De­fen­der nues­tra for­ma de vi­da

Naves en Llamas - - !EDITORIAL! - " Raúl Gon­zá­lez Zo­rri­lla. Di­rec­tor de Na­ves en Lla­mas

El si­glo XXI co­men­zó el día 11 de sep­tiem­bre de 2001. Aque­lla jor­na­da acia­ga el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta ase­si­nó a ca­si 3.000 per­so­nas en Nue­va York y Was­hing­ton, des­tru­yó el World Tra­de Cen­ter de la que, a pe­sar de mu­chos, aún si­gue sien­do la au­tén­ti­ca ca­pi­tal del mun­do, y nos co­lo­có, de re­pen­te, an­te la cons­ta­ta­ción cier­ta de que las hor­das bár­ba­ras, uti­li­zan­do re­cur­sos in­gen­tes li­be­ra­dos por las nue­vas tec­no­lo­gías y la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca, se ha­bían mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo ata­car a las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les en sus prin­ci­pa­les cen­tros de de­ci­sión po­lí­ti­ca, so­cial, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral.

Des­de el pri­mer mo­men­to, cuan­do to­da­vía los dos co­lo­sos de ace­ro se man­te­nían en pie en las pan­ta­llas de nues­tros te­le­vi­so­res, en­ten­di­mos que aque­lla era una em­bes­ti­da cruel, car­ga­da de sim­bo­lis­mo y re­bo­san­te de abo­rre­ci­mien­to con­tra nues­tra ci­vi­li­za­ción. La elec­ción de las To­rres

Ge­me­las co­mo ob­je­ti­vo no fue, ob­via­men­te, al­go aza­ro­so: aque­llos edi­fi­cios, co­mo tan­tos otros en otras mu­chas ca­pi­ta­les de Eu­ro­pa o de Es­ta­dos Uni­dos, re­pre­sen­ta­ban ex­cep­cio­nal­men­te las ilu­sio­nes de Oc­ci­den­te, nues­tros pa­de­ci­mien­tos y ver­güen­zas, nues­tras que­ren­cias más ín­ti­mas, nues­tros sue­ños más ocul­tos, la evi­den­cia de nues­tra gran­de­za y las di­men­sio­nes abis­ma­les de nues­tra de­bi­li­dad.

Es un he­cho que los clé­ri­gos fa­ná­ti­cos y los mu­sul­ma­nes in­te­gris­tas que di­se­ña­ron los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001, no so­la­men­te que­rían con­se­guir mi­les de víc­ti­mas en la pri­me­ra potencia mun­dial y en la na­ción aban­de­ra­da de la de­mo­cra­cia, el ca­pi­ta­lis­mo y el pro­gre­so. Además de ex­ten­der la muer­te y el dolor, desea­ban tam­bién y, qui­zás, so­bre to­do, que­bran­tar las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y pro­fa­nar las nor­mas bá­si­cas de con­vi­ven­cia que de­fi­nen a Oc­ci­den­te y que los is­la­mis­tas no pue­den so­por­tar, co­mo no pue­den to­le­rar la in­de­pen­den­cia de una mu­jer pa­sean­do so­la por cual­quier ave­ni­da de Pa­rís, Londres o Bru­se­las.

Nos en­con­tra­mos a las puer­tas de una gran gue­rra de ci­vi­li­za­cio­nes, y, por ello, tras el 11-S y des­pués de tan­tos ata­ques co­mo lue­go ha­brían de lle­gar en Ma­drid, Londres, Pa­rís, Bru­se­las, Tú­nez y tan­tos otros lu­ga­res, Oc­ci­den­te de­bía ha­ber com­pren­di­do ya que es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se, que de­be­mos en­tre­nar­nos con fir­me­za pa­ra de­fen­der to­do aque­llo que nos ha­ce ser me­jo­res y que, ac­tual­men­te, y a pe­sar de to­do, con­vier­te a nues­tros paí­ses en los más prós­pe­ros, en los más li­bres, en los más equi­ta­ti­vos y en los más avan­za­dos del pla­ne­ta.

Oc­ci­den­te es­tá en gue­rra y no quie­re sa­ber­lo. Des­de aquel 11 de sep­tiem­bre de 2001 to­dos te­ne­mos que ser cons­cien­tes de que de­be­mos es­tar lis­tos pa­ra de­fen­der nues­tra for­ma de vi­da (¿cuán­do ol­vi­da­mos es­ta ex­pre­sión?) de es­ta chus­ma bárbara que ha lle­ga­do con el ad­ve­ni­mien­to del si­glo XXI y que es­tá en­ca­be­za­da por el is­la­mis­mo fun­da­men­ta­lis­ta, pe­ro tam­bién por un in­gen­te co­lec­ti­vo de fuer­zas, ge­ne­ral­men­te de ins­pi­ra­ción

co­mu­nis­ta y na­cio­na­lis­ta, y siem­pre mar­ca­da­men­te to­ta­li­ta­rias, que ca­bal­gan­do so­bre la ola glo­ba­li­za­do­ra, y apro­ve­chán­do­se obs­ce­na­men­te de las ven­ta­jas y tam­bién de las de­sigual­da­des que és­ta pro­du­ce, tra­tan de ex­pan­dir­se a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta.

El mar­xis­mo cul­tu­ral, que abra­za y da cuer­po y so­li­dez a to­das es­tas pul­sio­nes fe­ro­ces, es la pun­ta de lan­za de un mo­vi­mien­to glo­bal an­ti-Oc­ci­den­te que se cons­tru­ye so­bre va­rios ele­men­tos per­ver­sos: el apo­yo a la in­mi­gra­ción sin con­trol, fun­da­men­tal­men­te is­lá­mi­ca, co­mo for­ma de des­gas­tar los va­lo­res tra­di­cio­na­les so­bre los que se le­van­tan los Es­ta­dos li­be­ra­les; la uti­li­za­ción de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro más abe­rran­te co­mo he­rra­mien­ta bá­si­ca pa­ra di­luir el pa­pel fun­da­men­tal que desem­pe­ña la fa­mi­lia tra­di­cio­nal en nues­tras vi­das; la ma­ni­pu­la­ción de las mi­no­rías ra­cia­les y po­lí­ti­cas co­mo ins­tru­men­tos de ata­que con­tra los go­bier­nos de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos, y la is­la­mo­fi­lia co­mo pan­car­ta dis­gre­ga­do­ra y des­truc­to­ra del ba­ga­je es­pi­ri­tual e in­te­lec­tual clá­si­co so­bre el que se le­van­tan nues­tras so­cie­da­des.

To­das es­tas banderas, uti­li­za­das ha­bi­tual­men­te por los par­ti­dos, las or­ga­ni­za­cio­nes y los mo­vi­mien­tos de iz­quier­da y de ex­tre­ma iz­quier­da oc­ci­den­ta­les, son las que han lle­ga­do pa­ra ocu­par el hue­co crea­do en el pen­sa­mien­to pre­ten­di­da­men­te "pro­gre­sis­ta" tras el hun­di­mien­to del mar­xis­mo con la caí­da de la an­ti­gua URSS. Por to­do es­to, hay que es­tar pre­pa­ra­dos. Nos en­fren­ta­mos a una alian­za glo­bal de Marx y Alá, san­ti­fi­ca­da por lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, im­pul­sa­da por las eli­tes mun­dia­les so­cial­de­mó­cra­tas, re­ga­da por re­cur­sos eco­nó­mi­cos de os­cu­ros orí­ge­nes y ace­le­ra­da por el po­der de las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción, que se es­tá con­vir­tien­do, se ha con­ver­ti­do ya, en el prin­ci­pal desafío con­tra las de­mo­cra­cias clá­si­cas, con­tra nues­tra tra­di­ción ju­deo­cris­tia­na y gre­co­rro­ma­na y con­tra los va­lo­res éti­cos y los me­jo­res ele­men­tos so­cio­cul­tu­ra­les que han per­mi­ti­do a una bue­na par­te del mun­do al­can­zar los ma­yo­res ni­ve­les de libertad, to­le­ran­cia, pro­gre­so y desarrollo de la his­to­ria. Y so­la-

men­te com­ba­tien­do con fir­me­za es­ta la­cra mo­ral, in­te­lec­tual, po­lí­ti­ca y cul­tu­ral, po­dre­mos al­can­zar lo que mu­chos vo­tan­tes de Eu­ro­pa y Oc­ci­den­te ya co­mien­zan a de­cir en voz al­ta: que las opor­tu­ni­da­des han de ex­ten­der­se a to­do el cuer­po so­cial; que el res­pe­to a las mi­no­rías no de­be con­fun­dir­se con ser es­cla­vos de és­tas; que la aper­tu­ra a la in­mi­gra­ción no de­be mez­clar­se con la acep­ta­ción ri­dí­cu­la de to­do ti­po de flu­jos mi­gra­to­rios in­con­tro­la­dos, y, en de­fi­ni­ti­va, que el in­di­vi­dua­lis­mo co­mo va­lor su­pre­mo, la libertad per­so­nal y el de­re­cho a la se­gu­ri­dad no de­ben ce­der an­te el em­pu­je de los co­mu­ni­ta­ris­mos po­pu­lis­tas más agre­si­vos, gro­se­ros y des­nor­ta­dos.

La nue­va ame­na­za co­mu­nis­ta se ex­pan­de ví­ri­ca­men­te so­bre una abru­ma­do­ra e irra­cio­nal mez­co­lan­za ideo­ló­gi­ca y so­bre un re­pug­nan­te ba­ti­bu­rri­llo de ins­truc­cio­nes fal­sa­men­te mo­ra­li­zan­tes que, al fi­nal, se han fu­sio­na­do pa­ra dar luz a una de las creen­cias más ab­sur­das y erró­neas, pe­ro tam­bién más re­pe­ti­da, del es­pí­ri­tu oc­ci­den­tal ac­tual: el pre­cep­to de que “to­das las ideas son igual­men­te vá­li­das”. Es­te cer­ti­fi­ca­do de dog­má­ti­ca igual­dad que el pen­sa­mien­to dé­bil y lí­qui­do otor­ga a la to­ta­li­dad de los jui­cios de va­lor ha abier­to una puer­ta fa­tal a la in­fan­ti­li­za­ción in­te­lec­tual de nues­tras so­cie­da­des, al que­bran­to de cual­quier pro­yec­to éti­co e in­te­lec­tual ba­sa­do en una cla­ra au­to­ri­dad éti­ca y a un “to­do va­le” glo­bal que en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, y es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña, ha al­can­za­do ni­ve­les de ruin­dad y de­mé­ri­to di­fí­cil­men­te su­pe­ra­bles.

Pre­ten­der una pa­ri­dad ra­di­cal de to­das las ideas, pre­su­mir la no­ble­za de to­das las creen­cias y ad­mi­tir co­mo igua­les to­das las re­li­gio­nes, por ejem­plo, no so­la­men­te su­po­ne vol­tear la gra­da­ción de los va­lo­res in­te­lec­tua­les, es­pi­ri­tua­les, éti­cos y es­té­ti­cos he­re­da­dos de la mo­der­ni­dad clá­si­ca sino que sig­ni­fi­ca tam­bién pro­por­cio­nar una car­ta de le­gi­ti­mi­dad ab­so­lu­ta a quie­nes, co­mo tan­tos fa­ná­ti­cos is­la­mis­tas o es­ta­li­nis­tas en Eu­ro­pa o en Es­ta­dos Uni­dos, pro­du­cen, ali­men­tan y pro­pa­gan pro­yec­tos de ex­ter­mi­nio, de eli­mi­na­ción, de ra­cis­mo, de dis­cri­mi­na­ción o de ani­qui­la­ción, y

además im­pli­ca que quie­nes de­fien­den es­tas opi­nio­nes tie­nen tan­to de­re­cho a ser res­pe­ta­dos co­mo quie­nes desa­rro­llan e im­pul­san cri­te­rios no aten­ta­to­rios con­tra el res­to de la hu­ma­ni­dad. El re­la­ti­vis­mo ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral se ha con­ver­ti­do pa­ra Oc­ci­den­te en un cán­cer de­mo­le­dor que per­mi­te otor­gar a las vo­ces de los bár­ba­ros, los crue­les, los fa­ná­ti­cos y los irra­cio­na­les la mis­ma va­li­dez mo­ral que a los me­jo­res y más ele­va­dos dis­cur­sos y plan­tea­mien­tos.

Nos en­con­tra­mos al lí­mi­te de nues­tras po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia ci­vi­li­za­cio­nal y Oc­ci­den­te no pue­de se­guir sien­do el sa­co de los gol­pes de to­dos los to­ta­li­ta­ris­mos que cam­pean por el glo­bo, que son mu­chos. Y, por ello, de­be­mos co­men­zar a ser cons­cien­tes de nues­tra gran­de­za, de nues­tro pa­sa­do, de to­do lo que he­mos con­se­gui­do a lo lar­go de la his­to­ria. De­be­mos ser cons­cien­tes de que el fu­tu­ro so­la­men­te exis­ti­rá pa­ra no­so­tros si so­mos ca­pa­ces de de­fen­der nues­tro pre­sen­te tal y co­mo no­so­tros lo que­re­mos, y no co­mo nos lo quie­ren im­po­ner. En pa­la­bras del es­cri­tor y crí­ti­co li­te­ra­rio ita­liano Pie­tro Ci­ta­ti: “La ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal es cul­pa­ble de mu­chas co­sas, co­mo cual­quier ci­vi­li­za­ción hu­ma­na. Ha vio­la­do y des­trui­do con­ti­nen­tes y re­li­gio­nes. Pe­ro po­see un don que no co­no­ce nin­gu­na otra ci­vi­li­za­ción: el de aco­ger, des­de ha­ce 2.500 años -des­de que los or­fe­bres grie­gos tra­ba­ja­ban pa­ra los es­ci­tas-, to­das las tra­di­cio­nes, los mi­tos, las re­li­gio­nes y a ca­si to­dos los se­res hu­ma­nos. Los com­pren­de o in­ten­ta com­pren­der­los, apren­de de ellos, les en­se­ña, y des­pués, con gran len­ti­tud, mo­de­la una nue­va crea­ción que es tan oc­ci­den­tal co­mo orien­tal. ¡Cuán­tas pa­la­bras he­mos asi­mi­la­do! ¡Cuán­tas imá­ge­nes he­mos ad­mi­ra­do! ¡Cuán­tas per­so­nas han ad­qui­ri­do la ciu­da­da­nía "ro­ma­na"! És­te es un don tan gran­de e in­cal­cu­la­ble que tal vez val­ga la pe­na sa­cri­fi­car­se, pro aris et fo­cis, a cam­bio del de­re­cho de pa­sear y ejer­cer la ima­gi­na­ción an­te la ca­te­dral de Char­tres, en el gran pra­do de la uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge o en­tre las co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas del pa­la­cio real de Gra­na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.