En torno a la iz­quier­da ra­di- cal y la si­tua­ción ac­tual de Es­pa­ña

Naves en Llamas - - !ENSAYO! - " Pedro Carlos Gon­zá­lez Cue­vas. His­to­ria­dor. Pro­fe­sor Ti­tu­lar de His­to­rias de las Ideas Po­lí­ti­cas y de His­to­ria del Pen­sa­mien­to Es­pa­ñol en la UNED

1. Una cri­sis glo­bal

Na­die du­da ya que el ré­gi­men po­lí­ti­co na­ci­do en 1978 pa­de­ce hoy un gra­ve pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción. Tras la eta­pa de go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro mu­chas de las cer­te­zas so­bre la su­pues­ta es­ta­bi­li­dad so­cial y po­lí­ti­ca es­pa­ño­la se eva­po­ra­ron. Na­tu­ral­men­te, no sos­te­ne­mos que Ro­drí­guez Za­pa­te­ro sea el prin­ci­pal cul­pa­ble de la cri­sis glo­bal que nos ate­na­za. Siem­pre se­rá pre­ci­so, en his­to­ria y en el aná­li­sis po­lí­ti­co, no con­fun­dir la chis­pa con el com­bus­ti­ble. Y es que el pro­ce­so de tran­si­ción

1 Au­gus­to del No­ce, L´epo­que de la sé­cu­la­ri­sa­tion. Pa­rís, 2001, pp. 146 ss.

ha­cia el Es­ta­do de par­ti­dos se hi­zo con unos mol­des muy frá­gi­les e im­pro­vi­sa­dos, pe­ro las ma­yo­rías ab­so­lu­tas y una cier­ta pru­den­cia po­lí­ti­ca en al­gu­nos di­ri­gen­tes del PP y del PSOE ocul­ta­ron la pre­ca­rie­dad de ta­les fun­da­men­tos. Tu­vo que ve­nir, y pa­ra colmo al so­cai­re de un bru­tal aten­ta­do te­rro­ris­ta, un ilu­mi­na­do tor­pe co­mo Ro­drí­guez Za­pa­te­ro pa­ra que des­cu­brié­ra­mos fi­nal­men­te lo pre­ca­rio de nues­tra si­tua­ción. Y es que su in­sis­ten­cia en la re­for­ma del Es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña, su pro­yec­to de Me­mo­ria His­tó­ri­ca y su de­plo­ra­ble ig­no­ran­cia en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les fue­ron fac­to­res de in­du­da­ble im­por­tan­cia en el agra­va­mien­to de la cri­sis.

Al­gu­nos de los pro­ble­mas que se creían su­pe­ra­dos en esa nue­va Es­pa­ña sa­lie­ron a la luz con sin­gu­lar vi­ru­len­cia. La cues­tión re­li­gio­sa con­ti­nua­ba vi­gen­te, ya que el en­fren­ta­mien­to en­tre ca­tó­li­cos y lai­cis­tas per­ma­ne­cían, aun­que am­bos gru­pos fue­sen mi­no­ri­ta­rios. En la so­cie­dad es­pa­ño­la el pro­ce­so de “irre­li­gión na­tu­ral”, es de­cir, una ac­ti­tud es­pi­ri­tual ca­rac­te­ri­za­da por un “re­la­ti­vis­mo ab­so­lu­to, por el que to­das las ideas se ven co­mo en re­la­ción con la si­tua­ción psi­co­ló­gi­ca y so­cial de quien la afir­ma, y por lo tan­to, co­mo va­lo­ra­bles des­de un pun­to de vis­ta uti­li­ta­rio, de es­tí­mu­lo pa­ra la vi­da”, es hoy muy in­ten­so1. Sin du­da, la es­pa­ño­la es una de las so­cie­da­des más se­cu­la­ri­za­das de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, el lai­cis­mo o, me­jor di­cho, el an­ti­cle­ri­ca­lis­mo si­gue sien­do una de las se­ñas de iden­ti­dad de las iz­quier­das es­pa­ño­las, al igual que la crí­ti­ca a la Igle­sia ca­tó­li­ca. Tam­po­co pa­re­ce que el te­ma de la for­ma de go­bierno ha­ya en­con­tra­do, no ya una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va, sino, por lo me­nos, du­ra­de­ra. En ju­nio de 2014, Juan Carlos I tu­vo que ab­di­car en su hi­jo Fe­li­pe VI. La ins­ti­tu­ción y la fi­gu­ra del mo­nar­ca fue­ron in­ca­pa­ces de re­sis­tir la ero­sión de las crí­ti­cas de que fue­ron ob­je­to por su tor­men­to­sa vi­da pri­va­da y por la co­rrup­ción que ha­bía ca­rac­te­ri­za­do a no po­cos miem­bros de la Fa­mi­lia Real. La in­fan­ta Cris­ti­na fue fi­nal­men­te impu­tada por su im­pli­ca­ción en

2 Véa­se Da­niel Barredo, El ta­bú real. La ima­gen de la Monarquía en cri­sis. Bar­ce­lo­na, 2013. 3 Público, 18-II-2014. 4 “El fra­ca­so de la des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca”, Re­vis­ta de Oc­ci­den­te nº 416, ene­ro 2016, pp. 539. 5 Ig­na­cio Sotelo, Es­pa­ña a la sa­li­da de la cri­sis. La so­cie­dad dual del ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro. Bar­ce­lo­na, 2014, pp. 88 ss.

el ca­so Nóos. Lue­go, se­ría ab­suel­ta, no así su ma­ri­do Iña­ki Ur­dan­ga­rin, pe­ro hu­bo de pa­sar por las hor­cas cau­di­nas de apa­re­cer an­te un tri­bu­nal. El ta­bú de la Monarquía, que ha­bía ca­rac­te­ri­za­do a to­do el pe­río­do his­tó­ri­co que arran­ca de la muer­te del ge­ne­ral Fran­co, se ha­bía es­fu­ma­do2. En fe­bre­ro de 2014 ha­bía sa­li­do a la luz un Ma­ni­fies­to del Mun­do In­te­lec­tual y Aca­dé­mi­co por la III Re­pú­bli­ca, en el que se con­si­de­ra­ba “ob­so­le­ta” la Monarquía y se le acu­sa­ba de ser una ins­ti­tu­ción im­pues­ta por “el dic­ta­dor”3. Y la me­jor for­ma de ma­ni­fes­tar la opo­si­ción al ré­gi­men ac­tual, es­pe­cial­men­te en la ju­ven­tud, ha si­do, y es, sa­car a la ca­lle la ban­de­ra de la II Re­pú­bli­ca. Además, en esos mis­mos mo­men­tos, se asis­tió, con la cri­sis ca­ta­la­na, co­mo pu­so de re­lie­ve Jo­sé Ra­món Pa­ra­da, al fra­ca­so del mo­de­lo de des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca4. Y es que el mo­de­lo au­to­nó­mi­co no só­lo no ha con­se­gui­do in­te­grar a los na­cio­na­lis­mos pe­ri­fé­ri­cos ca­ta­lán y vas­co, sino que ha fa­vo­re­ci­do las ten­den­cias cen­trí­fu­gas, e im­pli­ca unos cos­tes ex­ce­si­vos que lo ha­cen, a me­dio pla­zo, in­via­ble. Su dia­léc­ti­ca in­trín­se­ca lle­va a la con­fe­de­ra­li­za­ción y lue­go a la frag­men­ta­ción del Es­ta­do5. Por otra par­te, el sis­te­ma po­lí­ti­co ac­tual ha si­do in­ca­paz de crear una sim­bo­lo­gía in­te­gra­do­ra co­mo ex­pre­sión de la uni­dad na­cio­nal. En re­la­ción al mo­de­lo eco­nó­mi­co, el Es­ta­do be­ne­fac­tor ha sa­li­do muy da­ña­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca y ha mos­tra­do su impotencia a la ho­ra de ga­ran­ti­zar el ni­vel de em­pleo y de evi­tar las dis­fun­cio­nes más do­lo­ro­sas de­bi­das al pa­ro, la enfermedad, la in­va­li­dez o la ve­jez. Es­pa­ña es igual­men­te uno de los paí­ses eu­ro­peos que más se ha desin­dus­tria­li­za­do, pa­san­do de un 39% del PIB en 1975 a un 19% en la ac­tua­li­dad. A ello se une el deno-

6 Ale­jan­dro Ma­ca­rrón, El sui­ci­dio de­mo­grá­fi­co es­pa­ñol. Ma­drid, 2011. 7 Véa­se Car­lo Ga­lli, El ma­les­tar en la de­mo­cra­cia. Mé­xi­co, 2013. Da­ni­lo Zo­lo, De­mo­cra­cia y com­ple­ji­dad. Un en­fo­que rea­lis­ta. Buenos Aires, 1994. Guy Her­met, El in­vierno de la de­mo­cra­cia. Au­ge y de­ca­den­cia del go­bierno del pue­blo. Ma­drid, 2008. Wolf­gang Streeck, ¿Có­mo ter­mi­na­rá el ca­pi­ta­lis­mo?. En­sa­yos so­bre un sis­te­ma en de­ca­den­cia. Ma­drid, 2017. Ma­nuel Cas­tells, Rup­tu­ra. La cri­sis de la de­mo­cra­cia li­be­ral. Ma­drid, 2017. 8 Véa­se Luis de Ve­las­co y Jo­sé Antonio Gim­ber­nat, La de­mo­cra­cia pla­na. Ma­drid, 1999. Ma­nuel Ra­mí­rez, Es­pa­ña de cer­ca. Re­fle­xio­nes so­bre vein­ti­cin­co años de de­mo­cra­cia. Ma­drid, 2003. Jo­sé Ra­món Ca­pe­lla (ed.), Las som­bras del sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol. Ma­drid, 2003. Gus­ta­vo Bueno, Pan­fle­to so­bre la de­mo­cra­cia real­men­te exis­ten­te. Ma­drid, 2004. 9 Wolf­gang Streeck, ¿Có­mo ter­mi­na­rá el ca­pi­ta­lis­mo?..., pp. 97 ss. Co­lin Crouch, “La do­ble cri­sis de la so­cial­de­mo­cra­cia”, en Ma­nuel Cas­tells et al. (ed.), La cri­sis de Eu­ro­pa. Ma­drid, 2018, pp. 429-466.

mi­na­do “in­vierno de­mo­grá­fi­co es­pa­ñol”, que po­ne en cues­tión la con­ti­nui­dad so­cial, cul­tu­ral y los fun­da­men­tos del Es­ta­do be­ne­fac­tor6. Al mis­mo tiem­po, se ahon­da­ba en la cri­sis de re­pre­sen­ta­ción del ré­gi­men po­lí­ti­co es­pa­ñol. Hoy, el mo­de­lo de de­mo­cra­cia li­be­ral –al que se­ría me­jor con­cep­tua­li­zar co­mo Es­ta­do de par­ti­dos- se de­ba­te en una de las cri­sis más gra­ves de su his­to­ria en la ma­yo­ría de las so­cie­da­des desa­rro­lla­das, a causa, en­tre otras co­sas, del pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y el cues­tio­na­mien­to del mo­de­lo de Es­ta­do-na­ción7. En el ca­so es­pa­ñol, el sis­te­ma po­lí­ti­co ha si­do pre­sen­ta­do, por no po­cos ana­lis­tas, y so­bre to­do an­te las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, co­mo un sis­te­ma plano y par­ti­to­crá­ti­co8. En es­te con­tex­to eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y cul­tu­ral, la so­cial­de­mo­cra­cia, uno de los pi­la­res de los ac­tua­les re­gí­me­nes eu­ro­peos, apa­re­cía co­mo una ten­den­cia y un pro­yec­to ob­so­le­to, aca­ba­do, so­bre to­do por las con­se­cuen­cias de la glo­ba­li­za­ción y del triun­fo del neo­li­be­ra­lis­mo9.

10 So­bre es­te te­ma, véa­se Phi­lip­pe Ray­mond, L´ex­tre­me gau­che plu­ri­el. En­tre la dé­mo­cra­tie ra­di­ca­les et la re­vo­lu­tion. Cal­va­dos, 2006, pp. 111 ss. 11 Las vo­ces del 15-M. Bar­ce­lo­na, 2011. 12 Ma­nuel Cas­tells, De la cri­sis eco­nó­mi­ca a la cri­sis po­lí­ti­ca. Una mi­ra­da crí­ti­ca. Bar­ce­lo­na, 2016, p. 266.

Al ca­lor de to­do es­te pro­ce­so, cre­cía una iz­quier­da ra­di­cal, es de­cir, re­vo­lu­cio­na­ria10 que lue­go fue re­pre­sen­ta­da por el par­ti­do Po­de­mos, cu­yos pri­me­ros atis­bos pu­die­ron per­ci­bir­se en los su­ce­sos ocu­rri­dos a par­tir del 15 de ma­yo de 2011, don­de se hi­cie­ron ex­plí­ci­tos y vi­si­bles los ma­les­ta­res de un im­por­tan­te sec­tor de la po­bla­ción, y so­bre to­do de una ju­ven­tud mal­tra­ta­da por el pa­ro y la in­se­gu­ri­dad vi­tal, sin pro­yec­to de vi­da. En Ma­drid, el 17 de ma­yo se es­ce­ni­fi­có la pro­tes­ta en la Puer­ta del Sol, cuan­do cien­tos de per­so­nas ins­ta­la­ron sus tien­das de cam­pa­ña y se que­da­ron a dormir allí a lo lar­go de va­rios días. Una enor­me pan­car­ta, de con­te­ni­do ra­di­cal y re­mi­nis­cen­cias fren­te­po­pu­lis­tas, apa­re­cía en las pa­re­des del re­cin­to: “Ma­drid se­rá la tum­ba del neo­li­be­ra­lis­mo. No pa­sa­rán”11. Así, de es­ta ma­ne­ra, Do­lo­res Ibá­rru­ri, La Pa­sio­na­ria, re­vi­vía en su es­pí­ri­tu por las ca­lles de Ma­drid. Un so­ció­lo­go ra­di­cal co­mo Ma­nuel Cas­tells no du­da­ba en ce­le­brar una cri­sis que aca­ba­ba con la es­ta­bi­li­dad so­cial y po­lí­ti­ca: “Y cuan­do la so­cie­dad se trans­for­ma, no hay Cons­ti­tu­ción que val­ga, ni bi­par­ti­dis­mo que re­sis­ta”12.

El re­sul­ta­do de las elec­cio­nes al Par­la­men­to eu­ro­peo mos­tró la ca­pa­ci­dad de la iz­quier­da ra­di­cal pa­ra ca­pi­ta­li­zar di­cho pro­ce­so. El au­men­to del por­cen­ta­je de vo­tos de la coa­li­ción Iz­quier­da Uni­da y, so­bre to­do, la arro­lla­do­ra sa­li­da a la luz de Po­de­mos, con un mi­llón dos­cien­tos mil vo­tos y cin­co dipu­tados, era una cla­ra mues­tra de ello. En las elec­cio­nes de di­ciem­bre de 2015, Po­de­mos con­si­guió cua­ren­ta y cua­tro dipu­tados en el Con­gre­so, si bien for­mó gru­po par­la­men­ta­rio con En Co­mú Po­dem y En Ma­rea, con­vir­tién­do­se, en tan po­co tiem­po, en el ter­cer gru­po par­la­men­ta­rio de la Cá­ma­ra, con 69 dipu­tados. Con­vo­ca­das nue­vas elec­cio­nes

13 Véa­se Ig­na­cio To­rre­blan­ca, Asal­tar los cie­los. Po­de­mos o la po­lí­ti­ca des­pués de la cri­sis. Bar­ce­lo­na, 2015. Ma­nuel Cas­tells, “De la cri­sis al mo­vi­mien­to so­cial y al cam­bio po­lí­ti­co”, en Ma­nuel Cas­tells el al. (eds.), La cri­sis de Eu­ro­pa. Ma­drid, 2018, pp. 483-515. 14 Jo­sé Antonio Gó­mez Yá­ñez, “De re­pen­te un ex­tra­ño: Po­de­mos”, El País, 9-VI-2014. 15 Karl Marx-Federico En­gels, El ma­ni­fies­to co­mu­nis­ta. Ma­drid, 1976, p. 1.

pa­ra el 26 de ju­nio de 2016, en las que Iz­quier­da Uni­da en­tró a for­mar par­te de la coa­li­ción elec­to­ral Uni­dos Po­de­mos, que, jun­to a En Co­mú Po­dem, En Ma­rea y Com­pro­mís, ob­tu­vo 71 dipu­tados. Además, en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les con­si­guió, gra­cias a pac­tos con di­ver­sas fuer­zas po­lí­ti­cas, en­tre ellas el PSOE, las es­tra­té­gi­cas al­cal­días de Ma­drid, con Ma­nue­la Car­me­na, y Bar­ce­lo­na, con Ada Co­lau. In­clu­so es­tu­vo a pun­to de com­par­tir go­bierno con el PSOE de Pedro Sán­chez Cas­te­jón13.

En un pri­mer aná­li­sis, Po­de­mos ha si­do de­fi­ni­do co­mo la ex­pre­sión de una ge­ne­ra­ción y de unos sec­to­res so­cia­les que se ha­bían que­da­do sin re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y que han pues­to so­bre la me­sa “su pro­ble­ma”, es de­cir, el de la so­cie­dad es­pa­ño­la, con una eco­no­mía in­efi­caz y un mo­de­lo so­cial que agra­va las de­sigual­da­des, mien­tras el país se des­li­za pe­li­gro­sa­men­te ha­cia la pe­ri­fe­ria del mun­do desa­rro­lla­do. Su ba­se so­cial se re­clu­ta en­tre pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios que as­pi­ran a tra­ba­jos es­ta­bles; un sec­tor de los ma­yo­res de cin­cuen­ta años ate­mo­ri­za­do por su po­si­ble ex­pul­sión del tra­ba­jo; y jó­ve­nes pa­ra­dos y em­plea­dos a tiem­po par­cial14. Por tan­to, un fan­tas­ma re­co­rre Es­pa­ña: la iz­quier­da ra­di­cal. Sin em­bar­go, es­te fan­tas­ma no se ha visto obs­ta­cu­li­za­do, en su desarrollo, por nin­gu­na “san­ta jau­ría”15, sino que ha dis­fru­ta­do de un in­creí­ble apo­yo me­diá­ti­co. Su lí­der, Pa­blo Igle­sias Tu­rrión, se con­vir­tió, en muy po­co tiem­po, en la es­tre­lla me­diá­ti­ca por ex­ce­len­cia, so­bre to­do en La Sex­ta; y lo mis­mo ocu­rrió con no po­cos de sus acó­li­tos co­mo Íñi­go Erre­jón, Ta­nia Sán­chez, Ca­ro­li­na Bes­can­sa, o el pro­pio lí­der de Iz­quier­da Uni­da Al­ber­to Gar­zón.

16 ABC, 22-X-2013. 17 ABC, 13-VIII-2013.

Y es que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la que más lla­ma mi aten­ción –y no só­lo la mía, des­de lue­go- es el plus de le­gi­ti­mi­dad que dis­fru­ta, en nues­tro país, la ex­tre­ma iz­quier­da en to­das sus va­rian­tes y fa­ce­tas. No de­be­mos ol­vi­dar que Iz­quier­da Uni­da aplau­dió la le­ga­li­za­ción de Bil­du, Sor­tu y Amaiur. Y que ha ce­le­bra­do con en­tu­sias­mo la abo­li­ción del la de­no­mi­na­da “doc­tri­na Pa­rot” por par­te del Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go. A ese res­pec­to, el dipu­tado de Iz­quier­da Uni­da Al­ber­to Gar­zón ca­li­fi­có la sen­ten­cia de “bue­na no­ti­cia”, ar­gu­men­tan­do que “las le­yes se han de re­dac­tar pro­cu­ran­do ba­sar­se en la ra­zón y en los de­re­chos hu­ma­nos; no en el odio, co­mo se acos­tum­bra en es­te país”. En si­mi­lar lí­nea, el tam­bién dipu­tado de Iz­quier­da Uni­da, Gas­par Lla­ma­za­res pi­dió al go­bierno que aca­te un fa­llo que es­tá “ajustado a De­re­cho”. La sen­ten­cia, di­jo, aver­güen­za al go­bierno e ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Su­pre­mo y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que, a jui­cio del po­lí­ti­co co­mu­nis­ta, han su­fri­do un gran “va­ra­pa­lo”16. Tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar las sim­pa­tías de los miem­bros de Iz­quier­da Uni­da y aho­ra Po­de­mos por los re­gí­me­nes de Fi­del Cas­tro Ruz y de Hugo Chá­vez Frías. Su­bli­me fue, en ese sen­ti­do, el con­te­ni­do de la car­ta de fe­li­ci­ta­ción por su cum­plea­ños que Jo­sé Luis Cen­te­lla, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCE, en­vió, en nom­bre de to­do su gru­po, a Cas­tro Ruz, desean­do que “si­ga pre­sen­te en la lu­cha con­tra el im­pe­ria­lis­mo”17.

Lo cual no im­pi­de, más bien al con­tra­rio, a los co­mu­nis­tas y al con­jun­to de la ex­tre­ma iz­quier­da dic­tar nor­mas de obli­ga­do cum­pli­mien­to al res­to de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Mien­tras nues­tra prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te ex­tre­ma de­re­cha es ob­je­to de uni­ver­sal con­de­na, la iz­quier­da co­mu­nis­ta y ra­di­cal, por­ta­voz de una tra­di­ción po­lí­ti­ca y de un pro­yec­to po­lí­ti­co ge­no­ci­da, que ha pro­pi­cia­do el ex­ter­mi­nio de va­rios mi­llo­nes de per­so­nas y la per­ma­nen­te rui­na so­cial, eco­nó­mi­ca y mo­ral de las so­cie­da­des don­de

18 Véa­se Ar­nold Geh­len, Mo­ral e hi­per­mo­ral. Río de Janeiro, 1984. 19 Al­mu­de­na Gran­des-Gas­par Lla­ma­za­res, Al rojo vi­vo. Un diá­lo­go so­bre la iz­quier­da de hoy. Ma­drid, 2008, pp. 143-144.

ha ejer­ci­do su do­mi­nio, se per­mi­te dar lec­cio­nes de to­le­ran­cia y de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. In­creí­ble, pe­ro cier­to. Sin du­da, Es­pa­ña si­gue sien­do di­fe­ren­te. Y es que, en nues­tro país, la pro­pia con­de­na su­ma­ria del ré­gi­men de Fran­co, ha fa­vo­re­ci­do la he­ge­mo­nía ideo­ló­gi­ca e in­clu­so mo­ral no só­lo de la iz­quier­da so­cia­lis­ta, sino de la co­mu­nis­ta. La “ima­gen” monstruosa que del “fran­quis­mo” se ha ofre­ci­do so­bre to­do a la ju­ven­tud ha con­tri­bui­do a le­gi­ti­mar cual­quier op­ción an­ti­fran­quis­ta por pe­li­gro­so que sea su con­te­ni­do. Por ello, no hay du­da de que la ex­tre­ma iz­quier­da, re­pre­sen­ta­da so­bre to­do por la coa­li­ción Iz­quier­da Uni­da y por Po­de­mos, ha con­se­gui­do, a di­fe­ren­cia de los res­tos del fran­quis­mo, ar­ti­cu­lar una es­pe­cie de hi­per­mo­ral18, una nue­va mo­ral acor­de con su pro­yec­to po­lí­ti­co, que le ha per­mi­ti­do aten­tar con­tra los prin­ci­pios mo­ra­les más ele­men­ta­les de la vi­da en so­cie­dad y, además, con la con­cien­cia tran­qui­la. Só­lo des­de es­te con­tex­to, pue­de en­ten­der­se el con­te­ni­do de las de­cla­ra­cio­nes de la co­no­ci­da no­ve­lis­ta Al­mu­de­na Gran­des: “He te­ni­do que es­tar seis años le­yen­do li­bros de His­to­ria con­tem­po­rá­nea, al pre­pa­rar mi úl­ti­ma no­ve­la, pa­ra dar­me cuen­ta de que de ver­dad hay gen­te a la que le pe­sa la caí­da del Mu­ro, que se po­ne fre­né­ti­ca por des­mar­car­se de los paí­ses del so­cia­lis­mo real, cuan­do nues­tra tra­di­ción es ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­ta, Aquí el PCE no fue un par­ti­do que tu­vie­ra nada que ver con las pur­gas de Sta­lin, ni con el so­cia­lis­mo real. Fue un par­ti­do de opo­si­ción, el par­ti­do que man­tu­vo en­cen­di­da la luz de la de­mo­cra­cia du­ran­te trein­ta y siete años de dic­ta­du­ra, y es esa es la ver­dad. Hay una tra­di­ción de uni­dad, dis­ci­pli­na, ge­ne­ro­si­dad, de­seos de ser úti­les y res­pon­sa­bi­li­dad que me­re­ce la pe­na reivin­di­car”19.

¿Ha­bían leí­do ustedes en al­gu­na oca­sión em­bus­tes de tal en­ver­ga­du­ra?. Por po­ner al­gu­nos ejem­plos pal­ma­rios, ¿no tu­vo nada que ver el PCE,

20 Ibi­dem, p. 73. 21 Emi­lio Sil­va, “Mo­vi­mien­to me­mo­ria­lis­ta”, en Dic­cio­na­rio de me­mo­ria his­tó­ri­ca. Ma­drid, 2011, pp. 69 ss.

du­ran­te la gue­rra ci­vil, con el ase­si­na­to de An­drés Nin?. ¿Tam­po­co tu­vo nada que ver en el desarrollo de las ma­sa­cres de Pa­ra­cue­llos del Ja­ra­ma y To­rre­jón de Ar­doz?. ¿Y en el ge­no­ci­dio ecle­siás­ti­co?. A ese res­pec­to, me re­sul­ta di­fí­cil dis­cer­nir qué re­sul­ta más por­no­grá­fi­co en la obra de la se­ño­ra Gran­des, si su li­bro Las eda­des de Lu­lú, sus no­ve­las pseu­do­his­tó­ri­cas o sus opi­nio­nes po­lí­ti­cas.

No re­sul­ta tam­po­co ex­tra­ño, en es­te con­tex­to, que el inevi­ta­ble Gas­par Lla­ma­za­res se sin­tie­ra or­gu­llo­so del pa­pel de Iz­quier­da Uni­da en la ela­bo­ra­ción de la tris­te­men­te cé­le­bre Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, que, se­gún él, ha sig­ni­fi­ca­do, “un pa­so de gi­gan­te en la re­cu­pe­ra­ción de la me­mo­ria de­mo­crá­ti­ca, eso sí, si sa­be­mos man­te­ner la ini­cia­ti­va y el pen­sa­mien­to crí­ti­co”. “Por pri­me­ra vez por Ley, y des­pués de trein­ta años de de­mo­cra­cia, se con­de­na el fran­quis­mo. Por pri­me­ra vez, se re­co­no­ce so­lem­ne­men­te a to­dos aque­llos que lu­cha­ron fren­te al fascismo y por la libertad y por pri­me­ra vez tam­bién se des­le­gi­ti­ma to­do el an­da­mia­je pseu­do­ju­rí­di­co de los jui­cios in­qui­si­to­ria­les de los tri­bu­na­les fran­quis­tas”20. No de­be­mos ol­vi­dar que, si he­mos de creer a En­ri­que Sil­va, los pri­me­ros in­ten­tos de ar­ti­cu­lar un mo­vi­mien­to en pro de la me­mo­ria his­tó­ri­ca, me­dian­te la crea­ción de un Tri­bu­nal In­ter­na­cio­nal con­tra los Crímenes del Fran­quis­mo, fue pro­mo­vi­do por el PCE (mar­xis­ta-le­ni­nis­ta) en oc­tu­bre de 197821.

Una es­tra­te­gia po­lí­ti­co-in­te­lec­tual que ha si­do muy bien ana­li­za­da por el fi­ló­so­fo ale­mán Pe­ter Slo­ter­dijk: “No se di­ce nada exa­ge­ra­do si se de­sig­na la hui­da de la iz­quier­da ra­di­cal al <an­ti­fas­cis­mo> co­mo la ma­nio­bra más exi­to­sa des­de el pun­to de vis­ta de la po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca del si­glo XX (…) Se in­ven­tó una al­ta ma­te­má­ti­ca mo­ral se­gún la cual tie­ne que pa­sar

22 Pe­ter Sol­ter­dijk, Ira y tiem­po. Ma­drid, 2010, pp. 200-202 y 199. 23 El País, 29-X-2009. 24 György Lu­kács, “La mi­sión mo­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta”, en Tác­ti­ca y éti­ca. Es­cri­tos tem­pra­nos (1919-1920). Buenos Aires, 2005, pp. 77-79.

co­mo inocen­te quien pue­da de­mos­trar que otro ha si­do más cri­mi­nal que él mis­mo. Gra­cias a se­me­jan­tes cálcu­los, Hitler avan­zó has­ta con­ver­tir­se en sal­va­dor de la con­cien­cia”. Y con­cluía: “To­da­vía el público no ha to­ma­do co­no­ci­mien­to de que el <cla­sis­mo> pre­va­le­ce so­bre el <ra­cis­mo> en lo que se re­fie­re a la li­be­ra­ción de ener­gías ge­no­ci­das en el si­glo XX”22.

Ló­gi­ca­men­te, en el PCE, y en el con­jun­to de las iz­quier­das es­pa­ño­las, la au­to­crí­ti­ca bri­lla por su au­sen­cia. En la clau­su­ra de su XVIII Con­gre­so, Jo­sé Luis Cen­te­lla, el fer­vien­te ad­mi­ra­dor de Fi­del Cas­tro Ruz, ma­ni­fes­tó su in­que­bran­ta­ble vo­lun­tad de de­fen­sa de las se­ñas de iden­ti­dad de su or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, de cu­ya tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca se mos­tra­ba or­gu­llo­so: “El Par­ti­do Co­mu­nis­ta reivin­di­ca su pa­sa­do he­roi­co y no te­ne­mos que aver­gon­zar­nos ni pe­dir per­dón por nada, sino que hay que lu­char pa­ra que no nos qui­ten la me­mo­ria”23.

En reali­dad, nada de es­to re­sul­ta no­ve­do­so. Es­te ti­po de hi­per­mo­ral se en­cuen­tra ya pre­sen­te en los pri­me­ros es­cri­tos mar­xis­tas del fi­ló­so­fo György Lu­kács, quien, a la al­tu­ra de 1920, ha­cía re­fe­ren­cia a la “mi­sión mo­ral” del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, ba­sa­da en “una fe”, “que nun­ca pue­de ser con­mo­vi­da ni por la len­ti­tud de su rea­li­za­ción, ni por las cir­cuns­tan­cias a me­nu­do más que ad­ver­sas a las que de­be en­fren­tar­se; el ver­da­de­ro re­vo­lu­cio­na­rio asume to­do es­to, y nun­ca per­mi­te que to­das es­tas per­tur­ba­cio­nes y obs­tácu­los le ha­gan per­der de vis­ta su me­ta y los in­di­cios de apro­xi­ma­ción”. “La tran­si­ción de la so­cie­dad vie­ja a la nue­va no sig­ni­fi­ca, sin em­bar­go, una trans­for­ma­ción pu­ra­men­te eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal, sino tam­bién una trans­for­ma­ción mo­ral”24. Muy cer­ca de es­ta pers­pec­ti­va,

25 Al­ber­to Gar­zón, Por qué soy co­mu­nis­ta. Una re­fle­xión so­bre los nuevos re­tos de la iz­quier­da. Bar­ce­lo­na, 2017, p. 21.

aun­que no exis­te cons­tan­cia de que ha­ya leí­do al fi­ló­so­fo hún­ga­ro, se en­cuen­tra Al­ber­to Gar­zón, lí­der de Iz­quier­da Uni­da y pro­mi­nen­te alia­do de Po­de­mos. Co­mo ya he­mos visto en Cen­te­lla o Lla­ma­za­res, en Gar­zón no exis­te el me­nor atis­bo de au­to­crí­ti­ca. To­do lo con­tra­rio. Se­gún él, “de to­das las gran­des ideas que ha te­ni­do aque­lla par­te de la hu­ma­ni­dad su­frien­te y pen­san­te, el co­mu­nis­mo ha si­do una de las me­jo­res”; y que el co­mu­nis­mo es hoy “más ne­ce­sa­rio que nun­ca”, por­que “mi­llo­nes de per­so­nas (…) en nom­bre del co­mu­nis­mo (…) con­quis­ta­ron los de­re­chos so­cia­les que hoy pue­den pa­re­cer caí­dos del cie­lo, co­mo el de­re­cho al tra­ba­jo digno, los servicios pú­bli­cos, el su­fra­gio uni­ver­sal, la edu­ca­ción pú­bli­ca de calidad o la pro­pia de­mo­cra­cia”25. Co­mo cual­quier per­so­na mí­ni­ma­men­te in­for­ma­da sa­be, ni la de­mo­cra­cia, ni la edu­ca­ción, ni el Es­ta­do del bie­nes­tar tie­nen nada que ver con el co­mu­nis­mo.

2. Una crí­ti­ca de la Tran­si­ción.

La iz­quier­da ra­di­cal ejer­ce una he­ge­mo­nía prác­ti­ca­men­te in­con­tes­ta­da en la his­to­rio­gra­fía, las cien­cias so­cia­les y la fi­lo­so­fía. Han si­do es­tas ten­den­cias po­lí­ti­co-in­te­lec­tua­les las que in­flu­ye­ron en ma­yor me­di­da en la pues­ta en cues­tión del mo­de­lo de tran­si­ción del ré­gi­men de Fran­co al ac­tual sis­te­ma par­ti­to­crá­ti­co. Lo que, en al­gu­na me­di­da, pue­de con­si­de­rar­se co­mo una ha­za­ña in­te­lec­tual y po­lí­ti­ca. Y es que el pro­ce­so de tran­si­ción fue, has­ta ha­ce po­co, mi­ti­fi­ca­do has­ta ex­tre­mos di­fí­cil­men­te asu­mi­bles; co­mo si de una obra so­bre­hu­ma­na se tra­ta­se. Tan­to es así que uno de los his­to­ria­do­res ofi­cia­les del ré­gi­men ac­tual, el de­mo­cris­tiano Ja­vier Tu­sell Gó­mez –fa­lle­ci­do en 2005-, lo ele­vó a ele­men­to fun­da­dor de la na­ción es­pa­ño­la ac­tual. Pa­ra es­te his­to­ria­dor, la so­cie­dad es­pa­ño­la no po­día ba­sar su or­gu­llo en una his­to­ria re­ple­ta de con­flic­tos, ni en la reivin­di­ca­ción de Gi­bral­tar, ni en glo­rias le­ja­nas y dis­cu­ti­bles, sino en “la ha­za­ña his­tó-

26 “El nue­vo na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol”, El País, 29-I-2001. 27 Véa­se Pedro Carlos Gon­zá­lez Cue­vas, “El re­torno de la tra­di­ción li­be­ral-con­ser­va­do­ra”, en Ayer nº 22, 1996, pp. 71-88. 28 Ariel Jérez, “Tran­si­ción”, en Dic­cio­na­rio de me­mo­ria his­tó­ri­ca. Ma­drid, 2011, pp. 85 ss.

ri­ca de cons­truir su libertad con cos­tes so­cia­les re­du­ci­dos y sin mo­de­lo in­me­dia­to que se­guir”26.

La de­re­cha ofi­cial, re­pre­sen­ta­da por el Par­ti­do Po­pu­lar, asu­mió con to­das las con­se­cuen­cias es­ta ima­gen his­tó­ri­ca. En los es­ca­sos ór­ga­nos cul­tu­ra­les de es­te par­ti­do, la Cons­ti­tu­ción es in­ter­pre­ta­da co­mo un “tex­to sa­gra­do”; la Monarquía se con­fi­gu­ra co­mo una “ins­ti­tu­ción ejem­plar”; y el Es­ta­do de las au­to­no­mías co­mo el “or­den na­tu­ral” que con­fi­gu­ra a Es­pa­ña co­mo na­ción27. Sin em­bar­go, pa­ra un im­por­tan­te sec­tor de la iz­quier­da y, so­bre to­do, de la ex­tre­ma iz­quier­da, la Tran­si­ción ha si­do, en pa­la­bras de Ariel Jérez, la ga­ran­tía de la “he­ge­mo­nía con­ser­va­do­ra” que “ha su­mer­gi­do al cam­po pro­gre­sis­ta en una pro­fun­da depresión que al­can­za ya dos ge­ne­ra­cio­nes”, fren­te a la cual es­te au­tor ha­ce re­fe­ren­cia a ETA co­mo por­ta­voz de la “op­ción ar­ma­da”28.

La iz­quier­da so­cia­lis­ta y, so­bre to­do, la iz­quier­da ra­di­cal, gra­cias a la con­so­li­da­ción so­cial y po­lí­ti­ca de su hi­per­mo­ral, no ha du­da­do, si­guien­do esa ló­gi­ca, en so­me­ter es­ta ima­gen a una crí­ti­ca se­ve­ra y des­ca­li­fi­ca­do­ra. La eta­pa de go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro dio un sta­tus cua­sio­fi­cial a es­ta nue­va in­ter­pre­ta­ción del pa­sa­do es­pa­ñol más re­cien­te, a par­tir de su apo­yo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co a los mo­vi­mien­tos de reivin­di­ca­ción de la “me­mo­ria his­tó­ri­ca” y la pos­te­rior le­gis­la­ción al res­pec­to. To­do ello ha si­do fru­to no só­lo de una mo­vi­li­za­ción so­cial an­te­rior, sino de una la­bor cul­tu­ral e his­to­rio­grá­fi­ca pre­via. En ese pro­ce­so, han te­ni­do un im­por­tan­te pa­pel his­to­ria­do­res co­mo Jo­sep Fon­ta­na Lá­za­ro, a tra­vés de edi­to­ria­les co­mo Crí­ti­ca o Pa­sa­do-Pre­sen­te. Pa­triar­ca de la his­to­rio­gra­fía mar­xis­ta y ada­lid del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán de iz­quier­da, Fon­ta­na

29 Jo­sep Fon­ta­na, “La lle­gen­da de la tran­si­ció es­pan­yo­la”, en La cons­tru­ció de la iden­ti­tat. Bar­ce­lo­na, 2005, pp. 121 ss. Pró­lo­go a Jo­sé An­dra­de Blanco, El PCE y el PSOE en (la) tran­si­ción. La evo­lu­ción ideo­ló­gi­ca de la iz­quier­da du­ran­te el pro­ce­so de cam­bio po­lí­ti­co. Ma­drid, 2012, pp. 18-19. Por el bien del Im­pe­rio. Una his­to­ria del mun­do des­de 1945. Bar­ce­lo­na, 2011, pp. 18-19.

no ha du­da­do en ca­li­fi­car a una tran­si­ción has­ta en­ton­ces “sa­gra­da” co­mo un “sai­ne­te”; y ha­ce re­caer la cul­pa de su desen­la­ce a la ac­tua­ción de los par­ti­dos de iz­quier­da, co­mo el PSOE y el PCE, que aban­do­na­ron sus pro­yec­tos de trans­for­ma­ción so­cial y de eman­ci­pa­ción a cam­bio del “ac­ce­so a las par­ce­las de po­der que les po­día ofre­cer el pos­fran­quis­mo”. Al­go que su­pu­so el “desar­me po­lí­ti­co, mo­ral e in­te­lec­tual” del con­jun­to de las iz­quier­das. De ello se de­du­ce, se­gún el his­to­ria­dor ca­ta­lán, que es pre­ci­so lu­char por una “tran­si­ción real”, con­sis­ten­te en “un pro­yec­to de­mo­crá­ti­co avan­za­do”, cu­yo an­te­ce­den­te his­tó­ri­co más pró­xi­mo fue­ron las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les com­ba­tien­tes en la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, lue­go trai­cio­na­do por Sta­lin; un “so­cia­lis­mo me­jor”, con­tra el “ca­pi­ta­lis­mo real­men­te exis­ten­te”29.

El li­bro de Juan Antonio An­dra­de Blanco, El PCE y el PSOE en (la) Tran­si­ción, pro­lo­ga­do por Jo­sep Fon­ta­na, desa­rro­lla una ace­ra­da crí­ti­ca, des­de su­pues­tos de iz­quier­da ra­di­cal, a los par­ti­dos de la iz­quier­da tra­di­cio­nal. Co­mo Fon­ta­na, es­te au­tor re­pro­cha al PSOE y al PCE su pro­gre­si­vo aban­dono de los pro­yec­tos de trans­for­ma­ción y de eman­ci­pa­ción so­cial, en un pro­ce­so que os­ci­ló, se­gún él, “en­tre la en­fá­ti­ca afir­ma­ción de esos prin­ci­pios y el prag­ma­tis­mo des­afo­ra­do”. El pro­yec­to so­cia­lis­ta co­men­zó con una apues­ta por el so­cia­lis­mo au­to­ges­tio­na­rio y mar­xis­ta, pa­ra fi­na­li­zar en un dis­cur­so “mo­der­ni­za­dor” y “tec­no­crá­ti­co”. En el ca­so del PCE, el de­ba­te so­bre el le­ni­nis­mo sir­vió pa­ra “eclip­sar el de­ba­te so­bre el con­tro­ver­ti­do pa­pel del par­ti­do en la Tran­si­ción”. Ni uno ni otro par­ti­do fue­ron ca­pa­ces de “im­po­ner la rup­tu­ra”. El PCE se su­mó a la re­for­ma de un mo­do en­tre “in­ge­nuo” y “au­to­com­pla­cien­te”. El eu­ro­co­mu­nis­mo fun­cio­nó “co­mo un ins­tru­men­to le­gi­ti­ma­dor del tac­ti­cis­mo co­ti-

30 Juan Antonio An­dra­de Blanco, El PCE y el PSOE en (la) Tran­si­ción. La evo­lu­ción ideo­ló­gi­ca de la iz­quier­da en el pro­ce­so de cam­bio. Ma­drid, 2012. 31 Gon­za­lo Wil­hel­mi, Rom­per el con­sen­so. La iz­quier­da ra­di­cal en la Tran­si­ción es­pa­ño­la (1975-1982). Ma­drid, 2016, pp. 380 ss.

diano del par­ti­do”, “un re­cur­so pro­pa­gan­dís­ti­co” y “una re­nun­cia a la trans­for­ma­ción ra­di­cal en la so­cie­dad”. El au­tor in­ci­de igual­men­te en el pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el pro­ce­so de “mo­de­ra­ción” de am­bos par­ti­dos, y, so­bre to­do, en el au­ge del PSOE y en el de­cli­ve del PCE. Los co­mu­nis­tas su­frie­ron en ma­yor me­di­da la “coac­ción ideo­ló­gi­ca” a la ho­ra de ob­te­ner su le­gi­ti­ma­ción y tu­vie­ron que re­nun­ciar a su iden­ti­dad re­pu­bli­ca­na. El “con­sen­so” ge­ne­ró “un dis­cur­so de ex­cep­ción orien­ta­do a le­gi­ti­mar las prác­ti­cas po­lí­ti­cas del mo­men­to en el cual se di­fu­mi­nó una par­te de la iden­ti­dad ideo­ló­gi­ca de las iz­quier­das”. En de­fi­ni­ti­va, la tran­si­ción fun­cio­nó co­mo “un agu­je­ro negro” pa­ra los idea­les y pro­yec­tos de trans­for­ma­ción so­cial30.

Muy sig­ni­fi­ca­ti­vo re­sul­ta, a ese res­pec­to, el li­bro de Gon­za­lo Wihel­mi,

Rom­per el con­sen­so. La iz­quier­da ra­di­cal en la Tran­si­ción (1975-1982),

en cu­yas pá­gi­nas se exal­ta la ac­tua­ción de gru­pos co­mo Mo­vi­mien­to Co­mu­nis­ta, Li­ga Co­mu­nis­ta Re­vo­lu­cio­na­ria, Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña (mar­xis­ta-le­ni­nis­ta), Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña (re­cons­ti­tui­do), FRAP, Par­ti­do del Tra­ba­jo de Es­pa­ña, mo­vi­mien­tos gay, COPEL, Co­mu­ni­da­des Cris­tia­nas Po­pu­la­res, etc, por su lu­cha con­tra “el ré­gi­men fas­cis­ta” y su lu­cha por “la de­mo­cra­cia y el so­cia­lis­mo”31.

Por su par­te, Ser­gio Gál­vez Bies­ca to­ma­ba no­ta en su li­bro La gran huel­ga ge­ne­ral, de la lu­cha de los sin­di­ca­tos con­tra el pro­yec­to de “mo­der­ni­za­ción so­cia­lis­ta” del PSOE de Fe­li­pe Gon­zá­lez, cu­ya cul­mi­na­ción fue el 14 de di­ciem­bre de 1988. A su en­ten­der, el pro­yec­to so­cia­lis­ta era, en

32 Ser­gio Gál­vez Bies­ca, La gran huel­ga ge­ne­ral. El sin­di­ca­lis­mo con­tra la mo­der­ni­za­ción so­cia­lis­ta. Ma­drid, 2017. 33 Bé­né­dic­te An­dré-Baz­za­na, Mi­tos y men­ti­ras de la Tran­si­ción. Bar­ce­lo­na, 2006.

reali­dad, neo­li­be­ral y pro­pi­cia­ba la ins­tau­ra­ción de una “so­cie­dad dual” e in­jus­ta32.

La edi­to­rial El Vie­jo To­po, a la que ha­re­mos re­fe­ren­cia pos­te­rior­men­te, ha­bía pu­bli­ca­do el li­bro de Be­ne­dic­te An­dré-Baz­za­na, Le myt­he du Mo­dè­le es­pag­nol de tran­si­tion à la de­mo­cra­tie, con un tí­tu­lo mu­cho más des­ca­li­fi­ca­dor, Mi­tos y men­ti­ras de la Tran­si­ción, don­de se so­me­tía igual­men­te a crí­ti­ca la cons­truc­ción na­rra­ti­va del pro­ce­so de cam­bio po­lí­ti­co. La Tran­si­ción se con­vier­te en un “mi­to” pa­ra la es­ta­bi­li­za­ción del nue­vo ré­gi­men po­lí­ti­co. En la cons­truc­ción del “mi­to”, des­ta­ca la pre­sen­cia del rey Juan Carlos I, co­mo de­fen­sor de la de­mo­cra­cia; la exal­ta­ción de los po­lí­ti­cos que lle­va­ron a ca­bo el cam­bio, prin­ci­pal­men­te Adolfo Suá­rez y Fe­li­pe Gon­zá­lez; y la va­lo­ra­ción po­si­ti­va del “con­sen­so” co­mo mé­to­do de lle­gar a pac­tos en­tre par­ti­dos. Sin em­bar­go, a jui­cio de An­dréBaz­za­na, el “mi­to” no só­lo ha ocul­ta­do se­lec­ti­va­men­te otros fac­to­res a la ho­ra de ana­li­zar el cam­bio po­lí­ti­co, sino que se con­vir­tió en un obs­tácu­lo pa­ra la so­cia­li­za­ción de­mo­crá­ti­ca y tu­vo co­mo con­se­cuen­cia la con­fis­ca­ción de la so­be­ra­nía po­pu­lar. Su ca­ra ocul­ta ha si­do “la pa­si­vi­dad de los ciu­da­da­nos, la de­bi­li­dad de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, e in­clu­so el re­gre­so a de­ter­mi­na­das prác­ti­cas au­to­ri­ta­rias que creían de­fi­ni­ti­va­men­te des­apa­re­ci­das a la muer­te de Fran­co”33.

A un ni­vel mu­cho más grue­so, el po­li­tó­lo­go Juan Carlos Mo­ne­de­ro – uno de los ideó­lo­gos de Po­de­mos, fér­vi­do ad­mi­ra­dor, co­mo ve­re­mos lue­go, de Fi­del Cas­tro y, so­bre to­do, de Hugo Chá­vez Frías- ha pre­ten­di­do igual­men­te des­ca­li­fi­car y des­le­gi­ti­mar el pro­ce­so de cam­bio po­lí­ti­co. Lo ha­ce, sin em­bar­go, de una ma­ne­ra ex­ce­si­va­men­te gro­se­ra y sim­plis­ta. Si en las obras an­te­rio­res, des­ta­ca­ba, aun­que fue­se dis­cu­ti­ble su men­sa­je

34 Juan Carlos Mo­ne­de­ro, La Tran­si­ción con­ta­da a nues­tros pa­dres. Noc­turno de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Ma­drid, 2011.

ideo­ló­gi­co, el ni­vel aca­dé­mi­co, en el ca­so de Mo­ne­de­ro no po­de­mos de­cir lo mis­mo. Se tra­ta de un aná­li­sis ca­ri­ca­tu­res­co, una es­pe­cie de sín­te­sis de to­dos los lu­ga­res co­mu­nes de la li­te­ra­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­ca del mo­vi­mien­to de la me­mo­ria his­tó­ri­ca. No es ya so­la­men­te su in­ter­pre­ta­ción del cam­bio po­lí­ti­co; es que in­ci­de, des­de una pers­pec­ti­va y una jer­ga que re­cuer­da a los re­ge­ne­ra­cio­nis­tas y krau­sis­tas de­ci­mo­no­nos, en to­dos los tó­pi­cos de la vi­sión de­ca­den­tis­ta de Es­pa­ña, des­de los go­dos a la ac­tua­li­dad. Y, por su­pues­to, la gue­rra ci­vil es una con­tien­da en­tre de­mó­cra­tas y fas­cis­tas. Así el cam­bio po­lí­ti­co re­sul­ta ser una “tran­si­ción au­to­ri­za­da”. Por ello, re­pro­cha, des­de su calidad de “nie­to de la ira”, a las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes in­te­lec­tua­les, de ha­ber te­ni­do “me­nos co­ra­je del que cre­ye­ron te­ner”. En cual­quier ca­so, su prin­ci­pal acu­sa­ción a la Tran­si­ción fue la ne­ga­ción del pa­sa­do re­pu­bli­cano y an­ti­fran­quis­ta. Su reivin­di­ca­ción no es otra que “Me­mo­ria, re­cuer­do, jus­ti­cia y afir­ma­ción”34. To­do un pro­gra­ma.

No me­nos ra­di­cal se mues­tra Pa­blo Igle­sias Tu­rrión, que se con­si­de­ra dis­cí­pu­lo de Le­nin, Mi­chael Hardt, Sla­voj Zi­zek, Gior­gio Agam­bem, Ju­dith Butler e in­clu­so de Carl Sch­mitt. Sus ído­los po­lí­ti­cos eran, y creo que se­gui­rán sién­do­lo, Hugo Chá­vez y Fi­del Cas­tro. A su en­ten­der, la Tran­si­ción fue “nues­tro vo­de­vil de ter­ce­ra”, en el que las iz­quier­das pu­sie­ron “los muer­tos en la ca­lle”. Ni una pa­la­bra pa­ra los ca­si no­ve­cien­tos ase­si­na­tos de ETA. El eu­ro­co­mu­nis­mo con­du­cía “di­rec­ta­men­te a la des­apa­ri­ción de los par­ti­dos co­mu­nis­tas en la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal”. Los Pac­tos de la Mon­cloa fue­ron “la ma­yor ba­ja­da de pan­ta­lo­nes que se re­cuer­da”. En su opi­nión, el ejem­plo a se­guir lo mar­ca­ba la iz­quier­da vas­ca, que su­po man­te­ner “su iden­ti­dad y asu­mió la im­por­tan­cia de es­tar or­ga­ni­za­da en la so­cie­dad ci­vil co­mo ele­men­to de po­der”. Igle­sias asume la he­ren­cia “an­ti­fas­cis­ta” y con­si­de­ra la de­mo­cra­cia vin­cu­la­da a la re­vo­lu-

35 Con­ver­sa­ción en­tre Pa­blo Igle­sias y NEGA LCDM. ¡Aba­jo el ré­gi­men!. Bar­ce­lo­na, 2013. Pa­blo Igle­sias Tu­rrión, Ma­quia­ve­lo fren­te a la pan­ta­lla. Ci­ne y po­lí­ti­ca. Ma­drid, 2013, pp. 9, 16, 41.

ción, que es “la má­xi­ma ex­pre­sión de la de­mo­cra­cia”. In­ter­pre­ta la in­su­rrec­ción so­cia­lis­ta de 1934 co­mo “la re­sis­ten­cia de­mo­crá­ti­ca fren­te al in­ten­to de la CE­DA de des­truir los lo­gros de la Re­pú­bli­ca”. Acusa a los so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas de la Tran­si­ción de ha­ber pac­ta­do con “ca­na­llas”, es de­cir, con la OTAN. Pa­ra Igle­sias, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do es “la má­xi­ma ex­pre­sión de la de­mo­cra­cia pa­ra los más, pa­ra des­truir los pri­vi­le­gios por lo me­nos”. “Pe­ro funciona muy mal por­que la pa­la­bra dic­ta­du­ra es in­fa­me”. Y es que, se­gún él, es pre­ci­so plan­tear­se la po­lí­ti­ca “des­de el an­ta­go­nis­mo”, “co­mo un con­jun­to de re­la­cio­nes an­ta­gó­ni­cas de po­der en las que el an­ta­go­nis­ta (el otro) es, co­mo di­jo Ed­ward Said, par­te con­sus­tan­cial de los dis­cur­sos he­ge­mó­ni­cos y su­je­to fun­da­men­tal de la re­sis­ten­cia en el ám­bi­to de la cul­tu­ra a tra­vés del dis­cur­so con­tra­he­ge­mó­ni­co”. De ahí que la po­lí­ti­ca sea no só­lo cues­tión de Es­ta­do

o de las ins­ti­tu­cio­nes, sino de “cul­tu­ra me­diá­ti­ca co­mo es­pa­cio ge­ne­ra­dor de ima­gi­na­rios y de los sen­ti­dos co­mu­nes, de­ter­mi­nan­tes pa­ra en­ten­der los con­sen­sos que nun­ca han de­ja­do de con­fi­gu­rar eso que lla­ma­mos po­der”. Igle­sias Tu­rrión in­ter­pre­ta la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la co­mo “gue­rra an­ti­fas­cis­ta”; y en­mar­ca la ma­tan­za de Pa­ra­cue­llos del Ja­ra­ma en el con­tex­to de un po­der so­cial y po­lí­ti­co que se en­con­tra­ba “en ma­nos de los más hu­mil­des, de los siem­pre ol­vi­da­dos de la his­to­ria, en una de­mos­tra­ción de ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de­mo­crá­ti­ca asu­mi­da fren­te al fascismo que ja­más ha co­no­ci­do nin­gún lu­gar en el mun­do”35.

3. Al­gu­nos maes­tros de la sub­ver­sión in­te­lec­tual

¿Cuá­les son los maes­tros de la iz­quier­da ra­di­cal es­pa­ño­la?. Mu­chos y va­ria­dos. Tie­ne don­de ele­gir. Y es que, sin du­da, el pen­sa­mien­to de la iz­quier­da re­vo­lu­cio­na­ria ha ex­pe­ri­men­ta­do, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, una evi­den­te re­no­va­ción y una ca­pa­ci­dad de pro­se­li­tis­mo por su crí­ti­ca al pro­ce-

36 Véa­se Raz­nig Keu­che­yan, He­mis­fe­rio iz­quier­do. Un ma­pa de los nuevos pen­sa­mien­tos crí­ti­cos. Ma­drid, 2013. 37 Véa­se Chan­tal Mouf­fe e Íñi­go Erre­jón, Cons­truir pue­blo. Bar­ce­lo­na, 2015.

so de “glo­ba­li­za­ción” y co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis so­cial y eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por la pues­ta en cues­tión del mo­de­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, a raíz de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 200836. Bas­ta por dar­se un pa­seo por las li­bre­rías y por las bi­blio­te­cas ma­dri­le­ñas pa­ra dar­se cuen­ta de ello. En sus es­tan­te­rías ape­nas pue­den en­con­trar­se obras de pen­sa­do­res de la de­re­cha, li­be­ra­les o con­ser­va­do­res, y no di­go ya fas­cis­tas, aun­que Carl Sch­mitt es­tá en ple­na for­ma; cla­ro que su pen­sa­mien­to ha si­do ya cap­ta­do por las iz­quier­das ex­tre­mas37. En cual­quier ca­so, la pre­sen­cia de au­to­res ads­cri­tos a la ex­tre­ma iz­quier­da re­sul­ta abru­ma­do­ra; só­lo da­ré al­gu­nos nom­bres: To­ni Ne­gri, Mi­chael Hardt, Mi­chel Fou­cault, Gi­lles De­leu­ze, Alain Ba­diou, Sla­voj Zi­zek, Frie­dric Ja­men­son, Jac­ques De­rri­da, Do­mé­ni­co Lo­sur­do, Mi­chael Löwy, Noam Chomsky, Ed­ward Said, Er­nes­to La­clau, Da­niel Ban­said, Terry Ea­gle­ton, Pie­rre Bour­dieu, Jac­ques Ran­ciè­re, Gior­gio Agam­bem, Da­vid Har­vey, Etien­ne Ba­li­bar, In­ma­nuel Wa­llers­tein, etc. In­clu­so la in­su­fri­ble Mar­ta Har­nec­ker vuel­ve a las li­bre­rías. Y los clá­si­cos del pen­sa­mien­to ra­di­cal, apa­ren­te­men­te ol­vi­da­dos, re­sur­gen; es el ca­so de Karl Marx, Vla­di­mir Illich Ulia­nov -Le­nin-, Wal­ter Ben­ja­mín, Jean Paul Sar­tre, León Trotsky, Her­bert Mar­cu­se, Franz Fa­non, Louis Alt­hus­ser, etc, etc.

Y es que, a di­fe­ren­cia de la de­re­cha, la iz­quier­da ra­di­cal y re­vo­lu­cio­na­ria dis­po­ne de edi­to­ria­les y re­vis­tas de pres­ti­gio a la ho­ra de di­fun­dir su pen­sa­mien­to: Si­glo XXI, Crí­ti­ca, El Vie­jo To­po, La Ca­ta­ra­ta, Txa­la­par­ta, Se­qui­tur, Es­co­lar y Ma­yo, Akal, Ana­gra­ma, Sín­te­sis, Pro­me­teo, Seix-Ba­rral, Trot­ta, Ica­ria, De­ba­te, Pa­sa­do-Pre­sen­te, Pai­dós, etc, etc. In­clu­so una edi­to­rial has­ta ha­ce po­co de ten­den­cia li­be­ral-con­ser­va­do­ra, co­mo Es­pa­sa-Cal­pe, pu­bli­ca, en su co­lec­ción Aus­tral, obras de Jo­sep Fon­ta­na, Sla­voj Zi­zek o Noam Chomsky.

El ca­so de Txa­la­par­ta es digno de es­tu­dio. Se tra­ta de una edi­to­rial li­ga­da a la ex­tre­ma iz­quier­da na­cio­na­lis­ta vas­ca. En­tre sus pu­bli­ca­cio­nes se en­cuen­tra la co­no­ci­da obra del ar­ge­lino Franz Fa­non, Los con­de­na­dos a la tie­rra, con el cé­le­bre pró­lo­go de Jean Paul Sar­tre, don­de, co­mo es sa­bi­do, el fi­ló­so­fo fran­cés in­ci­ta­ba a la vio­len­cia a los na­ti­vos de Ar­ge­lia con­tra los co­lo­nos fran­ce­ses. Su­po­ne­mos que la pu­bli­ca­ción de es­ta obra en una edi­to­rial de la ex­tre­ma iz­quier­da vas­ca no es ca­sual. Sin du­da, los na­cio­na­lis­tas vas­cos ocupan el lu­gar de los ar­ge­li­nos, y los es­pa­ño­les el de los im­pe­ria­lis­tas fran­ce­ses. Es­ta edi­to­rial ha pu­bli­ca­do igual­men­te una his­to­ria apo­lo­gé­ti­ca de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ca­ta­la­na Te­rra Lliu­re, obra de Car­les Sastre, Car­les Be­ní­tez, Pep Mus­té y Joan Ro­ca­mo­ra, Te­rra Lliu­re. Pun­to de par­ti­da, 1979-1995. Una bio­gra­fía au­to­ri­za­da. No han fal­ta­do tam­po­co en las lis­tas de es­ta edi­to­rial las obras de Fi­del Cas­tro Ruz, de Er­nes­to Che Guevara –La gue­rra de gue­rri­llas-, del Sub­co­man­dan­te Mar­cos o la obra de Jo­sé Mar­tí, Con­tra Es­pa­ña.

Se­ría una la­bor im­po­si­ble sin­te­ti­zar en un ar­tícu­lo el pen­sa­mien­to de to­dos es­tos au­to­res. Tan só­lo me cen­tra­ré en tres: Do­mé­ni­co Lo­sur­do, Alain Ba­diou y Sla­voj Zi­zek.

El pri­me­ro es el me­nos do­ta­do fi­lo­só­fi­ca­men­te de los tres. Se tra­ta de un pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía de la His­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Ur­bino y pre­si­den­te de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de la Fi­lo­so­fía Dia­léc­ti­ca He­ge­lia­na. Po­lí­ti­ca­men­te, se en­cuen­tra muy pró­xi­mo al co­mu­nis­mo. Sus es­tu­dios es­tán cen­tra­dos en la crí­ti­ca de la tra­di­ción li­be­ral, en el aná­li­sis de la fi­lo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na, He­gel, Nietzs­che y Hei­deg­ger. Su in­ter­pre­ta­ción de la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca de Kant es la de un fi­ló­so­fo afín al ra­di­ca­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio de Rous­seau y ad­mi­ra­dor de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa y de Ro­bes­pie­rre. A su en­ten­der, si el fi­ló­so­fo pru­siano se mos­tró críp­ti­co a la

38 Do­me­ni­co Lo­sur­do, Au­to­cen­su­ra y com­pro­mi­so en el pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de Kant. Ma­drid, 2007. 39 Do­mé­ni­co Lo­sur­do, Con­trahis­to­ria del li­be­ra­lis­mo. Bar­ce­lo­na, 2007.

ho­ra de ex­pre­sar su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co fue con el ob­je­ti­vo de bur­lar la cen­su­ra38.

La edi­to­rial El Vie­jo To­po ha pu­bli­ca­do tres obras de Lo­sur­do, Con­trahis­to­ria del li­be­ra­lis­mo, Sta­lin. His­to­ria y crí­ti­ca de una le­yen­da ne­gra y La lu­cha de cla­ses. Una his­to­ria po­lí­ti­ca y fi­lo­só­fi­ca. En el pri­me­ro de los li­bros, Lo­sur­do in­ten­ta es­tu­diar el li­be­ra­lis­mo en su “con­cre­ción”, es de­cir, en “las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les en las que se ex­pre­sa, además del víncu­lo más o me­nos con­tra­dic­to­rio que se es­ta­ble­ce en­tre es­tas dos di­men­sio­nes de la reali­dad so­cial”. En ese sen­ti­do, el pen­sa­dor ita­liano in­ter­pre­ta el li­be­ra­lis­mo co­mo “una ideo­lo­gía de do­mi­nio y has­ta una ideo­lo­gía de la gue­rra”. Sin du­da se tra­ta­ba de una ideo­lo­gía que ha­bía pro­pi­cia­do el desarrollo de la ri­que­za so­cial y de las fue­ras pro­duc­ti­vas, pe­ro igual­men­te la ex­clu­sión so­cial e in­clu­so ét­ni­ca de las ma­yo­rías. En­tre otras co­sas, los pen­sa­do­res li­be­ra­les del si­glo XIX ha­bían jus­ti­fi­ca­do la es­cla­vi­tud y la ex­pan­sión co­lo­nial, la ex­plo­ta­ción de los ni­ños y de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. En reali­dad, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos en co­mo Gran Bre­ta­ña, lo que real­men­te exis­tía era una “de­mo­cra­cia pa­ra el pue­blo de se­ño­res”. Lo­sur­do es es­pe­cial­men­te du­ro con Bur­ke y Toc­que­vi­lle, e in­clu­so cri­ti­ca a Karl Marx, a quien acusa de no te­ner en cuen­ta que, tras el triun­fo del li­be­ra­lis­mo, cier­tos gru­pos so­cia­les y mi­no­rías ét­ni­cas fue­ron dis­cri­mi­na­das y ex­ter­mi­na­das: “Sa­be­mos ya que con la re­vo­lu­ción nor­te­ame­ri­ca­na se abre el ca­pí­tu­lo más trá­gi­co de la his­to­ria de los pie­les ro­jas, y que el pe­río­do que va de la Re­vo­lu­ción Glo­rio­sa a la re­vo­lu­ción nor­te­ame­ri­ca­na ve el sur­gi­mien­to de la es­cla­vi­tud mer­can­cía de ba­se ra­cial de una du­re­za sin pre­ce­den­tes”39.

40 41 Do­mé­ni­co Lo­sur­do, Sta­lin. His­to­ria crí­ti­ca y le­yen­da ne­gra. Bar­ce­lo­na, 2011. “Sta­lin re­loa­ded”, Mun­do Obre­ro, 13-VII-2013.

Lo­sur­do, en cam­bio, se mues­tra to­le­ran­te has­ta el ire­nis­mo, en su se­gun­da obra, con la fi­gu­ra de Sta­lin. Co­mo en el ca­so del li­be­ra­lis­mo, el pen­sa­dor ita­liano es­ti­ma que el sta­li­nis­mo ha de ser con­tex­tua­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te; pe­ro es­ta vez no des­de un plan­tea­mien­to crí­ti­co, sino des­de la com­pren­sión e in­clu­so des­de la apo­lo­gía. En ese sen­ti­do, acusa a los crí­ti­cos del dic­ta­dor so­vié­ti­co de ha­ber ela­bo­ra­do una ima­gen siniestra, “a par­tir de abs­trac­cio­nes co­lo­sa­les, ar­bi­tra­rias”. En con­cre­to, el in­for­me Krus­chev fue “un dis­cur­so re­pro­ba­to­rio que se pro­po­ne li­qui­dar a Sta­lin en to­dos los as­pec­tos”. Lo­sur­do defiende su ac­tua­ción an­te la in­va­sión ale­ma­na de 1941. Nie­ga que su ré­gi­men fue­se to­ta­li­ta­rio, ca­rac­te­ri­zán­do­lo co­mo una “dic­ta­du­ra de desarrollo”. Com­pa­ra su “cul­to a la per­so­na­li­dad” con el de Roo­se­velt o el de Ke­rens­ki. Nie­ga la exis­ten­cia del “ho­lo­caus­to” en Ucra­nia, pro­mo­vi­do por los di­ri­gen­tes so­vié­ti­cos. No lle­ga a ne­gar la exis­ten­cia del Gu­lag, pe­ro ba­na­li­za su sig­ni­fi­ca­do y ca­rac­te­rís­ti­cas, ya que con­si­de­ra que en su in­te­rior pre­do­mi­na­ba no un pro­yec­to de ex­ter­mi­nio, sino “un es­tí­mu­lo pro­duc­ti­vis­ta y pe­da­gó­gi­co”. Y es que en el Gu­lag el de­te­ni­do es “un “com­pa­ñe­ro” po­ten­cial obli­ga­do a par­ti­ci­par en con­di­cio­nes de es­pe­cial du­re­za en el es­fuer­zo pro­duc­ti­vo de to­do el país, y des­pués de 1937 es en to­do ca­so un ciu­da­dano po­ten­cial”40.

En Ita­lia, el en­sa­yo de Lo­sur­do sus­ci­tó una gran po­lé­mi­ca in­clu­so en­tre las iz­quier­das. En Es­pa­ña, no pro­du­jo nin­gún co­men­ta­rio en la pren­sa con­ser­va­do­ra. Fue, en cam­bio, ala­ba­do en Mun­do Obre­ro, en un ar­tícu­lo fir­ma­do por Da­vid Be­ce­rra Ma­yor41.

Además, el fi­ló­so­fo ita­liano ha in­ten­ta­do, en un li­bro re­cien­te, ac­tua­li­zar fi­lo­só­fi­ca­men­te la teo­ría mar­xis­ta de la lu­cha de cla­ses. A su en­ten­der, el con­cep­to de lu­cha de cla­ses no se re­du­ce al con­flic­to eco­nó­mi­co, sino que en­glo­ba, fren­te a las ten­den­cias con­trac­tua­lis­tas, ius­na­tu­ra­lis­tas, o a

42 Do­me­ni­co Lo­sur­do, La lu­cha de cla­ses. Una his­to­ria po­lí­ti­ca y fi­lo­só­fi­ca. Bar­ce­lo­na, 2014, pp. 10-15, 308, 310 ss. 43 Véa­se An­ge­li­na Uzín Olle­ros, In­tro­duc­ción al pen­sa­mien­to de Alain Ba­diou. Buenos Aires, 2006. Bruno Bos­teels, Alain Ba­diou, une tra­jec­to­rie po­le­mi­que. Pa­rís, 2009.Véa­se tam­bién Raz­mig Keu­che­yan, He­mis­fe­rio iz­quier­da. Un ma­pa de los nuevos pen­sa­mien­tos crí­ti­cos. Ma­drid, 2013, pp. 241-248.

los plan­tea­mien­tos de Jür­gen Ha­ber­mas o Han­na Arendt, la lu­cha por la eman­ci­pa­ción na­cio­nal y de la mu­jer, es de­cir, im­pli­ca la lu­cha por el “re­co­no­ci­mien­to” en sen­ti­do he­ge­liano. A par­tir de ta­les plan­tea­mien­tos, Lo­sur­do exal­ta no só­lo a Marx y En­gels, sino la “lu­cha por la de­mo­cra­cia” de Le­nin y Mao, al igual que el con­jun­to de las re­vo­lu­cio­nes so­cia­lis­tas. En con­cre­to, la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que fue “la que aca­bó con el an­ti­guo ré­gi­men” y “con los res­tos de an­ti­guo ré­gi­men que per­sis­tían en oc­ci­den­te”, “pro­mo­vió una ex­tra­or­di­na­ria mo­vi­li­dad so­cial, sen­tan­do las ba­ses de una so­cie­dad ci­vil (¡) que se vol­vió ca­da vez más ma­du­ra y exi­gen­te”. “En ese sen­ti­do, lo ocu­rri­do en­tre 1989 y 1991 es el fru­to a la vez del éxi­to y la de­rro­ta del pro­yec­to co­mu­nis­ta”42.

Si Lo­sur­do es fun­da­men­tal­men­te un his­to­ria­dor de la fi­lo­so­fía, y más bien me­dio­cre, con Alain Ba­diou en­tra­mos en otro mun­do. Se tra­ta de un au­tén­ti­co fi­ló­so­fo. Dis­cí­pu­lo de Louis Alt­hus­ser, su sis­te­ma fi­lo­só­fi­co re­sul­ta ser una cu­rio­sa amalgama de pla­to­nis­mo y mar­xis­mo, te­ñi­do de un pro­fun­do ra­di­ca­lis­mo po­lí­ti­co43. Co­mo lue­go ve­re­mos en otro re­pre­sen­tan­te del pen­sa­mien­to ra­di­cal, Sla­voj Zi­zek, Ba­diou sue­ña con un “acon­te­ci­mien­to” fun­dan­te, co­mo la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa o la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral maoís­ta, que res­tau­re el prin­ci­pio de “Ver­dad”. En ese sen­ti­do, la de­mo­cra­cia li­be­ral es el mo­de­lo a ba­tir. A jui­cio del pen­sa­dor fran­cés, la de­mo­cra­cia li­be­ral es la “or­ga­ni­za­do­ra prin­ci­pal del con­sen­so”; su­po­ne el “cul­to al nú­me­ro” y el “re­la­ti­vis­mo”; y to­do lo que se con­vier­ta en con­ven­cio­nal es fal­so. La de­mo­cra­cia li­be­ral ca­re­ce de re­la­ción di­rec­ta “con una nor­ma afir­ma­ti­va co­mo la Ver­dad o el Bien”. En reali­dad, más que ha­blar de de­mo­cra­cia, lo real­men­te exis­ten­te es el

44 Alain Ba­diou, El si­glo. Buenos Aires, 2005, p. 92. Com­pen­dio de me­ta­po­lí­ti­ca. Buenos Aires, 2009, pp. 24, 25, 65. 45 Alain Ba­diou, El des­per­tar de la his­to­ria. Ma­drid, 2012, p. 12. 46 Alain Ba­diou, Com­pen­dio de me­ta­po­lí­ti­ca. Buenos Aires, 2009, pp. 69, 73, 77. Cir­cuns­tan­cias. Buenos Aires, 2009, p. 15. 47 Alain Ba­diou, Com­pen­dio de me­ta­po­lí­ti­ca, pp. 101. ¿Qué re­pre­sen­ta el nom­bre de Sar­kozy?. Vi­lla­boa, 2008, pp. 20-21. 48 Alain Ba­diou, De un desas­tre os­cu­ro. Buenos Aires, 2006, p. 11.

“ca­pi­tal-par­la­men­ta­ris­mo”, o sea, la “do­mi­na­ción de los pro­pie­ta­rios”. Se tra­ta, además, de un sis­te­ma po­lí­ti­co “pre­co­di­fi­ca­do”, des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a los “de­mó­cra­tas”. Su le­ma es “Di­ne­ro, Fa­mi­lia, Elec­cio­nes”. “Las de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas –di­rá- pre­ten­den im­po­ner al pla­ne­ta un hu­ma­nis­mo ani­mal. En él, el hom­bre só­lo exis­te en cuan­to digno de com­pa­sión. El hom­bre es un ani­mal las­ti­mo­so”44. Los de­re­chos hu­ma­nos son “los de­re­chos de los po­de­ro­sos a des­truir otros es­ta­dos y pa­ra ha­cer po­si­ble la subida al po­der –com­bi­nan­do ocu­pa­ción vio­len­ta con “elec­cio­nes” fan­tas­ma­gó­ri­cas- de co­rrup­tos ser­vi­les que en­tre­gan a es­tos po­de­ro­sos los re­cur­sos del país a cam­bio de nada”45. En ese sen­ti­do, exal­ta la pers­pec­ti­va de­mo­crá­ti­co-to­ta­li­ta­ria de Rous­seau y a los re­pre­sen­tan­tes del ja­co­bi­nis­mo, co­mo Ro­bes­pie­rre y Saint-Just, al igual que a la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral de Mao Tse Tung; por­que la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta an­te to­do y so­bre to­do la “igual­dad”46. Su enemi­go por ex­ce­len­cia es Ni­co­lás Sar­kozy, al que com­pa­ra con el ma­ris­cal Pé­tain; es un “ter­mi­do­riano”, es de­cir, un “co­rrup­to”, “un apro­ve­cha­do de la pre­ca­rie­dad de las con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas”47. El co­mu­nis­mo, en cam­bio, es el reino del “no­so­tros”, es de­cir, de la au­tén­ti­ca fra­ter­ni­dad. De ahí que, co­mo de­cía Jean Paul Sar­tre, to­do an­ti­co­mu­nis­ta sea un “pe­rro”, por­que ma­ni­fes­ta­ba, con su ac­ti­tud, el odio al “no­so­tros”48.

49 Véa­se Christopher Kul-Want-Pie­ro, Sla­voj Zi­zek pa­ra prin­ci­pian­tes. Buenos Aires, 2012. Antonio J. An­ton Fer­nán­dez, Sla­voj Zi­zek. Una in­tro­duc­ción. Ma­drid, 2012. Yan­nis Sta­vra­ka­kis, La iz­quier­da la­ca­nia­na. Psi­coa­ná­li­sis, teo­ría, po­lí­ti­ca. Mé­xi­co, 2010. 50 51 66. Sla­voj Zi­zek, Bien­ve­ni­dos al de­sier­to de lo real. Ma­drid, 2008, p. 60. Sla­voj Zi­zek, Re­pe­tir Le­nin. Ma­drid, 2004, p. 9-10. Bien­ve­ni­dos al de­sier­to de lo real, p.

Si en la ex­po­si­ción de sus ideas e in­clu­so en su es­ti­lo Ba­diou pa­re­ce un apo­lí­neo, Sla­voj Zi­zek es, sin du­da, un dio­ni­sia­co, in­clu­so en su as­pec­to fí­si­co, de ye­ti fe­liz y apa­ci­ble. Aun­que se ha con­ver­ti­do en un au­tor me­diá­ti­co, su pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co es ex­tra­or­di­na­ria­men­te den­so, tru­fa­do, además, por un es­ti­lo am­bi­guo, críp­ti­co, en el que abun­dan nu­me­ro­sas con­tra­dic­cio­nes y pa­ra­do­jas. Sin em­bar­go, su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co se en­cuen­tra te­ne­bro­sa­men­te cla­ro. El pen­sa­mien­to de Zi­zek es un pen­sa­mien­to hí­bri­do, que se nu­tre de di­ver­sas tra­di­cio­nes fi­lo­só­fi­cas y po­lí­ti­cas: He­gel, Marx, Le­nin, Jac­ques La­can, la teo­lo­gía cris­tia­na, Carl Sch­mitt. Re­pre­sen­tan­te de la “iz­quier­da la­ca­nia­na”49. Zi­zek se au­to­de­fi­ne co­mo mar­xis­ta, mos­trán­do­se par­ti­da­rio de re­exa­mi­nar la con­cep­ción del po­der y del Es­ta­do del mar­xis­mo clá­si­co y prin­ci­pal­men­te de Le­nin, a quien pre­ten­de “re­pe­tir”. En ese sen­ti­do, se mues­tra, co­mo Ba­diou, muy crí­ti­co con las de­mo­cra­cias li­be­ra­les. “Si te to­mas (o as­pi­ras a to­mar­te) en serio la ideo­lo­gía li­be­ral he­ge­mó­ni­ca, en­ton­ces no pue­des ser si­mul­tá­nea­men­te in­te­li­gen­te y ho­nes­to: o bien eres un es­tú­pi­do o un cí­ni­co co­rrup­to”50. Y es que, des­de su pers­pec­ti­va re­vo­lu­cio­na­ria, la de­mo­cra­cia li­be­ral se per­fi­la co­mo “utó­pi­ca”, ya que la re­vo­lu­ción “só­lo se au­to­ri­za a sí mis­ma” y se en­cuen­tra, en con­se­cuen­cia, por en­ci­ma de las ma­yo­rías. Además, la de­mo­cra­cia li­be­ral es “el prin­ci­pal fe­ti­che po­lí­ti­co, el des­ac­ti­va­dor fun­da­men­tal del an­ta­go­nis­mo so­cial”51. En la de­mo­cra­cia li­be­ral, el cuer­po so­cial se con­vier­te en una “mul­ti­tud in­for­me y abs­trac­ta”; y que, me­dian­te ar­gu­men­tos mo­ra­lis­tas, ex­clu­ye de la vi­da po­lí­ti­ca a los que no son ni li­be­ra­les ni so­cial­de­mó­cra­tas. Zi­zek, a se­me­jan­za de Ba­diou, acusa a la de­mo­cra­cia de re­la­ti­vis­mo; es el “reino de los so­fis­tas”, que no se ba­san

52 Sla­voj Zi­zek, Re­pe­tir Le­nin. Ma­drid, 2004, pp. 80-81, 156-157. 53 Sla­voj Zi­zek, Amor sin pie­dad. Ha­cia una po­lí­ti­ca de la ver­dad. Ma­drid, 2004, pp. 10-11. 54 Sla­voj Zi­zek, Re­pe­tir Le­nin. Ma­drid, 2004, pp. 11 y 29. So­bre la vio­len­cia. Seis re­fle­xio­nes mar­gi­na­les. Ma­drid, 2009, pp. 11-12. 55 Sla­voj Zi­zek, En de­fen­sa de cau­sas per­di­das. Ma­drid, 2008, pp. 166, 176 y 188.

en nin­gu­na “ver­dad”, y la “ver­dad” es por esen­cia “uni­la­te­ral”. La “ver­dad” de los de­re­chos hu­ma­nos uni­ver­sa­les son “los de­re­chos de co­mer­cio y pro­pie­dad pri­va­da”. In­clu­so ha­ce una re­fe­ren­cia pro­vo­ca­do­ra, pa­ra­fra­sean­do a Hei­deg­ger, a la “gran­de­za in­ter­na del sta­li­nis­mo”. Re­pe­tir Le­nin no sig­ni­fi­ca, en el pen­sa­mien­to del es­lo­veno, re­tor­nar acrí­ti­ca­men­te al pen­sa­mien­to del re­vo­lu­cio­na­rio ru­so, sino pen­sar “lo que no lo­gró ha­cer”, ya que con­ser­va aún su car­ga sub­ver­si­va, al de­mos­trar el “ago­ta­mien­to de la de­mo­cra­cia ac­tual”52 an­te lo re­tos de la glo­ba­li­za­ción. Y es que Zi­zek, co­mo Ba­diou, se mues­tra par­ti­da­rio de una “po­lí­ti­ca de la Ver­dad”, que ve en­car­na­da en Le­nin y no en Marx, por­que és­te úl­ti­mo se ha­ya in­te­gra­do en “la he­ge­mo­nía li­be­ral de­mo­crá­ti­ca”53. Y se­ña­la: “(…) del mis­mo mo­do que un au­tén­ti­co con­ser­va­dor, un ver­da­de­ro le­ni­nis­ta no tie­ne mie­do a pa­sar a la ac­ción, de asu­mir to­das las con­se­cuen­cias por des­agra­da­bles que sean, que se de­ri­ve de rea­li­zar su pro­yec­to po­lí­ti­co”. Por ello, re­sul­ta ne­ce­sa­rio un “ac­to he­roi­co” fren­te a “la vio­len­cia ob­je­ti­va del ca­pi­ta­lis­mo”54. En esa lí­nea, no só­lo exal­ta a Le­nin, sino a la he­ren­cia de Ro­bes­pie­rre, Saint-Just –“el pa­sa­do te­rro­ris­ta es nues­tro”, di­rá-, Che Guevara y Mao55. Sig­ni­fi­ca­ti­va es, en ese sen­ti­do, su de­nun­cia del “mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo” co­mo ideo­lo­gía del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal. De ahí que, fren­te a la “to­le­ran­cia mul­ti­cul­tu­ral”, sea ne­ce­sa­ria, a su jui­cio, “una bue­na do­sis de in­to­le­ran­cia, aun­que só­lo sea con el pro­pó­si­to de sus­ci­tar esa pa­sión po­lí­ti­ca que ali­men­ta la dis­cor­dia”. Y es que el “mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo” es una nue­va for­ma de ra­cis­mo, que im­pli­ca, por par­te de las na­cio­nes he­ge­mó­ni­cas, “la afir­ma­ción de su pro­pia su­pe­rio­ri­dad”. Por ello, no

56 Sla­voj Zi­zek, En de­fen­sa de la in­to­le­ran­cia. Ma­drid, 2009, pp. 11-12. ¡Bien­ve­ni­dos a tiem- pos in­tere­san­tes!. Biz­kaia, 2011, pp. 37, 55. 57 Sla­voj Zi­zek, Arries­gar lo im­po­si­ble. Con­ver­sa­cio­nes con Glyn Daly. Ma­drid, 2006, pp. 62 y 64, 100, 157. 58 Sla­voj Zi­zek, “Ne­ce­si­ta­mos una Mar­ga­ret That­cher de la iz­quier­da”, en Srác­ko Ho­ruat y Sla­voj Zi­zek, El Sur pi­de la pa­la­bra. El fu­tu­ro de una Eu­ro­pa en cri­sis. Bar­ce­lo­na, 2014, pp. 183-184.

du­da en de­fen­der la re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca de Jo­mei­ni co­mo un “even­to po­lí­ti­co au­tén­ti­co”, que de­mos­tra­ba la exis­ten­cia de un “ge­nuino po­ten­cial eman­ci­pa­to­rio en el Is­lam”56. No re­sul­ta ex­tra­ño que el es­lo­veno reivin­di­que la no­ción de “enemi­go” y la de dis­ci­pli­na; que se mues­tre par­ti­da­rio de la pe­na de muer­te; y con­tra­rio a la to­le­ran­cia con los ho­mo­se­xua­les, ya que se tra­ta de “lu­chas de vic­ti­mi­za­ción de la cla­se me­dia al­ta”57.

En es­tos mo­men­tos, el fi­ló­so­fo es­lo­veno se ha con­ver­ti­do en el ideó­lo­go ofi­cial del par­ti­do de ex­tre­ma iz­quier­da grie­go, Sy­ri­za, que di­ri­ge Ale­xis Tsi­pras. Y, en uno de sus ges­tos ca­rac­te­rís­ti­cos, Zi­zek se mues­tra par­ti­da­rio de una “Mar­ga­ret That­cher de la iz­quier­da”, es de­cir, en tér­mi­nos la­ca­nia­nos, “de la de­ci­sión de un Amo”, por­que “el Amo re­sul­ta es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­rio en si­tua­cio­nes de cri­sis”. “Su fun­ción con­sis­te en su­pe­rar la di­vi­sión en­tre los que quie­ren se­guir aguar­dan­do des­de la pers­pec­ti­va de los an­ti­guos pa­rá­me­tros, y los que han to­ma­do con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de un cam­bio”. La gran vir­tud de la lí­der con­ser­va­do­ra bri­tá­ni­ca fue, a jui­cio de Zi­zek, la fir­me­za “en las de­ci­sio­nes pe­se a que al prin­ci­pio fue­ran vis­tas co­mo lo­cu­ras, y así fue gra­dual­men­te ele­va­da su lo­cu­ra par­ti­cu­lar has­ta con­ver­tir­la en una nor­ma acep­ta­da”58.

4. Hé­roes, ada­li­des y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

59 Fi­del Cas­tro Ruz, “El mun­do me­dio si­glo des­pués”, El Vie­jo To­po nº 205, fe­bre­ro 2010, pp. 19-24. 60 Ig­na­cio Ra­mo­net, Fi­del Cas­tro. Bio­gra­fía a dos vo­ces. Bar­ce­lo­na, 2008, pp. 16 ss.

Mien­tras la ex­tre­ma de­re­cha es­pa­ño­la ca­re­ce hoy de re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les, la iz­quier­da re­vo­lu­cio­na­ria los tie­ne y muy cla­ros: la Cu­ba de Fi­del Cas­tro Ruz y la Ve­ne­zue­la de Hugo Chá­vez Frías y de Ni­co­lás Ma­du­ro. Re­vis­tas co­mo El Vie­jo To­po, di­ri­gi­das por an­ti­guos dis­cí­pu­los de Ma­nuel Sa­cris­tán Lu­zón, muy pró­xi­ma a Iz­quier­da Uni­da, no han du­da­do en pu­bli­car ar­tícu­los del dic­ta­dor co­mu­nis­ta cu­bano, que es pre­sen­ta­do en sus pá­gi­nas co­mo “uno de los es­ca­sos po­lí­ti­cos del pla­ne­ta que mues­tra una ge­nui­na preo­cu­pa­ción por la so­bre­vi­ven­cia de la es­pe­cie hu­ma­na, ame­na­za­da se­ria­men­te por un ca­pi­ta­lis­mo ca­da vez más de­sen­fre­na­do en su ca­rre­ra ha­cia el pre­ci­pi­cio”59. Y es que ni la iz­quier­da más

o me­nos so­cial­de­mó­cra­ta ni la ex­tre­ma iz­quier­da han con­de­na­do al ré­gi­men cu­bano, cu­yo fra­ca­so a ni­vel so­cial, eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y mo­ral ya es de por sí evi­den­te. Pe­ro, co­mo he­mos visto en Lu­kács, el co­mu­nis­mo es, an­te to­do, una fe que no va­ci­la, que no ra­zo­na. La hi­per­mo­ral con­ti­núa ejer­cien­do su fun­ción en cier­tas men­tes. Así lo mues­tra Ig­na­cio Ra­mo­net, en su li­bro Fi­del Cas­tro. Bio­gra­fía a dos vo­ces, don­de el lí­der co­mu­nis­ta cu­bano apa­re­ce en el pa­pel de un hé­roe carly­liano, co­mo el ada­lid de “un ideal de jus­ti­cia”, re­pre­sen­tan­te de “la iz­quier­da a la iz­quier­da de la iz­quier­da in­ter­na­cio­nal”, “un re­fe­ren­te im­por­tan­te pa­ra mi­llo­nes de des­he­re­da­dos de la tie­rra”; un lí­der que po­see una au­to­ri­dad que le con­fie­re “su cua­dru­ple ca­rác­ter de teó­ri­co de la Re­vo­lu­ción, je­fe mi­li­tar vic­to­rio­so, fun­da­dor del Es­ta­do y es­tra­te­ga, des­de ha­ce cua­ren­ta y ocho años de la po­lí­ti­ca cu­ba­na”. Irri­so­ria­men­te, Ra­mo­net sos­tie­ne que en Cu­ba no exis­te “cul­to a la per­so­na­li­dad”60.

El “ca­ris­ma” de Cas­tro Ruz ha si­do tras­la­da­do, por par­te de los ex­tre­mis­tas de iz­quier­da es­pa­ño­les, a Hugo Chá­vez Frías, a quien, tras su muer­te, El Vie­jo To­po de­di­có un nú­me­ro ex­tra­or­di­na­rio de la re­vis­ta, con

61 “Chá­vez del pue­blo”, El Vie­jo To­po nº 303, abril 2013, p. 28. 62 “Cró­ni­ca de una jor­na­da con Ni­co­lás Ma­du­ro”, El Vie­jo To­po nº 308, sep­tiem­bre 2013, p. 5. 63 “Es­pe­ran­do la Re­pú­bli­ca”, en El Vie­jo To­po nº 363, abril 2018. Véa­se igual­men­te Al­ber­to Gar­zón, La Ter­ce­ra Re­pú­bli­ca. Bar­ce­lo­na, 2017.

el tí­tu­lo de “Chá­vez Vi­ve”. Co­mo un nue­vo Bos­suet, Juan Carlos Mo­ne­de­ro le de­di­có una ora­ción fú­ne­bre, en la que el lí­der bo­li­va­riano apa­re­cía co­mo un san­to, co­mo un Cris­to con­tem­po­rá­neo, el gran enemi­go del “fascismo” y del “neo­li­be­ra­lis­mo”: “Di­cen que Chá­vez ha muer­to. Lo di­cen los que no sa­ben leer los tiem­pos del vien­to, los que no sa­ben de la ra­bia acu­mu­la­da, los que no sa­ben de la con­cien­cia en­car­na­da en la me­mo­ria”61. Hay que re­co­no­cer que cier­ta li­te­ra­tu­ra de ul­tra­iz­quier­da re­sul­ta in­su­pe­ra­ble en sus sim­ple­zas y ne­ce­da­des.

El Vie­jo To­po se ha to­ma­do en serio, lo que son las co­sas, al su­ce­sor de Chá­vez, Ni­co­lás Ma­du­ro, a quien Víc­tor Ríos y Mi­guel Riera en­tre­vis­ta­ron pa­ra la re­vis­ta bar­ce­lo­ne­sa, de­di­cán­do­le ¡ca­tor­ce pá­gi­nas!. En la en­tre­vis­ta, el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano acusa al go­bierno es­pa­ñol de “cóm­pli­ce de la de­re­cha fas­cis­ta-gol­pis­ta ve­ne­zo­la­na”. Y sen­ten­cian los en­tre­vis­ta­do­res: “Ci­ta el des­em­pleo y sub­ra­ya lo in­to­le­ra­ble que es que el 55% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les no en­cuen­tren un pues­to de tra­ba­jo. Ni que de­cir que el To­po es­tá de acuer­do con sus pa­la­bras”62.

En las pá­gi­nas de El Vie­jo To­po y en su edi­to­rial se han di­fun­di­do las ideas de Lo­sur­do, Ba­diou, Zi­zek, Mar­ta Hac­nec­ker, Sa­cris­tán Lu­zón, Ta­riq Alí, etc; y se han reivin­di­ca­do las fi­gu­ras de, en­tre otros, D´Hol­bach, Ro­bes­pie­rre, Saint-Just, Marx, Le­nin, etc. Igual­men­te, se ha en­car­ga­do de crear y di­fun­dir el mi­to de la II Re­pú­bli­ca, aun­que no la de abril de 1931, sino la fren­te­po­pu­lis­ta de 1936-1939, co­mo ejem­plo de va­lla­dar “an­ti­fas­cis­ta”63

5. El fin de la de­re­cha y la ago­nía de Es­pa­ña

64 Pe­ter Slo­ter­dijk, Crí­ti­ca de la ra­zón cí­ni­ca. Ma­drid, 2009. Véa­se igual­men­te Mar­ga­ri­ta Martínez, Slo­ter­dijk y lo po­lí­ti­co. Buenos Aires, 2010, pp. 13 ss. 65 Véa­se Raz­mig Keu­che­yan, He­mis­fe­rio iz­quier­da. Un ma­pa de los nuevos pen­sa­mien­tos crí­ti­cos. Ma­drid, 2013, pp. 253 ss. 66 ABC, 22-X-2013. El Mun­do, 23-X-2013.

¿Qué de­cir del Par­ti­do Po­pu­lar?. Pa­ra des­cri­bir su ac­ti­tud ten­dre­mos que re­cu­rrir a la des­crip­ción que el fi­ló­so­fo Pe­ter Slo­ter­dijk rea­li­za de lo que de­no­mi­na ra­zón cí­ni­ca. Pa­ra el ale­mán, las ideo­lo­gías, en su sen­ti­do clá­si­co, han de­ja­do de ser ope­ra­ti­vas en las so­cie­da­des pos­mo­der­nas. Y es que, a su jui­cio, los in­di­vi­duos han lle­ga­do, hoy, a la con­clu­sión de que el dis­cur­so que les ofre­cen los mass me­dia y las eli­tes po­lí­ti­cas re­sul­ta falaz. Ya no se dejan en­ga­ñar; lo cual, pa­ra Slo­ter­dijk, im­pli­ca que nues­tra épo­ca es la de un ci­nis­mo ge­ne­ra­li­za­do que ha su­ce­di­do a la era de las ideo­lo­gías64. La te­sis de Slo­ter­dijk ha si­do muy cri­ti­ca­da, en par­ti­cu­lar por Sla­voj Zi­zek65. Sin em­bar­go, in­de­pen­dien­te­men­te de su ma­yor o me­nor ve­ra­ci­dad, no ca­be la me­nor du­da de que exis­ten par­ti­dos que, co­mo el di­ri­gi­do por Mariano Ra­joy Brey, se com­por­tan co­mo si fue­ra ab­so­lu­ta­men­te cier­ta. El Par­ti­do Po­pu­lar, en su prác­ti­ca con­cre­ta, pa­re­ce no creer en nada, sal­vo en las pró­xi­mas elec­cio­nes. En reali­dad, más que de ra­zón cí­ni­ca creo que se­ría más cer­te­ro de­fi­nir su con­duc­ta co­mo nihi­lis­mo de de­re­chas. Sig­ni­fi­ca­ti­va fue, en ese sen­ti­do, la res­pues­ta del ac­tual pre­si­den­te del go­bierno cuan­do fue in­te­rro­ga­do por una pe­rio­dis­ta so­bre su opi­nión res­pec­to a la de­ro­ga­ción por el Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go de la de­no­mi­na­da “doc­tri­na Pa­rot”. Se li­mi­tó a de­cir “Llue­ve mu­cho”. Al día si­guien­te, an­te la pre­sión de las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del te­rro­ris­mo y la opi­nión pú­bli­ca con­ser­va­do­ra, hu­bo de ma­ni­fes­tar su re­cha­zo a la de­ci­sión del Tri­bu­nal, al tiem­po que di­jo no te­ner más re­me­dio que cum­plir­la66. Ra­joy Brey re­sul­ta ya exas­pe­ran­te. El lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar se nos mues­tra co­mo un hom­bre inar­ti­cu­la­do, pe­que­ño bur­gués de men­ta­li­dad, si­nuo­so, ca­ren­te por com­ple­to de elo-

67 Hen­rik Ib­sen, Un enemi­go del pue­blo. Buenos Aires, 2007, pp. 107-108.

cuen­cia, de con­vic­cio­nes y de pro­yec­to po­lí­ti­co. De bus­car un per­so­na­je li­te­ra­rio pa­ra­le­lo a Ra­joy Brey, no ca­be du­da que los en­con­tra­re­mos en Haus­tad, el di­rec­tor de pe­rió­di­cos, pro­ta­go­nis­ta, en­tre otros, de la cé­le­bre obra tea­tral de Hen­rik Ib­sen, Un enemi­go del pue­blo. De­tes­ta­ble per­so­na­je que de­man­da “mo­de­ra­ción”, pe­ro que lue­go no du­da en trai­cio­nar al doc­tor Stock­mann, re­cha­zan­do la pu­bli­ca­ción de su de­nun­cia so­bre las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas del bal­nea­rio de la ciu­dad67.

La fal­ta de con­vic­cio­nes arrai­ga­das del go­bierno pue­de ver­se en otros ám­bi­tos. Ni por un mo­men­to pa­re­ce ha­ber­se plan­tea­do, y eso que dis­fru­tó de una am­plia ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, la de­ro­ga­ción de la Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca. Qui­zá sea de­ma­sia­do pe­dir­le. Más gra­ve aún ha si­do su ac­ti­tud an­te ETA y los na­cio­na­lis­mos pe­ri­fé­ri­cos. Es in­ca­paz de mo­vi­li­zar a sus ba­ses con­tra el se­pa­ra­tis­mo. Pe­ro es que, además, el Par­ti­do Po­pu­lar dio su ad­he­sión tá­ci­ta, con­tra­di­cien­do una vez más sus pro­me­sas elec­to­ra­les, al nue­vo Pac­to de Ver­ga­ra, a la ma­ne­ra de car­lis­tas y li­be­ra­les en el si­glo XIX, lle­va­do a ca­bo por Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Je­sús Egui­gu­ren con la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta vas­ca. La ex­car­ce­la­ción del tor­tu­ra­dor Uri­bet­xe­be­rría Bo­li­na­ga fue to­do un sím­bo­lo de vi­le­za. La acep­ta­ción acrí­ti­ca de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go so­bre la “doc­tri­na Pa­rot” ha si­do la go­ta que col­ma el va­so. Pue­de que ETA ha­ya si­do de­rro­ta­da mi­li­tar­men­te por las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do; pe­ro no lo ha si­do en los ni­ve­les más de­ci­si­vos, es de­cir, en el me­ta­po­lí­ti­co y en el so­cio­ló­gi­co, pa­ra lo cual hu­bie­se si­do ne­ce­sa­ria una ofen­si­va a ni­vel po­lí­ti­co e in­te­lec­tual, que no se ha que­ri­do lle­var a ca­bo; ni tan si­quie­ra plan­tear. En es­tos mo­men­tos, la ex­tre­ma iz­quier­da na­cio­na­lis­ta vas­ca, so­bre to­do tras la di­so­lu­ción de ETA, se en­cuen­tra más fuer­te que nun­ca a ni­vel po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co, por­que ocu­pa un só­li­do es­pa­cio po­lí­ti­co en las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas vas­cas. To­do lo de­más es re­tó­ri­ca.

68 Jo­sé Antonio Gó­mez Yánez, “De re­pen­te, un ex­tra­ño: Po­de­mos”, en El País, 9-VI-2014. 69 Véa­se Ja­vier Ro­drí­guez Ara­na, El es­pa­cio de cen­tro. Ma­drid, 2001. 70 “So­cia­lis­mo, li­be­ra­lis­mo, con­ser­va­du­ris­mo”, en Vein­tiuno nº 33, pri­ma­ve­ra de 1997, p. 103.

Lo cual de­mues­tra que el Par­ti­do Po­pu­lar ya no re­pre­sen­ta a un im­por­tan­te sec­tor de la de­re­cha so­cio­ló­gi­ca e in­te­lec­tual es­pa­ño­la. No así a una oli­gar­quía de empresarios, que dis­fru­ta hoy de un po­der om­ní­mo­do so­bre los tra­ba­ja­do­res; o a los co­rrup­tos y es­pe­cu­la­do­res. Se­gún ha se­ña­la­do un so­ció­lo­go, el Par­ti­do Po­pu­lar ha des­tro­za­do su ba­se elec­to­ral por las cla­ses me­dias-ba­jas, de eda­des in­ter­me­dias, y por los au­tó­no­mos68. Lo que le ha cos­ta­do va­rios mi­llo­nes de vo­tos.

En con­se­cuen­cia, la ac­tual cir­cuns­tan­cia po­lí­ti­ca, so­cial e in­te­lec­tual de­be­ría exi­gir una de­ci­sión. Ha­bría que in­ven­tar una nue­va de­re­cha. Na­tu­ral­men­te, es­to no se im­pro­vi­sa. Trein­ta años de “cen­tris­mo” no pue­den pa­sar en bal­de. La op­ción “cen­tris­ta”, que in­fruc­tuo­sa­men­te han in­ten­ta­do teo­ri­zar al­gu­nos miem­bros del Par­ti­do Po­pu­lar69, ca­re­ce de en­ti­dad des­de el pun­to de vis­ta in­te­lec­tual y po­lí­ti­co. Co­mo ha se­ña­la­do del gran po­li­tó­lo­go belga Ju­lien Freund: “La po­lí­ti­ca es una cues­tión de de­ci­sión y even­tual­men­te de com­pro­mi­so (…) Lo que se lla­ma “cen­tris­mo” es una ma­ne­ra de anu­lar, en nom­bre de una idea no “con­flic­tual” de la so­cie­dad, no só­lo al enemi­go in­te­rior, sino a las opi­nio­nes di­ver­gen­tes. Des­de es­te pun­to de vis­ta, el cen­tris­mo es his­tó­ri­ca­men­te el agen­te la­ten­te que, con fre­cuen­cia, fa­vo­re­ce la gé­ne­sis y for­ma­ción de con­flic­tos que pue­den de­ge­ne­rar, oca­sio­nal­men­te, en en­fren­ta­mien­tos vio­len­tos”70.

En el fon­do, es­ta de­ci­sión ten­dría que ser una res­pues­ta no só­lo al ha­bi­tus cen­tris­ta ca­rac­te­rís­ti­co del Par­ti­do Po­pu­lar, sino al desafío de la hi­per­mo­ral ca­rac­te­rís­ti­ca de la iz­quier­da so­cial-de­mó­cra­ta y de la ex­tre­ma iz­quier­da es­pa­ño­las; al desafío de los Ba­diou y Zi­zek y a to­da la ca­ter­va de sus se­gui­do­res es­pa­ño­les. Ellos han he­cho el tra­ba­jo; han crea­do un

71 To­da­vía re­cuer­do con es­tu­pe­fac­ción el des­pre­cio que sus­ci­tó en la dipu­tada po­pu­lar El­vi­ra Ro­drí­guez la di­si­den­cia del has­ta en­ton­ces már­tir Jo­sé Or­te­ga La­ra, al que no du­dó en des­ca­li­fi­car co­mo “pa­té­ti­co y fue­ra de lu­gar” (Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal, 25-VI-2012).

nue­vo “sen­ti­do co­mún”, fren­te al cual la des­ar­bo­la­da de­re­cha es­pa­ño­la, que ganó las elec­cio­nes del 2011 más por los fa­llos de la iz­quier­da que por mé­ri­tos pro­pios, se en­cuen­tra in­de­fen­sa. Sin em­bar­go, la de­ci­sión no se ha pro­du­ci­do. La ba­se so­cial del Par­ti­do Po­pu­lar se ha abs­te­ni­do; no ha vo­ta­do a otras op­cio­nes de de­re­cha que se pre­sen­ta­ban en los co­mi­cios eu­ro­peos. En un pri­mer mo­men­to, la apa­ri­ción de VOX, cu­yo lí­der era San­tia­go Abas­cal, pa­re­ció ser mo­ti­vo de es­pe­ran­za; por­que po­día plan­tear la po­si­bi­li­dad de una de­re­cha li­bre de com­ple­jos y de los de­fec­tos in­he­ren­tes a la pra­xis del Par­ti­do Po­pu­lar. Sin em­bar­go, VOX que­dó sin re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Y es que no só­lo tu­vo que en­fren­tar­se a la im­pla­ca­ble hos­ti­li­dad del Par­ti­do Po­pu­lar, es­pe­cia­lis­ta en tor­pe­dear la emer­gen­cia de cual­quier op­ción po­lí­ti­ca a su de­re­cha71, sino que sus por­ta­vo­ces, a di­fe­ren­cia de los de Po­de­mos, fue­ron in­ca­pa­ces de do­mi­nar los mass-me­dia. Por for­tu­na, pa­re­ce ha­ber re­su­ci­ta­do en su ac­tua­ción con­tra el mo­vi­mien­to independentista en Ca­ta­lu­ña. Des­gra­cia­da­men­te, el úni­co su­ce­dá­neo de la de­re­cha real­men­te exis­ten­te, ha si­do Ciu­da­da­nos, tí­pi­co par­ti­do cen­tris­ta, ca­ren­te de pro­yec­to po­lí­ti­co y cul­tu­ral. Su úni­co per­fil cla­ro es el an­ti­in­de­pen­den­tis­mo, pe­ro nada sa­be­mos de su opi­nión so­bre la cri­sis del mo­de­lo neo­li­be­ral, la me­mo­ria his­tó­ri­ca, el va­cío de­mo­grá­fi­co o la emigración.

Sin du­da, el gran acon­te­ci­mien­to que ha ve­ni­do a con­di­cio­nar las de­ci­sio­nes de los dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos fue, co­mo he­mos ade­lan­ta­do, el pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta ca­ta­lán. En sus ini­cios, es­te pro­ce­so no tu­vo nada de iz­quier­dis­ta. El na­cio­na­lis­mo con­ser­va­dor ca­ta­lán, re­pre­sen­ta­do por Con­ver­gèn­cia i Unió, y li­de­ra­do por Ar­tur Mas, op­tó ya cla­ra­men­te, li­bre de am­bi­güe­da­des, por la in­de­pen­den­cia. Co­mo se­ña­ló Fran­cecs de Ca­rre­ras, no se tra­tó de una im­pro­vi­sa­ción, sino pro­duc­to de la tác­ti­ca grams­cia­na se­gui­da por Jor­di Pu­jol de “fer país” y de “Pa­cièn­cia i in­de­pen­den-

72 Fran­cecs de Carrre­ras, Pa­cien­cia e in­de­pen­den­cia. La agen­da ocul­ta del na­cio­na­lis­mo. Bar- ce­lo­na, 2014, pp. 9-14. 73 Ma­nuel Cas­tells, Rup­tu­ra. La cri­sis de la de­mo­cra­cia li­be­ral, Ma­drid, 2017, p. 108. 74 Véa­se “Dis­cur­so de Su Ma­jes­tad el Rey Fe­li­pe VI an­te el desafío se­pa­ra­tis­ta en Ca­ta­lu­ña”, en Fun­da­ción Vi­lla­cis­ne­ros, oc­tu­bre 2017. 75 “La iz­quier­da ra­di­cal es­pa­ño­la bus­ca unir­se con los par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas pa­ra frag­men­tar el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co”, La Tri­bu­na del País Vas­co, 18-XII-2014.

cia”72. Mas y sus alia­dos de iz­quier­das e in­clu­so de ex­tre­ma iz­quier­da, co­mo la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar, con­ti­nua­ron su ofen­si­va se­pa­ra­tis­ta, ce­le­brán­do­se un si­mu­la­cro de re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia el 9 de no­viem­bre de 2014, en el que la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar no lle­gó al 40%. Pe­se a su ile­ga­li­dad, el go­bierno de Ra­joy prác­ti­ca­men­te no hi­zo nada, ni mo­vi­li­zó a los sec­to­res ca­ta­la­nes an­ti­in­de­pen­den­tis­tas. Tres años des­pués, el 1 de oc­tu­bre de 2017 se vol­vió a con­vo­car otro re­fe­rén­dum independentista, en el que, se­gún los in­tere­sa­dos cálcu­los, par­ti­ci­pa­ron dos mi­llo­nes de ciu­da­da­nos73. An­te la gra­ve­dad de los acon­te­ci­mien­tos, el go­bierno se vio obli­ga­do, acu­cia­do por Ciu­da­da­nos y apo­ya­do sin de­ma­sia­do en­tu­sias­mo por el PSOE, a in­ter­ve­nir la au­to­no­mía ca­ta­la­na, me­dian­te la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. El pro­pio Fe­li­pe VI hu­bo de in­ter­ve­nir con un dis­cur­so en de­fen­sa de la uni­dad na­cio­nal74 .

¿Cuál fue la res­pues­ta de Po­de­mos?. Ha­ce ya cua­tro años, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a La Tri­bu­na del País Vas­co, se­ña­lé que, en mi opi­nión, la iz­quier­da ra­di­cal se pon­dría al la­do de los se­pa­ra­tis­tas pa­ra frag­men­tar el Es­ta­do y la na­ción es­pa­ño­les75. Por des­gra­cia, no me equi­vo­qué. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que Po­de­mos, ba­jo la di­rec­ción de Igle­sias Tu­rrión, se pu­so uni­la­te­ral­men­te en fa­vor de los se­pa­ra­tis­tas, jun­to a los na­cio­na­lis­tas vas­cos y ga­lle­gos. Ma­nuel Cas­tells, el so­ció­lo­go sim­pa­ti­zan­te de Po­de­mos, ex­pre­só su opi­nión cla­ra­men­te: “El Es­ta­do es­pa­ñol, en­tro­ni­za-

76 Cas­tells, Rup­tu­ra…, p. 115. 77 “Po­de­mos cóm­pli­ce”, El País, 20-IX-2017.

do en una Monarquía de du­do­sa le­gi­ti­mi­dad en su ori­gen, in­ca­paz de ex­pre­sar una reali­dad plu­ri­na­cio­nal y des­vir­tua­do por la co­rrup­ción de una de­re­cha que aún con­tro­la los po­de­res fác­ti­cos, vi­ve al bor­de de una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal que po­dría po­ner en pe­li­gro la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na”76. En esa mis­ma lí­nea ar­gu­men­ta­ti­va, Igle­sias Tu­rrión no du­dó en de­nun­ciar “la de­ri­va re­pre­si­va del PP” y pro­pug­nó nada me­nos que la con­vo­ca­to­ria de una asam­blea ex­tra­or­di­na­ria de par­la­men­ta­rios y al­cal­des77. Lle­va­do de sus pre­jui­cios y de una es­tra­te­gia equi­vo­ca­da, el lí­der de Po­de­mos fue in­ca­paz de re­co­no­cer que no ha­bía si­do el Par­ti­do Po­pu­lar quien em­pren­dió una de­ri­va an­ti­de­mo­crá­ti­ca, sino el go­bierno ca­ta­lán y la exi­gua ma­yo­ría del independentismo en el Par­la­ment, que in­ten­tó for­zar una se­ce­sión uni­la­te­ral pri­van­do a la mi­no­ría de sus de­re­chos y li­ber­ta­des. Sin em­bar­go, lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo en su dis­cur­so fue la au­sen­cia de aná­li­sis so­cio­ló­gi­co-po­lí­ti­co del pro­ce­so independentista. ¿A qué in­tere­ses de “cla­se” obe­de­ce?. Tal era la pre­gun­ta a la que cual­quier mar­xis­ta que se pre­cie de­be­ría con­tes­tar. Igle­sias Tu­rrión no lo ha­ce. Y es que igual­men­te ha si­do in­ca­paz de de­nun­ciar que se tra­ta de un se­pa­ra­tis­mo de pri­vi­le­gia­dos. Nada de eso pa­re­ce in­tere­sar­le. El grue­so de la cul­pa re­caer, pa­ra el lí­der de Po­de­mos, en el go­bierno, en el Es­ta­do y en lo que de­no­mi­na “blo­que mo­nár­qui­co”·. En su con­ver­sa­ción con otro iz­quier­dis­ta ra­di­cal, Ja­vier Pé­rez Royo, Igle­sias Tu­rrión de­nun­cia­ba que Fe­li­pe VI se ha­bía pues­to “del la­do de los par­ti­dos que es­tán de­fen­dien­do, con su prác­ti­ca po­lí­ti­ca, la ex­cep­cio­na­li­dad y la re­nun­cia a los prin­ci­pios bá­si­cos de la de­mo­cra­cia”. El mo­nar­ca de­fen­día, se­gún él, “la ima­gen y la idea uni­na­cio­nal de Es­pa­ña” y “el pro­ce­so de in­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca aso­cia­do a me­di­das de ex­cep­ción”. Se­gún él, pues, vi­vi­mos po­co me­nos que ba­jo la fé­ru­la de una dic­ta­du­ra co­mi­sa­ria. Y es que la de­re­cha es­pa­ño­la “ha de­mos­tra­do un enor­me fra­ca­so y una gran in­ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir una

78 Pa­blo Igle­sias y Ja­vier Pé­rez Royo, Cri­sis cons­ti­tu­cio­nal e im­pul­so cons­ti­tu­yen­te. Ma­drid, 2018, pp. 23, 24, 41 ss. 79 ABC, 16-X-2017. El País, 26-X-2017. 80 Ma­no­lo Mo­ne­reo/Héc­tor Illueca, Es­pa­ña, un pro­yec­to de li­be­ra­ción. Pró­lo­go de Pa­blo Igle­sias Tu­rrión. Bar­ce­lo­na, 2018, pp. 133 ss.

idea de Es­pa­ña que, de al­gu­na for­ma, per­mi­ta la es­ta­bi­li­dad de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co”78. Sin em­bar­go, al­gu­nos miem­bros de la di­rec­ción de Po­de­mos, co­mo Ca­ro­li­na Bes­can­sa y Luis Ale­gre, cri­ti­ca­ron la es­tra­te­gia fi­lo­na­cio­na­lis­ta de Igle­sias Tu­rrión, de­nun­cian­do la au­sen­cia de pro­yec­to na­cio­nal es­pa­ñol79. En un li­bro que Igle­sias Tu­rrión con­si­de­ra “un ar­ma pa­ra los pa­trio­tas que sa­ben que amar a su pa­tria es amar a sus gen­tes y a sus pue­blos”, se pro­pug­na un “Es­ta­do fe­de­ral plu­ri­na­cio­nal” co­mo par­te de “una de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na, eco­nó­mi­ca, eco­ló­gi­ca y fe­mi­nis­ta”, en la que se re­co­noz­ca el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción80.

Dra­má­ti­ca si­tua­ción la de Es­pa­ña, que se de­ba­te en­tre la ra­zón cí­ni­ca del Par­ti­do Po­pu­lar, la al­ter­na­ti­va ca­tas­tro­fis­ta de Po­de­mos, la inani­dad cen­tris­ta de Ciu­da­da­nos y la au­sen­cia pro­yec­ti­va del PSOE. No se tra­ta de un pa­no­ra­ma alen­ta­dor, des­de lue­go; pe­ro es lo que hay. Di­xi et sal­va­vi ani­mam meam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.