La De­cla­ra­ción de Pa­rís

Naves en Llamas - - !DOCUMENTO! -

Eu­ro­pa es nues­tro ho­gar

Eu­ro­pa nos per­te­ne­ce y no­so­tros per­te­ne­ce­mos a Eu­ro­pa. Es­tas tie­rras son nues­tro ho­gar; no te­ne­mos otro. Los mo­ti­vos por los que ama­mos a Eu­ro­pa su­pe­ran nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra ex­pli­car o jus­ti­fi­car nues­tra leal­tad. Es cues­tión de his­to­rias, es­pe­ran­zas y amo­res compar­tidos. Es cues­tión de usos y cos­tum­bres, de mo­men­tos de pat­hos y pe­nas. Es cues­tión de ex­pe­rien­cias ins­pi­ra­do­ras de re­con­ci­lia­ción y de la pro­me­sa de un fu­tu­ro com­par­ti­do. Los pai­sa­jes y los acon­te­ci­mien­tos or­di­na­rios es­tán car­ga­dos de un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial; pa­ra no­so­tros, no pa­ra los de­más. El ho­gar es un lu­gar don­de las co­sas son fa­mi­lia­res y don­de so­mos re­co­no­ci­dos, por muy le­jos que ha­ya­mos es­ta­do. És­ta es la Eu­ro­pa real, nues­tra pre­cio­sa e irreem­pla­za­ble ci­vi­li­za­ción.

Una fal­sa Eu­ro­pa nos ame­na­za

Eu­ro­pa, con to­das sus ri­que­zas y gran­de­zas, es­tá ame­na­za­da por una fal­sa com­pren­sión de sí mis­ma. Es­ta fal­sa Eu­ro­pa se ima­gi­na a sí mis­ma co­mo la cul­mi­na­ción de nues­tra ci­vi­li­za­ción, pe­ro en reali­dad quie­re con­fis­car nues­tro ho­gar. Re­cu­rre a exa­ge­ra­cio­nes y dis­tor­sio­nes de las au­tén­ti­cas vir­tu­des de Eu­ro­pa al tiem­po que se man­tie­ne cie­ga a sus pro­pios

vi­cios. Acep­tan­do con com­pla­cen­cia ca­ri­ca­tu­ras par­cia­les de nues­tra his­to­ria, es­ta fal­sa Eu­ro­pa su­fre la hi­po­te­ca de un in­su­pe­ra­ble pre­jui­cio con­tra el pa­sa­do. Sus par­ti­da­rios son huér­fa­nos por elec­ción y pre­ten­den que ser huér­fano, no te­ner ho­gar, es un no­ble lo­gro. De es­te mo­do, la fal­sa Eu­ro­pa se fe­li­ci­ta a sí mis­ma co­mo la pre­cur­so­ra de una co­mu­ni­dad uni­ver­sal que no es ni uni­ver­sal ni co­mu­ni­dad.

La fal­sa Eu­ro­pa es utó­pi­ca y ti­rá­ni­ca

Los pa­tro­ci­na­do­res de la fal­sa Eu­ro­pa es­tán fas­ci­na­dos por la su­pers­ti­ción de un pro­gre­so inevi­ta­ble. Es­tán con­ven­ci­dos de que la His­to­ria es­tá de su la­do y es­ta fe les ha­ce arro­gan­tes y des­de­ño­sos, in­ca­pa­ces de re­co­no­cer los de­fec­tos del mun­do post-na­cio­nal y post-cul­tu­ral que es­tán cons­tru­yen­do. Ade­más, se mues­tran ig­no­ran­tes de las ver­da­de­ras fuen­tes de la de­cen­cia hu­ma­na que ellos mis­mos va­lo­ran, al igual que no­so­tros. Ig­no­ran e in­clu­so re­pu­dian las raí­ces cris­tia­nas de Eu­ro­pa. Al mis­mo tiem­po tie­nen un enor­me cui­da­do de no ofen­der a los mu­sul­ma­nes, quie­nes ima­gi­nan que adop­ta­rán ale­gre­men­te su vi­sión se­cu­lar y mul­ti­cul­tu­ral. In­mer­sos en el pre­jui­cio, la su­pers­ti­ción y la ig­no­ran­cia, y ce­ga­dos por va­nas y or­gu­llo­sas vi­sio­nes de un fu­tu­ro utó­pi­co, la fal­sa Eu­ro­pa re­pri­me cons­cien­te­men­te el di­sen­so. Y to­do es­to lo ha­ce, por su­pues­to, en nom­bre de la li­ber­tad y la to­le­ran­cia.

De­be­mos de­fen­der la Eu­ro­pa real

Es­ta­mos lle­gan­do a un ca­lle­jón sin sa­li­da. La ma­yor ame­na­za pa­ra el fu­tu­ro de Eu­ro­pa no es ni el aven­tu­ris­mo ru­so ni la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na. La ver­da­de­ra Eu­ro­pa es­tá en ries­go por la as­fi­xian­te pre­sión que la fal­sa Eu­ro­pa ejer­ce so­bre nues­tras ima­gi­na­cio­nes. Nues­tras na­cio­nes y cul­tu­ra com­par­ti­da es­tán sien­do va­cia­das por ilu­sio­nes y au­to­en­ga­ños acer­ca de lo que Eu­ro­pa es y lo que de­be­ría ser. No­so­tros pro­me­te­mos re­sis­tir a es­ta ame­na­za a nues­tro fu­tu­ro. De­fen­de­re­mos, sos­ten­dre­mos y lu­cha­re­mos por la Eu­ro­pa real, la Eu­ro­pa a la que ver­da­de­ra­men­te to­dos per­te­ne­ce­mos.

La so­li­da­ri­dad y la leal­tad cí­vi­ca ani­man a la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa es­pe­ra y ani­ma la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en el pro­yec­to co­mún de la vi­da po­lí­ti­ca y cul­tu­ral. El ideal eu­ro­peo es de so­li­da­ri­dad ba­sa­da en el asen­ti­mien­to a un cuer­po de le­yes que se apli­ca a to­dos pe­ro es li­mi­ta­do en sus de­man­das. Es­te asen­ti­mien­to no siem­pre ha to­ma­do la for­ma de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Pe­ro nues­tras tra­di­cio­nes de leal­tad cí­vi­ca re­fle­jan un asen­ti­mien­to fun­da­men­tal a nues­tras tra­di­cio­nes po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les, cua­les­quie­ra que sean sus for­mas. En el pa­sa­do, los eu­ro­peos lu­cha­ron pa­ra ha­cer nues­tros sis­te­mas po­lí­ti­cos más abier­tos a la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar y es­ta­mos jus­ta­men­te or­gu­llo­sos de es­ta his­to­ria. Pe­ro in­clu­so cuan­do rea­li­za­ban es­ta ta­rea, a ve­ces en abier­ta re­be­lión, afir­ma­ban con fuer­za que, a pe­sar de sus in­jus­ti­cias y fa­llos, las tra­di­cio­nes de los pue­blos de es­te con­ti­nen­te son las nues­tras. Es­ta de­di­ca­ción a la re­for­ma ha­ce de Eu­ro­pa un lu­gar que bus­ca siem­pre una ma­yor jus­ti­cia. Es­te es­pí­ri­tu de pro­gre­so na­ce de nues­tro amor y leal­tad ha­cia nues­tras tie­rras pa­trias.

No so­mos su­je­tos pa­si­vos

El es­pí­ri­tu eu­ro­peo de uni­dad nos per­mi­te con­fiar en los otros en la vi­da pú­bli­ca, in­clu­so cuan­do nos re­sul­tan ex­tra­ños. Los par­ques pú­bli­cos, pla­zas cen­tra­les y am­plios bu­le­va­res de las ciu­da­des eu­ro­peas ex­pre­san el es­pí­ri­tu po­lí­ti­co eu­ro­peo: com­par­ti­mos nues­tra vi­da co­mún y la res pu­bli­ca. Asu­mi­mos que es nues­tro de­ber res­pon­sa­bi­li­zar­nos del fu­tu­ro de nues­tras so­cie­da­des. No so­mos su­je­tos pa­si­vos so­me­ti­dos a po­de­res des­pó­ti­cos, ni sa­gra­dos ni se­cu­la­res. Y tam­po­co es­ta­mos pros­tra­dos an­te fuer­zas his­tó­ri­cas im­pla­ca­bles. Ser eu­ro­peo es po­seer una vo­lun­tad po­lí­ti­ca e his­tó­ri­ca. So­mos los au­to­res de nues­tro des­tino com­par­ti­do.

El es­ta­do-na­ción es una mar­ca dis­tin­ti­va de Eu­ro­pa

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa es una co­mu­ni­dad de na­cio­nes. Te­ne­mos nues­tras len­guas, tra­di­cio­nes y fron­te­ras. Sin em­bar­go siem­pre he­mos re­co­no­ci­do un pa­ren­tes­co co­mún, in­clu­so cuan­do he­mos es­ta­do en desacuer­do o nos

he­mos en­fren­ta­do en gue­rras. Es­ta uni­dad en la di­ver­si­dad nos pa­re­ce na­tu­ral. Y sin em­bar­go es ex­cep­cio­nal y pre­cio­sa, pre­ci­sa­men­te por­que no es ni na­tu­ral ni inevi­ta­ble. La for­ma po­lí­ti­ca más co­mún de uni­dad en la di­ver­si­dad es el im­pe­rio, que los re­yes gue­rre­ros eu­ro­peos in­ten­ta­ron re­crear du­ran­te los si­glos pos­te­rio­res a la caí­da del Im­pe­rio Ro­mano. La fas­ci­na­ción de la for­ma im­pe­rial per­du­ró, pe­ro el es­ta­do-na­ción pre­va­le­ció co­mo la for­ma po­lí­ti­ca que une per­so­na­li­dad con so­be­ra­nía. De es­te mo­do el es­ta­do-na­ción se con­vir­tió en el dis­tin­ti­vo de la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea.

No apo­ya­mos una uni­dad im­pues­ta y for­za­da

Una co­mu­ni­dad na­cio­nal se enor­gu­lle­ce de go­ber­nar­se a sí mis­ma a su mo­do, a me­nu­do pre­su­me de sus gran­des lo­gros na­cio­na­les en las ar­tes y las cien­cias, y com­pi­te con otras na­cio­nes, a ve­ces en el cam­po de ba­ta­lla. Es­to ha da­ña­do a Eu­ro­pa, a ve­ces gra­ve­men­te, pe­ro nun­ca ha ame­na­za­do nues­tra uni­dad cul­tu­ral. De he­cho, ha su­ce­di­do jus­to lo con­tra­rio. A me­di­da que los es­ta­dos-na­ción de Eu­ro­pa se ha­cían más só­li­dos y dis­tin­tos, una iden­ti­dad eu­ro­pea com­par­ti­da se ha­cía más fuer­te. Co­mo con­se­cuen­cia de la te­rri­ble car­ni­ce­ría de las gue­rras mun­dia­les en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, emer­gi­mos in­clu­so con una ma­yor re­so­lu­ción de hon­rar nues­tra he­ren­cia com­par­ti­da. Es­to da tes­ti­mo­nio de la pro­fun­di­dad y el po­der de Eu­ro­pa co­mo una ci­vi­li­za­ción que es cos­mo­po­li­ta de un mo­do jus­to. No bus­ca­mos la uni­dad for­za­da e im­pues­ta del im­pe­rio. Por el con­tra­rio, el cos­mo­po­li­tis­mo eu­ro­peo re­co­no­ce que el amor pa­trió­ti­co y la leal­tad cí­vi­ca se abren a un mun­do ma­yor.

El cris­tia­nis­mo alien­ta la uni­dad cul­tu­ral

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa ha si­do mar­ca­da por el cris­tia­nis­mo. El im­pe­rio es­pi­ri­tual uni­ver­sal de la Igle­sia tra­jo la uni­dad cul­tu­ral a Eu­ro­pa, pe­ro lo hi­zo sin un im­pe­rio po­lí­ti­co. Es­to ha per­mi­ti­do que flo­rez­can leal­ta­des cí­vi­cas den­tro de una cul­tu­ra eu­ro­pea com­par­ti­da. La au­to­no­mía de lo que lla­ma­mos so­cie­dad ci­vil se con­vir­tió en un ras­go ca­rac­te­rís­ti­co de la vi­da eu­ro­pea. Ade­más, el Evan­ge­lio cris­tiano no nos ofre­ce una ley di­vi-

na om­ni­com­pren­si­va, y de es­te mo­do la di­ver­si­dad de las le­yes se­cu­la­res de las na­cio­nes pue­de ser afir­ma­da y de­fen­di­da sin ries­go pa­ra nues­tra uni­dad eu­ro­pea. No es nin­gún ac­ci­den­te que el de­cli­nar de la fe cris­tia­na en Eu­ro­pa ha­ya es­ta­do acom­pa­ña­do por re­no­va­dos es­fuer­zos pa­ra es­ta­ble­cer una uni­dad po­lí­ti­ca, un im­pe­rio de di­ne­ro y re­gu­la­cio­nes, re­cu­bier­to con sen­ti­mien­tos de uni­ver­sa­lis­mo pseu­do-re­li­gio­so, que es­tá sien­do cons­trui­do por la Unión Eu­ro­pea.

Las raí­ces cris­tia­nas ali­men­tan a Eu­ro­pa

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa afir­ma la igual dig­ni­dad de ca­da in­di­vi­duo, con in­de­pen­den­cia de su se­xo, cla­se o ra­za. Es­to tam­bién se de­ri­va de nues­tras raí­ces cris­tia­nas. Nues­tras sua­ves vir­tu­des pro­ce­den de una in­con­fun­di­ble he­ren­cia cris­tia­na: jus­ti­cia, com­pa­sión, mi­se­ri­cor­dia, per­dón, pa­ci­fi­ca­ción, ca­ri­dad. El cris­tia­nis­mo re­vo­lu­cio­nó las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res, dan­do va­lor al amor y a la fi­de­li­dad mu­tua de un mo­do sin pre­ce­den­tes. El la­zo del ma­tri­mo­nio per­mi­te tan­to a los hom­bres co­mo a las mu­je­res cre­cer en co­mu­nión. La ma­yo­ría de los sa­cri­fi­cios que ha­ce­mos los rea­li­za­mos los es­po­sos por el bien del otro cón­yu­ge y el de nues­tros hi­jos. Es­te es­pí­ri­tu de au­to­do­na­ción es tam­bién otra con­tri­bu­ción cris­tia­na a la Eu­ro­pa que ama­mos.

Las raí­ces clá­si­cas fo­men­tan la ex­ce­len­cia

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa tam­bién sa­ca su ins­pi­ra­ción de la tra­di­ción clá­si­ca. Nos re­co­no­ce­mos en la li­te­ra­tu­ra de las an­ti­guas Gre­cia y Ro­ma. Co­mo eu­ro­peos, lu­cha­mos por la ex­ce­len­cia, el cul­men de las vir­tu­des clá­si­cas. En oca­sio­nes, es­to nos ha lle­va­do a una vio­len­ta com­pe­ti­ción por la su­pre­ma­cía. Pe­ro en su me­jor ver­sión, una as­pi­ra­ción ha­cia la ex­ce­len­cia, ins­pi­ra a hom­bres y mu­je­res de Eu­ro­pa a crear obras ar­tís­ti­cas y mu­si­ca­les de be­lle­za in­su­pe­ra­ble y a rea­li­zar ex­tra­or­di­na­rios avan­ces en cien­cia y tec­no­lo­gía. Las se­re­nas vir­tu­des de los ro­ma­nos y el or­gu­llo de la par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca y el es­pí­ri­tu de in­da­ga­ción fi­lo­só­fi­ca de los grie­gos nun­ca han si­do ol­vi­da­dos en la Eu­ro­pa real. Es­te le­ga­do es tam­bién el nues­tro.

Eu­ro­pa es un pro­yec­to com­par­ti­do

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa nun­ca ha si­do per­fec­ta. Los par­ti­da­rios de la fal­sa Eu­ro­pa no se equi­vo­can cuan­do abo­gan por el de­sa­rro­llo y la re­for­ma, y hay mu­cho de lo que se ha con­se­gui­do des­de 1945 y 1989 que de­be­mos es­ti­mar y de­fen­der. Nues­tra vi­da en co­mún es un pro­yec­to en mar­cha, no una he­ren­cia fo­si­li­za­da. Pe­ro el fu­tu­ro de Eu­ro­pa des­can­sa en una re­no­va­da leal­tad a nues­tras me­jo­res tra­di­cio­nes, no en un es­pu­rio uni­ver­sa­lis­mo que exi­ge ol­vi­do y au­to re­pu­dio. Eu­ro­pa no em­pe­zó con la Ilus­tra­ción. Nues­tro ama­do ho­gar no se­rá lle­va­do a su con­su­ma­ción con la Unión Eu­ro­pea. La Eu­ro­pa real es, y siem­pre se­rá, una co­mu­ni­dad de na­cio­nes ini­cial­men­te ais­la­das, a ve­ces fie­ra­men­te, y sin em­bar­go uni­das por un le­ga­do es­pi­ri­tual que, uni­dos, de­ba­ti­mos, desa­rro­lla­mos, com­par­ti­mos y ama­mos.

Es­ta­mos per­dien­do nues­tro ho­gar

La ver­da­de­ra Eu­ro­pa es­tá en pe­li­gro. Los lo­gros de la so­be­ra­nía po­pu­lar, la re­sis­ten­cia al im­pe­rio, el cos­mo­po­li­tis­mo ca­paz de amor cí­vi­co, el le­ga­do cris­tiano de una vi­da hu­ma­na y dig­na, un com­pro­mi­so vi­vo con nues­tra he­ren­cia clá­si­ca… to­do es­to es­tá des­va­ne­cién­do­se. A me­di­da que los pro­mo­to­res de la fal­sa Eu­ro­pa cons­tru­yen su fal­sa “cris­tian­dad” de de­re­chos hu­ma­nos uni­ver­sa­les, es­ta­mos per­dien­do nues­tro ho­gar.

Pre­va­le­ce una fal­sa li­ber­tad

La fal­sa Eu­ro­pa se jac­ta de un com­pro­mi­so sin pre­ce­den­tes con la li­ber­tad hu­ma­na. Es­ta li­ber­tad, no obs­tan­te, es muy par­cial. Se pre­sen­ta co­mo li­be­ra­ción de to­das las res­tric­cio­nes: li­ber­tad se­xual, li­ber­tad de ex­pre­sión, li­ber­tad de “ser uno mis­mo”. La ge­ne­ra­ción del 68 con­tem­pla es­tas li­ber­ta­des co­mo pre­cio­sas vic­to­rias so­bre un otro­ra to­do­po­de­ro­so y opre­si­vo ré­gi­men cul­tu­ral. Se ven a sí mis­mos co­mo los gran­des li­ber­ta­do­res, y sus tras­gre­sio­nes son acla­ma­das co­mo no­bles y mo­ra­les ha­za­ñas por las que el mun­do en­te­ro de­be­ría es­tar agra­de­ci­do.

El in­di­vi­dua­lis­mo, el ais­la­mien­to y la fal­ta de sen­ti­do se ge­ne­ra­li­zan

Pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes de Eu­ro­pa, sin em­bar­go, la reali­dad es mu­cho me­nos do­ra­da. El he­do­nis­mo li­ber­tino lle­va a me­nu­do al has­tío y a una pro­fun­da sen­sa­ción de sin­sen­ti­do. El víncu­lo del ma­tri­mo­nio se ha de­bi­li­ta­do. En el tur­bu­len­to mar de la li­ber­tad se­xual, los de­seos pro­fun­dos de nues­tros jó­ve­nes de ca­sar­se y for­mar fa­mi­lias son fre­cuen­te­men­te frus­tra­dos. Una li­ber­tad que frus­tra los an­he­los más pro­fun­dos de nues­tro co­ra­zón se con­vier­te en una mal­di­ción. Nues­tras so­cie­da­des pa­re­cen es­tar ca­yen­do en el in­di­vi­dua­lis­mo, el ais­la­mien­to y la fal­ta de sen­ti­do. En vez de li­ber­tad, so­mos con­de­na­dos a la va­cía con­for­mi­dad de una cul­tu­ra guia­da por el con­su­mo y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es nues­tro de­ber pro­cla­mar la ver­dad: la ge­ne­ra­ción del 68 des­tru­yó pe­ro no cons­tru­yó. Crea­ron un va­cío que aho­ra se lle­na con re­des so­cia­les, tu­ris­mo ba­ra­to y por­no­gra­fía.

So­mos re­gu­la­dos y ma­ne­ja­dos

Al mis­mo tiem­po que es­cu­cha­mos alar­des de una li­ber­tad sin pre­ce­den­tes, la vi­da eu­ro­pea es­tá más y más re­gu­la­da has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle. Las nor­mas, a me­nu­do con­fec­cio­na­das por tec­nó­cra­tas sin ros­tro coor­di­na­dos con po­de­ro­sos in­tere­ses, go­bier­nan nues­tras re­la­cio­nes la­bo­ra­les, nues­tras de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les, nues­tras ca­li­fi­ca­cio­nes edu­ca­ti­vas, nues­tros me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en­tre­te­ni­mien­to. Y aho­ra Eu­ro­pa bus­ca in­ten­si­fi­car las re­gu­la­cio­nes exis­ten­tes so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión, una li­ber­tad ori­gi­na­ria eu­ro­pea, la ma­ni­fes­ta­ción de la li­ber­tad de con­cien­cia. Los ob­je­ti­vos de es­tas res­tric­cio­nes no son la obs­ce­ni­dad u otros ata­ques a la de­cen­cia en la vi­da pú­bli­ca. Por el con­tra­rio, las cla­ses go­ber­nan­tes eu­ro­peas desean res­trin­gir ma­ni­fies­ta­men­te el dis­cur­so po­lí­ti­co. Los lí­de­res po­lí­ti­cos que dan voz a las ver­da­des in­con­ve­nien­tes so­bre el Is­lam y la in­mi­gra­ción son arras­tra­dos an­te los tri­bu­na­les. La co­rrec­ción po­lí­ti­ca

im­po­ne fuer­tes ta­búes que con­si­de­ran desafíos al sta­tus quo más allá de lo acep­ta­ble. La fal­sa Eu­ro­pa no pro­mue­ve real­men­te una cul­tu­ra de la li­ber­tad. Pro­mue­ve una cul­tu­ra de ho­mo­ge­nei­dad de mer­ca­do y con­for­mi­dad po­lí­ti­ca­men­te im­pues­ta.

El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo es in­via­ble

La fal­sa Eu­ro­pa tam­bién se jac­ta de un com­pro­mi­so con la igual­dad sin pre­ce­den­tes. Afir­ma pro­mo­ver la no dis­cri­mi­na­ción y la in­clu­sión de to­das las ra­zas, re­li­gio­nes e iden­ti­da­des. En es­tos cam­pos se ha he­cho un ge­nuino pro­gre­so, pe­ro ha arrai­ga­do una utó­pi­ca in­di­fe­ren­cia an­te la reali­dad. Du­ran­te la pa­sa­da ge­ne­ra­ción Eu­ro­pa ha per­se­gui­do un gran pro­yec­to de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Pe­dir o pro­mo­ver la asi­mi­la­ción de los re­cién lle­ga­dos mu­sul­ma­nes a nues­tros usos y cos­tum­bres, y mu­cho me­nos a nues­tra re­li­gión, ha si­do con­si­de­ra­do una enor­me in­jus­ti­cia. Nues­tro com­pro­mi­so con la igual­dad, se nos di­ce, nos exi­ge que ab­ju­re­mos de cual­quier pre­ten­sión de que nues­tra cul­tu­ra sea su­pe­rior. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la em­pre­sa mul­ti­cul­tu­ral eu­ro­pea, que nie­ga las raí­ces cris­tia­nas de Eu­ro­pa, abu­sa del ideal cris­tiano de ca­ri­dad uni­ver­sal de for­ma exa­ge­ra­da e in­sos­te­ni­ble. Re­quie­re de los pue­blos eu­ro­peos un gra­do de ab­ne­ga­ción im­pro­pio de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Re­quie­re que afir­ma­mos que la co­lo­ni­za­ción real de nues­tras pa­trias y la des­apa­ri­ción de nues­tra cul­tu­ra es el ras­go de­fi­ni­to­rio de la Eu­ro­pa del si­glo XXI, un ac­to co­lec­ti­vo de au­to sa­cri­fi­cio en nom­bre de una su­pues­ta nue­va co­mu­ni­dad glo­bal de paz y pros­pe­ri­dad que es­ta­ría na­cien­do.

Au­men­ta la ma­la fe

Hay una gran par­te de ma­la fe en es­te mo­do de pen­sar. La ma­yo­ría de nues­tra cla­se di­ri­gen­te asu­me la su­pe­rio­ri­dad de la cul­tu­ra eu­ro­pea, que no de­be de ser afir­ma­da en pú­bli­co de mo­do que pue­da ofen­der a los emi­gran­tes. Da­da esa su­pe­rio­ri­dad, pien­san que la asi­mi­la­ción ocu­rri­rá de mo­do na­tu­ral y de for­ma rá­pi­da. En un eco iró­ni­co del pen­sa­mien­to im­pe­ria­lis­ta de la vie­ja cla­se di­ri­gen­te eu­ro­pea, asu­men que, de al­gu­na ma­ne­ra, por las le­yes de la na­tu­ra­le­za de la his­to­ria, “ellos” se con­ver­ti-

rán ne­ce­sa­ria­men­te en “no­so­tros”, y no con­ci­ben que lo con­tra­rio pue­da ser ver­dad. Mien­tras tan­to, el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo ofi­cial ha si­do des­ple­ga­do co­mo una he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca pa­ra ges­tio­nar las des­afor­tu­na­das pe­ro “tem­po­ra­les” ten­sio­nes exis­ten­tes.

La ti­ra­nía tec­no­crá­ti­ca au­men­ta

Hay aún más ma­la fe y de un ti­po más si­nies­tro. Du­ran­te la pa­sa­da ge­ne­ra­ción, un seg­men­to ca­da vez ma­yor de nues­tra cla­se go­ber­nan­te de­ci­dió que sus pro­pios in­tere­ses se ba­san en una glo­ba­li­za­ción ace­le­ra­da. Quie­ren le­van­tar ins­ti­tu­cio­nes su­pra­na­cio­na­les que pue­dan con­tro­lar sin los in­con­ve­nien­tes de la so­be­ra­nía po­pu­lar. Es­tá ca­da vez más cla­ro que el “dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co” en la Unión Eu­ro­pea no es me­ra­men­te un pro­ble­ma téc­ni­co que pue­da ser re­me­dia­do me­dian­te ajus­tes téc­ni­cos. Más bien pa­re­ce que es­te dé­fi­cit es un prin­ci­pio fun­da­men­tal y es de­fen­di­do con ce­lo. Tan­to si bus­ca su le­gi­ti­ma­ción en unas su­pues­tas ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas co­mo si lo ha­ce en el de­sa­rro­llo au­tó­no­mo de los de­re­chos hu­ma­nos in­ter­na­cio­na­les, los man­da­ri­nes su­pra­na­cio­na­les de las ins­ti­tu­cio­nes de la UE con­fis­can la vi­da po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa, res­pon­dien­do a to­dos sus re­tos con una res­pues­ta tec­no­crá­ti­ca: no hay otra al­ter­na­ti­va. És­ta es la sua­ve pe­ro cre­cien­te­men­te real ti­ra­nía a la que nos en­fren­ta­mos.

La fal­sa Eu­ro­pa es frá­gil e im­po­ten­te

La hu­bris de la fal­sa Eu­ro­pa se ha­ce aho­ra evi­den­te, a pe­sar de los gran­des es­fuer­zos de sus par­ti­da­rios por apun­ta­lar sus có­mo­das ilu­sio­nes. Por en­ci­ma de to­do, la fal­sa Eu­ro­pa se re­ve­la más dé­bil de lo que na­die hu­bie­ra ima­gi­na­do. Los en­tre­te­ni­mien­tos po­pu­la­res y el con­su­mo ma­te­rial no ali­men­tan la vi­da cí­vi­ca. Pri­va­das de al­tos idea­les y des­alen­ta­da to­da ex­pre­sión de or­gu­llo pa­trió­ti­co por la ideo­lo­gía mul­ti­cul­tu­ra­lis­ta, nues­tras so­cie­da­des tie­nen aho­ra di­fi­cul­ta­des pa­ra aglu­ti­nar una vo­lun­tad de au­to­de­fen­sa. Ade­más, ni una re­tó­ri­ca in­clu­si­va ni un sis­te­ma eco­nó­mi­co des­per­so­na­li­za­do y do­mi­na­do por gi­gan­tes­cas cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con­se­gui­rán re­no­var la con­fian­za cí­vi­ca y la cohe­sión so­cial. Te­ne­mos que ser, una vez más, fran­cos: las so­cie­da­des eu­ro­peas se es­tán des­com-

po­nien­do. Si abri­mos los ojos, ve­mos un uso ca­da vez ma­yor del po­der del go­bierno, la in­ge­nie­ría so­cial y el adoc­tri­na­mien­to edu­ca­ti­vo. No es só­lo el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co el que pro­vo­ca la pre­sen­cia de sol­da­dos ar­ma­dos has­ta los dien­tes en nues­tras ciu­da­des. La po­li­cía an­ti­dis­tur­bios es aho­ra ne­ce­sa­ria pa­ra re­pri­mir vio­len­tas pro­tes­tas an­ti­sis­te­ma e in­clu­so pa­ra ma­ne­jar a mul­ti­tu­des ebrias de afi­cio­na­dos al fút­bol. El fa­na­tis­mo de nues­tras leal­ta­des fut­bo­lís­ti­cas es un signo de­ses­pe­ra­do de la pro­fun­da ne­ce­si­dad hu­ma­na de so­li­da­ri­dad, una ne­ce­si­dad que de otra ma­ne­ra que­da in­sa­tis­fe­cha en la fal­sa Eu­ro­pa.

Ha arrai­ga­do una cul­tu­ra del re­pu­dio

Las cla­ses in­te­lec­tua­les eu­ro­peas es­tán, la­men­ta­ble­men­te, en­tre los prin­ci­pa­les par­ti­da­rios ideo­ló­gi­cos de las ideas de la fal­sa Eu­ro­pa. Sin du­da, nues­tras uni­ver­si­da­des son una de las glo­rias de la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea. Pe­ro don­de en el pa­sa­do se in­ten­ta­ba trans­mi­tir a ca­da nue­va ge­ne­ra­ción la sa­bi­du­ría de las épo­cas pa­sa­das, hoy la ma­yo­ría en las uni­ver­si­da­des con­si­de­ran que un pen­sa­mien­to crí­ti­co es irre­con­ci­lia­ble con el pa­sa­do. Un fa­ro del es­pí­ri­tu eu­ro­peo ha­bía si­do la ri­gu­ro­sa dis­ci­pli­na de ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual y ob­je­ti­vi­dad. Pe­ro du­ran­te las dos pa­sa­das ge­ne­ra­cio­nes, es­te no­ble ideal ha cam­bia­do. El as­ce­tis­mo que una vez bus­ca­ba li­be­rar la men­te de la ti­ra­nía de la opi­nión do­mi­nan­te se ha con­ver­ti­do en una a me­nu­do com­pla­cien­te e irre­fle­xi­va ani­mo­si­dad con­tra to­do lo que es nues­tro. Es­ta ac­ti­tud de re­pu­dio cul­tu­ral fun­cio­na co­mo una for­ma ba­ra­ta y fá­cil de ser “crí­ti­co”. Du­ran­te la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción ha si­do prac­ti­ca­da en las au­las y sa­las de con­fe­ren­cias, con­vir­tién­do­se en una doc­tri­na, en un dogma. Y unir­se a quie­nes pro­fe­san es­te cre­do se con­si­de­ra signo de “ilus­tra­ción” y de elec­ción es­pi­ri­tual. Co­mo con­se­cuen­cia, nues­tras uni­ver­si­da­des son aho­ra ac­ti­vos agen­tes de la des­truc­ción cul­tu­ral en cur­so.

Las éli­tes ex­hi­ben arro­gan­te­men­te sus vir­tu­des

Nues­tras cla­ses go­ber­nan­tes es­tán pro­mo­vien­do los de­re­chos hu­ma­nos. Tra­ba­jan pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co. Es­tán cons­tru­yen­do una eco­no­mía de mer­ca­do más in­te­gra­da glo­bal­men­te y ar­mo­ni­zan­do las po-

lí­ti­cas fis­ca­les. Es­tán su­per­vi­san­do los mo­vi­mien­tos ha­cia la igual­dad de gé­ne­ro. ¡Es­tán ha­cien­do tan­to por no­so­tros! ¿Qué im­por­ta cuá­les sean los me­ca­nis­mos por los que han ocu­pa­do sus pues­tos? ¿Qué im­por­ta si los pue­blos eu­ro­peos son ca­da vez más es­cép­ti­cos acer­ca de su ge­ne­ro­sa ayu­da?

Exis­te una al­ter­na­ti­va

Ese cre­cien­te es­cep­ti­cis­mo es­tá com­ple­ta­men­te jus­ti­fi­ca­do. Hoy, Eu­ro­pa es­tá do­mi­na­da por un ma­te­ria­lis­mo va­cío que pa­re­ce in­ca­paz de mo­ti­var a los hom­bres y mu­je­res a te­ner hi­jos y for­mar fa­mi­lias. Una cul­tu­ra del re­cha­zo pri­va a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de sen­ti­do de iden­ti­dad. Al­gu­nos de nues­tros paí­ses tie­nen re­gio­nes en las que los mu­sul­ma­nes vi­ven con una au­to­no­mía in­for­mal de las le­yes lo­ca­les, co­mo si fue­ran más bien co­lo­ni­za­do­res que miem­bros de nues­tras na­cio­nes. El in­di­vi­dua­lis­mo nos aís­la a los unos de los otros. La glo­ba­li­za­ción trans­for­ma las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas. Cuan­do son cri­ti­ca­das, nues­tras cla­ses go­ber­nan­tes di­cen que úni­ca­men­te es­tán tra­ba­jan­do pa­ra adap­tar­se a lo inevi­ta­ble. No es po­si­ble nin­gún otro rum­bo y es irra­cio­nal re­sis­tir­se. Las co­sas no pue­den ser de otro mo­do. Los que se opo­nen son acu­sa­dos de nos­tal­gia, por lo que se ha­cen me­re­ce­do­res de con­de­na mo­ral co­mo ra­cis­tas o fas­cis­tas. A me­di­da que las di­vi­sio­nes so­cia­les y la des­con­fian­za ci­vil se ha­cen más evi­den­tes, la vi­da pú­bli­ca eu­ro­pea se ha­ce más des­agra­da­ble, más re­sen­ti­da, y na­die sa­be dón­de aca­ba­rá es­te pro­ce­so. No de­be­mos con­ti­nuar por es­te ca­mino. Ne­ce­si­ta­mos li­brar­nos de la ti­ra­nía de la fal­sa Eu­ro­pa. Exis­te una al­ter­na­ti­va.

De­be­mos dar la es­pal­da a un su­ce­dá­neo de re­li­gión

La ta­rea de re­no­va­ción em­pie­za con la re­fle­xión teo­ló­gi­ca. Las pre­ten­sio­nes uni­ver­sa­lis­tas y uni­ver­sa­li­za­do­ras de la fal­sa Eu­ro­pa re­ve­lan que es­ta­mos an­te una em­pre­sa que es un su­ce­dá­neo re­li­gio­so, con sus in­fle­xi­bles cre­dos y anate­mas. És­te es el po­ten­te opiá­ceo que pa­ra­li­za el cuer­po po­lí­ti­co eu­ro­peo. De­be­mos in­sis­tir en que las as­pi­ra­cio­nes re­li­gio­sas tie­nen su lu­gar co­rrec­to en la es­fe­ra de la re­li­gión, no en el de la po­lí­ti­ca, y

mu­cho me­nos en el de la ad­mi­nis­tra­ción bu­ro­crá­ti­ca. Pa­ra re­cu­pe­rar nues­tra vo­lun­tad po­lí­ti­ca e his­tó­ri­ca es im­pe­ra­ti­vo que re-se­cu­la­ri­ce­mos la vi­da pú­bli­ca eu­ro­pea.

De­be­mos res­tau­rar un ver­da­de­ro li­be­ra­lis­mo

Es­to re­que­ri­rá que re­nun­cie­mos al men­daz len­gua­je que es­ca­pa de la res­pon­sa­bi­li­dad y ali­men­ta la ma­ni­pu­la­ción ideo­ló­gi­ca. El dis­cur­so de la di­ver­si­dad, la in­clu­sión y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo es­tá va­cío. A me­nu­do, ese len­gua­je es em­plea­do co­mo una for­ma de ca­rac­te­ri­zar nues­tros fra­ca­sos co­mo si fue­ran éxitos: la di­so­lu­ción de la so­li­da­ri­dad so­cial es “en reali­dad” un signo de aco­gi­da, to­le­ran­cia e in­clu­sión. Es­to es un len­gua­je de mar­ke­ting, un len­gua­je des­ti­na­do a os­cu­re­cer la reali­dad más que a ilu­mi­nar­la. De­be­mos re­cu­pe­rar un per­ma­nen­te res­pe­to por la reali­dad. El len­gua­je es un ins­tru­men­to de­li­ca­do y se co­rrom­pe cuan­do es usa­do co­mo un ar­ma. De­be­ría­mos ser pro­mo­to­res de la de­cen­cia lin­güís­ti­ca. El re­cur­so a la de­nun­cia es un signo de la de­ca­den­cia de nues­tro mo­men­to pre­sen­te. No de­be­mos to­le­rar la in­ti­mi­da­ción ver­bal, y mu­cho me­nos las ame­na­zas de muer­te. Ne­ce­si­ta­mos pro­te­ger a aque­llos que ha­blan ra­zo­na­ble­men­te, in­clu­so si pen­sa­mos que sus opi­nio­nes son erra­das. El fu­tu­ro de Eu­ro­pa de­be ser li­be­ral en su me­jor sen­ti­do, lo que sig­ni­fi­ca el com­pro­mi­so con un in­ten­so de­ba­te pú­bli­co li­bre de to­da ame­na­za de vio­len­cia y coer­ción.

Ne­ce­si­ta­mos hom­bres de Es­ta­do res­pon­sa­ble

Rom­per el he­chi­zo de la fal­sa Eu­ro­pa y su cru­za­da utó­pi­ca y pseu­do-re­li­gio­sa en fa­vor de un mun­do sin fron­te­ras sig­ni­fi­ca fo­men­tar un nue­vo ti­po de po­lí­ti­ca y un nue­vo ti­po de po­lí­ti­co. Un buen lí­der po­lí­ti­co cui­da del bien co­mún de un pue­blo par­ti­cu­lar. Un buen es­ta­dis­ta con­si­de­ra nues­tra he­ren­cia eu­ro­pea co­mún y nues­tras tra­di­cio­nes na­cio­na­les par­ti­cu­la­res co­mo ad­mi­ra­bles e ins­pi­ra­do­ras, pe­ro tam­bién co­mo do­nes frá­gi­les. No re­cha­za esa he­ren­cia ni se arries­ga a per­der­la por nin­gún sue­ño utó­pi­co. Es­tos lí­de­res desean los ho­no­res otor­ga­dos a ellos por su pue­blo

y no co­di­cian la apro­ba­ción de la “co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”, que es de he­cho el apa­ra­to de re­la­cio­nes pú­bli­cas de una oli­gar­quía.

De­be­ría­mos re­no­var la uni­dad na­cio­nal y la so­li­da­ri­dad

Re­co­no­cien­do el ca­rác­ter par­ti­cu­lar de las na­cio­nes eu­ro­peas y su iden­ti­dad cris­tia­na, no te­ne­mos que mos­trar per­ple­ji­dad an­te las fal­sas pre­ten­sio­nes de los mul­ti­cul­tu­ra­lis­tas. La in­mi­gra­ción sin asi­mi­la­ción es co­lo­ni­za­ción y de­be ser re­cha­za­da. Es­pe­ra­mos le­gí­ti­ma­men­te que aque­llos que emi­gran a nues­tras tie­rras se in­cor­po­ren a nues­tras na­cio­nes y adop­ten nues­tra for­ma de vi­da. Es­ta ex­pec­ta­ti­va tie­ne que ser pro­mo­vi­da me­dian­te po­lí­ti­cas sen­sa­tas. El len­gua­je del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo ha si­do im­por­ta­do des­de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro la épo­ca de ma­yor in­mi­gra­ción a Amé­ri­ca fue a los ini­cios del si­glo XX, un pe­rio­do de un no­ta­ble y rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en un país sin vir­tual­men­te es­ta­do del bie­nes­tar y con un sen­ti­do muy in­ten­so de iden­ti­dad na­cio­nal a la que los in­mi­gran­tes se es­pe­ra­ba que se asi­mi­la­sen. Des­pués de ad­mi­tir a un gran nú­me­ro de in­mi­gran­tes, Es­ta­dos Uni­dos ce­rró sus puer­tas du­ran­te ca­si dos ge­ne­ra­cio­nes. Eu­ro­pa ne­ce­si­ta apren­der de es­ta ex­pe­rien­cia nor­te­ame­ri­ca­na más que adop­tar las ideo­lo­gías con­tem­po­rá­neas nor­te­ame­ri­ca­nas. Esa ex­pe­rien­cia nos di­ce que el lu­gar de tra­ba­jo es una po­de­ro­sa ma­qui­na­ria de asi­mi­la­ción, que un ge­ne­ro­so es­ta­do del bie­nes­tar pue­de im­pe­dir la asi­mi­la­ción y que un li­de­raz­go po­lí­ti­co pru­den­te exi­ge a ve­ces re­duc­cio­nes en la in­mi­gra­ción, in­clu­so drás­ti­cas res­tric­cio­nes. No de­be­mos per­mi­tir que una ideo­lo­gía mul­ti­cul­tu­ral de­for­me nues­tros jui­cios po­lí­ti­cos so­bre có­mo ser­vir me­jor al bien co­mún, lo que re­quie­re co­mu­ni­da­des na­cio­na­les con la su­fi­cien­te uni­dad y so­li­da­ri­dad pa­ra con­si­de­rar su bien co­mo co­mún.

Só­lo los im­pe­rios son mul­ti­cul­tu­ra­les

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en la Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal sur­gie­ron vi­go­ro­sas de­mo­cra­cias. Des­pués del co­lap­so del Im­pe­rio So­vié­ti­co, las na­cio­nes cen­troeu­ro­peas res­tau­ra­ron su vi­ta­li­dad ci­vil. Es­tos son al­gu­nos de los lo­gros más va­lio­sos de Eu­ro­pa. Pe­ro se per­de­rán si no abor-

da­mos la in­mi­gra­ción y el cam­bio de­mo­grá­fi­co en nues­tras na­cio­nes. Só­lo los im­pe­rios pue­den ser mul­ti­cul­tu­ra­les; la Unión Eu­ro­pea lo se­rá si no lo­gra­mos con­sa­grar una so­li­da­ri­dad re­no­va­da y uni­dad cí­vi­ca co­mo cri­te­rios pa­ra en­cau­zar las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción y las es­tra­te­gias pa­ra su asi­mi­la­ción.

Una ade­cua­da je­rar­quía ali­men­ta el bie­nes­tar so­cial

Mu­chos creen erró­nea­men­te que Eu­ro­pa es­tá con­vul­sio­na­da só­lo por las con­tro­ver­sias en torno a la in­mi­gra­ción. En reali­dad és­ta no es más que una di­men­sión de una ma­yor con­fu­sión so­cial ge­ne­ral que de­be ser co­rre­gi­da. Te­ne­mos que re­cu­pe­rar la dig­ni­dad de las fun­cio­nes y los pa­pe­les den­tro de la so­cie­dad. Los pa­dres, los pro­fe­so­res y los ca­te­drá­ti­cos tie­nen el de­ber de for­mar a aque­llos que es­tán ba­jo su cui­da­do. De­be­mos re­sis­tir el cul­to y el dic­ta­men de los ex­per­tos en la ma­te­ria que se im­po­ne a cos­ta de la sa­bi­du­ría, el tac­to y la bús­que­da de una vi­da cul­ti­va­da. No pue­de ha­ber re­no­va­ción de Eu­ro­pa sin un de­ci­di­do re­cha­zo de un igua­li­ta­ris­mo exa­ge­ra­do y de la re­duc­ción de la sa­bi­du­ría a co­no­ci­mien­to téc­ni­co. Apo­ya­mos los lo­gros po­lí­ti­cos de la era mo­der­na. To­do hom­bre y mu­jer de­ben te­ner igual vo­to. Los de­re­chos bá­si­cos de­ben de ser pro­te­gi­dos. Pe­ro una sa­na de­mo­cra­cia re­quie­re je­rar­quías so­cia­les y cul­tu­ra­les que ani­men la bús­que­da de la ex­ce­len­cia y hon­ren a aque­llos que sir­ven al bien co­mún. Ne­ce­si­ta­mos res­tau­rar y hon­rar ade­cua­da­men­te un sen­ti­do de gran­de­za spi­ri­tual, pa­ra que nues­tra ci­vi­li­za­ción pue­da con­tra­rres­tar el cre­cien­te po­der tan­to de la me­ra ri­que­za co­mo del vul­gar en­tre­te­ni­mien­to.

De­be­mos res­tau­rar la cul­tu­ra mo­ral

La dig­ni­dad hu­ma­na es más que el de­re­cho a que nos de­jen en paz y las doc­tri­nas de los de­re­chos hu­ma­nos in­ter­na­cio­na­les no ago­tan las de­man­das de jus­ti­cia, y mu­cho me­nos las de bien. Eu­ro­pa ne­ce­si­ta re­no­var un con­sen­so so­bre la cul­tu­ra mo­ral de mo­do que el pue­blo pue­da ser guia­do ha­cia una vi­da vir­tuo­sa. No de­be­mos per­mi­tir que una fal­sa vi­sión de la li­ber­tad im­pi­da el uso pru­den­te de la ley pa­ra di­sua­dir el vi­cio. Te­ne­mos

que per­do­nar las de­bi­li­da­des hu­ma­nas, pe­ro Eu­ro­pa no pue­de flo­re­cer sin la res­tau­ra­ción de una as­pi­ra­ción co­mún ha­cia una con­duc­ta rec­ta y ha­cia la ex­ce­len­cia hu­ma­na. Una cul­tu­ra de la dig­ni­dad flu­ye de la de­cen­cia y la asun­ción de los de­be­res de ca­da eta­pa de la vi­da. Ne­ce­si­ta­mos re­no­var el in­ter­cam­bio de res­pe­to en­tre las cla­ses so­cia­les que ca­rac­te­ri­zan a una so­cie­dad que va­lo­ra las con­tri­bu­cio­nes de to­dos.

Los mer­ca­dos han de ser or­de­na­dos ha­cia fi­nes so­cia­les

Al tiem­po que re­co­no­ce­mos los as­pec­tos po­si­ti­vos de la eco­no­mía de li­bre mer­ca­do, de­be­mos re­sis­tir las ideo­lo­gías que tra­tan de so­me­ter­lo to­do a la ló­gi­ca del mer­ca­do. No po­de­mos per­mi­tir que to­do es­té en ven­ta. El buen fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos re­quie­re el im­pe­rio de la ley y nues­tras le­yes no de­be­rían li­mi­tar­se a vi­gi­lar la me­ra efi­cien­cia eco­nó­mi­ca. Los mer­ca­dos tam­bién fun­cio­nan me­jor cuan­do actúan den­tro de ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les fuer­tes or­ga­ni­za­das des­de su pro­pia ló­gi­ca, por prin­ci­pios que no son de mer­ca­do. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que es be­ne­fi­cio­so, no es el bien más al­to. Los mer­ca­dos ne­ce­si­tan ser orien­ta­dos ha­cia fi­nes so­cia­les. Hoy, el gi­gan­tis­mo de las cor­po­ra­cio­nes ame­na­za in­clu­so a la so­be­ra­nía po­lí­ti­ca. Las na­cio­nes ne­ce­si­tan coope­rar pa­ra do­mi­nar la arro­gan­cia y la fal­ta de me­su­ra de las fuer­zas eco­nó­mi­cas glo­ba­les. Apo­ya­mos el uso pru­den­te del po­der del go­bierno pa­ra pre­ser­var los bie­nes so­cia­les no eco­nó­mi­cos.

La edu­ca­ción de­be ser re­for­ma­da

Cree­mos que Eu­ro­pa tie­ne una his­to­ria y una cul­tu­ra que va­le la pe­na man­te­ner. Nues­tras uni­ver­si­da­des, no obs­tan­te, trai­cio­nan con de­ma­sia­da fre­cuen­cia nues­tra he­ren­cia cul­tu­ral. Ne­ce­si­ta­mos re­for­mar los pla­nes edu­ca­ti­vos pa­ra fo­men­tar la trans­mi­sión de nues­tra cul­tu­ra co­mún y evi­tar el adoc­tri­na­mien­to de nues­tros jó­ve­nes en una cul­tu­ra del re­cha­zo. Los maes­tros y pre­cep­to­res en ca­da ni­vel tie­nen un de­ber con res­pec­to a la me­mo­ria del pa­sa­do. De­be­rían enor­gu­lle­cer­se de su pa­pel co­mo puen­te en­tre las ge­ne­ra­cio­nes del pa­sa­do y las ge­ne­ra­cio­nes que ven­drán. De­be­mos tam­bién re­no­var la al­ta cul­tu­ra de Eu­ro­pa ha­cien­do que lo su­bli­me

y lo be­llo sea nues­tro pa­trón co­mún y re­cha­zan­do la de­gra­da­ción de las ar­tes en un ti­po de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca. Es­to re­que­ri­rá el cul­ti­vo de una nue­va ge­ne­ra­ción de me­ce­nas. Las cor­po­ra­cio­nes y las bu­ro­cra­cias han de­mos­tra­do ser po­bres pa­tro­nos de las ar­tes.

El ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia son esen­cia­les

El ma­tri­mo­nio es el fun­da­men­to de la so­cie­dad ci­vil y la ba­se pa­ra la ar­mo­nía en­tre hom­bres y mu­je­res. Es el víncu­lo ín­ti­mo or­ga­ni­za­do pa­ra sus­ten­tar un ho­gar y criar a los hi­jos. Afir­ma­mos que nues­tros ro­les más im­por­tan­tes en la so­cie­dad y co­mo se­res hu­ma­nos son los de pa­dres y ma­dres. El ma­tri­mo­nio y los hi­jos son in­te­gra­les a cual­quier vi­sión del pro­gre­so hu­mano. Los hi­jos re­quie­ren sa­cri­fi­cios de aque­llos que los traen al mun­do. Es­te sa­cri­fi­cio es no­ble y de­be de ser re­co­no­ci­do. Apo­ya­mos po­lí­ti­cas so­cia­les pru­den­tes en­ca­mi­na­das a fo­men­tar y for­ta­le­cer el ma­tri­mo­nio, la ma­ter­ni­dad y la edu­ca­ción de los hi­jos. Una so­cie­dad que fa­lla al dar la bien­ve­ni­da a los ni­ños no tie­ne fu­tu­ro.

El po­pu­lis­mo de­be de ser abor­da­do

El au­ge de lo que se ha da­do en lla­mar “po­pu­lis­mo” pro­du­ce hoy día una gran an­sie­dad en Eu­ro­pa, a pe­sar de que es­te tér­mino pa­re­ce no ha­ber si­do nun­ca de­fi­ni­do y es usa­do ca­si siem­pre co­mo una in­vec­ti­va. Te­ne­mos nues­tras re­ser­vas ha­cia es­te fe­nó­meno. Eu­ro­pa ne­ce­si­ta re­cu­rrir a la pro­fun­da sa­bi­du­ría de sus tra­di­cio­nes an­tes que con­fiar en le­mas sim­plis­tas y ape­la­cio­nes emo­ti­vas que di­vi­den. Aún así, re­co­no­ce­mos que mu­cho de lo que hay en es­te fe­nó­meno po­lí­ti­co pue­de re­pre­sen­tar una sa­na re­be­lión con­tra la ti­ra­nía de la fal­sa Eu­ro­pa, que eti­que­ta co­mo “an­ti­de­mo­crá­ti­co” cual­quier ame­na­za a su mo­no­po­lio so­bre la le­gi­ti­mi­dad mo­ral. El lla­ma­do “po­pu­lis­mo” desafía la dic­ta­du­ra del sta­tus quo, el “fa­na­tis­mo del cen­tro”, y lo ha­ce con ra­zón. Es un signo de que in­clu­so en me­dio de nues­tra de­gra­da­da y em­po­bre­ci­da cul­tu­ra po­lí­ti­ca, la vo­lun­tad his­tó­ri­ca de los pue­blos eu­ro­peos pue­de re­na­cer.

Re­cha­za­mos la fal­sa pre­ten­sión de que no hay al­ter­na­ti­va res­pon­sa­ble a la so­li­da­ri­dad ar­ti­fi­cial e im­per­so­nal de un mer­ca­do uni­fi­ca­do, una bu­ro­cra­cia trans­na­cio­nal y un en­tre­te­ni­mien­to su­per­fi­cial. El pan y el cir­co no son su­fi­cien­tes. La al­ter­na­ti­va res­pon­sa­ble es la ver­da­de­ra Eu­ro­pa.

De­be­mos asu­mir nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des

En es­te mo­men­to, pe­di­mos a to­dos los eu­ro­peos que se unan a no­so­tros en el re­cha­zo de la fan­ta­sía utó­pi­ca de un mun­do mul­ti­cul­tu­ral sin fron­te­ras. Ama­mos, y es jus­to que así sea, nues­tras pa­trias y bus­ca­mos en­tre­gar a nues­tros hi­jos to­do lo no­ble que he­mos re­ci­bi­do co­mo pa­tri­mo­nio nues­tro. Co­mo eu­ro­peos tam­bién com­par­ti­mos una he­ren­cia co­mún y es­ta he­ren­cia nos exi­ge vi­vir jun­tos en paz co­mo una Eu­ro­pa de las na­cio­nes. Re­no­ve­mos la so­be­ra­nía na­cio­nal y re­cu­pe­re­mos la dig­ni­dad de una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca com­par­ti­da pa­ra el fu­tu­ro de Eu­ro­pa. De­be­mos asu­mir nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des

Fir­man­tes: Phi­lip­pe Bé­né­ton (Fran­ce), Ré­mi Bra­gue (Fran­ce), Chan­tal Del­sol (Fran­ce), Lán­czi An­drás (Mag­ya­rors­zág), Rys­zard Le­gut­ko (Pols­ka), Ro­ger Scru­ton (Uni­ted King­dom), Ro­bert Spae­mann (Deuts­chland), Bart Jan Spruyt (Ne­der­land) y Matt­hias Stor­me (Bel­gië).

Fir­man­tes es­pa­ño­les: Dal­ma­cio Ne­gro Pa­vón, Fran­cis­co J. Con­tre­ras Pe­láez, Ra­fael Sán­chez Saus, Juan Bau­tis­ta Fuen­tes, Elio A. Ga­lle­go Gar­cía, Je­ró­ni­mo Mo­li­na, Se­ra­fín Fan­jul, Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía Alon­so, Ma­ca­rio Val­pues­ta Ber­mú­dez, Emili Bo­ro­nat, Ig­na­cio Ibá­ñez Fe­rrán­diz, Pe­dro Fer­nán­dez Bar­ba­di­llo, Ja­vier R. Por­te­lla, Ar­naud Imatz, Álex Ro­sal, Án­gel Da­vid Mar­tín Ru­bio, En­ri­que Gar­cía Mái­quez, Jor­ge So­ley Cli­ment, Jor­ge Sán­chez de Cas­tro y Car­los Ruiz Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.