El mar­xis­mo cul­tu­ral co­mo mu­ta- ción ideo­ló­gi­ca

Naves en Llamas - - !ENSAYO! - " Carlos X. Blanco. Pro­fe­sor y es­cri­tor

En la his­to­ria de las re­li­gio­nes se sue­le con­si­de­rar que una mu­ta­ción drás­ti­ca en el cuer­po de los dog­mas da pie a un cis­ma, una he­re­jía o, sen­ci­lla­men­te, a una re­li­gión nue­va. Los cri­te­rios pa­ra con­si­de­rar el gra­do de rup­tu­ra, par­cial o ra­di­cal, con el sis­te­ma de creen­cias pre­ce­den­tes, sue­len agru­par­se en dos gran­des gru­pos: in­ter­nos y ex­ter­nos. Den­tro de los cri­te­rios in­ter­nos, hay mu­cho cam­po pa­ra la dis­cu­sión teo­ló­gi­co­dog­má­ti­ca. Allí, se­gui­do­res de lo vie­jo y de lo nue­vo se en­zar­zan en agrias pe­leas en torno al ver­da­de­ro con­te­ni­do re­ve­la­do y doc­tri­nal. Den­tro de es­ta dis­cu­sión in­ter­na, no es po­si­ble ser neu­tral. To­dos creen, pe­ro creen de diversa ma­ne­ra. To­dos com­par­ten una raíz de creen­cia o un hu­mus de de­vo­ción, pe­ro es­tán dis­pues­tos a mo­rir o de­jar­se ma­tar por aque­llo en que di­fie­ren. Hay tra­mos y por­cio­nes de ra­cio­na­li­dad, pe­ro hay siem­pre un in­tan­gi­ble nú­cleo du­ro de fe. Así se es­cri­be la his­to­ria de los Con­ci­lios, y la his­to­ria de mu­chas he­re­jías, he­re­jías que siem­pre lo son con res­pec­to a or­to­do­xias triun­fan­tes. Nun­ca mue­re una re­li­gión del to­do, pe­ro to­das mu­tan y se ra­mi­fi­can por más que sean ce­lo­sos los co­rres­pon­dien­tes guar­dia­nes de la or­to­do­xia.

Sa­bi­do es­to, otro tan­to se di­ga de las ideo­lo­gías. Las ideo­lo­gías se com­por­tan de muy pa­re­ci­do mo­do que las re­li­gio­nes. Co­mo ellas, po­seen nú­cleos du­ros de dog­ma­tis­mo e irra­cio­na­li­dad, aca­so nú­cleos inex­pug­na­bles e im­po­si­bles de pur­gar en el al­ma hu­ma­na. Co­mo las creen­cias tras­cen­den­tes, las creen­cias mun­da­nas de signo po­lí­ti­co, pues eso es ideo­lo­gía, po­seen sus nú­cleos y sus cin­tu­ro­nes opi­na­bles, sus igle­sias y sus apa­ra­tos de pro­pa­gan­da, in­mu­ni­za­ción, re­pre­sión y mu­ta­ción. Las ideo­lo­gías tam­bién mu­tan, y lle­gan a vol­ver­se ad­ver­sas al cuer­po dog­má­ti­co de pro­ce­den­cia. Y al igual que su­ce­de con las re­li­gio­nes, las ideo­lo­gías po­seen seg­men­tos de dis­cu­sión ra­cio­nal que lle­gan a en­vol­ver a su nú­cleo fun­da­cio­nal, ha­cien­do así que la ver­dad que aca­so pu­die­ran con­te­ner, fru­to de una dis­cu­sión e in­ves­ti­ga­ción li­bres, lle­gue a en­ve­ne­nar­se al con­ta­gio con el nú­cleo al que sir­ven, y al que ellas en­vuel­ven.

Lo arri­ba ex­pre­sa­do, pue­de apli­car­se es­tric­ta­men­te al mar­xis­mo co­mo ideo­lo­gía. Mu­chos han si­do los au­to­res que han com­pa­ra­do el mar­xis­mo con una re­li­gión. Lo han he­cho de for­ma sim­plis­ta unos, de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca y cer­te­ra otros. Aca­so sean los pro­pios mar­xis­tas quie­nes me­jor co­no­cen los fo­sos dog­má­ti­cos e irra­cio­na­les de su doc­tri­na, y sean los más exac­tos en su len­gua­je cuan­do des­cri­ben "he­re­jías" re­vi­sio­nis­tas en su pro­pia doc­tri­na, tri­bu­na­les "in­qui­si­to­ria­les" en el Par­ti­do, y "cul­to a la Per­so­na­li­dad" en el Ama­do Lí­der. El mar­xis­mo visto co­mo cua­si re­li­gión por sus pro­pios co­rre­li­gio­na­rios, po­see una ri­ca his­to­ria, pre­ci­sa­men­te en el de­cur­so de las po­lé­mi­cas en­tre co­mu­nis­tas, en sus su­ce­si­vas In­ter­na­cio­na­les, en sus des­via­cio­nes y es­ci­sio­nes. Es­to, en el plano in­terno. Pe­ro el mar­xis­mo co­mo ideo­lo­gía tam­bién pre­sen­ta, des­de el pun­to de vis­ta ex­terno (es­to es, an­te el ana­lis­ta que no es par­tí­ci­pe de su sis­te­ma de creen­cias) una ana­lo­gía muy no­ta­ble con las mu­ta­cio­nes de pen­sa­mien­to re­li­gio­so. Así co­mo la mu­ta­ción de cier­tos dog­mas ju­deo­cris­tia­nos dio luz al Is­lam, y la mu­ta­ción del ca­to­li­cis­mo dio pie al pro­tes­tan­tis­mo y de aquí bro­ta­ría, a su vez, el sub­je­ti­vis­mo éti­co, po­dría em­plear­se pa­re­ci­do es­que­ma con res­pec­to al mar­xis­mo co­mo ideo­lo­gía po­lí­ti­co-so­cial y eco­nó­mi­ca: su mu­ta­ción en "mar­xis­mo cul­tu­ral" de­fi­ne los tiem­pos acia­gos que nos to­can. Des­cri­bir esa mu­ta­ción se­ría ta­rea dig­na de un es­tu­dio mu­cho más ex­ten­so y hon­do que el que aho­ra po­de­mos ofre­cer aquí. Pe­ro va­mos a se­ña­lar al­gu­nas he­bras y frag­men­tos.

La mu­ta­ción del mar­xis­mo stric­to sen­su, con to­das sus va­rian­tes, en un mar­xis­mo cul­tu­ral, nun­ca va a ser re­co­no­ci­da in­ter­na­men­te por los pro­pios mar­xis­tas, ni por las de­más ideo­lo­gías de iz­quier­da en ge­ne­ral. En apa­rien­cia, ha­brá un nú­cleo du­ro en el mar­xis­mo cul­tu­ral que los vie­jos mar­xis­tas y mar­xis­tas stric­to sen­su nun­ca acep­ta­rán. Me re­fie­ro a la de­fen­sa, con­ser­va­ción y po­ten­cia­ción de un sis­te­ma eco­nó­mi­co ca­pi­ta­lis­ta de mer­ca­do, am­plia­men­te glo­ba­li­za­do, do­mi­na­do por gran­des tras­na­cio­na­les que, pa­ra­fra­sean­do a Marx, "no tie­nen pa­tria". En teo­ría el mar­xis­mo stric­to sen­su es con­tra­rio a es­ta si­tua­ción del mun­do. Pa­ra es­ta ideo-

lo­gía, el ca­pi­ta­lis­mo es la raíz de to­dos los ma­les, y el he­cho de que se de­gra­den los ci­mien­tos bá­si­cos de la Ci­vi­li­za­ción, co­mo la Fa­mi­lia, la Co­mu­ni­dad, el buen gus­to o el sen­ti­do de la de­cen­cia, se­ría atri­bui­ble ex­clu­si­va­men­te al po­der del Ca­pi­tal. En efec­to, Karl Marx des­cri­be la ló­gi­ca del Ca­pi­tal co­mo una ma­qui­na­ria im­pla­ca­ble, des­hu­ma­ni­za­da, una api­so­na­do­ra y tri­tu­ra­do­ra que anu­la­rá al in­di­vi­duo. La fi­lo­so­fía de Marx, y su crí­ti­ca de la Eco­no­mía Po­lí­ti­ca su­po­ne un aná­li­sis muy fino, in­su­pe­ra­do en su épo­ca, de los ho­rro­res del ca­pi­ta­lis­mo y de su ten­den­cia in­ma­nen­te. Pe­ro de una fi­lo­so­fía y de una crí­ti­ca eco­nó­mi­co-po­lí­ti­ca pron­to hu­bo de sur­gir una ideo­lo­gía: el Co­mu­nis­mo co­mo pro­yec­to to­ta­li­ta­rio es­ta­ta­lis­ta.

Es­ta te­sis es im­por­tan­te, y lle­vo años ex­pli­cán­do­se­la a mis alum­nos. Las ideo­lo­gías han po­di­do na­cer en el seno de sis­te­mas fi­lo­só­fi­cos, ges­tar­se en el co­ra­zón del corpus pro­du­ci­do por gran­des pen­sa­do­res, pe­ro lle­gan a ser cons­truc­cio­nes dog­má­ti­cas y an­ti-fi­lo­só­fi­cas. Así, por vía de ejem­plo: la ma­triz del li­be­ra­lis­mo es­tá en Loc­ke, en su fi­lo­so­fía. La ma­triz del mar­xis­mo, ya sea el so­cial­de­mó­cra­ta o el le­ni­nis­ta, es­tá en Marx. Pe­ro las ideo­lo­gías no son, en mo­do al­guno, fi­lo­so­fías. To­da ideo­lo­gía es una vul­ga­ri­za­ción y fo­si­li­za­ción de ideas fi­lo­só­fi­cas, de frag­men­tos de dis­cur­so y crí­ti­ca que, en su mo­men­to y en ma­nos de su crea­dor, pu­die­ron ser ra­cio­na­les, sa­lu­da­bles, crí­ti­cos y vi­go­ri­zan­tes, pe­ro que en ma­nos de los epí­go­nos, de los sec­ta­rios, de los mi­li­tan­tes, aca­ban sien­do ro­sa­rios de dog­mas, mu­chas ve­ces in­co­ne­xos en­tre sí, y des­de lue­go des­co­nec­ta­dos de la reali­dad. Las ideas de Marx, vi­go­ro­sas en el mo­men­to en que sur­gie­ron de su ca­be­za y de su plu­ma, in­com­pren­di­das por el mo­vi­mien­to obre­ro de aquel mo­men­to, no son co-ex­ten­si­vas con la ideo­lo­gía de los mar­xis­tas. De la mis­ma ma­ne­ra, los es­cri­tos del fi­ló­so­fo li­be­ral por ex­ce­len­cia, John Loc­ke, no son los so­fis­mas ideo­ló­gi­cos de los neo­li­be­ra­les.

La Fi­lo­so­fía es el tra­ba­jo con las ideas, y a la vez es la crí­ti­ca cons­tan­te e im­pla­ca­ble de las ideo­lo­gías. Una idea bro­ta de un sue­lo real de ca­te­go-

rías téc­ni­cas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les, cul­tu­ra­les. Una idea es una cons­truc­ción so­cial que tras­cien­de la pra­xis con­cre­ta del hom­bre pe­ro que sur­ge de ella, la ex­pre­sa y la tras­cien­de. Una idea es una or­ga­ni­za­ción de la reali­dad. En cam­bio, la ideo­lo­gía es la ela­bo­ra­ción des­vir­tua­da, una es­cle­ro­sis y fo­si­li­za­ción vul­ga­ri­za­da de las ideas.

Dis­tin­ga­mos al fi­ló­so­fo del ideó­lo­go. Si el pen­sa­mien­to neo­li­be­ral ex­tre­mis­ta es un no-pen­sa­mien­to, que ha­ce del mun­do un gi­gan­tes­co mer­ca­do, y del hom­bre y la na­tu­ra­le­za una sim­ple y lla­na mer­can­cía, y si el Es­ta­do –di­mi­sio­na­rio- se plie­ga más y más a los in­tere­ses del Gran Ca­pi­tal-, nues­tro John Loc­ke no es el cul­pa­ble. El fi­ló­so­fo in­glés con­tri­bu­yó a or­ga­ni­zar ideas de aquel mo­men­to su­yo en que se des­ple­ga­ba la men­ta­li­dad bur­gue­sa ca­pi­ta­lis­ta. Y si el lla­ma­do so­cia­lis­mo real fue más bien gu­lag, el te­rror, la es­ca­sez, la re­pre­sión, Marx no es el cul­pa­ble. Marx fue el fi­ló­so­fo re­vo­lu­cio­na­rio que fra­guó sus ideas pa­ra in­ter­pre­tar su reali­dad en otro mo­men­to ul­te­rior a Loc­ke, cuan­do las re­la­cio­nes so­cia­les ha­bían pa­sa­do a otra fa­se de ex­plo­ta­ción in­ten­sa del hom­bre so­bre el hom­bre. Las ideas or­ga­ni­zan las ca­te­go­rías so­cia­les y pro­duc­ti­vas, las ex­pre­san y cri­ti­can. En las ideo­lo­gías, en cam­bio, hay siem­pre ele­men­tos dog­má­ti­cos, pro­me­sas sal­ví­fi­cas, una teo­lo­gía de la His­to­ria que nos mar­ca, de ma­ne­ra irre­fu­ta­ble, no cien­tí­fi­ca, ha­cia dón­de ir.

Es por es­to que el lla­ma­do mar­xis­mo cul­tu­ral es, en el si­glo XXI, la Ideo­lo­gía con ma­yús­cu­las, la Ideo­lo­gía por ex­ce­len­cia, reunien­do to­dos los re­qui­si­tos se­ña­la­dos arri­ba. Se tra­ta de una ideo­lo­gía dog­má­ti­ca, co­mo to­das, que no es –di­rec­ta­men­te- fru­to de nin­gu­na Fi­lo­so­fía pre­via (y por tan­to no po­see un pa­dre fun­da­dor con­cre­to). El lla­ma­do mar­xis­mo cul­tu­ral es el re­sul­ta­do de una mu­ta­ción del mar­xis­mo ideo­ló­gi­co, una abe­rra­ción den­tro del mis­mo. En mo­do al­guno es una Fi­lo­so­fía, ni si­quie­ra una des­via­ción de ideas fi­lo­só­fi­cas de al­gún ti­po.

El mar­xis­mo ideo­ló­gi­co ha­bía de­ge­ne­ra­do de ma­ne­ra no­ta­ble en el pri­mer ter­cio del si­glo XX. En las uni­ver­si­da­des oc­ci­den­ta­les, tan­to co­mo

en los mo­vi­mien­tos obre­ros, se ha­bía lle­ga­do a una si­tua­ción de es­tan­ca­mien­to y po­la­ri­dad. Por un la­do, se vi­vía el fac­tum de la Unión So­vié­ti­ca, la exis­ten­cia den­sa y só­li­da de la Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do, un Es­ta­do so­cia­lis­ta "real­men­te exis­ten­te" que a los ojos de mu­chos, in­clu­yen­do par­te de la iz­quier­da oc­ci­den­tal más cul­ta y hu­ma­nis­ta, em­pe­za­ba a pa­re­cer co­mo un ver­da­de­ro ho­rror. El co­mu­nis­mo mos­tró sus ga­rras. Una co­sa era em­pren­der la crí­ti­ca del ca­pi­ta­lis­mo, tra­tar de re­for­mar­lo o su­pe­rar­lo, pe­ro con­ser­van­do los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la Ci­vi­li­za­ción y otra, muy dis­tin­ta, era apo­yar un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, un Es­ta­do po­li­cial y te­rro­ris­ta que iba a con­tra­de­cir to­do el de­re­cho na­tu­ral y la tra­di­ción hu­ma­nis­ta de Eu­ro­pa y, en ge­ne­ral, Oc­ci­den­te. Los mar­xis­tas apo­ya­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te ese mo­de­lo de Es­ta­do po­li­cial, co­lec­ti­vis­ta y to­ta­li­ta­rio al que Jo­sé Sta­lin le pu­so su ho­rren­do se­llo per­so­nal. Ese fue un po­lo, mien­tras que el otro, más in­for­ma­do y avi­sa­do, op­tó por ela­bo­rar un mar­xis­mo no so­vié­ti­co, más crí­ti­co y "crea­ti­vo". Al no de­pen­der de la tu­te­la de Mos­cú, es­te mar­xis­mo oc­ci­den­tal pu­do li­be­rar­se de cier­tos dog­mas, por ejem­plo el eco­no­mi­cis­mo. Así, en las uni­ver­si­da­des eu­ro­peo-oc­ci­den­ta­les y ame­ri­ca­nas se pu­so un ma­yor acen­to en las "su­per­es­truc­tu­ras", es­to es, en el aná­li­sis de los fac­to­res ideo­ló­gi­cos que ha­cen que el ca­pi­ta­lis­mo pue­da crear con­sen­so en­tre la po­bla­ción, no ya só­lo en­tre las cla­ses be­ne­fi­cia­das por el sis­te­ma de do­mi­na­ción, sino in­clu­so en­tre las que cuen­tan co­mo cla­ses ex­plo­ta­das.

Así fue co­mo gran par­te del mar­xis­mo oc­ci­den­tal de­jó los aná­li­sis eco­nó­mi­co-po­lí­ti­cos en un lu­gar apar­ta­do, a mo­do de preám­bu­lo o pre­su­pues­to, pa­ra desa­rro­llar en su lu­gar una "trans­for­ma­ción" au­tó­no­ma de las re­la­cio­nes so­cia­les e ideo­ló­gi­cas ca­pi­ta­lis­tas, al mar­gen o a la es­pe­ra de una trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca efec­ti­va. De es­ta ma­ne­ra al­gu­nos au­to­res mar­xis­tas lle­ga­ron a con­ver­tir­se en au­to­ri­da­des "de ca­be­ce­ra" en la iz­quier­da oc­ci­den­tal. De la Fi­lo­so­fía de Karl Marx se pro­ce­dió a una pur­ga y elec­ción de con­te­ni­dos, ob­vian­do aque­llos que im­pli­ca­ban la ac­ción vio­len­ta pa­ra asal­tar el po­der, la ac­ción de ma­sas ca­da vez más nu-

me­ro­sas y pau­pe­ri­za­das y la te­sis del de­ter­mi­nis­mo eco­nó­mi­co. Los mar­xis­tas oc­ci­den­ta­les ob­via­ron, evi­den­te­men­te, aque­llo que ha­bía que ob­viar pa­ra que la pro­pia reali­dad no se les viniera en­ci­ma, aplas­tán­do­les las na­ri­ces, pues eran pro­fe­cías in­cum­pli­das y he­chos con­tra­rios a la reali­dad. Es­pe­cial­men­te en la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal de la Gue­rra Fría, dos fue­ron las in­fluen­cias se­lec­cio­na­das pa­ra pro­du­cir un mar­xis­mo ideo­ló­gi­co que reunie­ra esos dos re­qui­si­tos de no iden­ti­fi­car­se con la U.R.S.S. ni con la re­vo­lu­ción, y no es­pe­rar a que la ba­se o in­fra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca se trans­for­ma­ra pa­ra im­plan­tar el so­cia­lis­mo. La pri­me­ra in­fluen­cia fue la de Antonio Grams­ci, y la se­gun­da la de la Es­cue­la de Fránc­fort.

De Antonio Grams­ci se to­ma la idea de he­ge­mo­nía. El fi­ló­so­fo ita­liano ana­li­zó la "to­ta­li­dad so­cial", es­to es, la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta en la cual el Es­ta­do no era, sim­ple­men­te, una suer­te de "co­mi­té de em­plea­dos al ser­vi­cio del Ca­pi­tal", sino un or­ga­nis­mo mu­cho más complejo que ha­ce que el Ca­pi­tal ga­ran­ti­ce el con­sen­ti­mien­to y la acep­ta­ción del pue­blo, sien­do el Es­ta­do, an­tes que otra co­sa, un agen­te cul­tu­ral y edu­ca­ti­vo, un adoc­tri­na­dor. Si las fuer­zas pro-ca­pi­ta­lis­tas, li­be­ra­les o con­ser­va­do­ras, ha­bían lo­gra­do tan­to con­sen­ti­mien­to en la so­cie­dad es­to era, a los ojos de Grams­ci, de­bi­do a la coop­ta­ción de in­te­lec­tua­les "or­gá­ni­cos", pe­da­go­gos, ar­tis­tas, es­cri­to­res, así co­mo gra­cias al con­trol ca­si ab­so­lu­to de la pren­sa, la es­cue­la, la uni­ver­si­dad, el ocio y el es­pec­tácu­lo. De ca­ra a la in­ge­nie­ría so­cial, que es en el fon­do lo mis­mo que el mar­xis­mo cul­tu­ral, ese con­trol es su­per­es­truc­tu­ral y ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad "bá­si­ca" del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta.

Gran par­te de la iz­quier­da oc­ci­den­tal pos­te­rior a la Gue­rra Fría se vol­vió in­tere­sa­da­men­te grams­cia­na, es­to es, "idea­lis­ta". El con­trol de las ideas, la trans­for­ma­ción del hom­bre pa­ra una me­jor y ma­yor ex­plo­ta­ción ca­pi­ta­lis­ta del mun­do, que ha­brá de in­cluir la mer­can­ti­li­za­ción del ser hu­mano a tra­vés de va­rias fa­ses -su bar­ba­ri­za­ción, su ani­ma­li­za­ción, su co­si­fi­ca­ción- se hi­zo más y más ne­ce­sa­rio pa­ra la ex­ten­sión del pro­gra­ma

ca­pi­ta­lis­ta de do­mi­na­ción mun­dial. Hu­bo un mo­men­to, en el si­glo XX, en que se des­cu­brió que una in­ter­pre­ta­ción "idea­lis­ta" del mar­xis­mo y una co­la­bo­ra­ción ideo­ló­gi­ca del sis­te­ma con los in­te­lec­tua­les del iz­quier­dis­mo era lo más efec­ti­vo pa­ra pro­ce­der a un sa­queo sin res­tric­cio­nes de la na­tu­ra­le­za y del ser hu­mano, trans­for­man­do en mer­can­cía to­do cuan­to era po­si­ble ima­gi­nar. El ca­pi­ta­lis­mo des­cu­brió que era con­ve­nien­te dis­po­ner de "su­per­es­truc­tu­ras" iz­quier­dis­tas.

La otra fuen­te del mar­xis­mo cul­tu­ral es, por su­pues­to, la Es­cue­la de Fránc­fort. Una co­rrien­te mu­tan­te del mar­xis­mo que se vol­vió ex­plí­ci­ta en cuan­to a intenciones de ob­te­ner un "hom­bre nue­vo", es­pe­cial­men­te en la ver­sión del ideó­lo­go Her­bert Mar­cu­se quien, ha­cien­do mix­tu­ra en­tre el freu­dis­mo y el mar­xis­mo, pro­fe­ti­zó un es­ta­do ani­ma­les­co de la hu­ma­ni­dad fu­tu­ra en el cual el tra­ba­jo (y to­do cuan­to pa­ra és­te au­tor im­pli­ca­ba de re­pre­sión, es­fuer­zo, ab­ne­ga­ción, dis­ci­pli­na) que­da­ría su­pe­ra­do a fa­vor del "jue­go". Una in­fan­cia y ado­les­cen­cia per­ma­nen­tes en un ser hu­mano irres­pon­sa­ble, de­di­ca­do per­ma­nen­te­men­te al di­sfru­te li­bi­di­no­so. Los lí­mi­tes en­tre el jue­go, el tra­ba­jo y el se­xo se di­fu­mi­nan en es­ta teo­ría, con lo cual la cul­tu­ra hu­ma­na se vuel­ve ab­so­lu­ta­men­te vis­co­sa, sin for­mas. Esa vi­da con­ver­ti­da en una fies­ta ado­les­cen­te per­pe­tua es la pro­me­sa bus­ca­da y pro­mo­vi­da des­de to­dos los la­bo­ra­to­rios de in­ge­nie­ría so­cial a par­tir de Mar­cu­se y su Ma­yo del 68. En las de­gra­da­das uni­ver­si­da­des y es­cue­las de Oc­ci­den­te, se­me­jan­te al­ter­na­ti­va ven­ció so­bre el sue­ño del "Pa­raí­so So­cia­lis­ta" que, a fin de cuen­tas to­da­vía con­tem­pla­ba re­fe­ren­cias al va­lor del tra­ba­jo y el sa­cri­fi­cio, de­fen­sa de la pa­tria y exal­ta­ción de la fa­mi­lia. Por el con­tra­rio, la Es­cue­la de Fránc­fort y el freu­do-mar­xis­mo de Mar­cu­se pue­den con­si­de­rar que ta­les ins­tan­cias fun­da­men­ta­les de la Ci­vi­li­za­ción son "re­pre­si­vas". Así, pa­ra mi­llo­nes de jó­ve­nes eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos a par­tir de los años 60 del si­glo pa­sa­do, la lu­cha "con­tra el sis­te­ma" de­vino en una abs­trac­ta y cie­ga lu­cha con­tra la Re­pre­sión, y no en una lu­cha con­tra las "in­su­fri­bles" con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que ha­cían que esos jó­ve­nes es­tu­vie­ran bien ali­men­ta­dos, ma­tri­cu­la­dos en la

uni­ver­si­dad y gua­re­ci­dos por los in­gre­sos de sus pa­dres has­ta bien en­tra­da la trein­te­na.

Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo, pa­ra nues­tro aná­li­sis, no es el por qué esos mi­llo­nes de jó­ve­nes se­mi­cul­tos se aco­gie­ron a una ideo­lo­gía que, a fin de cuen­tas, les li­be­ra­ba de car­gas, obli­ga­cio­nes, una vi­sión de la vi­da có­mo­da, "des-re­pre­si­va" que con­sa­gra­ba la exis­ten­cia del ado­les­cen­te ha­cién­do­la ideal, per­pe­tua y su­pe­rior, ga­ran­ti­zan­do su vi­gen­cia has­ta la ve­jez en una utó­pi­ca So­cie­dad del Bie­nes­tar ili­mi­ta­da, "idea­lis­ta", in­fan­til­men­te al­za­da so­bre las nu­bes co­mo los cas­ti­llos de los sue­ños y de los cuen­tos... Lo im­por­tan­te es otra co­sa: el mar­xis­mo cul­tu­ral co­mo mu­ta­ción ideo­ló­gi­ca, co­mo an­ti-fi­lo­so­fía, que im­pli­ca que to­do ello es­tá lle­gan­do a ser el me­ca­nis­mo de con­trol de pen­sa­mien­to de ma­sas más efi­caz y om­ní­mo­do de la his­to­ria pues él mis­mo pro­vo­ca el con­sen­so uni­ver­sal bus­ca­do. Per­pe­túa las re­la­cio­nes de ex­plo­ta­ción en­tre paí­ses y en­tre cla­ses so­cia­les, sien­do cie­gos an­te ellas, con la ven­ta­ja de que ape­nas que­dan "mar­xis­tas au­tén­ti­cos" pa­ra ana­li­zar­las y de­nun­ciar­las. La es­cla­vi­tud de mi­llo­nes de se­res en nues­tro pla­ne­ta que­da ocul­ta, en cam­bio, ba­jo las de­man­das de fe­mi­nis­tas de cla­se me­dia y me­dia-al­ta con di­plo­mas uni­ver­si­ta­rios y vi­da "li­be­ra­da" que pi­den cuo­tas de igual­dad. La tra­ta de ni­ños o el co­mer­cio de ar­mas en el glo­bo, se os­cu­re­cen an­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes a fa­vor de la abe­rra­ción se­xual por par­te de ac­ti­vis­tas mi­llo­na­rios o la de­cla­ra­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de los si­mios. La de­gra­da­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las per­so­nas no tie­ne el mis­mo "sex-ap­peal" en el mer­ca­do de las ideo­lo­gías y de la pro­pa­gan­da que los lla­ma­dos "de­re­chos de bra­gue­ta". Y su­ma y si­gue. El mar­xis­mo cul­tu­ral es la ma­yor mu­ta­ción ideo­ló­gi­ca y la ma­yor nu­be ne­gra y tó­xi­ca so­bre las con­cien­cias del hom­bre y la ma­yor tram­pa de la his­to­ria. Po­si­ble­men­te, la ma­yor apues­ta del ca­pi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do ten­den­te a tro­que­lar no ya só­lo la so­cie­dad, ple­ga­da a sus dic­ta­dos, sino a tro­que­lar y trans­mu­tar la pro­pia na­tu­ra­le­za del hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.