Pro­ble­mas pa­ra ha­cer los de­be­res

Nou Torrentí - - Recomanacions - C.I. Au­siàs March*

Uno de los con­flic­tos co­ti­dia­nos en­tre pa­dres e hi­jos/as es la rea­li­za­ción de los de­be­res es­co­la­res. Pa­ra mu­chas fa­mi­lias es­tas ta­reas oca­sio­nan im­por­tan­tes dis­cre­pan­cias y son fuen­te de ma­les­tar den­tro del ho­gar. Mien­tras vues­tros hi­jos/as asis­tan a la es­cue­la, es­tas ‘pe­leas’ for­ma­rán par­te de vues­tra vida, pe­ro exis­ten me­di­das sim­ples que los pa­dres pue­den to­mar pa­ra mi­ni­mi­zar es­tas ten­sio­nes y, al mis­mo tiem­po, ayu­dar a sus hi­jos/as a sa­car el ma­yor pro­ve­cho de sus de­be­res es­co­la­res.

Dón­de ha­cer los de­be­res

Es con­ve­nien­te crear un en­torno po­si­ti­vo. Cual­quier lu­gar don­de pue­dan tra­ba­jar có­mo­da­men­te y sin dis­trac­cio­nes es bueno pa­ra rea­li­zar las ta­reas es­co­la­res. Dis­po­ner de un área es­pe­cial­men­te des­ti­na­da al es­tu­dio, don­de te­ner sus he­rra­mien­tas de apren­di­za­je, les ayu­da­rá a con­cen­trar­se en las ta­reas que tie­nen. Un es­cri­to­rio o una me­sa en un lu­gar tran­qui­lo de la ca­sa y una lám­pa­ra de es­cri­to­rio ajus­ta­ble con­tri­bui­rán a ga­ran­ti­zar­les un apro­ve­cha­mien­to ade­cua­do.

Cuan­do ha­cer los de­be­res

Vues­tros hi­jos/as de­ben ha­cer los de­be­res y es­tu­diar como par­te de la ru­ti­na dia­ria. Es con­ve­nien­te re­ser­var un tiem­po de es­tu­dio re­gu­lar y pro­gra­ma­do pa­ra que reali­cen sus ta­reas. Los ni­ños/as pe­que­ños que nor­mal­men­te no lle­van de­be­res, pue­den uti­li­zar es­te tiem­po, por ejem­plo, pa­ra la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra.

Có­mo ayu­dar a mi hi­jo/a a ha­cer los de­be­res

Es muy im­por­tan­te dar­les el alien­to ne­ce­sa­rio: que mien­tras ha­gan los de­be­res sien­tan vues­tra pre­sen­cia y vues­tro apo­yo. Pue­den ne­ce­si­tar ayu- da en cier­tas par­tes de la ta­rea que no com­pren­den bien, o in­clu­so, de vues­tra par­ti­ci­pa­ción mien­tras, por ejem­plo, leen en voz al­ta. Pe­ro siem­pre te­nien­do en cuen­ta que los de­be­res son de vues­tros hi­jos/as, que no de­béis con­ver­ti­ros en ayu­dan­tes de de­be­res sino úni­ca­men­te en con­se­je­ros.

Nun­ca es tar­de pa­ra co­men­zar

Ha­cer de los de­be­res una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je po­si­ti­va es el ob­je­ti­vo que to­dos los pa­dres de­be­mos per­se­guir. Jun­to con el ni­ño/a los pa­dres de­ben es­ta­ble­cer un plan de es­tu­dios y de de­be­res apro­pia­do. Hay que ex­pe­ri­men­tar pri­me­ro y lue­go, es­tar pre­pa­ra­do pa­ra los cam­bios si fue­ran ne­ce­sa­rios. El plan pue­de ser es­cri­to como un con­tra­to, o bien ver­bal. Al prin­ci­pio se­rá ne­ce­sa­rio un con­trol cons­tan­te por par­te de los pa­dres pa­ra lo­grar que el ni­ño/a per­se­ve­re, pa­ra pa­sar des­pués a eta­pas de es­tu­dio más in­de­pen­dien­tes. Ha­brá que: Es­ta­ble­cer de mu­tuo acuer­do una ho­ra pa­ra ha­cer los de­be­res Cuan­do el ni­ño/a no ha­ce los de­be­res o tie­ne pro­ble­mas con los tra­ba­jos es­co­la­res, hay que ayu­dar­le a des­cu­brir la cau­sa, y, cuan­do sea po­si­ble, a cam­biar la si­tua­ción pa­ra que pue­da con­se­guir un me­jor ren­di­mien­to. Uti­li­zar ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das pa­ra los ni­ños/as que es­tán po­co mo­ti­va­dos ha­cien­do los de­be­res y pa­ra re­com­pen­sar que ha­yan ter­mi­na­do de ha­cer­los. Tam­bién po­déis al­ter­nar los pe­río­dos de tra­ba­jo y los de jue­go. Elo­giar el es­fuer­zo y so­bre to­do ca­da pa­so que da ha­cia su in­de­pen­den­cia. Ser po­si­ti­vo. Cuan­do el ni­ño/a ha­ga bien el tra­ba­jo, lo in­ten­ta o se mues­tra pa­cien­te an­te una ta­rea, hay que elo­giar­le. Si tie­ne di­fi­cul­ta­des con un te­ma (to­dos las te­ne­mos y po­de­mos apren­der de ellas), hay que au­men­tar­le su con­fian­za co­men­tan­do sus éxi­tos en otras ma­te­rias. Al­gu­nos ni­ños/as ne­ce­si­tan que se les ani­me pa­ra po­der es­ta­ble­cer el há­bi­to de tra­ba­jo, así que se pue­de uti­li­zar un grá­fi­co pa­ra re­com­pen­sar al ni­ño/a por ter­mi­nar los tra­ba­jos. Se le da­rá una es­tre­lla por ca­da día que ter­mi­ne los de­be­res. Con un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de es­tre­llas ga­na una sa­li­da o una ac­ti­vi­dad es­pe­cial. Aun­que los pa­dres de­ben tra­ba­jar jun­to al ni­ño/a al prin­ci­pio, in­ten­ta­rán dis­mi­nuir el pa­pel de vi­gi­lan­tes tan pron­to como sea po­si­ble, es­tan­do siem­pre dis­po­ni­bles en ca­so de que el ni­ño/a quie­ra ha­cer pre­gun­tas. De­jar que el ni­ño ad­quie­ra res­pon­sa­bi­li­da­des. Da­do que los de­be­res de­ben re­for­zar lo apren­di­do en cla­se, el ni­ño/a po­drá ha­cer­los so­lo la ma­yo­ría de las ve­ces. Los pa­dres de­ben pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad y guía pe­ro nun­ca de­ben ha­cer el tra­ba­jo por el ni­ño/a.

*De­par­ta­men­to de Psi­co­pe­da­go­gía y Orien­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.