La ti­rá­ni­ca cen­su­ra pro-is­lá­mi­ca en Twit­ter

Naves en Llamas - - !ARTÍCULO! -

La po­pu­lar red de mi­cro­blog­ging Twit­ter (320 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos) es un re­fe­ren­te en ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca e in­for­ma­ción que se ha si­tua­do co­mo la red so­cial fa­vo­ri­ta de los es­pa­ño­les.

Su con­cep­to de ti­tu­la­res (140 ca­rac­te­res am­plia­dos ha­ce po­co a 280) la con­vier­ten en una he­rra­mien­ta de in­me­dia­tez co­mu­ni­ca­ti­va muy efi­caz, pe­ro tam­bién en un po­de­ro­so me­dio pa­ra in­to­xi­car y aco­sar des­de el mar­xis­mo an­ti­sis­te­ma y su alia­do, el Is­lam.

Los fundadores de Twit­ter (J. Dor­sey, N. Glass, B. Sto­ne y E. Wi­lliams) am­plia­ron re­cien­te­men­te el ac­cio­na­ria­do y di­rec­ción de la com­pa­ñía con una fuer­te pre­sen­cia ára­be. De he­cho, mu­chos nos pre­gun­ta­mos si es es­ta la ra­zón de la cen­su­ra per­ma­nen­te a quien cri­ti­ca el Is­lam, mien­tras per­mi­ten abier­ta­men­te la cris­tia­no­fo­bia y la ju­deo­fo­bia. Sa­ber que el pre­si­den­te de Twitt­ter es Omid Kor­des­ta­ni (ori­gen irá­ni) y uno de los ma­yo­res ac­cio­nis­tas un prín­ci­pe sau­dí (Al­wa­leed bin Ta­lal) acen­túa esas dudas.

Lo cier­to es que la em­pre­sa de mi­cro­blog­gin es per­ma­nen­te­men­te no­ti­cia por dos cues­tio­nes: su po­lí­ti­ca de mordaza y cen­su­ra pa­ra per­se­guir y de­te­ner solo de­ter­mi­na­dos “dis­cur­sos de odio”; y sus in­ce­san­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas, en caí­da li­bre.

Twit­ter ca­da vez cre­ce me­nos en usua­rios ac­ti­vos men­sua­les (mé­tri­ca cla­ve en Wall Street), con­ge­la­da en EE.UU, su prin­ci­pal mer­ca­do. Los cam­bios que su CEO Dick Cos­to­lo reali­zó en la red so­cial no sur­gen efec­to, co­mo él mis­mo re­co­no­ció en un fo­ro in­terno:

“Nues­tros servicios pa­re­cen só­lo ser úti­les pa­ra usua­rios in­flu­yen­tes con au­dien­cias gran­des. So­mos pe­no­sos tra­tan­do el abu­so y los trolls en la pla­ta­for­ma, y lo he­mos si­do du­ran­te años. No es nin­gún se­cre­to y el res­to del mun­do ha­bla de ello ca­da día. Per­de­mos usua­rio tras usua­rio por no tra­tar sim­ples pro­ble­mas de "tro­lling".

Cos­to­lo acierta en su aná­li­sis, no en có­mo ata­jar el pro­ble­ma. Twit­ter ha ce­rra­do cuen­tas sin de­re­cho a ape­lar don­de se de­nun­cia­ban abu­sos en otras cuen­tas que pro­mue­ven la cris­tia­no­fo­bia o el an­ti­se­mi­tis­mo na­zi. Pe­ro uno de los de­li­tos máss fla­gran­tes que uti­li­zan Twit­ter co­mo vehí­cu-

lo es el de­lic­ti­vo y ju­deó­fo­bo BDS (cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal de boi­cot eco­nó­mi­co a Is­rael). Prohi­bi­do en Eu­ro­pa e in­cons­ti­tu­cio­nal, lo ejer­cen en las redes, im­pu­ne­men­te, nu­me­ro­sos afi­lia­dos y con­ce­ja­les co­mu­nis­tas (es­pe­cial­men­te de Po­de­mos), pro­mo­vien­do el odio al ju­dío con to­tal im­pu­ni­dad.

Re­cien­te­men­te, Twit­ter en­du­re­ció sus nor­mas y creó una "jun­ta de ex­per­tos en se­gu­ri­dad" que in­clu­yó or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro co­mo In­ter­net Watch Foun­da­tion, el Sa­fer In­ter­net Cen­tre y los Sa­ma­ri­tans, pa­ra zan­jar las cuen­tas abu­si­vas en la red. Pe­ro la reali­dad es que la cen­su­ra en Twit­ter se ha en­du­re­ci­do en un solo sen­ti­do. Sor­pren­de có­mo la crí­ti­ca al Is­lam si­gue sien­do cen­su­ra­da del mo­do más fir­me y ta­xa­ti­vo mien­tras se per­mi­ten las ame­na­zas o bur­las a los cris­tia­nos.

Mi cuen­ta de opi­nión po­lí­ti­ca y blog @ver­da­de­so­fen­den (ca­si 30.000 se­gui­do­res) es uno de los ca­sos más fla­gran­tes de cen­su­ra e inac­ción an­te las con­ti­nuas ape­la­cio­nes (des­de ma­yo) rea­li­za­das en los ca­na­les de Twit­ter. Hay de­nun­cias por su­plan­ta­ción de iden­ti­dad en la Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil que co­mu­ni­qué a Twit­ter no­ta­rial­men­te. No ac­túan.

Mien­tras tan­to, el cré­di­to de Twit­ter se hun­de mes a mes. Acu­mu­lan más de 2.000 mi­llo­nes de pér­di­das. No lo di­go yo. Ad­mi­ten su mal es­ta­do en un do­cu­men­to enviado a los ac­cio­nis­tas.

Acep­tar in­ver­so­res ára­bes y amol­dar las re­glas in­ter­nas a sus gus­tos, no solo no es in­te­li­gen­te, anun­cia su fin, de ser así. Hay redes si­mi­la­res bus­can­do si­tio en el ci­be­res­pa­cio (Diás­po­ra y Gab.ai) con obs­tácu­los pa­ra sus apps pa­ra mó­vi­les, pe­ro pron­to es­ta­rán ope­ra­ti­vas. El fin del mo­no­po­lio Twit­ter es­tá al lle­gar.

El mul­ti­mi­llo­na­rio prín­ci­pe sau­dí Al­wa­leed bin Ta­lal en­tró en Twit­ter es 2011 con unos 300 mi­llo­nes de dó­la­res. Tras va­rios des­em­bol­sos, ac­tual­men­te con­tro­la el 4,94% de Twit­ter (ca­si 800 mi­llo­nes) y es el segun-

do ma­yor ac­cio­nis­ta por de­trás de Evan Wi­lliams. És­te, prin­ci­pal ac­cio­nis­ta y co­fun­da­dor, con­tro­la el 6,1% de to­das las ac­cio­nes (43,2 mi­llo­nes de tí­tu­los - cer­ca de 977 mi­llo­nes de dó­la­res -). Jack Dor­sey (con­se­je­ro de­le­ga­do), otro fun­da­dor, po­see el 2,13% (400 mi­llo­nes de dó­la­res). Ste­ve Ball­mer (ex di­rec­ti­vo de Mi­cro­soft) ad­qui­rió un 4% (unos 840 mi­llo­nes de dó­la­res), Van­guard Group (4,8%), el 'hed­ge fund' Clear­brid­ge (4,61%) y Blac­kRock (3,74%) jun­to a Mor­gan Stan­ley (4,32%) com­ple­tan la lis­ta de sus ma­yo­res ac­cio­nis­tas.

La rui­na de es­tos se­ño­res es­tá muy pró­xi­ma. Han ol­vi­da­do la esen­cia de Twit­ter; la libertad de ex­pre­sión de to­dos sus usua­rios sin ex­clu­sión. Eri­gi­dos en Sa­vo­na­ro­las in­qui­si­do­res, han sus­ti­tui­do a los jue­ces y ac­túan se­gún sus gus­tos e idea­rios, per­mi­tien­do unas vo­ces y cen­su­ran­do otras. La esen­cia de in­ter­net es la libertad de los usua­rios, quie­nes es­tán pron­tos en sus­ti­tuir el tri­nar, ayer li­bre del pa­ja­ri­to azul, con­ver­ti­do tor­pe­men­te en el grazno de un negro cuer­vo hu­ra­ño, is­lá­mi­co, mar­xis­ta y des­pó­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.