“Pa­ying the pri­ce for break­down of the country's bour­geo­is cul­tu­re” (“Es­ta­mos pa- gan­do el pre­cio del co­lap­so de la cul­tu­ra bur­gue­sa del país”)

Naves en Llamas - - !REPORTAJE! - Un ar­tícu­lo de Amy Wax y Larry Ale­xan­der

“Muy po­cos es­ta­dou­ni­den­ses es­tán ca­li­fi­ca­dos pa­ra los tra­ba­jos dis­po­ni­bles. La par­ti­ci­pa­ción mas­cu­li­na en edad la­bo­ral en la fuer­za de tra­ba­jo to­tal de nues­tro país se en­cuen­tra en mí­ni­mos des­de la épo­ca de la Gran

Depresión. El abu­so de opioi­des es­tá ge­ne­ra­li­za­do. La vio­len­cia ho­mi­ci­da afec­ta a las ciu­da­des del in­te­rior. Ca­si la mi­tad de los ni­ños na­cen fue­ra del ma­tri­mo­nio, y aún más son cria­dos por ma­dres sol­te­ras. Mu­chos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios ca­re­cen de las ha­bi­li­da­des bá­si­cas, y los es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria es­tán por de­ba­jo de los de dos do­ce­nas de otros paí­ses. Las cau­sas de es­tos fe­nó­me­nos son múl­ti­ples y com­ple­jas, pe­ro es­tá im­pli­ca­da en es­ta y otras enfermedades la rup­tu­ra de la cul­tu­ra bur­gue­sa del país”.

“La cul­tu­ra bur­gue­sa es­ta­ble­ció un guión que se su­po­nía que to­dos de­bía­mos se­guir: ca­sar­se an­tes de te­ner hi­jos y es­for­zar­se por per­ma­ne­cer ca­sa­dos por el bien de los ni­ños. Ob­te­ner la edu­ca­ción ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir un em­pleo re­mu­ne­ra­do, tra­ba­jar du­ro y evi­tar la inac­ti­vi­dad. Ha­cer un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra la em­pre­sa o los clien­tes. Ser pa­trio­tas, es­tar lis­tos pa­ra ser­vir al país. Ser ama­bles, cí­vi­cos y ca­ri­ta­ti­vos. Evi­tar el len­gua­je gro­se­ro en público. Ser res­pe­tuo­sos de la au­to­ri­dad. Evi­tar el abu­so de dro­gas y ale­jar­se del cri­men”.

“Es­tos pre­cep­tos cul­tu­ra­les bá­si­cos rei­na­ron des­de fi­na­les de los años cua­ren­ta has­ta me­dia­dos de los se­sen­ta. Po­dían ser se­gui­dos por per­so­nas de to­dos los orí­ge­nes y ha­bi­li­da­des, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tán res­pal­da­dos por un apo­yo ca­si uni­ver­sal. La ad­he­ren­cia ge­ne­ra­li­za­da a esos prin­ci­pios con­tri­bu­yó de una for­ma im­por­tan­te a la pro­duc­ti­vi­dad, las ga­nan­cias edu­ca­ti­vas y la cohe­sión so­cial de ese pe­río­do”.

“¿To­do fue per­fec­to du­ran­te el pe­río­do de la he­ge­mo­nía cul­tu­ral bur­gue­sa? Por su­pues­to que no. Hu­bo dis­cri­mi­na­ción ra­cial, ro­les se­xua­les li­mi­ta­dos y bol­sas de an­ti­se­mi­tis­mo. Sin em­bar­go, las me­jo­ras cons­tan­tes pa­ra las mu­je­res y las mi­no­rías es­ta­ban en mar­cha (…) Des­te­rrar la dis­cri­mi­na­ción y am­pliar las opor­tu­ni­da­des no re­quie­re la des­apa­ri­ción de la cul­tu­ra bur­gue­sa. To­do lo con­tra­rio: la pér­di­da de los há­bi­tos bur­gue­ses im­pi­dió se­ria­men­te el pro­gre­so de los gru­pos so­cia­les más des­fa­vo­re­ci­dos. Esa ten­den­cia tam­bién ace­le­ró las con­se­cuen­cias des­truc­ti­vas del

cre­ci­mien­to del Es­ta­do de bie­nes­tar, que, al ha­cer­se car­go del apo­yo fi­nan­cie­ro de las fa­mi­lias, re­du­jo la ne­ce­si­dad de dos pa­dres. Una fuer­te nor­ma a fa­vor del ma­tri­mo­nio po­dría ha­ber mi­ti­ga­do es­te efec­to. En cam­bio, el nú­me­ro de pa­dres sol­te­ros cre­ció as­tro­nó­mi­ca­men­te, pro­du­cien­do ni­ños más pro­pen­sos al fra­ca­so aca­dé­mi­co, la adic­ción, la inac­ti­vi­dad, el cri­men y la po­bre­za”.

“Es­te pa­ra­dig­ma cul­tu­ral co­men­zó a rom­per­se a fi­na­les de la dé­ca­da de los se­sen­ta. Se pro­du­jo una im­por­tan­te com­bi­na­ción de fac­to­res - la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca, la píl­do­ra, la ex­pan­sión de la edu­ca­ción su­pe­rior y las dudas en torno a la gue­rra de Viet­nam- que alen­ta­ron un ideal an­ti­au­to­ri­ta­rio, ado­les­cen­te y de rea­li­za­ción de de­seos: se­xo, dro­gas y rock and roll, al­go que era in­digno e im­prac­ti­ca­ble pa­ra una so­cie­dad adul­ta ma­du­ra y prós­pe­ra. Así se pro­du­jo en es­ta era el co­mien­zo de una po­lí­ti­ca de iden­ti­dad que con­vir­tió las as­pi­ra­cio­nes de los lí­de­res de los de­re­chos ci­vi­les, co­mo el Re­ve­ren­do Mar­tin Lut­her King Jr, en ob­se­sio­nes so­bre la ra­za, la et­nia, el gé­ne­ro y, en es­tos mo­men­tos, por la pre­fe­ren­cia se­xual”.

“Y aque­llos adul­tos con in­fluen­cia so­bre la cul­tu­ra, por una va­rie­dad de ra­zo­nes, aban­do­na­ron su pa­pel co­mo de­fen­so­res de la res­pe­ta­bi­li­dad, la cortesía y los va­lo­res. Co­mo con­se­cuen­cia de es­to, la con­tra­cul­tu­ra avan­zó mu­cho, par­ti­cu­lar­men­te en­tre los es­cri­to­res, ar­tis­tas, ac­to­res y pe­rio­dis­tas, que dis­fru­ta­ban de la li­be­ra­ción de las li­mi­ta­cio­nes con­ven­cio­na­les y mien­tras tan­to con­ver­tían a Es­ta­dos Uni­dos en una con­de­na y con­se­guían que re­vi­sar los crímenes del país fue­ra un mar­ca­dor de cla­se de vir­tud y so­fis­ti­ca­ción”.

“To­das las cul­tu­ras no son igua­les. O al me­nos no son igua­les en la pre­pa­ra­ción de las per­so­nas pa­ra ser pro­duc­ti­vas en una eco­no­mía avan­za­da. La cul­tu­ra de los in­dios de las lla­nu­ras se di­se­ñó pa­ra los ca­za­do­res nó­ma­das, pe­ro no es ade­cua­da pa­ra un país del pri­mer mun­do, del si­glo XXI. Tam­po­co son ade­cua­dos los há­bi­tos mo­no­pa­ren­ta­les y an­ti­so­cia­les

que pre­va­le­cen en­tre al­gu­nos blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra; la cul­tu­ra del rap “an­ti-blan­cos” de los ne­gros del cen­tro de las ciu­da­des; las ideas an­ti­asi­mi­la­ción ga­nan te­rreno en­tre al­gu­nos in­mi­gran­tes his­pa­nos. Es­tas orien­ta­cio­nes cul­tu­ra­les no solo son in­com­pa­ti­bles con lo que re­quie­re una eco­no­mía de li­bre mer­ca­do avan­za­da y una de­mo­cra­cia via­ble, sino que tam­bién son des­truc­ti­vas pa­ra la so­li­da­ri­dad y la re­ci­pro­ci­dad en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses. Si el guión cul­tu­ral bur­gués - que la cla­se me­dia-al­ta to­da­vía si­gue en gran me­di­da, aun­que va­ci­la en pre­di­car­lo - no pue­de ser am­plia­men­te res­ta­ble­ci­do, es muy pro­ba­ble que las co­sas em­peo­ren pa­ra to­dos no­so­tros”.

“¿La re­in­cor­po­ra­ción de las nor­mas bur­gue­sas por par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses co­mu­nes y co­rrien­tes que los aban­do­na­ron re­du­ci­ría sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las pa­to­lo­gías de nues­tra so­cie­dad? Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra creer­lo. En­tre aque­llos que ac­tual­men­te si­guen los vie­jos pre­cep­tos, in­de­pen­dien­te­men­te de su ni­vel de edu­ca­ción o afluen­cia, la ta­sa de ho­mi­ci­dios es pe­que­ña, la adic­ción a los opiá­ceos es ra­ra y las ta­sas de po­bre­za son ba­jas. Aque­llos que vi­ven se­gún las sim­ples re­glas que la ma­yo­ría de la gen­te so­lía acep­tar, pue­den no ter­mi­nar sien­do ri­cos o te­ner tra­ba­jos de eli­te, pe­ro sus vi­das irán me­jor o mu­cho me­jor de lo que lo ha­cen aho­ra. To­das las es­cue­las y ve­cin­da­rios se­rían mu­cho más se­gu­ros y agra­da­bles. Más es­tu­dian­tes de to­dos los ám­bi­tos de la vi­da se­rían edu­ca­dos pa­ra el em­pleo cons­truc­ti­vo y la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca”.

“Pe­ro res­tau­rar la he­ge­mo­nía de la cul­tu­ra bur­gue­sa re­que­ri­rá que los ár­bi­tros de la cul­tu­ra -los aca­dé­mi­cos, los me­dios y Holly­wood- re­nun­cien a las po­lé­mi­cas de agra­vios mul­ti­cul­tu­ra­les y a su pre­ten­sión de de­fen­der a los opri­mi­dos. En lu­gar de ata­car la cul­tu­ra bur­gue­sa, de­be­rían vol­ver a la postura de su ce­le­bra­ción, co­mo su­ce­día en la dé­ca­da de 1950”.

(1) Fuen­te del ar­tícu­lo: http://www.philly.com/philly/opi­nion/com­men­tary/pa­ying-the-pri­ce-for-break­down-of-the-countrys-bour­geo­is-cul­tu­re20170809.html

Pie de fo­to: Amy Wax y Larry Ale­xan­der / Ima­gen: Twit­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.