Her­mann Tertsch: “El Pa­pa Fran­cis­co es un sím­bo­lo de la pe­ne­tra­ción del pen- sa­mien­to neo­mar­xis­ta en las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes oc­ci­den­ta­les”

"El nue­vo co­mu­nis­mo funciona, co­mo fun­cio­na­ba el bol­che­vis­mo, con los me­ca­nis­mos de una pro­gra­ma­ción de sec­ta"

Naves en Llamas - - ENTREVISTA! - "Na­ves en Lla­mas. Raúl Gon­zá­lez Zo­rri­lla

Na­ci­do en Ma­drid en 1958, Her­mann Tertsch Del Va­lle-Ler­sun­di es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en el aná­li­sis de la reali­dad po­lí­ti­ca y so-

cial es­pa­ño­la y eu­ro­pea. Con­tun­den­te, rá­pi­do en la in­ter­pre­ta­ción de los acon­te­ci­mien­tos, po­see­dor de una cul­tu­ra en­ci­clo­pé­di­ca y siem­pre cohe­ren­te, Tertsch po­see a rau­da­les esa ex­tra­ña ha­bi­li­dad que so­la­men­te tie­nen los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas y que, par-tien­do de un co­no­ci­mien­to ex­haus­ti­vo del pa­sa­do, con­sis­te en des­ci­frar con pe­ri­cia los pe­que­ños de­ta­lles de los he­chos dia­rios pa­ra bos­que­jar con efi­ca­cia los gran­des re­tos, las po­si­bi­li­da­des y las ame­na­zas del fu­tu­ro.

Hi­jo de pe­rio­dis­ta, sien­do un ni­ño bu­cea­ba día sí y día tam­bién en­tre los vein­ti­cin­co pe­rió­di­cos y re­vis­tas -pren­sa na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal- que lle­ga­ban dia­ria­men­te a su ho­gar. Co­men­zó a ejer­cer la pro­fe­sión en la em­pre­sa fa­mi­liar en el bo­le­tín eco­nó­mi­co “Spa­nish Eco­no­mic News Ser­vi­ce”. Des­pués se fue a Vie­na don­de, con la Agen­cia EFE, ini­ció sus lar­gas pe­ri­pe­cias en Eu­ro­pa orien­tal. Allí co­men­zó a co­la­bo­rar con “El País”, que pron­to lo lla­ma­ría a la redacción cen­tral en Es­pa­ña. En 1985 ya era corresponsal de es­te pe­rió­di­co en Bonn y Varsovia y, más tar­de, lo fue pa­ra to­da Eu­ro­pa orien­tal du­ran­te la caí­da del Te­lón de Ace­ro, el desarrollo de las jó­ve­nes de­mo­cra­cias na­ci­das de la ex Unión So­vié­ti­ca y la pos­te­rior gue­rra de Yu­gos­la­via.

Sub­di­rec­tor y je­fe de Opi­nión de “El País” en­tre 1993 y 1996, fue des­pués enviado es­pe­cial por to­do el mun­do, co­lum­nis­ta y edi­to­ria­lis­ta. Aban­do­nó es­te pe­rió­di­co en 2007 por dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas y des­de en­ton­ces es co­lum­nis­ta y enviado es­pe­cial del dia­rio “ABC”.

Ha si­do co­men­ta­ris­ta po­lí­ti­co y ter­tu­liano en prác­ti­ca­men­te to­das las prin­ci­pa­les ca­de­nas de ra­dio y te­le­vi­sión de Es­pa­ña. Co­mo tam­bién co­la­bo­ra­dor de dia­rios y re­vis­tas ex­tran­je­ras. En­tre 2008 y 2010, di­ri­gió un in­for­ma­ti­vo de au­tor noc­turno Dia­rio de Te­le­ma­drid.

Her­mann Tertsch ha si­do ga­lar­do­na­do con los pre­mios “Ci­ri­lo Ro­drí­guez”; “Eu­ro­peo de Pe­rio­dis­mo”, del Par­la­men­to Eu­ro­peo; “Me­jor Co-

rres­pon­sal”, del Club In­ter­na­cio­nal de Pren­sa; “Libertad de Ex­pre­sión”, del Club Li­be­ral y otras dis­tin­cio­nes, co­mo la Gran Cruz al Mé­ri­to Ci­vil de Aus­tria.

Ha pu­bli­ca­do los en­sa­yos “La ven­gan­za de la his­to­ria”, “Li­belo con­tra la sec­ta” y “Días de ira”, y las no­ve­las “La acua­re­la” y “Ci­ta en Varsovia”.

Us­ted vi­vió en pri­me­ra fi­la la caí­da de la an­ti­gua URSS y hoy es uno de los in­te­lec­tua­les más ac­ti­vos a la ho­ra de de­nun­ciar esa nue­va for­ma glo­ba­li­za­da del co­mu­nis­mo que se ha ve­ni­do a lla­mar “mar­xis­mo cul­tu­ral”... ¿Có­mo sur­gió es­te fe­nó­meno po­lí­ti­co, so­cial y, so­bre to­do, cul­tu­ral?

Los pri­me­ros pa­sos de to­do es­to se die­ron con la In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta de los años vein­te del pa­sa­do si­glo, que es­ta­ble­cía cla­ra­men­te un pro­yec­to de ex­pan­sión a lo lar­go y an­cho del mun­do desa­rro­lla­do, y es­pe­cial­men­te a lo lar­go y an­cho de Eu­ro­pa, pa­ra in­du­cir a la gran re­vo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial.

Pa­ra lle­var a ca­bo es­te plan, la In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta im­pul­sa un gran con­glo­me­ra­do de aso­cia­cio­nes, gru­pos y or­ga­ni­za­cio­nes, mu­chas de ellas si­mi­la­res a las ac­tua­les oe­ne­gés, que fun­cio­na­ban ba­jo las ór­de­nes de los par­ti­dos co­mu­nis­tas, pe­ro sin per­te­ne­cer di­rec­ta­men­te a su es­truc­tu­ra. Aque­llo lo co­men­zó el ge­nio que fue Wi­lli Mün­zen­berg, un co­mu­nis­ta ale­mán. Hoy ocu­rre lo mis­mo, pe­ro fue en esa dé­ca­da de los años vein­te cuan­do el co­mu­nis­mo co­men­zó a uti­li­zar el aso­cia­cio­nis­mo co­mo he­rra­mien­ta de pe­ne­tra­ción ideo­ló­gi­ca en las so­cie­da­des desa­rro­lla­das.

El si­guien­te pa­so en es­ta ex­pan­sión del neo­mar­xis­mo o mar­xis­mo cul­tu­ral se dio con la apa­ri­ción de la Es­cue­la de Fránc­fort. En los años trein­ta, nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les mar­xis­tas tu­vie­ron que huir de Ale­ma­nia an­te el au­ge del na­zis­mo y mar­cha­ron a Es­ta­dos Uni­dos. En las uni­ver­si­da­des de

es­te país crea­ron es­cue­la y, tras el fin de la II Gue­rra Mun­dial, re­gre­sa­ron a Ale­ma­nia y a Fran­cia, paí­ses des­de los que im­pul­san sus es­tra­te­gias de desarrollo y pe­ne­tra­ción que ya se ba­san en las teo­rías de Grams­ci de la su­pre­ma­cía cul­tu­ral. De ellos par­te ese im­pul­so que fue fa­lli­do con el Ma­yo del 68 pa­ri­sino. Aque­lla gran mo­vi­li­za­ción es­tu­dian­til -con bro­tes de alian­za obre­ra y la gran huel­ga ge­ne­ral- fue el úl­ti­mo gran in­ten­to re­vo­lu­cio­na­rio co­mu­nis­ta. Pe­ro ya en­ton­ces los mar­xis­tas ha­bían en­ten­di­do que su gran es­tra­te­gia pa­ra la to­ma del po­der en las so­cie­da­des desa­rro­lla­das ha­bía de asen­tar­se por me­dio de la pe­ne­tra­ción cul­tu­ral y no por vía de la re­vo­lu­ción vio­len­ta o las mo­vi­li­za­cio­nes ca­lle­je­ras.

No son los tan­ques, son de­ter­mi­na­das ideas, y su ex­pan­sión a to­do el es­pec­tro cul­tu­ral de la vi­da de una so­cie­dad desa­rro­lla­da, las que han de con­se­guir la vic­to­ria. Por eso los nuevos co­mu­nis­tas van ex­ten­dien­do e im­plan­tan­do sus banderas por muy di­fe­ren­tes cam­pos en los que siem­bran sus se­mi­llas ideo­ló­gi­cas, con la su­pues­ta de­fen­sa, en reali­dad uti­li­za­ción, de mo­vi­mien­tos co­mo el eco­lo­gis­mo, el ani­ma­lis­mo, el fe­mi­nis­mo, el pa­ci­fis­mo, des­pués el lgtbi.

La eco­no­mía ya no sir­ve a los nuevos co­mu­nis­tas. La trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca, el cam­bio de ma­nos de los me­dios de pro­duc­ción que iba a ser la pun­ta de lan­za de la re­vo­lu­ción pro­le­ta­ria, de esa re­vo­lu­ción igua­li­ta­ria que se cons­tru­ye so­bre la li­qui­da­ción del in­di­vi­duo pa­ra el triun­fo de la igual­dad en to­dos los cam­pos, fue un ca­tas­tró­fi­co fra­ca­so una y otra vez. Tan­to que ya no sir­ve pa­ra nin­gún dis­cur­so con un mí­ni­mo de am­bi­ción. Y por ello van ex­ten­dién­do­se a otros cam­pos en los que bus­car el sen­ti­men­ta­lis­mo, la emo­ción fá­cil, el hu­ma­ni­ta­ris­mo -siem­pre con di­ne­ro ajeno, cla­ro, que re­sul­ta mu­cho más atrac­ti­vo -. Así han lo­gra­do en me­dio si­glo una ex­pan­sión enor­me, por ejem­plo, en el ca­pí­tu­lo de las oe­ne­gés, que en su in­men­sa ma­yo­ría son or­ga­ni­za­cio­nes que ape­lan a las emo­cio­nes y a idea­les de so­li­da­ri­dad y ca­ri­dad pe­ro tie­nen cri­te­rios co­mu­nis­tas, que obe­de­cen a los mis­mos ob­je­ti­vos co­mu­nis­tas y son per­ma-

nen­tes pro­mo­to­res de una ideo­lo­gía igua­li­ta­ris­ta iz­quier­dis­ta. Con di­fe­ren­cias de ma­ti­ces en­tre ellas. In­clu­so las or­ga­ni­za­cio­nes de las di­ver­sas igle­sias cris­tia­nas obe­de­cen a los mis­mos cri­te­rios mar­xis­tas.

¿Y cuá­les se­rían, en su opi­nión, los fi­nes de es­tos nuevos co­mu­nis­tas?, ¿Quién es­ta­ble­ce es­tos ob­je­ti­vos?

A pe­sar de que en oca­sio­nes pa­rez­ca que no hay una or­ga­ni­za­ción o unas ca­be­zas pen­san­tes de­trás de to­do es­te gran mo­vi­mien­to glo­bal del mar­xis­mo cul­tu­ral, uno de los prin­ci­pa­les po­los de di­fu­sión ha si­do el Fo­ro de Sao Pau­lo (FSP), na­ci­do en 1990, tras la caí­da del Mu­ro de Berlín (1989) im­pul­sa­do por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Bra­sil (PT).

El Fo­ro de Sao Pau­lo ha si­do cla­ve pa­ra en­ten­der lo su­ce­di­do en el pa­sa­do cuar­to de si­glo. En el Fo­ro de Sao Pau­lo, ideo­ló­gi­ca­men­te man­da­ba Cu­ba. Y lo si­gue ha­cien­do. Esa di­mi­nu­ta dic­ta­du­ra ca­na­lla y de con­duc­ta y men­sa­je mi­se­ra­ble ha mos­tra­do siem­pre un in­men­so gra­do de so­fis­ti­ca­ción a la ho­ra de ga­ran­ti­zar su su­per­vi­ven­cia con la to­ma de in­fluen­cia en raí­ces más po­de­ro­sas.

En un pri­mer mo­men­to, el Fo­ro de Sao Pau­lo na­ce co­mo el sus­ti­tu­to de una In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta que ya no po­día te­ner su re­fe­ren­te en Mos­cú tras el hun­di­mien­to de la URSS. Crea­do por gru­pos sin­di­ca­lis­tas, gue­rri­lle­ros, or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas y múl­ti­ples par­ti­dos co­mu­nis­tas y so­cia­lis­tas, en el mo­men­to de su fun­da­ción, es­te gran ór­gano mar­xis­ta so­la­men­te con­ta­ba con un miem­bro que es­tu­vie­ra go­ber­nan­do: el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba. So­la­men­te 15 años des­pués, en 2004, el Fo­ro de Sao Pau­lo te­nía ya a más de una de­ce­nas de par­ti­dos en di­fe­ren­tes Go­bier­nos, en­tre los que ya se en­con­tra­ba Hugo Chá­vez, Lu­la, los Kirch­ner, Evo Mo­ra­les, Co­rrea, Or­te­ga, etc.

Chá­vez fue fun­da­men­tal pa­ra el Fo­ro, por­que Cu­ba di­ri­gía, pe­ro era la Ve­ne­zue­la bo­li­va­ria­na la que fi­nan­cia­ba to­do aque­llo. En aque­lla épo­ca, con el pe­tró­leo a 150 dó­la­res el ba­rril, ha­bía di­ne­ro pa­ra to­dos y des­de el Fo­ro de Sao Pao­lo se com­pró de to­do y a to­dos .... En el FSP se in­te­gra­ron gru­pos de Orien­te Me­dio co­mo Hiz­bo­lá, or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta is­la­mis­ta con am­plias co­ne­xio­nes con Ve­ne­zue­la, con una fuer­te lí­nea de pe­ne­tra­ción en Es­ta­dos Uni­dos gra­cias al trá­fi­co de co­caí­na, con la­zos muy in­ten­sos con Irán y con gran po­der so­bre el con­trol del nar­co­trá­fi­co in­ter­na­cio­nal.

Ex­pli­ca Her­mann Tertsch que no so­la­men­te hay un com­pli­ca­do en­tra­ma­do or­ga­ni­za­ti­vo que im­pul­sa glo­bal­men­te el nue­vo co­mu­nis­mo, tan­to ideo­ló­gi­ca co­mo po­lí­ti­ca­men­te, sino que, además, exis­te “un en­tra­ma­do in­men­so de mul­ti­na­cio­na­les, de em­pre­sas se­mi­pú­bli­cas y pri­va­das, que fun­cio­nan en Su­da­mé­ri­ca y en to­do el mun­do al ser­vi­cio del mar­xis­mo cul­tu­ral y sus co­ne­xio­nes, la­van­do, por ejem­plo, el di­ne­ro negro de la co­caí­na de las FARC, y fi­nan­cian­do el sur­gi­mien­to y el cre­ci­mien­to de nu­me­ro­sos par­ti­dos co­mu­nis­tas, tan­to en La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo en otras par­tes del mun­do, in­clu­yen­do Es­pa­ña”.

“Pe­ro lo más im­por­tan­te es la di­ná­mi­ca de pe­ne­tra­ción cul­tu­ral”, aña­de. “Una di­ná­mi­ca que se com­ple­ta con la ayu­da de ese ro­di­llo so­cial­de­mó­cra­ta, iz­quier­dis­ta, que ha ido, con di­fe­ren­tes ma­ti­ces, avan­zan­do en to­da Eu­ro­pa; se tra­ta de un ro­di­llo aplas­tan­te que solo tiem­bla an­te fi­su­ras co­mo las que es­tán sur­gien­do en paí­ses co­mo Hun­gría, Po­lo­nia o Aus­tria y que mues­tra su de­bi­li­dad cre­cien­te con el sur­gi­mien­to de par­ti­dos que no con­tro­la. Hay una ten­den­cia ge­ne­ral que bus­ca la de­mo­ni­za­ción, mar­gi­na­ción, es­tran­gu­la­mien­to y fi­nal­men­te ani­qui­la­ción de to­da dis­cre­pan­cia cul­tu­ral. Es­ta tie­ne por su­pues­to una de sus fuen­tes más fér­ti­les en la idea de la na­ción, de la tra­di­ción y la me­mo­ria. Por eso el ro­di­llo so­cial­de­mó­cra­ta es fun­da­men­tal­men­te an­ti­na­cio­nal. Y tam­bién es mi­li­tan­te en su hos­ti­li­dad a las re­li­gio­nes, sal­vo a aque­llas que pue­dan

ser­vir­le en la fa­se ini­cial pa­ra la des­truc­ción de la cohe­sión na­cio­nal en las so­cie­da­des eu­ro­peas. To­do lo que tie­ne un men­sa­je de tras­cen­den­cia del hom­bre y el pro­pio he­cho re­li­gio­so son com­ba­ti­dos de for­ma no vio­len­ta pe­ro ab­so­lu­ta­men­te im­pla­ca­ble con el des­cré­di­to, la agi­ta­ción y el es­tran­gu­la­mien­to eco­nó­mi­co. Los nuevos mar­xis­tas han con­ta­do con una co­la­bo­ra­ción im­por­tan­te por par­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, en una rá­pi­da adap­ta­ción al de­ve­nir de los tiem­pos des­de el mis­mí­si­mo Concilio Va­ti­cano II en los años se­sen­ta. Tras el sus­to o la in­vo­lu­ción que su­pu­so pa­ra to­da la es­tra­te­gia so­cial­de­mó­cra­ta glo­bal la irrup­ción en la his­to­ria del ful­gor mag­ní­fi­co de Juan Pa­blo II y Jo­sep Rat­zin­ger, que hi­zo cru­jir las cua­der­nas de su an­da­mia­je ideo­ló­gi­co, en la fi­gu­ra del Pa­pa Fran­cis­co vuel­ve a ver­se có­mo la pe­ne­tra­ción del pen­sa­mien­to co­mu­nis­ta o neo­mar­xis­ta avan­za por las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes oc­ci­den­ta­les y la otro­ra igle­sia uni­ver­sal. Es­te Pa­pa ha de­mos­tra­do que tie­ne po­cas di­fe­ren­cias en pen­sa­mien­to con el iz­quier­dis­mo cul­tu­ral la­ti­noa­me­ri­cano o eu­ro­peo.

¿Có­mo se pro­du­ce es­ta in­fil­tra­ción del ‘mar­xis­mo cul­tu­ral’?

Es­tán en to­das las par­tes por­que no de­ja­mos de pro­du­cir­los a es­tos agen­tes del neo­mar­xis­mo. Sin que ellos lo pi­dan o lo quie­ran. Las uni­ver­si­da­des es­tán to­ma­das, y la in­fil­tra­ción vie­ne ya de le­jos. En la edu­ca­ción me­dia, en la ma­yor par­te de los paí­ses oc­ci­den­ta­les y so­bre to­do en un país co­mo el nues­tro, se ha per­mi­ti­do que mu­rie­ra la trans­mi­sión de co­no­ci­mien­tos pa­ra sus­ti­tuir­la, sim­ple y lla­na­men­te, por el adoc­tri­na­mien­to; las cien­cias so­cia­les son, del mis­mo mo­do, cien­cias de adoc­tri­na­mien­to neo­mar­xis­ta en las uni­ver­si­da­des, con ex­cep­cio­nes, pe­ro no mu­chas. Se mo­de­la de tal ma­ne­ra a los jó­ve­nes que pron­to les es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble apren­der co­sas que pu­die­ran des­men­tir o cues­tio­nar la ideo­lo­gía co­mu­nis­ta apren­di­da. Re­cha­zan por re­fle­jo cual­quier ti­po de co­no­ci­mien­to o in­for­ma­ción, da­tos y lec­tu­ras que cues­tio­nen o en­tren en con­flic­to con su pe­que­ño mun­do es­ta­ble­ci­do. El neo­mar­xis­mo funciona,

co­mo fun­cio­na­ba el bol­che­vis­mo, con los me­ca­nis­mos de una pro­gra­ma­ción de sec­ta.

Pa­ra ello, en­tran en jue­go co­mo he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les: el len­gua­je y la en­se­ñan­za, y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La edu­ca­ción y los me­dios son los dos gran­des arie­tes so­bre los que avan­za esa con­quis­ta de la to­tal su­pre­ma­cía cul­tu­ral por los nuevos co­mu­nis­tas. Se ri­di­cu­li­za, ca­ri­ca­tu­ri­za, des­pre­cia y per­si­gue a to­dos aque­llos que pon­gan en cues­tión es­te pro­yec­to ideo­ló­gi­co igua­li­ta­ris­ta, que es tam­bién an­ti­rre­li­gio­so, an­ti­na­cio­nal, an­ti­in­di­vi­dua­lis­ta y an­ti­hu­ma­nis­ta. To­do lo que ge­ne­re una per­cep­ción de la tras­cen­den­cia de la in­di­vi­dua­li­dad es enemi­go de es­te pro­yec­to de do­mi­na­ción neo­co­mu­nis­ta que, no hay que ol­vi­dar­lo, se ba­sa en que el hom­bre es in­de­fi­ni­da­men­te ma­lea­ble. El ser hu­mano, se­gún el co­mu­nis­mo clá­si­co, es solo un pro­duc­to de lo que se adoc­tri­na en él; la ideo­lo­gía es la que ha de crear al ser hu­mano, tal y co­mo ocu­rre en los paí­ses co­mu­nis­tas más ex­tre­mos. El ser hu­mano no va­le nada pa­ra Pol Pot, pe­ro tam­po­co pa­ra quie­nes ex­tien­den en Ber­ke­ley, Ox­ford, Berlín o en la Com­plu­ten­se esas ideo­lo­gías lle­nas de hu­ma­ni­ta­ris­mo y me­ren­gue com­pa­si­vo. Pa­ra ellos, el ser hu­mano es un pro­duc­to de las cir­cuns­tan­cias, es in­ter­cam­bia­ble y, en un úl­ti­mo pun­to, es can­jea­ble y pres­cin­di­ble.

En su es­tu­dio del mar­xis­mo cul­tu­ral, Her­mann Tertsch aña­de un ele­men­to im­por­tan­te de aná­li­sis que no se sue­le te­ner en cuen­ta. “Hay que re­cor­dar que en otros mo­men­tos del pa­sa­do si­glo XX, ya se ha­bía he­cho no­tar que la pe­ne­tra­ción cul­tu­ral de los co­mu­nis­tas ha­bía lle­ga­do muy le­jos. Hay una anéc­do­ta de la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra ru­ma­na Mo­ni­ca Lo­vi­nes­cu, que le ocu­rre cuan­do en 1947 lle­ga a Pa­rís des­pués de ha­ber pa­de­ci­do to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des ba­jo el po­der de los es­ta­li­nis­tas ru­ma­nos. Cuan­do lle­gó a la ca­pi­tal fran­ce­sa se dio cuen­ta de que allí tam­bién, si uno de­cía la ver­dad de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en su país ba­jo el ré­gi­men co­mu­nis­ta, se le ta­cha­ban de fas­cis­ta y se le ce­rra­ban to­das las puer­tas. Tal co­mo co­men­ta­ba sor­pren­di­da: Pri­me­ro te con­vier­tes en

un an­ti­co­mu­nis­ta, de an­ti­co­mu­nis­ta pa­sas a ser un fas­cis­ta, y co­mo fas­cis­ta te con­vier­tes en un ser des­pre­cia­ble que no me­re­ce ser es­cu­cha­do y que tam­po­co me­re­ce ha­blar. Si eres an­ti­co­mu­nis­ta, cul­tu­ral­men­te, me­re­ces ser ani­qui­la­do. Es­to ya ocu­rría en 1947 en Fran­cia. Así con­tro­la­ba ya la iz­quier­da fran­ce­sa el pen­sa­mien­to a me­dia­dos del pa­sa­do si­glo, eso en pleno es­ta­li­nis­mo y cuan­do co­men­za­ba la Gue­rra Fría. Pues pe­se a ello. Lo de­nun­ció Ray­mond Aron. Y lo pa­de­ció tam­bién Al­bert Ca­mus. Na­die lo ha ex­pli­ca­do me­jor que Jean Fran­co­is Re­vel. Ellos de­nun­cia­ron las per­se­cu­ción y los ata­ques cons­tan­tes que su­frían quie­nes se atre­vían a de­nun­ciar los dog­mas sa­gra­dos de los mar­xis­tas en la cul­tu­ra”.

“Con el pa­so del tiem­po”, ex­pli­ca Her­mann, “es­to se ha ex­ten­di­do y trans­for­ma­do en lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo la ‘co­rrec­ción po­lí­ti­ca’ o lo ‘po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to’, que no es más que un ro­di­llo cen­sor de la so­cial­de­mo­cra­cia muy so­fis­ti­ca­do, adap­ta­do pa­ra la so­cie­dad de la co­mu­ni­ca­ción e im­pla­ca­ble en su po­der de in­ti­mi­da­ción y su fuer­za de im­po­si­ción de dis­ci­pli­na so­cial. Es una im­po­si­ción muy su­til y muy efi­caz, con mu­chas me­nos aris­tas en sus prohi­bi­cio­nes, mu­cho más per­fec­cio­na­da, en la que los sen­ti­mien­tos siem­pre se uti­li­zan pa­ra rom­per los di­ques de con­ten­ción que han for­ma­do las so­cie­da­des abier­tas y los Es­ta­dos de De­re­cho. Lo es­ta­mos vien­do aho­ra per­fec­ta­men­te en Es­pa­ña con el asal­to bes­tial a los jue­ces que han dic­ta­do la sen­ten­cia so­bre el ca­so de ‘la Ma­na­da’. ‘La Ma­na­da’, con un mi­li­tar y un guar­dia ci­vil en su in­te­rior, es el enemi­go per­fec­to que ata­ca a una ‘ni­ña in­de­fen­sa’ con cin­co hom­bres que re­pre­sen­tan lo peor de los po­de­res del Es­ta­do: la re­pre­sión, el ma­chis­mo, etc. Se tra­ta de mo­vi­li­zar a la gen­te a tra­vés de la bon­dad, por­que cuan­do se lu­cha a fa­vor de “la bon­dad” to­do lo de­más, las le­yes, por ejem­plo, no im­por­ta. Ada Co­lau, la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na de ex­tre­ma-iz­quier­da, lo ha di­cho muy cla­ra­men­te: ‘las le­yes in­jus­tas, las ig­no­ro’. Es­ta es la nue­va for­ma de asal­tar al Es­ta­do que han ele­gi­do los nuevos co­mu­nis­tas; ya no se tra­ta de asal­tar el Pa­la­cio de In­vierno, se asal­tan las ins­ti­tu­cio­nes des­pués de ha­ber crea­do, a tra­vés de la edu-

ca­ción y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, una so­cie­dad dó­cil, vol­ca­da en el sen­ti­men­ta­lis­mo, sin pen­sa­mien­to crí­ti­co, sin pen­sa­mien­to li­bre y sin pen­sa­mien­to in­di­vi­dual, y siem­pre preo­cu­pa­da por mi­li­tar al la­do de los buenos y nun­ca for­mar par­te de los “per­ver­sos”... Des­ca­rri­la­mos ha­ce tiem­po con­tra la ra­zón y aho­ra, a tra­vés del neo­mar­xis­mo, se es­tán mi­nan­do to­das las de­fen­sas de la so­cie­dad: los có­di­gos de ho­nor, la tra­di­ción, el re­co­no­ci­mien­to de una his­to­ria exi­to­sa... Se tra­ta de un mo­vi­mien­to in­men­so, de una ma­qui­na­ria cul­tu­ral abru­ma­do­ra e im­pla­ca­ble, a la que es muy di­fí­cil ha­cer fren­te, por­que tam­bién es muy mal enemi­go”.

¿Có­mo fre­nar to­do es­to?

Lle­van ga­nan­do te­rreno des­de ha­ce 150 años, pe­ro no tie­nen la vic­to­ria. La re­sis­ten­cia del hom­bre con fe o no, pe­ro con con­vic­cio­nes, con me­mo­ria, con dig­ni­dad y con vo­lun­tad de ser li­bre, es de­ma­sia­do fuer­te y re­tra­sa los ob­je­ti­vos del pro­yec­to co­mo re­tra­sa­ba los avan­ces de los bol­che­vi­ques la re­sis­ten­cia de los ru­sos cre­yen­tes, tra­di­cio­na­les y pa­trio­tas, de los de­mo­ni­za­mos ru­sos blan­cos. Hay gen­te que se da cuen­ta de lo que es­tá pa­san­do y tie­ne co­ra­je pa­ra po­ner pie en pa­red. Y so­bre to­do, hay so­cie­da­des, hay paí­ses que es­tán reac­cio­nan­do, don­de se po­ne freno al avan­ce de es­tos desmanes, don­de cua­jan los mensajes a fa­vor del in­di­vi­duo y de la fa­mi­lia, don­de to­da­vía se apre­cia el va­lor de la re­li­gión cris­tia­na co­mo la fuen­te de nues­tra cul­tu­ra ju­deo­cris­tia­na en la que el in­di­vi­duo es sa­gra­do, que es la pie­za bá­si­ca pa­ra la com­pren­sión de to­da la ci­vi­li­za­ción que nos lle­va a la libertad y la de­mo­cra­cia.

En es­te sen­ti­do, hay fo­cos de re­sis­ten­cia muy con­si­de­ra­bles fren­te al ven­da­val de los nuevos co­mu­nis­tas. Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que ha en­tra­do en pro­fun­da cri­sis lo que tra­di­cio­nal­men­te se lla­ma so­cial­de­mo­cra­cia, que es el so­cia­lis­mo que acep­ta o di­ce acep­tar la so­cie­dad de mer­ca­do y la pro­pie­dad, que son la ba­se de la libertad. Cuan­do ha­bla­mos

aho­ra de so­cial­de­mo­cra­cia no ha­bla­mos so­la­men­te de los par­ti­dos so­cia­lis­tas que ago­ni­zan ca­si to­dos, ha­bla­mos de un sis­te­ma en el que to­dos los par­ti­dos par­ti­ci­pan­te son los pro­pie­ta­rios del Es­ta­do, se vo­tan lis­tas y no hay re­pre­sen­ta­ción real del vo­tan­te. Tan so­cial­de­mó­cra­ta es An­ge­la Merkel co­mo Mariano Ra­joy. La so­cial­de­mo­cra­cia, el Sis­te­ma, se ha ex­ten­di­do has­ta ocu­par­lo to­do y, por ello, cuan­do sur­gen reac­cio­nes, ge­ne­ral­men­te a la de­re­cha, se po­nen muy ner­vio­sos y reaccionan con enor­me vi­ru­len­cia.

Por tan­to, a pe­sar de su su­pe­rio­ri­dad aplas­tan­te, no han lo­gra­do la do­mi­na­ción to­tal. En es­te mo­men­to, por ejem­plo, el Sis­te­ma, en Ale­ma­nia, es más dé­bil que ha­ce cin­co años. Y es­tán paí­ses co­mo Hun­gría, Po­lo­nia, Aus­tria o la Re­pú­bli­ca Che­ca. Son paí­ses, en ge­ne­ral, que han pa­de­ci­do el igua­li­ta­ris­mo du­ran­te mu­cho tiem­po y por eso tie­nen ele­men­tos de reac­ción que no­so­tros no te­ne­mos. Los par­ti­dos se re­par­ten el Es­ta­do y han con­se­gui­do un gra­do de con­trol so­bre la so­cie­dad muy gran­de, pe­ro no sin fi­su­ras. De he­cho, en Es­pa­ña se in­ten­tó el cie­rre to­tal del Sis­te­ma con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, cuan­do és­te, a prin­ci­pios de es­te si­glo, tra­ba­jó una alian­za con la ban­da te­rro­ris­ta ETA y el tri­par­ti­to ca­ta­lán. Ce­rrar el Sis­te­ma con­sis­tía en li­qui­dar la idea de Es­pa­ña con­si­guien­do que los se­pa­ra­tis­mos en alian­za con la iz­quier­da po­lí­ti­ca crea­ran un nue­vo ré­gi­men so­bre la ba­se del an­ti­fran­quis­mo. Se tra­ta de un ré­gi­men ce­rra­do al que, por su­pues­to, muy rá­pi­da y de­seo­sa­men­te se in­cor­po­ró Mariano Ra­joy, tal y co­mo es­ta­mos vien­do per­fec­ta­men­te es­tos días. Aho­ra con Pedro Sán­chez en la Mon­cloa tras la mo­ción de cen­su­ra, lo que ha per­mi­ti­do Ra­joy pa­ra com­ba­tir des­de la opo­si­ción a su ri­val que es Ciu­da­da­nos, da­mos otro pa­so en ese sen­ti­do, aun­que nada in­di­ca que les va­ya a sa­lir bien ni a Sán­chez ni a Ra­joy. Ellos pue­den re­par­tir­se el Es­ta­do ha­cien­do tea­tro in­de­fi­ni­da­men­te. Lo que no pue­den to­le­rar es una reac­ción de la na­ción. Por­que eso sí pue­de aca­bar con su sis­te­ma.

Sor­pren­den­te­men­te, ¿pue­de ser Ru­sia un re­fu­gio pa­ra la gran tra­di­ción oc­ci­den­tal, tal y co­mo se de­ja en­tre­ver des­de al­gu­nos aná­li­sis?

La de­re­cha eu­ro­pea no de­be co­me­ter ese gra­ví­si­mo error. No pue­de equi­vo­car­se y con­si­de­rar a Ru­sia co­mo un re­fu­gio de los va­lo­res tra­di­cio­na­les. Me re­fie­ro a la de­re­cha por­que ella tie­ne que dar la ba­ta­lla y ven­cer al ro­di­llo to­ta­li­ta­rio so­cial­de­mó­cra­ta. Esa de­re­cha po­lí­ti­ca, en mi opi­nión, se es­ta­ría con­fun­dien­do ra­di­cal­men­te si cree que pue­de ins­pi­rar­se en al­guien co­mo Vla­di­mir Pu­tin o la Ru­sia ac­tual. Una co­sa es que Pu­tin ten­ga ra­zón cuan­do com­ba­te una se­rie de fe­nó­me­nos que so­la­men­te han traí­do des­gra­cias a la so­cie­dad oc­ci­den­tal. Son por eso com­pren­si­bles las sim­pa­tías cuan­do com­ba­te mu­chas de las pla­gas que del se­sen­taio­chis­mo traj­ho, des­de el an­ti­mi­li­ta­ris­mo o la gue­rra a la tra­di­ción al ho­mo­se­xua­lis­mo ideo­ló­gi­co y el fe­mi­nis­mo fa­mi­liafó­bi­co. Otra co­sa muy di­fe­ren­te es ol­vi­dar­se de que Pu­tin es un au­tó­cra­ta, un dic­ta­dor clá­si­co que go­bier­na con mano de hie­rro un país del ter­cer mun­do car­ga­do de ar­mas nu­clea­res en el que no hay li­ber­ta­des ni de­re­chos in­di­vi­dua­les.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, en los úl­ti­mos años de la URSS y des­de el sur­gi­mien­to de Ru­sia, es­te país solo ha avan­za­do en crear mi­llo­na­rios, en crear ri­que­za pa­ra el apa­ra­to del Es­ta­do y en ba­ñar de mi­llo­nes a esos gru­pos ma­fio­sos que son los so­cios de Vla­di­mir Pu­tin. No se ha crea­do una in­dus­tria, no se ha he­cho avan­zar el país, no se ha as­fal­ta­do una ca­lle... es un país que vi­ve de ex­por­tar ma­te­rias pri­mas pa­ra, con los in­gre­sos ob­te­ni­dos, ali­men­tar a su po­bla­ción. Es, exac­ta­men­te, el mis­mo me­ca­nis­mo eco­nó­mi­co que ca­rac­te­ri­za a Bur­ki­na Fas­so, pe­ro... con ar­mas nu­clea­res. En es­te sen­ti­do, que Ru­sia de­fien­da va­lo­res co­mo la fa­mi­lia, el or­den, la cohe­sión so­cial o el pa­trio­tis­mo no tie­ne de­ma­sia­da re­le­van­cia, ya que se tra­ta de una so­cie­dad fa­lli­da, de­s­es­pe­ran­za­da y em­po­bre­ci­da en la que la es­pe­ran­za de vi­da se ha des­plo­ma­do, so­bre to­do, en­tre los va­ro­nes.

Ser con­ser­va­dor, ¿es lo más re­vo­lu­cio­na­rio que se pue­de ser hoy en día?

Su­pon­go que sí. Re­co­mien­do en ese sen­ti­do des­de lue­go leer a Ro­ger Scru­ton y ver sus con­fe­ren­cias en You­tu­be, que es el que me­jor ex­pli­ca las re­fle­xio­nes que nos ha­ce­mos quie­nes que­re­mos con­ser­var al ser hu­mano li­bre co­mo que­re­mos con­ser­var una na­tu­ra­le­za vi­vi­ble. Ab­sur­do se­ría con­ser­var la na­tu­ra­le­za pa­ra que la di­sfru­te al­guien que ha de­ja­do de ser un hu­mano en libertad y con su in­di­vi­dua­li­dad in­tac­ta. Pa­ra ello es bueno creer tan­to en las im­per­fec­cio­nes del hom­bre co­mo en el ca­rác­ter sa­gra­do y úni­co de los in­di­vi­duos. En la libertad so­la­men­te pue­des creer si crees en el in­di­vi­duo co­mo bien su­pre­mo, re­fle­jo de Dios, tan­to pa­ra el cre­yen­te co­mo pa­ra el que no lo sea. En­ton­ces no es­tás dis­pues­to que aplas­ten la in­di­vi­dua­li­dad y la ini­cia­ti­va, es de­cir, la libertad, en aras de una igual­dad que siem­pre mu­ti­la, cen­su­ra y cas­tra.

Cier­ta­men­te, de­fen­der es­te ti­po de prin­ci­pios, y los va­lo­res de ellos ema­na­dos, no se ha­ce gra­tis. Hay que en­fren­tar­se a un am­bien­te hos­til, an­te un enemi­go muy fuer­te y sin es­crú­pu­los que no du­da en aca­llar cual­quier ti­po de dis­cre­pan­cia. Sea co­mo sea. En unos si­tios, mata. En otros no ne­ce­si­ta ma­tar. O no le va­le la pe­na. Por eso hoy no nos me­ten a to­dos en un só­tano pa­ra pe­gar­nos un ti­ro en la nu­ca, co­mo se ha­cía en las che­cas co­mu­nis­tas de an­ta­ño, pe­ro hoy, en las so­cie­da­des desa­rro­lla­das el sis­te­ma tie­ne otras for­mas de ha­cer­te ca­llar y neu­tra­li­zar in­fluen­cias que con­si­de­ra per­ver­sas y enemi­gas de la igual­dad. La igual­dad, esa ame­na­za pa­ra el hom­bre li­bre que han eri­gi­do en re­li­gión. Te mar­gi­nan, des­acre­di­tan, te bus­can la muer­te ci­vil y, en es­te sen­ti­do, po­de­mos ter­mi­nar co­mo em­pe­za­mos: re­cor­dan­do a esos exi­lia­dos ru­ma­nos que en 1947 lle­ga­ron a Pa­rís hu­yen­do de la re­pre­sión san­grien­ta e im­pla­ca­ble de los es­ta­li­nis­tas. Y se en­cuen­tran con que en Fran­cia, si de­cías cier­tas ver­da­des, no te ase­si­na­ban co­mo en Ru­ma­nía pe­ro te con­de­na­ban a la muer­te ci­vil. De for­ma im­pla­ca­ble. Co­mo aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.