Ali­cia Rubio: “El fe­mi­nis­mo ac­tual na­ce del mar­xis­mo cul­tu­ral”

"Na­ves en Lla­mas. Una en­tre­vis­ta de Elen­tir. Edi­tor de la web Con­tan­do Es­tre­las

Naves en Llamas - - ENTREVISTA! -

Ali­cia Rubio Ca­lle es rio­ja­na de na­ci­mien­to y ma­dri­le­ña de adop­ción. Ca­sa­da y ma­dre de tres hi­jos, su fa­mi­lia fue una de las mu­chas que se de­cla­ra­ron ob­je­to­ras fren­te a la asig­na­tu­ra de adoc­tri­na­mien­to “edu­ca­ción pa­ra la ciu­da­da­nía” im­pues­ta por el Go­bierno de Za­pa­te­ro.

Li­cen­cia­da en Fi­lo­lo­gía Clá­si­ca, Ali­cia Rubio tra­ba­ja­ba co­mo pro­fe­so­ra de en­se­ñan­za me­dia, has­ta que fue ce­sa­da de su em­pleo, tras una lar­ga se­rie de pre­sio­nes y cam­pa­ñas de aco­so por par­te de la iz­quier­da, por con­tra­de­cir la ideo­lo­gía de gé­ne­ro.

Ali­cia Rubio es au­to­ra del li­bro “Cuan­do nos prohi­bie­ron ser mu­je­res … y os per­si­guie­ron por ser hom­bres”, una obra de re­fe­ren­cia pa­ra des­mon­tar las men­ti­ras de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro. En las pre­sen­ta­cio­nes que ha he­cho de es­te li­bro en va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las se ha en­con­tra­do de to­do: des­de ór­de­nes de cen­su­ra emi­ti­das por di­fe­ren­tes po­lí­ti­cos has­ta ac­tos de aco­so eje­cu­ta­dos por ma­to­nes de ex­tre­ma iz­quier­da. Pe­ro ella no se rin­de. Le­jos de aca­llar­la, sus enemi­gos só­lo han con­se­gui­do ha­cer que más gen­te co­noz­ca a es­ta mu­jer va­lien­te.

¿Se pue­de ser mu­jer sin ser fe­mi­nis­ta?

No solo se pue­de sino que, si se quie­re ser mu­jer li­bre, y mu­jer li­bre­men­te, hay que ale­jar­se de es­te fe­mi­nis­mo ac­tual, que nada tie­ne que ver con el ori­gi­na­rio, pe­se a que ha se­cues­tra­do su nom­bre y se ha apo­de­ra­do de sus lo­gros.

Des­de ha­ce unas dé­ca­das, el fe­mi­nis­mo ha to­ma­do una de­ri­va aje­na a la mu­jer real. No bus­ca la igual­dad, ni los de­re­chos de la mu­jer. Ha aban­do­na­do esas lu­chas y se ha em­bar­ca­do en una gue­rra con­tra el va­rón al que quie­re des­truir, e imi­tar has­ta en lo que bio­ló­gi­ca­men­te no pue­de.

Arro­gán­do­se la re­pre­sen­ta­ción de to­das las mu­je­res, co­sa que na­die le ha otor­ga­do, im­po­ne un mo­de­lo de mu­jer mas­cu­li­ni­za­da tras des­pre­ciar cuan­to has­ta aho­ra nos ha ca­rac­te­ri­za­do y de­fi­ni­do, bus­ca la cri­mi­na­li­za­ción del va­rón y au­to­jus­ti­fi­ca su exis­ten­cia a tra­vés del vic­ti­mis­mo y unas pre­sun­tas dis­cri­mi­na­cio­nes de las que solo se le re­sar­ce dan­do di­ne­ro y pri­vi­le­gios a los gru­pos fe­mi­nis­tas.

Des­de que he­mos al­can­za­do la igual­dad en de­re­chos y dig­ni­dad, el fe­mi­nis­mo an­da bus­can­do con lu­pa ofen­sas, dis­cri­mi­na­cio­nes y mi­cro­ma­chis­mos de los que que­jar­se y jus­ti­fi­car su lu­cha sin sen­ti­do y las cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes que re­ci­be. En­ci­ma, tra­tan de con­ven­cer­nos a las mu­je­res de que, sin ellas, no so­mos nada.

Mu­chos nie­gan que exis­ta una ideo­lo­gía de gé­ne­ro y di­cen que só­lo es igual­dad. ¿De dón­de sa­lió esa ideo­lo­gía?

Exis­te y, además, no tie­ne nada que ver con la igual­dad sino con la dis­gre­ga­ción de la so­cie­dad en gru­pos de po­der e in­tere­ses. Gru­pos de pre­sión que se au­to­de­fi­nen “víc­ti­mas”, lu­chan en­tre ellos y ge­ne­ran le­yes de de­sigual­dad que ins­tau­ran pri­vi­le­gios pa­ra unos en fun­ción de su se­xo, su op­ción se­xual, su cons­tan­cia de gé­ne­ro… mien­tras dis­cri­mi­nan, ellos sí, a quie­nes no se ads­cri­ben, o no per­te­ne­cen, a al­guno de es­tos gru­pos de pri­vi­le­gia­dos.

La in­ten­ción de sus crea­do­res e ins­tau­ra­do­res era que no se su­pie­ra de su exis­ten­cia co­mo tal, y que fue­ra in­fil­tran­do la so­cie­dad de for­ma que sus in­ter­pre­ta­cio­nes de la reali­dad, sus apli­ca­cio­nes prác­ti­cas y la re­in­ge­nie­ría so­cial con­se­cuen­te, se acha­ca­ran al pro­gre­so inevi­ta­ble de los pue­blos y el pen­sa­mien­to. Nun­ca a una ideo­lo­gía in­ten­cio­na­da­men­te im­pues­ta y, ni mu­cho me­nos, que­rían que se evi­den­cia­ran sus ob­je­ti­vos de­ma­sia­do pron­to, por lo que ha­bía que ne­gar su exis­ten­cia has­ta que su con­so­li­da­ción y acep­ta­ción so­cial ga­ran­ti­za­ra que no se re­ver­tie­ra su im­plan­ta­ción al des­cu­brir­se su exis­ten­cia, su ver­da­de­ra ca­ra y sus ob­je­ti­vos.

Tan­to es así que los gru­pos más afi­nes a ella la nie­gan y se ofen­den mu­cho si a su cons­truc­to doc­tri­nal se le lla­ma, ló­gi­ca­men­te, ideo­lo­gía: exi­gen lla­mar­la “pers­pec­ti­va de gé­ne­ro” por lo que esa ex­pre­sión no hay que uti­li­zar­la nun­ca, pa­ra no fa­ci­li­tar­les ga­nar la ba­ta­lla lé­xi­ca. Es par­te de la co­no­ci­da lu­cha del len­gua­je: si lo lla­mas de otra ma­ne­ra, pa­re­ce otra co­sa. Pe­ro si se ana­li­za, una ideo­lo­gía es una vi­sión par­cial de la reali­dad y una in­ter­pre­ta­ción ba­sa­da en unas he­rra­mien­tas que esa ideo­lo­gía te su­mi­nis­tra y que pue­de ser al mar­gen de la reali­dad. Eso es la ideo­lo­gía de gé­ne­ro.

El ori­gen ideo­ló­gi­co es mar­xis­ta: la lu­cha en­tre gru­pos de pre­sión has­ta que se im­pon­ga un nue­vo or­ga­ni­gra­ma so­cial, en es­te ca­so apli­ca­do a la

se­xua­li­dad. A es­te res­pec­to re­co­mien­do leer “El li­bro negro de la nue­va iz­quier­da” de La­je y Már­quez.

De su ori­gen mar­xis­ta ex­trae otras tres co­sas: la jus­ti­fi­ca­ción de los me­dios uti­li­za­dos pa­ra ob­te­ner el fin, el uso des­in­hi­bi­do de la men­ti­ra co­mo ar­ma re­vo­lu­cio­na­ria y la re­duc­ción del ser hu­mano a una úni­ca de sus fa­ce­tas: co­mo an­tes fue la pro­duc­ti­vi­dad, aho­ra es el se­xo rein­ven­ta­do co­mo gé­ne­ro, que se­ría la cons­truc­ción so­cial que ha­ce­mos de él y que al ca­bo no es más que la cons­truc­ción so­cial de la bio­lo­gía a la que pri­me­ra­men­te nie­ga, pa­ra po­der “cons­truir­la” y úl­ti­ma­men­te tra­ta de su­plan­tar con una nue­va cien­cia.

Co­mo to­do es un dis­la­te y una men­ti­ra de oceá­ni­cas pro­por­cio­nes, solo se pue­de apli­car me­dian­te la com­pra de vo­lun­ta­des, la ma­ni­pu­la­ción y el en­ga­ño y la coac­ción y per­se­cu­ción del di­si­den­te. Aho­ra es­ta­mos vi­vien­do una vuel­ta de tuer­ca en es­tas téc­ni­cas pa­ra la im­plan­ta­ción de es­te mun­do fe­liz.

La pre­gun­ta no es tan­to el ori­gen co­mo la fi­na­li­dad. ¿Có­mo es po­si­ble que to­da es­ta lo­cu­ra ha­ya te­ni­do tan­ta tra­yec­to­ria? ¿Por qué la ONU es­tá com­ple­ta­men­te vol­ca­da en po­lí­ti­cas de gé­ne­ro? ¿Por qué una de las pri­me­ras pér­di­das de so­be­ra­nía de los paí­ses de la UE que se ha pro­pues­to ha si­do la de le­gis­la­cio­nes de gé­ne­ro a fin de que ven­gan im­pues­tas des­de la pro­pia UE? La res­pues­ta es­tá en las cum­bres de po­bla­ción de la ONU.

¿En al­gún mo­men­to lle­gó us­ted a ima­gi­nar que le trae­ría tan­tos pro­ble­mas es­cri­bir un li­bro que no in­ci­ta al odio con­tra na­die?

Pues la ver­dad es que no. Me ima­gi­na­ba que cae­ría pron­to en el ol­vi­do co­mo mu­chos otros li­bros so­bre es­te te­ma. En el me­jor de los ca­sos, es­pe­ra­ba un li­mi­ta­do “éxi­to” en­tre los que ya co­no­cen el asun­to y po­co más. Sí que me da­ba cuen­ta de que pi­sa­ba mu­chos ca­llos, de que co­nec-

ta­ba mu­chos fren­tes que pa­re­cían in­de­pen­dien­tes y de que di­bu­ja­ba el ma­pa de es­ta ideo­lo­gía y sus ob­je­ti­vos de for­ma que se evi­den­cia­ba cla­ra­men­te un plan, unas lí­neas de ac­ción, un pa­no­ra­ma so­cial des­ga­rra­dor y nada fe­liz y unas me­tas cla­ras y te­rri­bles. Y que si se con­si­de­ra­ba que po­dría ser mo­les­to, al­go ha­rían. Lo que no ima­gi­na­ba es que en un Es­ta­do de De­re­cho se me vul­ne­ra­ran los de­re­chos fun­da­men­ta­les sin que los que los que de­ben ga­ran­ti­zar­los hi­cie­ran nada pa­ra pro­te­ger­me.

Tam­bién es cier­to que dos edi­to­ria­les co­no­ce­do­ras del te­ma y des­ta­ca­das en la pu­bli­ca­ción de li­bros po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos, aun con­si­de­rán­do­lo bueno y en ab­so­lu­to agre­si­vo o dis­cri­mi­na­dor con na­die, no se atre­vie­ron a pu­bli­car­lo por mie­do a al­gún ti­po de re­pre­sa­lia. Una de ellas te­mía le­gis­la­cio­nes que ter­mi­na­ran ha­cién­do­lo de­lic­ti­vo. Ha­cien­do de­li­to el de­re­cho a la libertad de ex­pre­sión y opi­nión. Y eso es lo que va a su­ce­der si ter­mi­na apro­bán­do­se la ley Mordaza de Po­de­mos en la que hay que de­mos­trar la inocen­cia de un tex­to an­te las po­si­bles acu­sa­cio­nes, si bien an­tes lo han re­ti­ra­do ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te de for­ma cau­te­lar sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción legal ni ju­di­cial, ni am­pa­ro a los de­re­chos fun­da­men­ta­les.

El ca­so es que, con es­tos ba­ru­llos que me mon­tan, el li­bro ha tras­pa­sa­do los mu­ros de los lec­to­res in­for­ma­dos en el te­ma y es­tá lle­gan­do a per­so­nas sin in­for­ma­ción so­bre la ideo­lo­gía de gé­ne­ro que se pre­gun­tan qué es lo que no se pue­de de­cir en una de­mo­cra­cia, qué es lo que me­re­ce per­se­cu­ción, que no se dejen sa­las pú­bli­cas, que se im­pi­da el ac­to… y por ló­gi­ca lle­gan a la con­clu­sión de que es al­go que no quie­ren que ellos se­pan. Gra­cias a es­te pre­vi­si­ble “efec­to Strei­sand” hay bas­tan­te gen­te que es­tá com­pren­dien­do que to­das la co­sas ex­tra­ñas y sin ló­gi­ca que su­ce­den a su al­re­de­dor no son por ca­sua­li­dad. Aun­que me es­tá qui­tan­do la sa­lud, lo cier­to es que era el ob­je­ti­vo úl­ti­mo del li­bro: in­for­mar.

Hoy en día se ha vi­cia­do tan­to el de­ba­te po­lí­ti­co que cri­ti­car a cual­quier fe­mi­nis­ta te con­vier­te in­me­dia­ta­men­te en reo de ma­chis­mo.

Pe­ro los que se di­cen “pro­gre­sis­tas” no son tan de­li­ca­dos a la ho­ra de cri­ti­car a mu­je­res co­mo tú...

En ab­so­lu­to. A mí se me han di­cho co­sas que si se las di­je­ran a mu­je­res sin mi es­tig­ma, o a ho­mo­se­xua­les, cae­ría so­bre los di­fa­ma­do­res to­do el pe­so de la jus­ti­cia lin­cha­do­ra de es­ta gen­te. De to­das for­mas, no solo hay “de­re­cho de per­na­da” uni­ver­sal de in­sul­tar, per­se­guir y di­fa­mar a per­so­nas que dis­cre­pen de los nuevos dog­mas, sino que hay “bu­la” o “am­nis­tía pre­via” (pa­ra al­gu­nos, con­cre­ta­men­te pa­ra la gen­te de iz­quier­da, y más si es re­le­van­te) pa­ra in­cum­plir las le­yes, pa­ra que és­tas no se les apli­quen o pa­ra vul­ne­rar los de­re­chos fun­da­men­ta­les de otros sin con­se­cuen­cias.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la mis­ma iz­quier­da que lla­ma “ma­chis­tas” a los ca­tó­li­cos no tie­ne re­pa­ros en aliar­se con una re­li­gión tan po­co fe­mi­nis­ta co­mo el Is­lam. ¿A qué cree que se de­be esa do­ble va­ra de me­dir?

La iz­quier­da ac­tual es­tá ins­trui­da en el odio a la cul­tu­ra y la ci­vi­li­za­ción de la que pro­ce­de y es cons­cien­te de la apor­ta­ción del cris­tia­nis­mo a la for­ma­ción de lo que hoy lla­ma­mos “Oc­ci­den­te”. La dig­ni­dad hu­ma­na, la libertad, los de­re­chos fun­da­men­ta­les… han si­do fru­to de un pen­sa­mien­to con­cre­to. En su ob­je­ti­vo úl­ti­mo de des­truir­lo to­do pa­ra cons­truir una nue­va so­cie­dad, que no de­ja de ser un sui­ci­dio, se alía con los que tam­bién odian esa so­cie­dad, aun­que de­fien­dan to­do lo que la iz­quier­da teó­ri­ca­men­te com­ba­te. Y di­go teó­ri­ca­men­te por­que en la prác­ti­ca, fe­mi­nis­tas, ho­mo­se­xua­lis­tas, ani­ma­lis­tas y de­más tri­bus del mar­xis­mo cul­tu­ral no di­fien­den ni a las mu­je­res, ni a los ho­mo­se­xua­les, ni a los animales sino que uti­li­zan a to­dos ellos co­mo arie­te pa­ra ata­car a los que con­si­de­ran enemi­gos de su re­vo­lu­ción, los cris­tia­nos, en­tre ellos. Y lo mis­mo que un cu­ra no pue­de de­cir nada so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad, los mu­sul­ma­nes no son cues­tio­na­dos por de­fe­nes­trar ho­mo­se­xua­les; mien­tras los ca­tó­li­cos son acu­sa­dos de ma­chis­tas por no te­ner “obis­pas”, ni una pa­la­bra a los mu­sul­ma­nes que la­pi­dan mu­je­res, las re­le­gan en las mez­qui­tas y se ca­san

con ni­ñas. Mien­tras mon­tan un lío por un to­ro, el de­go­lla­mien­to de 300.000 cor­de­ros es un ac­to cul­tu­ral.

Con­clu­sión, lo que les im­por­ta es la uti­li­za­ciòn de sus “de­fen­di­dos” pa­ra ata­car su pro­pia ci­vi­li­za­ción. Pe­ro el que jue­ga con fue­go se que­ma, y el Is­lam, es­pe­cial­men­te el ra­di­ca­li­za­do, va a ir por ellos en cuan­to se sien­ta fuer­te gra­cias a su es­tú­pi­da, sui­ci­da, ines­ti­ma­ble e in­dis­pen­sa­ble ayu­da.

Los ma­los tra­gos que tu­vie­ron que pa­sar las fa­mi­lias ob­je­to­ras a la “Edu­ca­ción pa­ra la Ciu­da­da­nía” (EpC) fue una mues­tra de los re­cor­tes en libertad de edu­ca­ción que es­ta­mos pa­de­cien­do. ¿Qué pro­pon­dría us­ted pa­ra re­ver­tir es­ta de­ri­va li­ber­ti­ci­da?

La ver­dad es que lo pa­sa­mos mal, so­bre to­do por­que se con­si­guió abortar el mo­vi­mien­to ob­je­tor me­dian­te bu­los y ne­go­cia­cio­nes so­bre la ley pa­ra su apli­ca­ción en cier­tos sec­to­res has­ta de­jar­nos a los ex­pe­dien­ta­dos, so­los y a los pies de los ca­ba­llos. Los mo­vi­mien­tos so­cia­les solo fun­cio­nan si hay unión y no se clau­di­ca por unas mo­ne­das, que fue lo que su­ce­dió con el po­ten­te blo­que de la con­cer­ta­da a la que se les pro­me­tió un trato de fa­vor que hu­bie­ra ter­mi­na­do sien­do “o pa­sas por el aro o te quito el con­cier­to”. Si EpC se des­ac­ti­vó fue por el mo­vi­mien­to ini­cial y las tor­tas que nos lle­va­mos “la re­sis­ten­cia”.

En es­tas im­po­si­cio­nes li­ber­ti­ci­das, ne­go­ciar con el ti­bu­rón que te ha di­cho que te va a dar un sal­va­vi­das, es lo más equi­vo­ca­do que se pue­de ha­cer; quien es ca­paz de vul­ne­rar de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les co­mo la libertad de los pa­dres a la edu­ca­ción de sus hi­jos no va a te­ner nin­gún re­pa­ro en in­cum­plir pac­tos y se­guir vul­ne­ran­do otros de­re­chos.

Lo úni­co que se pue­de ha­cer con­tra es­ta de­ri­va li­ber­ti­ci­da es crear un fren­te de ciu­da­da­nos in­for­ma­dos de sus de­re­chos y que no ten­gan mie­do, ni bus­quen su sa­li­da par­ti­cu­lar, sino la so­lu­ción pa­ra to­dos. Y una re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca que trans­for­me en he­chos sus reivin­di­ca­cio­nes. La pre-

sión so­cial solo funciona si es po­ten­te y si se trans­for­ma en ac­cio­nes po­lí­ti­cas. Otra co­sa, co­mo ha su­ce­di­do con las que­jas ciu­da­da­nas y el PP, es dar pu­ñe­ta­zos en un col­chón.

¿Qué pien­sa ca­da vez que oye a un ciu­da­dano di­cien­do que hay que vo­tar al PP pa­ra que no ga­ne Po­de­mos?

Es un error. Exac­ta­men­te el error que los que es­tán di­ri­gien­do la de­ri­va li­ber­ti­ci­da y dis­gre­ga­do­ra de Es­pa­ña quie­ren que se co­me­ta.

Po­de­mos es el mons­truo de Fran­kens­tein crea­do y ali­men­ta­do ex­pre­sa­men­te pa­ra eso. Ya lo di­jo Es­pe­ran­za Aguirre en una en­tre­vis­ta, “el PP ha ali­men­ta­do la bi­cha de Po­de­mos” fa­ci­li­tán­do­le el ac­ce­so a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y mi­ran­do pa­ra otro la­do en to­das las irre­gu­la­ri­da­des de su fi­nan­cia­ción. Ne­ce­si­ta­ban al­go que fi­de­li­za­ra, por mie­do, el vo­to des­con­ten­to de la de­re­cha que, con to­da ra­zón, es mu­cho. Si no hu­bie­ra ese mie­do, la gen­te se ani­ma­ría a vo­tar otras op­cio­nes. Cuan­do la gen­te lle­gue a la con­clu­sión de que vo­tan “más de lo mis­mo” y la har­tu­ra su­pere al mie­do, el si­guien­te pa­so pa­ra de­fen­der ese ‘es­ta­blish­ment’ y la ho­ja de ru­ta de esa agen­da en la que to­dos van avan­zan­do, ca­da uno en su pa­pel, es crear un can­di­da­to o par­ti­do que se ha­ga con los vo­tos des­con­ten­tos y si­ga el jue­go.

Con va­rian­tes, es el ca­so de Fran­cia, don­de los dos gran­des par­ti­dos del bi­par­ti­dis­mo han per­di­do to­da su cre­di­bi­li­dad, los par­ti­dos de los ex­tre­mos han de­ja­do de dar mie­do y exis­tía la po­si­bi­li­dad, no con­tem­pla­da por los que man­dan, de que sa­lie­ra Le Pen, que es la rup­tu­ra con el ‘es­ta­blish­ment’. Se han sa­ca­do un can­di­da­to de la man­ga y am­bos par­ti­dos, enemi­gos irre­con­ci­lia­bles en teo­ría, se han uni­do tras él. Creo que si la gen­te no des­pier­ta y vo­ta de for­ma va­lien­te y sin com­ple­jos op­cio­nes co­mo Vox, nos to­ca pa­sar una tra­ve­sía por el de­sier­to de Po­de­mos-PSOE por ago­ta­mien­to del mo­de­lo PPSOE.

Qui­zá sea ne­ce­sa­rio, y lo di­go con dolor y sin deseo nin­guno de que su­ce­da, por­que hay unas ge­ne­ra­cio­nes edu­ca­das en el mar­xis­mo cul­tu­ral en to­dos los as­pec­tos y a quie­nes les han he­cho creer que la iz­quier­da solo trae el bien: va a ser la úni­ca for­ma de que sa­quen con­clu­sio­nes pro­pias, ya que no es­car­mien­tan en la ca­be­za aje­na de los di­ver­sos “ex­pe­ri­men­tos” que se han he­cho. Es la mal­di­ción chi­na del “oja­lá tus de­seos se cum­plan”. Y no es tan pe­li­gro­so co­mo en el ca­so de otros paí­ses ya que, es­tan­do den­tro de la UE, al­gu­nas de­ri­vas “ve­ne­zo­la­nas” no van a per­mi­tir­se (re­cor­de­mos Sy­ri­za).

Ha­ce diez años Es­pa­ña es­ta­ba en ple­na “re­be­lión cí­vi­ca”. ¿Qué es lo que que­da hoy de ella, y qué fac­to­res cree que in­flu­ye­ron en su des­ac­ti­va­ción?

Des­gra­cia­da­men­te, hoy que­da muy po­co o nada. Las le­gis­la­cio­nes y la sen­da li­ber­ti­ci­da del go­bierno Za­pa­te­ro pro­du­je­ron un pro­fun­do des­con­ten­to en una Es­pa­ña que aún te­nía cla­ro qué lí­neas ro­jas no de­bían tras­pa­sar­se y es­ta­ba dis­pues­ta a lu­char por­que no se tras­pa­sa­ran. El PP ca­pi­ta­li­zó ese des­con­ten­to po­nién­do­se en la ca­be­za de las ma­ni­fes­ta­cio­nes y pro­me­tien­do re­ver­tir esas abe­rra­cio­nes de to­do ti­po que iban des­de la ne­go­cia­ción con la ma­fia te­rro­ris­ta, has­ta la aper­tu­ra de he­ri­das de la Gue­rra Ci­vil y su con­si­guien­te di­vi­sión de los es­pa­ño­les; des­de la con­sa­gra­ción del abor­to co­mo de­re­cho, has­ta la le­ga­li­za­ción del adoc­tri­na­mien­to es­co­lar en una mo­ral estatal y una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, a la vis­ta de los buenos re­sul­ta­dos que les es­ta­ba dan­do a los na­cio­na­lis­tas. El PP con­si­guió la ma­yo­ría más ro­tun­da por­que pro­me­tió lo que los es­pa­ño­les pe­dían de for­ma ma­yo­ri­ta­ria a la vis­ta de los re­sul­ta­dos de los tris­tes años de Za­pa­te­ro. Pe­ro el PP no ha he­cho nada, por­que am­bos par­ti­dos, PP y PSOE, man­tie­nen la mis­ma es­tra­te­gia glo­bal. El PSOE ins­tau­ra le­yes li­ber­ti­ci­das y el PP las con­so­li­da, pues­to que la po­bla­ción más re­nuen­te a ellas cree ver­se re­pre­sen­ta­da en ese par­ti­do y con­fía en su ges­tión. Eso des­ac­ti­va la mo­vi­li­za­ción. Po­co a po­co la gen­te se ha da­do cuen­ta de la

trai­ción, pe­ro tie­ne mie­do de otra épo­ca de avan­ce del to­ta­li­ta­ris­mo con un nue­vo go­bierno de iz­quier­das ra­di­ca­li­za­do con el mons­truo de Fran­kes­tein que es Po­de­mos, por lo que se afe­rran al PP, pe­se a que ha con­so­li­da­do lo que hi­zo ZP y les ha de­frau­da­do pro­fun­da­men­te.

Pe­ro al­go ha cam­bia­do res­pec­to a esa per­cep­ción de que unos van an­dan­do al pre­ci­pi­cio y los otros, de los que es­pe­rá­ba­mos una an­da­du­ra in­ver­sa que nos ale­ja­ra del mis­mo, al me­nos no avan­zan. Y es que el PP ha abra­za­do, co­mo par­ti­do, se­guir im­po­nien­do to­das las “re­co­men­da­cio­nes” de la ONU res­pec­to a po­lí­ti­cas de gé­ne­ro. El PP, con las le­yes LGB­TI y de tran­se­xua­li­dad, en­tre otras, se ha pues­to a an­dar tam­bién, aun­que al­go más des­pa­cio, ha­cia el de­rri­bo por la vía de los he­chos de los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les. La de­ba­cle es ab­so­lu­ta, en­tre otras co­sas por­que aho­ra solo se nos per­mi­te ele­gir en­tre ir al pa­tí­bu­lo del to­ta­li­ta­ris­mo rapidito (PSOE y Po­de­mos) o al­go más des­pa­cio y con anes­te­sia (PP).

La si­tua­ción de in­de­fen­sión ha pa­ra­li­za­do cual­quier re­sis­ten­cia. La di­vi­sión del vo­to de de­re­chas en­tre los que aún creen en el PP, los que vo­tan por mie­do y los que se que­dan en ca­sa, en el colmo de la in­de­fen­sión apren­di­da, es par­te de la es­tra­te­gia.

Co­mo el “PPSOE” tie­ne los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la des­ac­ti­va­ción se pro­mo­cio­na con in­for­ma­cio­nes fal­sas, des­cré­di­to e in­vi­si­bi­li­za­ción de las op­cio­nes con una vi­sión cla­ra de la si­tua­ción y la so­lu­ción, co­mo pue­de ser Vox. Los que he­mos de­ci­di­do que la so­lu­ción no es ir más len­to al pa­tí­bu­lo sino ne­gar­nos a ir de­jan­do de vo­tar al “verdugo bueno”, que nos lle­va ama­ble­men­te en vez de lle­var­nos a pa­los, so­mos per­se­gui­dos y ocul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.