20 D: ¿Quién da más?

Nou Torrentí - - Economia - Juan Francisco Al­bert Mo­reno Es­tu­dian­te de eco­no­mía twit­ter: @jf_al­bert

digno que les per­mi­te sa­lir de una si­tua­ción pre­ca­ria. Ade­más, ter­mi­na­ría con la tram­pa de la po­bre­za, la cual sos­tie­ne que una per­so­na que re­ci­be un sub­si­dio por no dis­po­ner de in­gre­sos pro­pios no acep­ta­ría un fu­tu­ri­ble tra­ba­jo ya que de­ja­ría de co­brar la pres­ta­ción sub­si­dia­da por el Es­ta­do. Con el com­ple­men­to es­to ya no ocu­rre por­que la con­di­ción si­ne qua non pa­ra per­ci­bir el com­ple­men­to sa­la­rial es dis­po­ner de un tra­ba­jo. Por otro la­do, pue­de ocu­rrir que al­gu­nas em­pre­sas pu­dien­do pa­gar un suel­do ma­yor a sus tra­ba­ja­do­res acuer­den con ellos una re­tri­bu­ción menor y fi­nal­men­te sea­mos los con­tri­bu­yen­tes los que ten­ga­mos que ha­cer fren­te a esos sa­la­rios. Ade­más, se pue­de dar el ca­so de que es­tas sub­ven­cio­nes ha­gan ren­ta­bles ac­ti­vi­da­des que por sí so­las no lo son con la con­se­cuen­te ma­la asig­na­ción de los re­cur­sos, en­tor­pe­cien­do el cam­bio del mo­de­lo pro­duc­ti­vo que ur­gen­te­men­te ne­ce­si­ta es­te país. No so­lo Ciu­da­da­nos se ha apun­ta­do a la ba­ta­lla de las pro­pues­tas, ha­ce po­cas se­ma­nas co­no­cía­mos que Po­de­mos in­clu­ye en su pro­gra­ma eco­nó­mi­co el com­ple­men­to sa­la­rial pa­ra aque­llos sa­la­rios in­fe­rio­res a 900 eu­ros. Ade­más, la for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias es­tá dis­pues­ta a au­men­tar pro­gre­si­va­men­te el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal has­ta si­tuar­lo en 800 eu­ros el año 2018 y pro­me­te una ren­ta ga­ran­ti­za­da de 600 eu­ros pa­ra aque­llas fa­mi­lias sin in­gre­sos en lo que se­gún la for­ma­ción mo­ra­da es el pri­mer pa­so ha­cia ese má­xi­mo: La ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, el PSOE tam­po­co ha que­ri­do que­dar­se atrás y tam­bién in­clu­ye en su pro­gra­ma elec­to­ral una me­jo­ra sus­tan­cial de las ren­tas mí­ni­mas ga­ran­ti­za­das y au­men­tos pro­gre­si­vos del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal si­tuán­do­lo en 1000 eu­ros en el pla­zo de dos le­gis­la­tu­ras. El aba­ni­co de pro­pues­tas no de­ja de su­bir en la ver­ti­gi­no­sa ca­rre­ra elec­to­ral. Sin du­da, los po­lí­ti­cos tie­nen la obli­ga­ción de bus­car soluciones pa­ra ata­jar el gran pro­ble­ma del pa­ro y la pre­ca­rie­dad, las sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les pue­den ser un ar­ma im­por­tan­te en el cor­to pla­zo. Sin em­bar­go, los ár­bo­les nos tie­nen que de­jar ver el bos­que. Un em­pleo no es so­la­men­te un me­dio pa­ra con­se­guir in­gre­sos y sub­sis­tir. Co­mo di­ría el pro­pio Marx: “El tra­ba­jo dig­ni­fi­ca al hom­bre”. Por es­ta ra­zón, nues­tros re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos de­ben ve­lar por ge­ne­rar un cli­ma pro­pi­cio don­de el em­pleo no sea un bien es­ca­so y sea­mos los se­res hu­ma­nos quie­nes con nues­tra au­to­no­mía ten­ga­mos la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar los re­cur­sos pa­ra desa­rro­llar nues­tros pla­nes vi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.