Mi­kael Jalving: “El mar­xis­mo cul- tu­ral más vi­ru­len­to ha con­ver­ti­do a Sue­cia en un gran ex­pe­ri­men­to”

“Si quie­res es­tu­diar el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, es­tu­dia el pre­sen­te de Sue­cia”

Naves en Llamas - - ENTREVISTA! - "Na­ves en Lla­mas. Raúl Gon­zá­lez Zo­rri­lla

El pe­rio­dis­ta, his­to­ria­dor y es­cri­tor da­nés Mi­kael Jalving ha co­la­bo­ra­do en di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción nór­di­cos, ha si­do el res­pon­sa­ble du­ran­te años de uno de los blogs po­lí­ti­cos más leí­dos en su país

y se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo un ciu­da­dano “na­cio­nal-li­be­ral y con­ser­va­dor so­cial”.

En 2011, pu­bli­có el li­bro que le ha ha he­cho más co­no­ci­do, tam­bién más ala­ba­do y más odia­do, ba­jo el tí­tu­lo de “Ab­so­lut Sve­ri­ge: En rej­se i tavs­he­dens ri­ge”. Se tra­ta de una cró­ni­ca-en­sa­yo en el que Jalving des­plie­ga to­da su ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y aná­li­sis pa­ra rea­li­zar un am­plio re­co­rri­do por la reali­dad po­lí­ti­ca, so­cial y cul­tu­ral de la Sue­cia ac­tual, “un país que la so­cial­de­mo­cra­cia y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca han con­ver­ti­do en una cruel dis­to­pía”. De es­ta si­tua­ción tan des­co­no­ci­da co­mo dra­má­ti­ca, y de la cons­ta­ta­ción cier­ta de que Sue­cia se ha con­ver­ti­do en el gran ex­pe­ri­men­to so­cial a ni­vel mun­dial del mar­xis­mo cul­tu­ral, Mi­kael Jalving ha­bla en ex­clu­si­va con Na­ves en Lla­mas.

Se­gún su ex­pe­rien­cia, ¿la an­ti­gua uto­pía sue­ca se es­tá con­vir­tien­do en una pe­sa­di­lla?

Me gus­ta de­fi­nir a Sue­cia co­mo un gran ex­pe­ri­men­to po­lí­ti­co he­cho reali­dad. No se tra­ta de una his­to­ria de cien­cia fic­ción sino de un fe­nó­meno com­pro­ba­ble que se pue­de ras­trear a lo lar­go de la re­cien­te his­to­ria. La que era la na­ción ét­ni­ca y cul­tu­ral­men­te más ho­mo­gé­nea de to­da Eu­ro­pa, aho­ra es al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de­bi­do a la in­mi­gra­ción y la des­re­gu­la­ción de la en­tra­da de extranjeros. Además, es­ta si­tua­ción se ve­rá agra­va­da en el fu­tu­ro por el desarrollo de­mo­grá­fi­co. In­de­pen­dien­te­men­te de có­mo se juz­gue ideo­ló­gi­ca­men­te es­ta reali­dad que se ha pro­du­ci­do a lo lar­go de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, hay que re­co­no­cer la na­tu­ra­le­za dra­má­ti­ca de la mis­ma. Nun­ca an­tes, a lo lar­go de su his­to­ria, Sue­cia ha­bía si­do lo que hoy es: un gran zoo hu­mano mul­ti­cul­tu­ral.

La co­rrec­ción po­lí­ti­ca y la ideo­lo­gía de gé­ne­ro ... ¿es­tán ma­tan­do la libertad en Sue­cia y por ex­ten­sión en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal?

En Sue­cia pue­des vivir una vi­da li­bre, sa­na y prós­pe­ra tra­ba­jan­do y crian­do a tus hi­jos. Pe­ro si te in­vo­lu­cras en po­lí­ti­ca, in­clu­so en ni­ve­les me­no­res, tienes que pres­tar aten­ción a lo que di­ces y ha­ces. Es­ta re­gla de oro se apli­ca tam­bién a la vi­da so­cial, a los en­tor­nos de tra­ba­jo, a los ám­bi­tos co­lec­ti­vos. Sue­cia no tie­ne una tra­di­ción de plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co. Du­ran­te dé­ca­das, la so­cial­de­mo­cra­cia, tan­to a tra­vés del par­ti­do co­mo de su pre­sen­cia per­ma­nen­te en las ins­ti­tu­cio­nes, es­ta­ble­ció el es­ce­na­rio de los co­rrec­to, no solo en el te­rri­to­rio po­lí­ti­ca, sino tam­bién en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en la edu­ca­ción y en el en­torno em­pre­sa­rial. Y des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta del pa­sa­do si­glo, dos han si­do los pi­la­res so­bre los que se ha le­van­ta­do la co­rrec­ción po­lí­ti­ca ac­tual: una po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción li­be­ral y una ideo­lo­gía de gé­ne­ro ra­di­cal.

Pe­ro los vien­tos po­lí­ti­cos es­tán cam­bian­do a me­di­da que se acer­can las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les. La opi­nión pú­bli­ca es­tá mos­tran­do sus crí­ti­cas y sus desacuer­dos co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho. Y no solo a tra­vés de si­tios de In­ter­net ca­si clan­des­ti­nos sino tam­bién me­dian­te blogs pú­bli­cos, li­bros, nue­vas pu­bli­ca­cio­nes e, in­clu­so, la apa­ri­ción de “think tanks” crí­ti­cos.

En su opi­nión, la acep­ta­ción in­con­tro­la­da de cien­tos de mi­les de in­mi­gran­tes, es­pe­cial­men­te los mu­sul­ma­nes, ¿es una for­ma de sui­ci­dio so­cial?

Aún no lo sa­be­mos. Qui­zás ha­blar de ‘sui­ci­dio so­cial’ sea al­go ex­ce­si­vo, pe­ro lo que sí po­de­mos de­cir es que los cam­bios de­mo­grá­fi­cos, cul­tu­ra­les y so­cia­les que se han pro­du­ci­do en Sue­cia pro­ba­ble­men­te sean irre­ver­si­bles. Y es­to, en mi opi­nión, es la cla­ve del asun­to. El plan ya se ha lle­va­do a ca­bo. La his­to­ria no se pue­de re­bo­bi­nar, es­pe­cial­men­te cuan­do los cam­bios se han rea­li­za­do con tan­ta so­li­dez co­mo en el ca­so sue­co. Po­de­mos pro­fe­ti­zar, pe­ro no sa­be­mos con cer­te­za qué ocu­rri­rá. Di­cho cla­ra­men­te, en mi opi­nión, Sue­cia se ha con­ver­ti­do en un país don­de ca­si

to­do pue­de su­ce­der, pa­ra bien o pa­ra mal. Sos­pe­cho que in­clu­so lo más im­pro­ba­ble, una res­tau­ra­ción na­cio­nal re­pen­ti­na, es po­si­ble en al­gún mo­men­to. Pe­ro es una cues­tión de tiem­po. Es una ba­ta­lla en­tre de­mo­gra­fía y po­lí­ti­ca. Qué la­do es­tá ga­nan­do, no po­de­mos sa­ber­lo.

¿La in­mi­gra­ción es la re­li­gión de la nue­va Sue­cia?

Cier­ta­men­te, la re­li­gión or­ga­ni­za­da y prac­ti­ca­da, en for­ma de cris­tia­nis­mo pro­tes­tan­te, ha ido per­dien­do te­rreno en Sue­cia des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y mien­tras tan­to, el Is­lam ha lle­ga­do al país con sus mez­qui­tas, sus cla­nes y sus or­ga­ni­za­cio­nes mu­sul­ma­nas. En ese sen­ti­do, Sue­cia re­fle­ja lo ocu­rri­do tam­bién en la ma­yor par­te de los paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. La par­ti­cu­la­ri­dad sue­ca es que hay una es­pe­cie de “re­li­gión po­lí­ti­ca” que ha pa­sa­do al pri­mer plano de la cul­tu­ra do­mi­nan­te. Su­pon­go que es­to es un clá­si­co so­cio­ló­gi­co: una vez que la re­li­gión ofi­cial se de­bi­li­ta, hay un va­cío es­pi­ri­tual. En Sue­cia, es­te va­cío se ha lle­na­do con los nuevos dog­mas po­lí­ti­cos de la in­mi­gra­ción, los de­re­chos hu­ma­nos y la fan­ta­sía de un mun­do sin fron­te­ras. En ese sen­ti­do, la in­mi­gra­ción, más que cual­quier otra co­sa, se ha con­ver­ti­do en la re­li­gión sus­ti­tu­ta en lu­gar del pro­tes­tan­tis­mo co­mo tal. Lo tem­po­ral se vol­vió di­vino. La po­lí­ti­ca se ha vuel­to sal­va­je y ver­ti­cal.

En su opi­nión, ¿Sue­cia es un la­bo­ra­to­rio de ex­pe­ri­men­tos so­cia­les de­ri­va­do del mar­xis­mo cul­tu­ral?

Po­dría de­cir­se así, aun­que a me­nu­do no veo cla­ro qué es el mar­xis­mo cul­tu­ral. Si el con­cep­to se re­fie­re a una re­vuel­ta más o me­nos cohe­ren­te con­tra la tra­di­ción na­cio­nal, cris­tia­na y de­mo­crá­ti­ca de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, con­si­de­ro que la des­crip­ción es jus­ta. A los mar­xis­tas cul­tu­ra­les sim­ple­men­te no les gus­ta la Eu­ro­pa de ayer y no ven ra­zón pa­ra cul­ti­var­la o re­for­mar­la. Ellos lu­chan por mu­cho más. Quie­ren re­em­pla­zar­lo to­do por al­go nue­vo, quie­ren una ‘Neu­ro­pa’, po­dría­mos lla­mar­lo. Lo que siem­pre

he­mos si­do es ‘bur­gués, in­to­le­ran­te y ca­pi­ta­lis­ta’. Lo que fue­ron nues­tros pa­dres, lo de­tes­tan aún más. Y de es­te pro­fun­do re­sen­ti­mien­to, el mar­xis­mo cul­tu­ral más vi­ru­len­to ha lo­gra­do con­ver­tir a Sue­cia en al­go nue­vo. Es un gran la­bo­ra­to­rio. Si quie­res es­tu­diar el fu­tu­ro de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, es­tu­dia Sue­cia.

¿Cree que el mo­de­lo po­lí­ti­co y so­cial de Sue­cia se es­tá ex­ten­dien­do al res­to de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y los Es­ta­dos Uni­dos?

Sue­cia es par­te de Eu­ro­pa y lo ha si­do du­ran­te si­glos. Pe­ro el ex­pe­ri­men­to sue­co co­rre pa­ra­le­lo a las ten­den­cias pro­ve­nien­tes de los Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo del pen­sa­mien­to post­co­lo­nial bri­tá­ni­co y fran­cés, y del sín­dro­me de cul­pa ale­ma­na des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro, res­pon­dien­do a su pre­gun­ta, es­pe­ro que no. Por el con­tra­rio, veo una cre­cien­te di­vi­sión en­tre la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y orien­tal co­mo re­sul­ta­do de la ac­tual in­mi­gra­ción ma­si­va. Por un la­do, se en­cuen­tran Sue­cia, Reino Uni­do, Bél­gi­ca y Fran­cia. En el otro la­do se ha­llan Hun­gría, Po­lo­nia, Es­lo­va­quia, la Re­pú­bli­ca Che­ca, etc., mien­tras que Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia y qui­zás tam­bién No­rue­ga se en­cuen­tran en un pun­to in­ter­me­dio. Ale­ma­nia, des­pués de Merkel, tam­bién cam­bia­rá, su­pon­go. To­da­vía hay mu­chos fac­to­res des­co­no­ci­dos. El úni­co he­cho co­no­ci­do es que us­ted y yo, y nues­tros hi­jos, es­ta­mos con­de­na­dos a re­fle­xio­nar, de­ba­tir y vivir las con­se­cuen­cias de la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na en Eu­ro­pa en las pró­xi­mas dé­ca­das. En reali­dad, aca­ba­mos de co­men­zar es­te pro­ce­so. Mu­cho, mu­cho más aún es­tá por ve­nir, in­clui­do el te­rror is­lá­mi­co más fre­cuen­te, co­mo el epi­so­dio re­cien­te en Pa­rís. Pe­ro por ba­nal que pa­rez­ca de­cir es­to, no re­nun­cia­re­mos a la lu­cha ni a la es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.