Li­ge­ro de equi­pa­je

Nou Torrentí - - Editorial I Opinió -

Se en­con­tra­ron por ca­sua­li­dad, o eso cre­yó él. La vio acer­car­se al mos­tra­dor de em­bar­que, in­clu­so fac­tu­ra­ron el equi­pa­je ca­si a la vez. Le pa­re­ció tan gua­pa con aquel pelo largo y li­so… Se­ría ca­paz de enamo­rar­me de una mu­jer así, se di­jo. Una nue­va ca­sua­li­dad obró el pe­que­ño mi­la­gro de ocu­par asien­tos con­ti­guos, aun­que no se atre­vió a di­ri­gir­le la pa­la­bra en to­do el tra­yec­to. Se li­mi­tó ob­ser­var­la en el re­fle­jo de la ven­ta­ni­lla, a ro­zar su ro­di­lla con la su­ya ca­si de for­ma im­per­cep­ti­ble. Fren­te a la cin­ta de equi­pa­jes, ella to­mó su ma­le­ta y él la su­ya, en­tris­te­ci­do al pen­sar que no vol­ve­ría a ver­la nun­ca más. En la pa­ra­da de ta­xis no ima­gi­nó que ella de­ten­dría uno pre­gun­tán­do­le si que­ría com­par­tir­lo. Acep­tó apear­se tam­bién en el mis­mo ba­rrio, la ca­lle y la ca­sa don­de se de­tu­vie­ron le pa­re­ció tan de­li­cio­sa co­mo fa­mi­liar. Ella le in­vi­tó en­trar. En el ves­tí­bu­lo de­jó la ma­le­ta y el abri­go, en la co­ci­na ella le ofre­ció un va­so de le­che con ga­lle­tas. Se sin­tió, de re­pen­te, te­rri­ble­men­te can­sa­do. En el dor­mi­to­rio, mien­tras ella le des­ves­tía, reunió el va­lor ne­ce­sa­rio pa­ra con­fe­sar­le que le pa­re­cía muy gua­pa. Ella asin­tió con una lá­gri­ma en la me­ji­lla, le arro­pó y le de­jó dur­mien­do. En el cuar­to con­ti­guo, ella se qui­tó la pe­lu­ca y llo­ró en si­len­cio an­tes de ha­cer una lla­ma­da. Al po­co apa­re­ció el mé­di­co pre­gun­tan­do: «¿Qué tal el via­je?». «Co­mo siem­pre –re­pu­so–, so­lo es­pe­ro que no va­ya a peor, el día me­nos pen­sa­do se ol­vi­da­rá in­clu­so de dón­de vi­ve si es que no lo ha he­cho ya; cree que le se­duz­co ca­da vez que via­ja­mos». «Si­gue dán­do­le la me­di­ca­ción –aña­dió el mé­di­co to­mán­do­la de la mano–, aun­que ya sa­bes que en es­tos ca­sos la memoria no se re­cu­pe­ra del to­do». Ella la re­ti­ró tem­blan­do, le acom­pa­ñó a la puer­ta. Al des­pe­dir­se, él qui­so be­sar­la en los la­bios. «Es­pe­ra, qui­zá él pien­se que soy una des­co­no­ci­da, pe­ro re­cuer­da que si­go sien­do su es­po­sa has­ta el fi­nal». Y ce­rró la puer­ta.

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.