les", ni las mi­no­rías ra­cia­les ni los gru­pos ét­ni­cos, ni las es­tre­llas del de­por­te ni las eli­tes cul­tu­ra­les-ar­tís­ti­cas. Su es­tra­te­gia iba di­ri­gi­da a un gru­po con­cre­to de per­so­nas, sus po­ten­cia­les vo­tan­tes eran otros. Nun­ca pre­ten­dió ob­te­ner el vo­to po­pu­lar (co­mo no lo hi­zo), sino ga­nar el vo­to elec­to­ral, apos­tan­do por re­gio­nes (los swing-sta­tes o “es­ta­dos pen­du­la­res”) don­de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, mu­chas ve­ces sin pa­sa­do re­pu­bli­cano co­mo él, vi­vían co­mo ame­na­za los cam­bios de la Glo­ba­li­za­ción en sue­lo nor­te­ame­ri­cano: Io­wa e In­dia­na en el Corn Belt (cin­tu­rón de maíz), Pennsyl­va­nia y Ohio en el Rust Belt (cin­tu­rón de óxi­do), Mi­chi­gan en la vie­ja Amé­ri­ca in­dus­trial, y Flo­ri­da en el sur his­pano y re­si­den­cial.

El en­fa­da­do hom­bre blan­co, su­pues­ta­men­te, ha­bía vuel­to. Es­te ar­que­ti­po tra­di­cio­nal, so­cio­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, pa­re­cía re­pre­sen­tar, en pri­mer lu­gar, a hom­bres (y tam­bién mu­je­res, ca­si un 44% del to­tal de vo­tan­tes) que con­si­de­ra­ban co­mo ne­ga­ti­vo el pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal y de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co plan­tea­do du­ran­te los ocho años de go­bierno Oba­ma; sus po­lí­ti­cas les ha­bían afec­ta­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, em-

pí­ri­ca o per­ci­bi­da­men­te, en su es­ta­tus de bie­nes­tar o de opor­tu­ni­da­des en el siem­pre me­ri­to­crá­ti­co sis­te­ma use­ño, especial­men­te en zo­nas geo­grá­fi­cas de tra­di­ción obre­ra o en es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos de cla­se me­dia. Y en se­gun­do lu­gar, a ciu­da­da­nos de ori­gen an­glo­sa­jón (o eu­ro­peo), de pro­fun­das con­vic­cio­nes re­li­gio­sas, de me­dia­na cul­tu­ra aca­dé­mi­ca y de zo­nas ru­ra­les o sub­ur­ba­nas, au­to­con­si­de­ra­dos ex­tra­ños en su pro­pio país an­te el cam­bio de­mo­grá­fi­co y cul­tu­ral acae­ci­do a co­mien­zos del si­glo XXI; y ca­ri­ca­tu­ri­za­dos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción li­be­ral-pro­gre­sis­tas co­mo el ra­cis­ta WAPS, el Red­neck su­re­ño, el pe­li­gro­so Cra­ker, el Hill­billy de los Apa­la­ches, el Poor Whi­te o nues­tro Angry whi­te ma­le. Se­res ex­tra­ños, atra­sa­dos, que ha­bían per­di­do ese tren del pro­gre­so, los per­de­do­res an­te el inevi­ta­ble triun­fo del mo­de­lo glo­ba­li­za­dor y mul­ti­cul­tu­ral de las gran­des ur­bes de la Cos­ta es­te (de Nue­va York, la “ciu­dad que nun­ca duer­me”, a la crea­ti­va e his­pa­na Mia­mi) y de la Cos­ta oes­te (de la mul­ti­ét­ni­ca San Fran­cis­co a la siem­pre mo­der­na Seattle).

"La car­ni­ce­ría (bar­ba­rie) ame­ri­ca­na". En su dis­cur­so de po­se­sión, el 20 de enero de 2017, el nue­vo Pre­si­den­te pro­nun­ció es­tas grue­sas pa­la­bras, de­nun­cian­do con vehe­men­cia una apo­ca­líp­ti­ca reali­dad na­cio­nal. Con la siem­pre ame­na­zan­te Ru­sia de fon­do (por la sos­pe­cho­sa re­la­ción amis­to­sa con Pu­tin o por la su­pues­ta in­tro­mi­sión de hac­kers es­la­vos en las elec­cio­nes a su fa­vor) Trump ju­ra­ba su car­go an­te dos Bi­blias, con su mu­jer y mo­de­lo Me­la­nia al más pu­ro “Jac­kie Ken­nedy´s Sty­le” a su la­do, y pro­me­tía de­vol­ver en su in­te­gri­dad el fa­mo­so “sue­ño ame­ri­cano”. Por ello, sus pa­la­bras no res­pon­dían a da­tos cuan­ti­ta­ti­vos que no in­tere­sa­ban a sus fie­les, sino a va­lo­res y sen­ti­mien­tos de ca­rác­ter cua­li­ta­ti­vo que si enar­de­cían a sus se­gui­do­res: se­gu­ri­dad y pros­pe­ri­dad, mo­ra­li­dad y uni­dad, pro­tec­ción y su­pe­rio­ri­dad. Ame­ri­ca first in­ti­tu­la­ba su pro­gra­ma de tra­ba­jo; pro­me­sas va­gas y ame­na­zan­tes de cam­pa­ña (que ca­si na­die creía que iba a cum­plir) se con­cre­ta­ban: el pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co fren­te a la des­lo­ca­li­za­ción (en es­pe­cial en Mé­xi­co) y la com­pe­ten­cia des­leal (bá­si­ca­men­te Chi­na); el na­cio­na­lis­mo so­cio­cul­tu­ral, tan­to li­be­ral (li­ber­tad de ne­go­cios) co­mo con­ser­va­dor (li­ber­tad re­li­gio­sa), fren­te al mun­do pro­gre­sis­ta (que des­truía los va­lo­res sa­cro­san­tos de la pa­tria), del mun­do mi-

gran­te his­pano (que traía de­lin­cuen­cia y mano de obra ex­ce­si­va­men­te ba­ra­ta), del mun­do is­lá­mi­co en ex­pan­sión (que era una po­ten­cial ame­na­za a su mo­do de vi­da) y del mun­do eu­ro­peo en de­ca­den­cia (que ya era ma­yor pa­ra de­fen­der­se so­lo); y so­bre to­do la fi­gu­ra in­có­lu­me del lí­der ca­ris­má­ti­co, del em­pre­sa­rio triun­fa­dor, del ciu­da­dano po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, del pa­triar­ca del clan (des­de su Trump To­wer, se­de del go­bierno de tran­si­ción).

Sus nom­bra­mien­tos co­men­za­ron a se­ña­lar el ca­mino. Em­pre­sa­rios co­mo su pro­pio yerno Ja­red Kus­cher en el pues­to ase­sor prin­ci­pal, o co­mo An­drew Puz­der en la di­rec­ción del De­par­ta­men­to de Em­pleo; po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res y re­li­gio­sos muy li­ga­dos a la lla­ma­da "Amé­ri­ca pro­fun­da", co­mo su Vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce (go­ber­na­dor de In­dia­na), el con­gre­sis­ta Tom Pri­ce al fren­te del De­par­ta­men­to de Sa­lud, el go­ber­na­dor de Te­xas Rick Perry co­mo Se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ener­gía, la ac­ti­vis­ta pro­fa­mi­lia Betsy DeVos co­mo se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción, el ju­ris­ta Scott Pruitt (fis­cal ge­ne­ral de Oklaho­ma) co­mo ad­mi­nis­tra­dor de la Agen­cia de Pro­tec­ción Me­dioam­bien­tal (EPA), y el ve­te­rano se­na­dor por Ala­ba­ma Jeff Ses­sions co­mo Fis­cal Ge­ne­ral. Pe­ro so­bre to­do dos de sus elec­cio­nes de­ja­ron a las cla­ras el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co que se le ne­ga­ba siem­pre al cir­cen­se Trump: la elec­ción de Ste­ve Ban­non, uno de los doc­tri­na­rios del mo­vi­mien­to "alt-right" (nue­va de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na) co­mo su je­fe de es­tra­te­gia (di­rec­tor del po-pu­lar por­tal Breit­bart); y la no­mi­na­ción del con­ser­va­dor pro­fa­mi­lia y pro­vi­da Neil Gor­such, se­gui­dor del le­gen­da­rio An­to­nin Sca­lia, co­mo su can­di­da­to pa­ra el om­ni­pre­sen­te Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Y de esas lá­gri­mas me­diá­ti­cas se pa­só a las que­jas dia­rias. Trump cum­plió sus pro­me­sas y la reacción de sus opo­si­to­res fue in­me­dia­ta. La mul­ti­tu­di­na­ria "Mar­cha por las mu­je­res" (li­de­ra­da por Mi­chael Moo­re y di­fe­ren­tes ar­tis­tas, co­mo Ma­don­na que ame­na­zó pú­bli­ca­men­te con vo­lar la Whi­te Hou­se) se opo­nía a las pri­me­ras me­di­das so­cia­les del nue­vo ga­bi­ne­te, co­mo el de­cre­to que prohi­bía la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca de or­ga­ni­za­cio­nes abor­tis­tas o de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar; los lobbys ideo­ló­gi­cos que

apo­ya­ron al an­te­rior go­bierno se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra de los de­cre­tos que im­pul­sa­ban oleo­duc­tos pa­ra­li­za­dos, que los eli­mi­na­ba de la pá­gi­na web de la Ca­sa Blan­ca, o re­cor­ta­ban el sis­te­ma de sa­lud co­no­ci­do co­mo Oba­maCa­re; y sus me­di­das pa­ra con­tro­lar la in­mi­gra­ción, des­de com­ple­tar el mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co has­ta im­pe­dir tem­po­ral­men­te la en­tra­da de re­fu­gia­dos o na­cio­na­les de de­ter­mi­na­dos paí­ses con­si­de­ra­dos co­mo po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos, lle­vó a las ca­lles a mi­les de opo­si­to­res (to­man­do los prin­ci­pa­les ae­ro­puer­tos), pro­vo­có la reacción de los gran­des mag­na­tes y con­lle­vó la con­de­na de nu­me­ro­sas can­ci­lle­rías in­ter­na­cio­na­les (aun­que re­ci­bió el apo­yo del pre­mier ma­giar Vik­tor Or­bán y de los lí­de­res de los emer­gen­tes par­ti­dos iden­ti­ta­rios o na­cio­na­lis­tas del Vie­jo Con­ti­nen­te).

En­fa­da­dos, muy en­fa­da­dos. Los ame­ri­ca­nos eran ex­cep­cio­na­les, he­chos a sí mis­mos, li­bres des­de la cu­na, ar­ma­dos por de­re­cho, due­ños de su tie­rra, ele­gi­dos por la pro­vi­den­cia, des­cen­dien­tes de los pio­ne­ros pu­ri­ta­nos. Trump, pe­se a erro­res del pa­sa­do y exa­brup­tos per­do­na­bles, era el ele­gi­do pa­ra re­cu­pe­rar ese ex­cep­cio­na­lis­mo nor­te­ame­ri­cano (Ame­ri­can ex­cep­tio­na­lism), na­rra­do por pri­mer vez en su via­je por Ale­xis de Toc­que­vi­lle: el li­be­ra­lis­mo (“la sa­gra­da li­ber­tad”), el uti­li­ta­ris­mo (“haz­lo por ti mis­mo”), el pro­vi­den­cia­lis­mo (“la na­ción ele­gi­da”), el mé­ri­to (“el em­pre­sa­rio de éxi­to”). Y ese en­fa­do, in­com­pren­si­ble pa­ra una eli­te que pre­go­na­ba los fru­tos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ló­gi­ca de la to­le­ran­cia, hi­zo plau­si­ble una op­ción im­po­si­ble.

En 1992 Bill Clin­ton di­jo una fra­se que le hi­zo fa­mo­so: the eco­nomy, stu­pid ("es la eco­no­mía, es­tú­pi­do"). Des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en un dogma que es­ta­ble­ce la inevi­ta­bi­li­dad ló­gi­ca de los da­tos cuan­ti­ta­ti­vos pa­ra de­ter­mi­nar la ra­zón po­lí­ti­ca y la vic­to­ria en las elec­cio­nes. El pro­gre­so y el bie­nes­tar con­du­cen, co­mo se­ña­ló Fu­ku­ya­ma, a un ca­mino inevi­ta­ble. Pe­ro ese en­fa­do, en­tre lo cua­li­ta­ti­vo y lo su­pues­ta­men­te irra­cio­nal, en­tre el mie­do in­jus­ti­fi­ca­do y los sue­ños in­cum­pli­dos, de­mos­tra­ba la vi­gen­cia, co­mo va­ria­ble de es­tu­dio his­to­rio­grá­fi­co, de los mi­tos y “en­fa­dos” del an­ti­guo na­cio­na­lis­mo.

Ma­ke Amé­ri­ca Great Again

Amé­ri­ca (USA), pri­me­ro, de­bía vol­ver a ser gran­de otra vez. Una fór­mu­la en­tre el pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial (fren­te a Chi­na y Mé­xi­co) y el li­ber­ta­ris­mo pa­trio (des­de la de­fen­sa del uso de ar­mas a las res­tric­cio­nes de los acuer­dos con­tra el cam­bio cli­má­ti­co) que re­cu­pe­ra­ba el ci­ta­do ex­cep­cio­na­lis­mo nor­te­ame­ri­cano.

Una na­ción ci­vil o mo­der­na (Re­nan) y una na­ción ét­ni­ca o tra­di­cio­nal (Strauss). La vie­ja dia­léc­ti­ca iden­ti­ta­ria re­gre­sa­ba en el seno del pa­ra­dig­ma del "Es­ta­do jo­ven" con­tem­po­rá­neo. Los EEUU re­cu­pe­ra­ban los de­ba­tes de su no tan bre­ve y su no tan sin­gu­lar his­to­ria: el ori­gen eu­ro­peo o mez­co­lan­za ét­ni­ca (mel­ting pot), la se­gre­ga­ción ra­cial o la exclusión so­cio­eco­nó­mi­ca, los va­lo­res tra­di­cio­na­les o la ideo­lo­gía pro­gre­sis­ta, el ais­la­cio­nis­mo in­terno o el im­pe­ria­lis­mo mi­li­tar y cul­tu­ral. E his­to­rio­grá­fi­ca­men­te vi­si­bles en va­rios ac­tos con­flic­ti­vos: la lu­cha en­tre las tre­ce co­lo­nias y el do­mi­na­dor in­glés, la ex­pan­sión ha­cia el Oes­te y la re­sis­ten­cia de los na­ti­vos in­dí­ge­nas, la ba­ta­lla en­tre el sur con­fe­de­ra­do y el nor­te unio­nis­ta, la in­fluen­cia de lo his­pano (mi­gra­cio­nes con­ti­nuas) y la in­fluen­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca (su "pa­tio tra­se­ro"), la re­la­ción en­tre la “ca­za de bru­jas” an­ti­co­mu­nis­ta y la dia­léc­ti­ca de la Gue­rra fría, la pa­ra­do­ja de la de­mo­cra­ti­za-ción del mun­do y la in­va­sión de paí­ses pa­ra ello, o las con­tra­dic­cio­nes en­tre el ideal de ri­que­za y la li­mi­ta­ción de de­ter­mi­na­dos gru­pos al mis­mo; y en el tiem­po pre­sen­te, en las frac­tu­ras abier­tas en el con­si­de­ra­do du­ran­te años co­mo el per­fec­to bi­par­ti­dis­mo de­mo­crá­ti­co: en­tre las eli­tes del mo­vi­mien­to neo-con y las ba­ses del Tea party en las fi­las re­pu­bli­ca­nas, y en­tre el so­cia­lis­mo “a la eu­ro­pea” de San­ders y las ba­ses fren­te al li­be­ra­lis­mo so­cial, y de par­ti­do, de Clin­ton y las eli­tes en las fi­las de­mó­cra­tas.

Clint East­wood, uno de los po­cos ar­tis­tas que apo­yó a Trump, re­tra­tó co­mo na­die a ese odia­do Whi­te Angry Man (o Ma­le): de Harry el Su­cio al Gran To­rino. El res­pon­sa­ble his­tó­ri­co de las dis­cri­mi­na­cio­nes y las de­sigual­da­des, de las in­va­sio­nes y las con­ta­mi­na­cio­nes; así lo veían y así se

veía. Era un per­so­na­je de fic­ción, nos de­cían, era so­lo un ac­tor y di­rec­tor, nos re­cor­da­ban. Pe­ro pa­re­ce que en no­viem­bre de 2016, co­mo fe­nó­meno his­tó­ri­co no tan ex­cep­cio­nal a es­tu­diar, die­ron la vic­to­ria a uno de los su­yos don­de ha­bía que dár­se­la. Y que se­gún to­dos los es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos y de­mós­co­pi­cos a ini­cios de su man­da­to, pe­se a la ele­va­da opi­nión en con­tra del pre­si­den­te y el im­pac­to des­me­su­ra­do de su “de­mo­cra­cia vir­tual” (los fa­mo­sos, vi­ra­les y po­lé­mi­cos twits del pre­si­den­te), vuel­ven a ser una fé­rrea ba­se elec­to­ral ca­paz de re­ele­gir a uno de los su­yos una vez más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.