Cen­su­ra en Ho­lan­da

Naves en Llamas - - !ARTÍCULO! - "Na­ves en Lla­mas. Geert Wil­ders*

Aún no me lo pue­do creer, pe­ro aca­bo de ser con­de­na­do. Por­que hi­ce una pre­gun­ta so­bre los ma­rro­quíes. Aun­que an­tea­yer, mon­to­nes de so­li­ci­tan­tes de asi­lo ma­rro­quíes cau­sa­ban te­rror en los au­to­bu­ses de Em-

men y no tu­vie­ron que pa­gar ni una mul­ta, un po­lí­ti­co que ha­ce una pre­gun­ta so­bre si se quie­ren me­nos ma­rro­quíes es sen­ten­cia­do.

Los Paí­ses Ba­jos se han con­ver­ti­do en un país en­fer­mo. Y ten­go un men­sa­je pa­ra los jue­ces que me han con­de­na­do: ustedes han res­trin­gi­do la libertad de ex­pre­sión de mi­llo­nes de ho­lan­de­ses, y por lo tan­to los han con­de­na­do a to­dos. Na­die con­fía ya en ustedes. Pe­ro, afor-tu­na­da­men­te, la ver­dad y la libertad son más fuer­tes que ustedes. Y yo tam­bién.

Nun­ca me que­da­ré ca­lla­do. Ustedes no po­drán pa­rar­me. Y además, se equi­vo­can. Los ma­rro­quíes no son una ra­za, y la gen­te que cri­ti­ca a los ma­rro­quíes no son unos ra­cis­tas. Yo no soy ra­cis­ta, ni lo son tam­po­co mis vo­tan­tes. La sen­ten­cia de­mues­tra que ustedes, los jue­ces, es­tán to­tal­men­te fue­ra de la reali­dad.

Y ten­go tam­bién un men­sa­je pa­ra el pri­mer mi­nis­tro Rut­te y pa­ra el res­to de la éli­te mul­ti­cul­tu­ral: no lo­gra­rán si­len­ciar­me y de­rro­tar al PVV. El apo­yo al Par­ti­do de la Libertad es más fuer­te que nun­ca, y si­gue cre­cien­do ca­da día. Los ho­lan­de­ses quie­ren re­cu­pe­rar su país y aman su libertad. No se­rá po­si­ble vol­ver a me­ter el ge­nio del cam­bio po­si­ti­vo en la lám­pa­ra.

Y a las per­so­nas que es­tán en sus ho­ga­res, les di­go: la libertad de ex­pre­sión es nues­tro or­gu­llo. Y se­gui­rá sién­do­lo. Du­ran­te si­glos, los ho­lan­de­ses he­mos es­ta­do di­cien­do la ver­dad sin bar­ni­ces. La libertad de ex­pre­sión es nues­tra po­se­sión más im­por­tan­te. Nun­ca les per­mi­ti­re­mos que nos arre­ba­ten nues­tra libertad de ex­pre­sión. Por­que la lla­ma de la libertad pren­de den­tro de no­so­tros y es inex­tin­gui­ble.

Mi­llo­nes de ho­lan­de­ses es­tán har­tos de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Har­tos de una éli­te que só­lo se preo­cu­pa de sí mis­ma e ig­no­ra a los ho­lan­de­ses co­mu­nes. Y que es­tá ven­dien­do nues­tro país. La gen­te ya no se sien­te re­pre­sen­ta­da por es­tos po­lí­ti­cos, jue­ces y pe­rio­dis­tas des­co­nec­ta­dos de la

reali­dad, que du­ran­te tan­to tiem­po ha es­ta­do per­ju­di­can­do a nues­tra gen­te, y de­bi­li­tan­do a nues­tro país en vez de for­ta-le­cién­do­lo.

Pe­ro se­gui­ré lu­chan­do por vo­so­tros, y os quie­ro de­cir a to­dos: mu­chí­si­mas gra­cias. Mu­chí­si­mas gra­cias por to­do vues­tro apo­yo. Es ver­da­de­ra­men­te abru­ma­dor: os es­toy in­men­sa­men­te agra­de­ci­do. Gra­cias a vues­tro enor­me y sin­ce­ro apo­yo, sé que no es­toy solo. Que me apo­yáis, y que es­táis con­mi­go, y que de­fen­déis fir­me­men­te la libertad de expre-sión.

Hoy he si­do con­de­na­do en un jui­cio po­lí­ti­co que, po­co an­tes de las elec­cio­nes, in­ten­ta neu­tra­li­zar al lí­der del par­ti­do de la opo­si­ción más gran­de y po­pu­lar. Pe­ro no lo lo­gra­rán. Ni si­quie­ra con es­te ve­re­dic­to. Por­que ha­blo en nom­bre de mi­llo­nes de ho­lan­de­ses. Y los Paí­ses Ba­jos tie­nen de­re­cho a unos po­lí­ti­cos que di­gan la ver­dad, y que abor­den de ver­dad los pro­ble­mas con los ma­rro­quíes. Po­lí­ti­cos que no se per­mi­ti­rán ser si­len­cia­dos. Ni si­quie­ra por los jue­ces. Y pue­den con­tar con ello: ja­más me que­da­ré ca­lla­do.

Y es­ta con­de­na só­lo me for­ta­le­ce aún más. Es una sen­ten­cia vergonzosa que, por su­pues­to, re­cu­rri­ré. Pe­ro sí pue­do de­cir­les que ten­go más ener­gías que nun­ca. Y sé que, jun­tos, nos di­ri­gi­mos a la vic­to­ria.

Per­ma­ne­cien­do jun­tos hom­bro con hom­bro, so­mos lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra cam­biar los Paí­ses Ba­jos.

Pa­ra ha­cer po­si­ble que nues­tros hi­jos crez­can en un país del que pue­dan sen­tir­se or­gu­llo­sos.

En unos Paí­ses Ba­jos don­de po­da­mos vol­ver a de­cir lo que pen­sa­mos.

Don­de to­do el mun­do pue­da vol­ver a pa­sear se­gu­ro por las ca­lles.

Don­de vol­va­mos a te­ner el con­trol de nues­tro pro­pio país.

Y eso es lo que de­fen­de­mos. Por la libertad y por nues­tros her­mo­sos Paí­ses Ba­jos.

(*) Es­te ar­tícu­lo fue es­cri­to por el po­lí­ti­co ho­lan­dés Geert Wil­ders, lí­der del Par­ti­do por la Libertad, des­pués de ser con­de­na­do por “in­ci­tar a la dis­cri­mi­na­ción” tras pe­dir que hu­bie­ra “me­nos ciu­da­da­nos ma­rro­quíes” en los Paí­ses Ba­jos. El Tri­bu­nal con­si­de­ró que, al rea­li­zar esa pe­ti­ción, Wel­ders "ex­clu­yó a to­da una po­bla­ción con su de­man­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.