Bre­ví­si­mo his­to­rial mé­di­co de la de­sin­te­gra­ción y de­ca­den­cia de Es­pa­ña

Naves en Llamas - - !ENSAYO! - " An­to­nio Ríos Ro­jas. Es­cri­tor

Aun­que es­tas lí­neas son que­jo­sas, es­pe­ro que las que­jas aca­ben des­per­tan­do a es­pí­ri­tus brio­sos, co­mo los de aque­llos que, agra­de­cien­do

a la Ge­ne­ra­ción del 98 sus cer­te­ros aná­li­sis, se in­dig­na­ban an­te los con­ti­nuos llan­tos de es­ta. Al fin y al ca­bo el llan­to del 98 aca­bó des­per­tan­do tam­bién a los va­lien­tes. Bien­ha­lla­das las que­jo­sas re­fle­xio­nes ham­le­tia­nas si es­tas de­ri­van en ac­tos qui­jo­tes­cos, ac­tos que, aun­que utó­pi­cos, tu­vie­ron co­mo bra­zo eje­cu­tor a un cuerdo lo­co aman­te de su sue­lo pa­trio, y que tal vez por eso in­sis­tía en de­cir “yo sé quién soy”. Y es que El Qui­jo­te, an­tes que una pa­ro­dia de los li­bros de ca­ba­lle­ría, an­tes que una bur­la an­te los idea­lis­tas, es an­te to­do un llan­to trá­gi­co por es­tar per­dien­do Es­pa­ña su ideal más pu­ro y jus­to, es de­cir, por es­tar Es­pa­ña en­fer­man­do. Y en ese es­pí­ri­tu clí­ni­co y ele­gía­co si­gue es­te ar­tícu­lo.

No creo que la epi­de­mia más le­tal de Es­pa­ña es­té en Ca­ta­lu­ña. Nues­tro mal se vie­ne ex­ten­dien­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, y ha afec­ta­do a lo más pro­pio de los se­res hu­ma­nos, a esa pa­la­bra que a mu­chos aver­güen­za ya pro­nun­ciar, al al­ma. Es­ta en­fer­me­dad de Es­pa­ña no ame­na­za só­lo con la ampu­tación de una par­te del cuer­po, Ca­ta­lu­ña, sino que ame­na­za al co­ra­zón, a los pul­mo­nes, al al­ma del país. Aun­que pue­da per­ma­ne­cer su cuer­po –su sue­lo- mal­tre­cho y mu­ti­la­do, el he­cho es­tá en que, en­fer­mos los pul­mo­nes por don­de se in­ha­la el es­pí­ri­tu, y en­fer­mo el co­ra­zón que in­fla­ma el sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co, los que ha­bi­ten ese te­rri­to­rio ampu­tado y ar­ti­fi­cial va­ga­rán co­mo muer­tos en el Ha­des grie­go, ape­sa­dum­bra­dos, ca­biz­ba­jos, sin ma­gia, sin mís­ti­ca y ca­si sin es­pe­ran­za al­gu­na más allá que la que ofre­ce el ren­dir plei­te­sía al pro­gre­so irre­fre­na­ble.

Es­pa­ña lle­va en su seno des­de ha­ce más de un si­glo, qui­zás des­de ha­ce cua­tro, un olor a muer­te. Los glo­rio­sos in­ten­tos de re­su­ci­tar­la los he­mos de­ja­do es­ca­par. Re­cien­te­men­te, una de­mo­cra­cia al ser­vi­cio del neo­li­be­ra­lis­mo y con ella del su­pues­to “Es­ta­do del bie­nes­tar” sir­vió -y aún sir­ve­de diá­li­sis. Tras la te­rri­ble cri­sis eco­nó­mi­ca pa­re­cía que ya no ha­bía pró­te­sis pa­ra el cuer­po, ni diá­li­sis pa­ra la san­gre, mas he aquí que cuan­do Es­pa­ña, con el sa­cri­fi­cio de mu­chos es­pa­ño­les, em­pe­za­ba a sa­lir de la cri­sis, y pa­re­cía que un nue­vo pe­rio­do pro­té­si­co le era ofre­ci­do pa­ra po­der dis­fru­tar por más tiem­po del “Es­ta­do del bie­nes­tar”, la epi­de­mia de-

vo­ra­do­ra ha bro­ta­do con más fuer­za, ac­ti­va­da cons­cien­te­men­te por los te­rro­ris­tas ideo­ló­gi­cos, Po­de­mos y los vo­ra­ces na­cio­na­lis­mos.

Pe­ro en es­te es­ta­do de epi­de­mia reac­ti­va­da que ame­na­za a Es­pa­ña quie­ro for­mu­lar la pre­gun­ta fun­da­men­tal: ¿de qué en­fer­mó real­men­te Es­pa­ña?

Es­pa­ña en­fer­mó por­que se la in­ten­tó nu­trir de un ali­men­to que no po­día di­ge­rir. Ese nue­vo ali­men­to con­sis­tía bá­si­ca­men­te en un com­ple­jo vi­ta­mí­ni­co que la de­fen­día con­tra su nu­trien­te más pro­pio y vi­go­ro­so: el ca­to­li­cis­mo. Otros paí­ses han sus­ti­tui­do su ali­men­to ca­tó­li­co o pro­tes­tan­te por otros más mo­der­nos, por ejem­plo el de un Es­ta­do cen­tral fuer­te. Com­pa­re­mos un ins­tan­te a Es­pa­ña con Fran­cia. Es­ta tu­vo más fá­cil que Es­pa­ña el sus­ti­tuir por otro mo­de­lo una fe su­pues­ta­men­te ca­du­ca­da. Es­to fue así por­que en reali­dad Fran­cia fue siem­pre trai­do­ra al ca­to­li­cis­mo. El mo­nu­men­tal in­ten­to por re­vi­ta­li­zar­lo lle­va­do a ca­bo por Cha­teau­briand, aún sur­tió efec­to, pe­ro pa­ra Léon Bloy un si­glo más tar­de, ya fue tar­de y Bloy só­lo pu­do ser ca­tó­li­co des­pre­cian­do, ver­tien­do as­co co­mo un apo­ca­líp­ti­co. Pe­ro sal­vo es­tas y otras des­ta­ca­bles fi­gu­ras ca­tó­li­cas, su­pie­ron los fran­ce­ses, por in­na­to ins­tin­to de ca­mu­fla­je, apli­car la vir­tud ma­quia­vé­li­ca en la po­lí­ti­ca. La ley ro­ma­na fue pa­ra ellos más im­por­tan­te que la ley cris­tia­na. El mis­mo es­pí­ri­tu que les lle­vó a re­fu­giar su he­dor a trai­ción en los per­fu­mes, hi­zo que al fran­cés le re­sul­ta­ra muy fá­cil la sus­ti­tu­ción del ca­to­li­cis­mo, pri­me­ro por el im­pe­rio na­po­leó­ni­co y des­pués por un Es­ta­do cen­tral y vi­go­ro­so, crean­do una ley te­rre­nal lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra no dar cuen­tas a nin­gu­na ley di­vi­na. Mas en Es­pa­ña, la ley te­rre­nal pro­ce­den­te de Ro­ma ne­ce­si­tó del ali­men­to ca­tó­li­co, tan­to co­mo és­te de aque­lla. El ali­men­to que en­con­tró Es­pa­ña co­mo sus­ti­tu­to del ca­to­li­cis­mo fue el más fe­roz an­ti­ca­to­li­cis­mo, que no se usó co­mo sus­ti­tu­ción die­té­ti­ca sino co­mo an­tí­do­to, re­sul­tan­do ser és­te un ve­neno le­tal.

Cuan­do Aza­ña pro­cla­mó que Es­pa­ña ha­bía de­ja­do de ser ca­tó­li­ca, es­ta­ba pro­cla­man­do en el fon­do que Es­pa­ña es­ta­ba de­jan­do de ser. De ahí el ro­tun­do pa­ra­le­lis­mo en­tre la fra­se de Aza­ña y la re­cien­te pro­nun­cia­da por Pa­blo Igle­sias “Es­pa­ña se­rá una na­ción de na­cio­nes o no se­rá”. Que es­ta úl­ti­ma fra­se es un apén­di­ce de la de Aza­ña, no de­ja lu­gar a du­das. De­jan-

do pa­ra otra oca­sión el aná­li­sis de la ex­pre­sión “na­ción de na­cio­nes” o “país de paí­ses”, di­re­mos que es­te jue­go de pa­la­bras, des­li­ga­do de un ar­ma­zón uni­ver­sal –ca­tó­li­co- y so­li­da­rio con las otras re­gio­nes (“na­cio­nes”) es­pa­ño­las, le ofre­ce a Es­pa­ña una ban­de­ja de pla­ta so­bre la que es­ta ha­brá de de­po­si­tar su pro­pia ca­be­za. En Es­pa­ña ni exis­te una éti­ca lai­ca que ha­ga cohe­sio­nar, ni exis­te una res­pon­sa­bi­li­dad prác­ti­ca de ti­po pro­tes­tan­te. Es­pa­ña só­lo ha po­di­do y só­lo pue­de cohe­sio­nar­se real­men­te con je­rar­quía, as­ce­sis y mís­ti­ca, y el ca­to­li­cis­mo ha si­do el per­fec­to ejem­plo de ello. Si Es­pa­ña se con­vir­tie­ra en un “país de paí­ses” –lo que en reali­dad ya es gra­cias a las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas- de­ja­ría, más aún que en tiem­pos de Aza­ña, de ser real­men­te ca­tó­li­ca. Tan­to es así que has­ta ten­dría­mos que cam­biar nues­tro li­bro uni­ver­sal. És­te ya no po­dría ser El Qui­jo­te, sino que ha­bría que ele­gir un nue­vo sím­bo­lo li­te­ra­rio pa­ra Es­pa­ña, un sím­bo­lo que apunte ba­jo y no al­to, que mi­re al orien­te mo­ro y no a Ro­ma. Can­di­da­tos: el Bus­cón, el Guz­mán de Al­fa­ra­che, El La­za­ri­llo de Tor­mes, qui­zás Car­tas Ma­rrue­cas. De co­no­cer los hi­jos de la LOGSE es­tas obras, pro­ba­ble­men­te se pue­da con­vo­car un re­fe­rén­dum pa­ra des­pe­dir al ca­ba­lle­ro de la tris­te fi­gu­ra y pro­cla­mar al nue­vo sím­bo­lo de Es­pa­ña. Sí, con la “na­ción de na­cio­nes”, Pa­blo Igle­sias co­ro­na­ría –si es­te ver­bo no le in­ci­ta­ra a la gui­llo­ti­na- aque­lla Es­pa­ña de Aza­ña que de­jó de ser ca­tó­li­ca…, que de­jó de ser ca­tó­li­ca al me­nos du­ran­te tres años, pues, que­ri­dos lec­to­res, no hay que per­der ja­más la es­pe­ran­za.

Va­ya­mos de lleno a la his­to­ria clí­ni­ca. Nues­tra na­ción tu­vo qui­zás un na­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, y sus pa­dres vi­si­go­dos no go­za­ban de bue­na sa­lud aními­ca –he de se­guir aquí la te­sis de Or­te­ga en Es­pa­ña in­ver­te­bra­da-, no tan­to por es­tar ro­ma­ni­za­dos, pues sus abue­los ro­ma­nos sí ex­hi­bie­ron una ex­ce­len­te sa­lud, sino por es­tar de­ca­den­te­men­te ro­ma­ni­za­dos. De ahí que el neo­na­to hu­bie­ra de vi­vir al­gu­nos si­glos ali­men­tán­do­se en una in­cu­ba­do­ra. San Isi­do­ro y un pu­ña­do de hom­bres de fe in­ten­ta­ron, sin ex­ce­si­vo éxi­to, ali­men­tar a la cria­tu­ra en su ca­ja de cris­tal con un po­de­ro­so nu­trien­te, una fe ca­tó­li­ca y no arria­na, pe­ro muy po­co tiem­po des­pués, el maho­me­tano ya te­nía en­tre sus ga­rras tan­to al ali­men­to co­mo al re­cién na­ci­do. Y fue de un zar­pa­zo co­mo la cria­tu­ra vol­vió a to­mar pa­ra sí el ali­men­to su­yo, sa­lien­do por fin de la ca­ja de cris­tal en tie­rras de As­tu­rias, na­cien­do así de la for­ma más be­lla y he­roi­ca que le ha ca­bi­do ja­más con­tar a un país, de­fen­dien­do, pro­te­gien­do el ali­men­to que cons­ti­tui­rá la cul­tu­ra eu­ro­pea.

Las cir­cuns­tan­cias de la de­vas­ta­ción y de la ame­na­za con­ti­nua mu­sul­ma­na obli­ga­ron a que la cria­tu­ra tu­vie­ra va­rios tu­to­res: los reinos di­ver­sos que se es­par­cen por el nor­te y cen­tro de Es­pa­ña, tu­to­res que no ha­bían de dar cuen­ta de la cria­tu­ra an­te pa­dres in­cul­tos y egoís­tas, co­mo es pro­pio en los cen­tros edu­ca­ti­vos de hoy. Aque­llos tu­to­res só­lo da­ban cuen­ta a Dios de su cria­tu­ra, por lo que és­ta te­nía el ali­men­to siem­pre a mano, y por ello, su sa­lud ga­ran­ti­za­da. No pu­do la cria­tu­ra te­ner un ali­men­to más nu­tri­ti­vo: una fe que sa­li­da de la in­cu­ba­do­ra en el fres­cor de las mon­ta­ñas era ca­paz de mo­ver­las. Co­mo Sig­fri­do, Es­pa­ña vino al mun­do pa­ra ven­cer a un dra­gón de cu­yo pe­li­gro va­mos sien­do cons­cien­tes hoy. Es­pa­ña desa­rro­lló un cuer­po ro­bus­to, fé­rreo, una fuer­za ex­pan­si­va sa­na pa­ra re­con­quis­tar nues­tro sue­lo y ex­ten­der­se, en so­bre­ex­ce­so de fuer­za, más allá de los ma­res, re­vi­ta­li­zan­do su fe y ha­cien­do que es­ta y la cul­tu­ra eu­ro­pea as­cen­die­ran has­ta las pi­ras sa­cri­fi­cia­les az­te­cas, aque­lla des­pen­sa de car­ne hu­ma­na pa­ra los ri­cos sa­cer­do­tes ma­yas. Creer y cre­cer, cre­cer cre­yen­do, cre­cer aman­do a sus tu­to­res y a su Pa­dre ce­les­te. Sí, el ca­to­li­cis­mo fue nues­tro ali­men­to cons­tan­te. Lo han des­ta­ca­do Me­nén­dez Pe­la­yo, Una­muno, Gi­mé­nez Ca­ba­lle­ro, Maez­tu, Gar­cía Mo­ren­te, Gus­ta­vo

Bueno. Has­ta Amé­ri­co Cas­tro no du­da en se­ña­lar que el ali­men­to de Es­pa­ña son las gran­des em­pre­sas, y és­tas son ali­men­ta­das por la fe ca­tó­li­ca, que Cas­tro, eso sí, hu­bie­ra desea­do más eras­mia­na, más he­te­ro­do­xa, pe­ro fe ca­tó­li­ca al fin y al ca­bo. Así se nu­trió Es­pa­ña, así na­ció y así al­can­zó su ma­yo­ría de edad.

El cuer­po y la san­gre de Cris­to, jun­to a to­da una fi­lo­so­fía es­co­lás­ti­ca, no só­lo fue­ron ga­ran­tía de uni­dad, sino la fun­da­ción de la mis­ma, y así, al aca­bar cria­tu­ra y tu­to­res cons­ti­tu­yen­do un so­lo cuer­po, se cre­yó que no cons­ti­tui­ría un ex­ce­si­vo agra­vio pa­ra otras re­gio­nes, el he­cho de que al­gu­nas par­tes de ese for­ni­do cuer­po con­ser­va­ran pri­vi­le­gios en for­ma de fue­ros, pues a to­das las par­tes las unía un or­den ca­tó­li­co, y na­die du­da­ría en de­jar de ex­hi­bir un so­lo cuer­po y un so­lo es­pí­ri­tu. Mas es­to re­sul­tó ser una in­ge­nui­dad que cons­ti­tu­ye el ini­cio de la rui­na de Es­pa­ña, de su en­fer­me­dad. Es­pa­ña, tie­rra en don­de se cre­yó co­mo en nin­gu­na otra par­te en la fir­me­za de la je­rar­quía, cre­yó tam­bién en la to­le­ran­cia del cris­tia­nis­mo, y por es­ta se­gun­da creen­cia co­me­tió la in­ge­nui­dad del res­pe­to fo­ral; fue­ros que, si por una par­te ga­ran­ti­za­ron una cohe­sión tra­di­cio­na­lis­ta y ca­tó­li­ca, por otra, aca­ba­ron sem­bran­do el ger­men de la dis­cor­dia y, evi­den­te­men­te, en­ri­que­cien­do más a unas re­gio­nes -ya de por sí más fa­vo­re­ci­das por su po­si­ción y su sue­lo- que a otras. Co­mo más tar­de se pu­so de ma­ni­fies­to, el or­den mu­ni­ci­pal con­ser­va­ba au­to­no­mía su­fi­cien­te pa­ra ser ga­ran­te de li­ber­ta­des y de jus­ti­cia; y de vio­lar al­gún no­ble o al­cal­de mu­ni­ci­pal las le­yes de uni­dad mo­ral ca­tó­li­ca, era el mis­mo rey el que in­ter­ve­nía (o el que de­bía in­ter­ve­nir) ejer­cien­do jus­ti­cia. Así Lo­pe de Ve­ga (El me­jor al­cal­de el rey) o Cal­de­rón (El al­cal­de Za­la­mea) in­sis­ten en es­te po­der y li­ber­tad del mu­ni­ci­pio, pe­ro ins­pi­ra­dos siem­pre por el es­pí­ri­tu de uni­dad re­pre­sen­ta­do por un rey en la cús­pi­de, re­pre­sen­tan­te de esa mi­no­ría se­lec­ta que Or­te­ga, sin mu­cho fun­da­men­to, echa­ba de me­nos en Es­pa­ña en su úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de Es­pa­ña in­ver­te­bra­da. Man­te­ner los fue­ros de­jó ver en el fon­do la in­ge­nui­dad y la to­le­ran­cia eras­mis­ta que se ha­bía co­la­do en Es­pa­ña más de lo que se creía. Y es que el cris­tia­nis­mo,

o em­plea en do­sis ade­cua­das la mez­cla en­tre je­rar­quía e in­ge­nui­dad, o es­tá con­de­na­do a gan­gre­nar­se.

Pe­ro el ca­to­li­cis­mo, ali­men­to de Es­pa­ña, más o me­nos en las do­sis ade­cua­das, fue mu­rien­do de for­ma na­tu­ral co­mo en el res­to del mun­do. La mo­der­ni­dad, la téc­ni­ca, el pro­gre­so, hi­cie­ron in­ne­ce­sa­rios a Dios y a to­do sen­ti­do tras­cen­den­te. El ali­men­to ca­du­có. La ra­zón hu­ma­na en su pro­gre­so lo hi­zo ca­du­car. Y mu­chos en­ten­die­ron que, aun­que fue­ra de for­ma pos­ti­za, Es­pa­ña de­bía se­guir nu­trién­do­se de esa pó­ci­ma ali­men­ta­ria de ca­rác­ter má­gi­co que era el ca­to­li­cis­mo, pues los com­po­nen­tes de es­te no eran só­lo la fe evan­gé­li­ca, sino un or­den mo­ral que fe­cun­da­ba a Es­pa­ña y al Uni­ver­so. Ha­bría que idear en to­do ca­so un ali­men­to no ca­du­co, pe­ro el mis­mo ali­men­to de siem­pre. Así, por ejem­plo, re­sal­tan­do su fuer­za ló­gi­ca y ra­cio­nal, co­mo en el ateís­mo ca­tó­li­co de Gus­ta­vo Bueno, o co­mo hi­cie­ra de una for­ma más trá­gi­ca Mi­guel de Una­muno, a quien no só­lo le do­lía Es­pa­ña por ha­ber per­di­do los úl­ti­mos res­tos de un im­pe­rio ul­tra­ma­rino, a Una­muno le do­lía Es­pa­ña por ha­ber per­di­do és­ta, co­mo él mis­mo, la fe cris­tia­na, ca­tó­li­ca. Ha­bía que man­te­ner­la, con­ser­var­la vi­va de to­da ca­du­ci­dad, aun­que es­to im­pli­ca­ra un guar­dar las apa­rien­cias, un ocul­tar la ver­dad, y así lo hi­zo su Don Ma­nuel, bueno, már­tir, quien en el fon­do sa­bía que aun­que se per­die­ra la fe en un más allá, es­ta po­dría obrar aún mi­la­gros en el más acá, y de eso se tra­ta­ba. Co­mo el Cid, muer­to, ca­bal­gan­do en Va­len­cia a lo­mos de Ba­bie­ca, Don Ma­nuel, muer­to su in­te­rior a la es­pe­ran­za de la vi­da eter­na en aque­lla Val­ver­de de Lu­cer­na, que da luz en­so­ña­do­ra a to­dos los que he­mos pa­sea­do por el la­go de Sa­na­bria, sa­bía que las apa­rien­cias eran tam­bién ori­gen de gran­des ges­tas. Y sa­bía que pa­ra en­con­trar­se a uno mis­mo no es ne­ce­sa­rio en­con­trar la ver­dad en su sen­ti­do mo­derno, sino la Ver­dad re­ve­la­da que an­he­la­ban los ve­la­do­res in­som­nes, los pro­fe­tas, era me­nes­ter ab­sor­ber un ju­go que nu­trie­ra, pa­ra ex­pul­sar así to­do lo que nos es im­pro­pio y no­ci­vo.

Pe­ro el ali­men­to no só­lo ca­du­có, sino que ya ha­bía desa­rro­lla­do un vi­rus in­terno, pues la Igle­sia es­pa­ño­la se si­tuó du­ran­te si­glos allen­de sus gen­tes, sir­vien­do a una re­li­gión que, al am­pa­ro de se­ño­ri­tos, só­lo vi­vía ba­jo ca­su­llas y pa­te­nas. Ellos oca­sio­na­ron una en­fer­me­dad pro­pia con­sis­ten­te en de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, fa­ci­li­tan­do así la in­va­sión de vi­rus fo­rá­neos en for­ma de afran­ce­sa­mien­to, anar­quis­mo y co­mu­nis­mo y de un vi­rus in­te­rior ya pre­pa­ra­do con la di­vi­sión fo­ral: el na­cio­na­lis­mo. Me­nos

aún pu­die­ron pre­ver la agre­si­vi­dad de es­te úl­ti­mo, ya que pro­ce­día en gran par­te de la ca­to­li­ci­dad más tra­di­cio­nal, y que aca­bó de­ri­van­do en el gran enemi­go de la ca­to­li­ci­dad, en el gran enemi­go de Es­pa­ña, en el ra­cis­mo, en la su­pe­rio­ri­dad en ba­se a la ge­né­ti­ca y no a la mo­ral. Es­pa­ña pa­só de ser una cria­tu­ra que te­nía por pa­dre al ca­to­li­cis­mo a ser una cria­tu­ra sin pa­dre co­no­ci­do, qui­zá el en­gen­dro de la vio­la­ción de la ca­na­lla afran­ce­sa­da, anár­qui­ca, co­mu­nis­ta y se­pa­ra­tis­ta. He ahí el fru­to que hoy ve­mos, he ahí nues­tra ju­ven­tud, “una ju­ven­tud” –ci­to a Gi­mé­nez Ca­ba­lle­ro- “sin pa­dre co­no­ci­do, es de­cir, una ju­ven­tud real­men­te hi­ja de pu­ta” (Me­mo­rias de un dic­ta­dor; Pla­ne­ta, 1979; p.12).Tras la gue­rra ci­vil le lle­gó a nues­tro país la opor­tu­ni­dad de res­ta­ble­cer su ali­men­to, el ca­to­li­cis­mo, por una vía me­nos im­pe­rial y ex­pan­si­va, más do­més­ti­ca y cen­tra­lis­ta, más al mo­do de Fe­li­pe II que de Car­los V. Vía que, al me­nos en su ideal, re­nun­cia­ra a otor­gar pri­vi­le­gios a unas par­tes de Es­pa­ña en de­tri­men­to de otras. Por ello Fran­co, que fue to­do me­nos in­ge­nuo, res­ta­ble­ció el po­der mu­ni­ci­pal arri­ba men­cio­na­do, pe­ro nun­ca el pri­vi­le­gio fo­ral, sa­be­dor de que el na­cio­na­lis­mo se­pa­ra­tis­ta, in­fla­do tan­to por el li­be­ra­lis­mo co­mo por el ro­man­ti­cis­mo más pue­ril, ha­bía in­fec­ta­do ya muy gra­ve­men­te al cuer­po y al al­ma de la na­ción. “Sí” al mu­ni­ci­pio, co­mo sí a la per­so­na, y con ello, sí a lo uni­ver­sal. “No” al fue­ro, co­mo no al gru­po in­tere­sa­do de per­so­nas que bus­can pri­vi­le­gios so­bre otros, ba­jo el apa­ren­te con­cier­to de ga­ran­ti­zar re­gio­nal­men­te el tra­di­cio­na­lis­mo. Fran­co fue cer­te­ro en es­te pun­to, pe­ro su error im­per­do­na­ble fue ata­car y re­pri­mir las len­guas lo­ca­les. Ese he­cho se pa­ga­ría ca­ro. Tras el fran­quis­mo, la eu­fo­ria del pro­gre­so y el de­seo de li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas que ins­pi­ra­ra la tran­si­ción es­pa­ño­la no tu­vie­ron en cuen­ta el acier­to del ré­gi­men fran­quis­ta. El op­ti­mis­mo hi­zo in­ge­nuos a unos y muy cu­cos a otros, y aca­ba­mos cre­yen­do que, co­mo en otras par­tes de Eu­ro­pa, una me­ra éti­ca plas­ma­da en una Cons­ti­tu­ción bas­ta­ría pa­ra man­te­ner­nos uni­dos y sa­nos. Pe­ro un Es­ta­do ca­tó­li­co, con­fe­sio­nal, no po­día ser sus­ti­tui­do por un Es­ta­do cen­tral po­de­ro­so, de­mo­crá­ti­co y acon­fe­sio­nal, pues Es­pa­ña no era Fran­cia. La di­vi­sión de Es­pa­ña en Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas es lo que ha vuel­to a ha­cer bro­tar la en­fer­me­dad de Es­pa­ña. Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas que, pres­cin­dien­do ya de to­do prin­ci­pio mo­ral, so­li­da­rio, ca­tó­li­co, ren­di-

da a Mon­tes­quieu e im­po­si­bi­li­tan­do a nin­gún rey de Lo­pe o Cal­de­rón su in­ter­ven­ción en ca­so de vio­la­cio­nes y de agra­vios, han ter­mi­na­do por ex­ten­der la en­fer­me­dad, la en­fer­me­dad de la in­so­li­da­ri­dad, del in­di­vi­dua­lis­mo, del in­te­rés pro­pio y de la co­rrup­ción con­tra el ca­tó­li­co in­te­rés co­mún.

Es­pa­ña co­me­tió, una vez más, el error de de­jar de ser ca­tó­li­ca, tal co­mo pro­cla­mó Aza­ña, pe­ro co­me­tió un error ma­yor, ori­gen del an­te­rior, y es que no de­jó de ser in­ge­nua, y fue la in­ge­nui­dad ado­les­cen­te y per­mi­si­va de mu­chos, jun­to a la ma­lé­vo­la pla­ni­fi­ca­ción des­truc­ti­va de otros, lo que for­jó la Es­pa­ña de las Au­to­no­mías, tan no­ci­vas al cuer­po es­pa­ñol co­mo la glu­co­sa al dia­bé­ti­co. Co­mo he ve­ni­do di­cien­do, en ese mis­mo con­tex­to hay que si­tuar la pro­cla­ma de Pa­blo Igle­sias “Es­pa­ña se­rá un país de paí­ses o no po­drá ser”.

Di­cen que una per­so­na pue­de es­tar has­ta ca­tor­ce días sin in­ge­rir ali­men­tos, ¿cuán­to tiem­po pue­de es­tar un pue­blo sin in­ge­rir los su­yos? Qui­zás un si­glo, pe­ro des­de lue­go se ace­le­ra su fi­nal si el ali­men­to que se to­ma es ve­neno. Una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es­tá a la vis­ta. Hay que de­ci­dir si que­re­mos más ve­neno o que­re­mos re­tor­nar, aun­que sea de pun­ti­llas, al ma­ná de nues­tro ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.