Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les mu­rie­ron el 9 de no­viem­bre de 2016

Naves en Llamas - - !ANÁLISIS! - "Na­ves en Lla­mas. Equi­po de aná­li­sis

A pe­sar de que lle­va­ban va­rios años en co­ma, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les, co­mo ele­men­tos re­fe­ren­cia­les de in­for­ma­ción y de opi­nión, mu­rie­ron el pa­sa­do 9 de no­viem­bre de 2016. Ese día pa­sa­rá a la his­to­ria no so­la­men­te por el triun­fo de Do­nald Trump en unas de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses más re­ñi­das y con­vul­sas de las úl­ti­mas dé­ca­das sino tam­bién, y qui­zás so­bre to­do, por­que las prin­ci­pa­les ca­be­ce­ras pe­rio­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, ideo­ló­gi­ca­men­te gan­gre­na­das y éti­ca­men­te co­rrom­pi­das por sus alian­zas ser­vi­les con los po­de­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, ex­hi­bie­ron, en ape­nas unas ho­ras, un com­ple­to mo­sai­co de có­mo los com­por­ta­mien­tos pre­po­ten­tes, las ig­no­ran­cias atre­vi­das, los ci­nis­mos no­ti­cio­sos, las men­ti­ras más ras­tre­ras y las ma­ni­pu­la­cio­nes más ram­plo­nas pue­den con­ver­tir­se en ver­gon­zo­sas he­rra­mien­tas pe­rio­dís­ti­cas.

Aquel día, la cam­pa­ña elec­to­ral nor­te­ame­ri­ca­na que desem­bo­có en la vic­to­ria de Do­nald Trump de­mos­tró que, des­de ha­ce ya va­rias dé­ca­das, pro­ba­ble­men­te des­de que a fi­na­les del si­glo pa­sa­do las nue­vas tec­no­lo­gías hi­cie­ron es­ta­llar los mo­no­po­lios in­for­ma­ti­vos y arrui­na­ron las cuen­tas de re­sul­ta­dos de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los pe­rió­di­cos, las emi­so­ras de ra­dio y las ca­de­nas de te­le­vi­sión ge­ne­ra­lis­tas se han lan­za­do a un agónico “sál­ve­se quien pue­da” que es­tá te­nien­do gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias pa­ra la libertad de ex­pre­sión. De he­cho, el 9 de no­viem­bre de 2016 sí que sur­gió una gra­ve ame­na­za pa­ra la “ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal”, tal y co­mo el ro­ta­ti­vo eco­nó­mi­co bri­tá­ni­co “The Fi­nan­cial Ti­mes” de­fi­nió el triun­fo elec­to­ral de Do­nald Trump, pe­ro és­ta no se de­ri­vó del he­cho de que un em­pre­sa­rio po­pu­lis­ta, de­ma­go­go, em­pren­de­dor, de­ci­di­do y crea­dor de mi­les de em­pleos fue­ra a pre­si­dir el país más po­de­ro­so del mun­do, sino de la cons­ta­ta­ción pa­ten­te de que Oc­ci­den­te se en­cuen­tra en es­te mo­men­to sin me­dios de co­mu­ni­ca­ción fia­bles, ca­pa­ces de na­rrar,

de pro­yec­tar y de in­ter­pre­tar la reali­dad con ri­gor, con cohe­ren­cia, con ve­ra­ci­dad y con in­de­pen­den­cia.

Abo­na­dos al “sen­sa­cio­na­lis­mo con tin­tes hu­ma­nos” pa­ra man­te­ner la aten­ción de los re­cep­to­res; ven­di­dos al dis­cur­so ideo­ló­gi­co-po­lí­ti­co do­mi­nan­te, la­cio, va­cuo, “bue­nis­ta” y ab­so­lu­ta­men­te ca­ren­te de ri­gor in­te­lec­tual que asue­la a nues­tras de­mo­cra­cias; es­cla­vos del “pen­sa­mien­to dé­bil” que pri­ma en nues­tras so­cie­da­des, ese que, en aras de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y de la pre­sun­ta equi­dad de to­das las ideas, "ven­gas és­tas de don­de ven­gan", siem­pre tien­de a di­luir la pre­pon­de­ran­cia de los va­lo­res oc­ci­den­ta­les en be­ne­fi­cio de to­do ti­po de irra­cio­na­lis­mos, de con­sig­nas to­ta­li­ta­rias, de creen­cias má­gi­cas, de es­ló­ga­nes pan­fle­ta­rios y de so­fla­mas reivin­di­ca­ti­vas tan fal­sa­rias co­mo corrosivas; y, so­bre to­do, víc­ti­mas de los mo­vi­mien­tos co­mu­ni­ta­ris­tas más ram­plo­nes, de las le­ta­nías so­cial­de­mó­cra­tas más em­bus­te­ras e hi­pó­cri­tas y del pa­vor más ab­so­lu­to a rom­per el cer­co in­te­lec­tual de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han de­ja­do de leer la reali­dad, de in­ter­pre­tar el pre­sen­te y de ir dan­do for­ma a la his­to­ria en cons­truc­ción pa­ra alum­brar un mun­do pa­ra­le­lo, un “Ma­trix” in­for­ma­ti­vo, ab­so­lu­ta­men­te irreal y pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rio en su im­po­si­ción ca­si vio­len­ta, que nada tie­ne que ver con lo que ocu­rre en las ca­lles, con el aplas­tan­te y efec­ti­vo sen­ti­do co­mún que im­pul­sa dia­ria­men­te a los hom­bres y mu­je­res de­cen­tes a le­van­tar­se to­dos los días pa­ra vivir una vi­da, sim­ple­men­te, nor­mal.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les se per­die­ron de una for­ma dra­má­ti­ca la gran his­to­ria que lle­vó a Do­nald Trump a con­ver­tir­se en pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, y lo que es peor, se han per­di­do, des­de ha­ce al­go más de una dé­ca­da, to­das las his­to­rias im­por­tan­tes que es­tán ocu­rrien­do en un mun­do oc­ci­den­tal que es­tá ago­ta­do de que de­ter­mi­na­das éli­tes ideo­ló­gi­cas, po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les le ha­gan co­mul­gar con rue­das de mo­lino.

El em­pre­sa­rio y ad­mi­nis­tra­dor de fon­dos de in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­se Pe­ter Thiel, con­fun­da­dor de Pay­Pal y ac­tual pre­si­den­te de Cla­rium Ca­pi­tal, ha ex­pli­ca­do de una ma­ne­ra muy grá­fi­ca el abis­mo, ya in­sal­va­ble, que se­pa­ra a los con­glo­me­ra­dos pe­rio­dís­ti­cos del Sis­te­ma y a la gran ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les de la in­for­ma­ción del res­to de los ciu­da­da­nos. Él ha­bla de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro el ejem­plo sir­ve pa­ra to­do Oc­ci­den­te.

"Los me­dios siem­pre es­tán to­man­do a Do­nald Trump li­te­ral­men­te. Nun­ca lo to­man en serio, pe­ro siem­pre lo pre­sen­tan de una for­ma li­te­ral”, ex­pli­ca Thiel. “Los pe­rio­dis­tas, por ejem­plo, que­rían sa­ber exac­ta­men­te có­mo de­por­ta­ría Do­nald Trump a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, o có­mo ha­ría Do­nald Trump pa­ra des­em­ba­ra­zar­nos del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Que­rían los de­ta­lles. Pe­ro los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses pien­san lo con­tra­rio: to­man a Trump se­ria­men­te, pe­ro no li­te­ral­men­te. Los ciu­da­da­nos sa­ben que Trump real­men­te no pla­nea cons­truir un mu­ro y lo que real­men­te es­cu­chan es: 'Va­mos a te­ner una po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción más sa­na y sen­sa­ta’”. Esa es la di­fe­ren­cia ra­di­cal.

No con­ten­tos con in­ven­tar­se una “in­foes­fe­ra” ab­so­lu­ta­men­te ar­ti­fi­cio­sa e in­cier­ta, que nada tie­ne que ver con la reali­dad de los acon­te­ci­mien­tos que con­for­man las es­pe­ran­zas y las preo­cu­pa­cio­nes de la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción oc­ci­den­ta­les, sal­vo un pu­ña­do de hon­ro­sas ex­cep­cio­nes que úni­ca­men­te sir­ven pa­ra con­fir­mar la re­gla ge­ne­ral, no han te­ni­do nin­gún ti­po de complejo deon­to­ló­gi­co, pri­me­ro pa­ra in­ten­tar arras­trar a los ciu­da­da­nos a su­mar­se al carro de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to (opo­ner­se al “Bre­xit”, vo­tar a fa­vor de “la paz” en Co­lom­bia, alen­tar los “bien­ve­ni­dos re­fu­gia­dos” o apo­yar a Hi­llary Clin­ton) y des­pués pa­ra “abron­car” a los elec­to­res y pa­ra, li­te­ral­men­te, ame­na­zar al mun­do con las más te­rri­bles con­se­cuen­cias y con to­dos los ma­les po­si­bles por no ha­ber “ele­gi­do” lo que tan­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­rá­si­tos de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos,

gru­pos de pre­sión que tra­tan de con­tro­lar los pre­su­pues­tos pú­bli­cos y oe­ne­gés que vi­ven de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos, di­cen que hay que “vo­tar”.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les han muer­to y su fuer­za re­fe­ren­cial y de in­fluen­cia ha des­apa­re­ci­do, víc­ti­mas de su pro­pia in­ca­pa­ci­dad pa­ra leer lo que su­ce­de, por su inope­ran­cia pa­ra ana­li­zar la reali­dad con ob­je­ti­vi­dad, por su nu­la des­tre­za pa­ra des­ve­lar los hi­los, las tra­mas y las ten­den­cias que es­tán po­nien­do pa­tas arri­ba el mun­do que nos ro­dea y, so­bre to­do, por su obs­ce­na ob­se­sión y su es­ca­to­ló­gi­co en­sa­ña­mien­to en la de­mo­li­ción de los va­lo­res clá­si­cos so­bre los que se le­van­ta lo que co­no­ce­mos co­mo ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal.

El re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Tom Wol­fe, uno de los me­jo­res pe­rio­dis­tas y na­rra­do­res que ha da­do el si­glo XX en Es­ta­dos Uni­dos, pa­dre del “nue­vo pe­rio­dis­mo” que con­mo­cio­nó las re­dac­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en los años se­ten­ta y au­tor de esa no­ve­la esen­cial que fue “La ho­gue­ra de las va­ni­da­des”, lo plas­mó muy cla­ra­men­te ape­nas unas se­ma­nas an­tes de mo­rir en unas de­cla­ra­cio­nes al dia­rio fran­cés “Le Fí­ga­ro”: “En ‘Ra­di­cal chic’ (uno de sus re­por­ta­jes más co­no­ci­dos) des­cri­bí el na­ci­mien­to de lo que hoy de­no­mi­na­ría co­mo ‘iz­quier­da ca­viar’ o ‘pro­gre­sis­mo de li­mu­si­na’. Se tra­ta de una iz­quier­da que se ha li­be­ra­do de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad con res­pec­to a la cla­se obre­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Es una iz­quier­da que ado­ra el arte con­tem­po­rá­neo, que se iden­ti­fi­ca con las cau­sas exó­ti­cas y el su­fri­mien­to de las mi­no­rías… pe­ro que no quie­re sa­ber nada de las cla­ses me­nos so­fis­ti­ca­das y adi­ne­ra­das de Ohio" (...) “Los nor­te­ame­ri­ca­nos han te­ni­do el sen­ti­mien­to de que el Par­ti­do De­mó­cra­ta so­la­men­te te­nía in­te­rés en se­du­cir a las más di­ver­sas mi­no­rías, pe­ro que se ne­ga­ba a pres­tar aten­ción a una par­te muy im­por­tan­te de la na­ción. Con­cre­ta­men­te, al sec­tor obre­ro de los ciu­da­da­nos, que his­tó­ri­ca­men­te ha cons­ti­tui­do la es­pi­na dor­sal del Par­ti­do De­mó­cra­ta. Du­ran­te las úl­ti­mas elec­cio­nes, la aris­to­cra­cia del Par­ti­do De­mó­cra­ta ha pre­fe­ri­do apo­yar a una coa­li­ción de mi­no­rías y ha ex­cluí­do de sus preo­cu­pa­cio­nes a la cla­se

obre­ra blan­ca. Do­nald Trump so­la­men­te ha te­ni­do que acer­car­se ellos pa­ra ha­cer­se con to­dos sus apo­yos”.

De he­cho, y si­guien­do los ri­pios del mar­xis­mo cul­tu­ral más gro­se­ro, los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción ya no de­fien­den las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les sino la fal­sa de­mo­cra­cia de las éli­tes; no abogan por la to­le­ran­cia res­pe­tuo­sa en­tre di­fe­ren­tes sino por un má­xi­mo con­sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do y re­vuel­to en el que ob­ten­gan be­ne­fi­cios los pes­ca­do­res de siem­pre; no bus­can la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos, sino un igua­li­ta­ris­mo de­ma­gó­gi­co e in­ser­vi­ble que des­pre­cia la me­ri­to­cra­cia y con­de­na el es­fuer­zo per­so­nal; y, des­de lue­go, tam­po­co desean la exis­ten­cia y la con­vi­ven­cia plu­ral de ideo­lo­gías, creen­cias y re­li­gio­nes ba­jo un mar­co úni­co de res­pe­to a “nues­tros va­lo­res”, sino que tra­tan de im­plan­tar un mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo soez y to­ta­li­ta­rio que equi­pa­ra los me­jo­res sa­be­res y le­ga­dos alum­bra­dos por la hu­ma­ni­dad con las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres más bár­ba­ras.

Cier­ta­men­te, sin me­dios de co­mu­ni­ca­ción li­bres, in­de­pen­dien­tes, fir­mes e in­te­li­gen­tes, no hay libertad de ex­pre­sión, que es uno de los pi­la­res de nues­tras so­cie­da­des. Pe­ro, po­co a po­co, y gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, es­tán sur­gien­do nue­vas vo­ces ca­da vez más in­flu­yen­tes, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo co­lec­ti­vas, tan­to de pe­rio­dis­tas pro­fe­sio­na­les co­mo de ex­per­tos en múl­ti­ples cam­pos del co­no­ci­mien­to, em­pe­ña­das en con­tar la reali­dad que es, no la que creen que de­be­ría ser; ex­per­tos en ana­li­zar lo que vie­ne sin los an­teo­jos im­pues­tos por una men­ti­ra mu­chas ve­ces re­pe­ti­da, por una ideo­lo­gía to­ta­li­ta­ria o por una for­ma­ción po­lí­ti­ca de­ter­mi­na­da, y há­bi­les y efi­ca­ces en ha­cer lle­gar sus mensajes a los de­más.

Es un fe­nó­meno to­da­vía in­ci­pien­te, dé­bil, po­co con­cre­to, im­pul­sa­do por in­di­vi­duos aislados y redes in­co­ne­xas de pro­fe­sio­na­les, pe­ro es­tá fun­cio­nan­do. Y, de he­cho, so­la­men­te al­gu­nas de es­tas vo­ces fue­ron ca­pa­ces de es­cu­char, y de dar voz, a los mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bla­ban al­re­de-

dor de Do­nald Trump mien­tras el grue­so de las gi­gan­tes­cas em­pre­sas in­for­ma­ti­vas, las mul­ti­na­cio­na­les de la opi­nión pú­bli­ca y los ana­lis­tas más “in­flu­yen­tes” so­la­men­te eran ca­pa­ces de ver y oír los tra­zos más grue­sos y pin­to­res­cos de al­guien que, con pa­la­bras mal­so­nan­tes, ges­tos brus­cos y com­por­ta­mien­tos pú­bli­cos po­co ha­bi­tua­les, es­ta­ba re­fle­jan­do el pro­fun­do ma­les­tar y la que­ja de una so­cie­dad, la nues­tra, que en de­ma­sia­das oca­sio­nes pa­re­ce em­pe­ña­da en sui­ci­dar­se de to­das las for­mas po­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.