Apren­dien­do há­bi­tos y ru­ti­nas

Nou Torrentí - - Psicopedag­ogia - Vic­to­ria Ra­mí­rez*

La im­por­tan­cia de los há­bi­tos y las ru­ti­nas en los ni­ños. - Los há­bi­tos y las ru­ti­nas en los ni­ños su­po­nen lí­mi­tes pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que to­dos los ni­ños ne­ce­si­tan que se les apli­quen lí­mi­tes ya que les pro­por­cio­nan se­gu­ri­dad y con­fian­za. - Los há­bi­tos y ru­ti­nas per­mi­ten desa­rro­llar el sen­ti­mien­to de res­pon­sa­bi­li­dad y au­to­no­mía; fo­men­tan la ca­pa­ci­dad de “ma­ne­jar­se” en el mun­do, con la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos y ac­ti­tu­des. Có­mo es­ta­ble­cer há­bi­tos y ru­ti­nas. - Los há­bi­tos y ru­ti­nas de­ben em­pe­zar a in­cor­po­rar­se en eda­des muy tem­pra­nas, si es­pe­ra­mos a for­mar­los cuan­do ten­gan 4 o 5 años nos re­sul­ta­rá una ta­rea mu­cho más com­ple­ja. - Los es­ta­ble­ce­re­mos re­pi­tien­do una y otra vez los mis­mos y prin­ci­pal­men­te ha­cien­do que los co­pien, (que es có­mo los ni­ños apren­den to­do). Los pa­dres de­ben ser los pri­me­ros ejem­plos. - Re­sul­ta po­si­ti­vo ex­pli­car la ra­zón de las ac­cio­nes, (p.ejem. ”nos ce­pi­lla­mos los dien­tes pa­ra no te­ner ca­ries…). - Al prin­ci­pio ayu­da­re­mos al ni­ño a rea­li­zar los há­bi­tos pa­ra que lue­go los reali­ce él so­lo. - La cla­ve pa­ra to­do es­to es la cons­tan­cia, la pa­cien­cia y la re­pe­ti­ción. - En al­gu­nas oca­sio­nes de­be­re­mos ser fle­xi­bles y adap­tar las ru­ti­nas y las ne­ce­si­da­des del ni­ño se­gún va­ya cre­cien­do.

Há­bi­tos de ali­men­ta­ción

siem­pre

Se de­ben res­pe­tar te­rios im­por­tan­tes: - En el mis­mo mo­men­to. Se de­be te­ner un ho­ra­rio re­gu­lar de co­mi­das.

tres cri- - En el mis­mo lu­gar. Se de­be co­mer en un lu­gar con­cre­to y co­no­cer siem­pre dón­de es­tán los uten­si­lios de co­mi­da (pla­to, va­so, cu­cha­ra….) y aso­ciar­los al mo­men­to de la co­mi­da.

- De la mis­ma ma­ne­ra. una ru­ti­na: *Avi­sar al ni­ño de que va­mos a co­mer: ce­se de la ac­ti­vi­dad an­te­rior. *Ru­ti­na: ba­be­ro, ser­vi­lle­ta, la­var las ma­nos, po­ner la me­sa, sen­tar­se. *Ser­vir la co­mi­da en­se­gui­da, no ha­cer es­pe­rar al ni­ño en la me­sa. *Pa­ra le­van­tar­se hay que es­pe­rar a ter­mi­nar la co­mi­da. *Por úl­ti­mo se re­co­ge la me­sa.

Há­bi­tos del sue­ño

Se de­ben res­pe­tar siem­pre cri­te­rios im­por­tan­tes: - de­be res­pe­tar­se un lu­gar pa­ra dor­mir y ase­gu­rar­se de que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de la ha­bi­ta­ción son las ade­cua­das: tem­pe­ra­tu­ra, luz, ni­vel de rui­do, ro­pa pa­ra dor­mir có­mo­da… - hay que es­ta­ble­cer unos ho­ra­rios re­gu­la­res; fi­jar una ho­ra de acos­tar­se y una

En el mis­mo lu­gar:

Crean­do

En el mis­mo mo­men­to:

tres ho­ra de le­van­tar­se. Po­de­mos fle­xi­bi­li­zar en va­ca­cio­nes. - se de­be es­ta­ble­cer una se­cuen­cia or­de­na­da de ac­ti­vi­da­des pre­vias al sue­ño, que se re­pi­ta to­dos los días, una ru­ti­na: *Avi­sar al ni­ño de que va­mos a dor­mir. *Ru­ti­na: hi­gie­ne-ir a la ca­ma-cuen­to-be­so-a dor­mir. *El adul­to se mar­cha de la ha­bi­ta­ción. - Es po­si­ti­vo de­jar­le un apo­yo: una lu­ce­ci­ta, un mu­ñe­co… - No re­ga­ñar ni ha­cer co­men­ta­rios

De la mis­ma ma­ne­ra:

de si duer­me mal de­lan­te del ni­ño. - Es po­si­ti­vo ju­gar du­ran­te el día en la ha­bi­ta­ción don­de duer­me, así es­ta­ble­ce­rá aso­cia­cio­nes po­si­ti­vas con ese lu­gar. - Es im­por­tan­te tam­bién no ce­der a las de­man­das (lle­vár­se­lo a la ca­ma de los pa­dres, dor­mir to­da la no­che con él…) por­que es­ta­ría­mos apli­can­do un re­fuer­zo muy di­fí­cil de ex­tin­guir.e ser so­bre­pro­tec­to­res con el be­bé.

*Vic­to­ria Ra­mí­rez es pe­da­go­ga del co­le­gio In­ter­na­cio­nal Au­siàs March de Pi­cas­sent.

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.