Via­jar

Nou Horta - - Editorial - ra­faes­crig­fa­yos.es

¿Por qué ex­ci­ta tan­to a las per­so­nas el de­seo de via­jar? No me di­gan que se tra­ta de una mo­da, ni que la cau­sa es el me­jor ni­vel eco­nó­mi­co de las gen­tes, eso ayu­da, pe­ro no es la ex­pli­ca­ción ya que en to­das las épo­cas ese de­seo ha es­ta­do vi­vo. El de­seo de via­jar, aun­que por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, es­tu­vo pre­sen­te des­de las pri­me­ras mi­gra­cio­nes del hom­bre del Pa­leo­lí­ti­co y con­ti­nuó has­ta el si­glo XIX con el in­te­rés que des­per­ta­ron las rui­nas clá­si­cas y los pue­blos exó­ti­cos. A par­tir de ese mo­men­to, con el in­ven­to de la má­qui­na de va­por y del mo­tor de ex­plo­sión des­pués, se au­men­ta­ron y fa­ci­li­ta­ron las op­cio­nes pa­ra via­jar pa­ra co­no­cer nue­vas tie­rras, gen­tes y cos­tum­bres. Se de­mo­cra­ti­zó el via­je. Pe­ro he­mos lle­ga­do a un pun­to en que to­das esas cosas ya las co­no­ce­mos. Ya co­no­ce­mos to­dos los lu­ga­res por­que los he­mos vis­to cien­tos de ve­ces en re­por­ta­jes te­le­vi­si­vos y por­que, en mu­chos ca­sos, ya he­mos es­ta­do allí. Por cier­to, na­da com­pa­ra­ble con un buen re­por­ta­je de te­le­vi­sión que te con­du­ce per­so­nal­men­te y sin apre­tu­ras a los lu­ga­res más re­cón­di­tos del pla­ne­ta o a los es­ce­na­rios don­de nin­gún cir­cui­to tu­rís­ti­co te po­dría lle­var. In­sis­to, pa­ra ver bien una ciu­dad o unas rui­nas his­tó­ri­cas, lo me­jor es un re­por­ta­je te­le­vi­si­vo. La cons­ta­ta­ción es­tá en nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia. Se­gu­ro que he­mos es­ta­do en Pra­ga y no co­no­ce­mos Pra­ga, o que he­mos es­ta­do en Pom­pe­ya y no co­no­ce­mos Pom­pe­ya, o que he­mos vi­si­ta­do To- le­do y no co­no­ce­mos To­le­do. Lo que quie­ro de­cir es que si nos po­nen a cual­quie­ra de no­so­tros de­lan­te de la Pi­rá­mi­de de Gi­zeh, lo pri­me­ro que pen­sa­re­mos es que es exac­ta­men­te igual a la ima­gen que ya he­mos vis­to an­tes en to­das par­tes. Con lo que una bue­na ima­gen, exen­ta, en un mun­do don­de rei­na la co­mu­ni­ca­ción vi­sual lle­ga a te­ner mu­cha más fuer­za que la pro­pia reali­dad, siem­pre bo­rro­sa y des­di­bu­ja­da por la na­tu­ra­le­za cir­cun­dan­te. ¿Qué es lo que que­da en­ton­ces? pues ese pru­ri­to de que “yo he es­ta­do aquí” que es otra de las cosas que nos ex­ci­ta tan­to: co­lec­cio­nar lu­ga­res. En­ton­ces ¿qué es lo que nos ha­ce desear los via­jes? ¿Co­lec­cio­nar lu­ga­res, ha­cer mi­les de fo­to­gra­fías com­pul­si­va­men­te, es­tar en el lu­gar de los he­chos o la ne­ce­si­dad de aven­tu­ra? Qui­zá sea es­to úl­ti­mo, aun­que du­do mu­cho de que un via­je tu­rís­ti­co al uso sea una aven­tu­ra. Si lla­ma­mos aven­tu­ra a lo que sig­ni­fi­ca cam­biar la ru­ti­na dia­ria por la ru­ti­na del via­je y nos con­for­ma­mos con ello, per­fec­to. Pe­ro eso sig­ni­fi­ca que no sa­be­mos lo que es una ver­da­de­ra aven­tu­ra, ni he­mos vi­vi­do nun­ca nin­gu­na, con lo que com­por­ta de im­pre­vis­tos, ries­gos y pe­li­gros. Na­da pa­re­ci­do a lo que bus­ca­mos en un via­je, sal­vo que sea­mos ma­so­quis­tas y que­ra­mos pa­sar­lo mal. Así que se que­da en el ai­re la pre­gun­ta del prin­ci­pio. Es­pe­ro que al­guien me lo ex­pli­que a mí al­gún día. Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.