Los im­pues­tos a de­ba­te

Nou Torrentí - - Economia - De­cía Vol­tai­re, que cuan­do se tra­ta de di­ne­ro to­dos so­mos de la mis­ma re­li­gión, en es­to pa­re­cen es­tar pen­san­do to­dos los can­di­da­tos a ocu­par la Mon­cloa cuan­do los oí­mos pro­me­ter re­ba­jas de im­pues­tos y subidas de gas­to pa­ra la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra. Juan Fra

Co­mo us­te­des ya se ha­brán da­do cuen­ta, la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la ha cam­bia­do abrup­ta­men­te en los úl­ti­mos años, aho­ra te­ne­mos una me­nes­tra de par­ti­dos po­lí­ti­cos con dis­tin­tos pro­gra­mas elec­to­ra­les pe­ro con el mis­mo fon­do: más gas­to pú­bli­co y me­nos im­pues­tos. La in­ten­cio­na­li­dad es muy loa­ble, pe­ro co­mo se sue­le de­cir, el ca­mino ha­cia el in­fierno es­tá as­fal­ta­do de bue­nas in­ten­cio­nes. La pre­gun­ta esen­cial que de­be­ría­mos ha­cer­nos es: ¿tie­ne Es­pa­ña mar­gen pa­ra ba­jar im­pues­tos? La res­pues­ta es con­tun­den­te se mi­re por don­de se mi­re, ¡NO! Los da­tos son in­con­tes­ta­bles: las ar­cas pú­bli­cas han de­ja­do de in­gre­sar 45.000 mi­llo­nes de eu­ros apro­xi­ma­da­men­te ca­da año tras el pin­cha­zo in­mo­bi­lia­rio, co­mo con­se­cuen­cia de ello te­ne­mos una de las pri­sio­nes fis­ca­les más ba­jas en­tre los paí­ses de nues­tro en­torno, 33.2% del PIB pa­ra 2014 en com­pa­ra­ción con Fran­cia, Bél­gi­ca o Ita­lia que es­tán por en­ci­ma del 40%. Y por úl­ti­mo, la prue­ba del al­go­dón, la Co­mi­sión Eu­ro­pea y otros or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pi­den un día sí y otro tam­bién que re­vi­se­mos nues­tras cuen­tas pú­bli­cas por­que no va­mos a ser ca­pa­ces de cum­plir los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit. Es ló­gi­co pen­sar que si con un cre­ci­mien­to del 3% en la eco­no­mía to­da­vía te­ne­mos un dé­fi­cit de ca­si el 5% del PIB, hay un gra­ve pro­ble­ma es­truc­tu­ral que no se so­lu­cio­na­rá ba­jan­do im­pues­tos. An­te tal evi­den­cia, el lec­tor más sus­pi­caz se ha­brá da­do cuen­ta de que cual­quier pro­me­sa de re­duc­ción im­po­si­ti­va de­be­ría ser ana­li­za­da con cau­te­la. Sin em­bar­go, to­da­vía te­ne­mos una vía re­cau­da­to­ria que per­mi­ti­ría ba­jar im­pues­tos: la lu­cha con­tra el frau­de fis­cal. Es­pa­ña es uno de los paí­ses eu­ro­peos con ma­yor eco­no­mía su­mer­gi­da, se es­ti­ma que ca­da año el fis­co de­ja de in­gre­sar la frio­le­ra de 60.000 mi­llo­nes de eu­ros por cul­pa de los de­frau­da­do­res. Cual­quier go­bierno res­pon­sa­ble tie­ne la obli­ga­ción de com­ba­tir enér­gi­ca­men­te la lu­cha con­tra el frau­de. Sin em­bar­go, la his­to­ria nos mues­tra que es­ta ba­ta­lla es de largo al­can­ce, que na­die es­pe­re que au­men­tan­do la plan­ti­lla de ins­pec­to­res hoy, ma­ña­na aflo­re nue­va re­cau­da­ción, es­to nun­ca lo ha con­se­gui­do na­die. A es­tas al­tu­ras de­be ha­ber que­da­do cla­ro que Es­pa­ña no tie­ne mar­gen pa­ra ba­jar im­pues­tos sin re­cor­tar el gas­to pú­bli­co. Es de­cir, no po­de­mos te­ner un Es­ta­do del Bie­nes­tar gran­de con los im­pues­tos del que tie­ne uno pe­que­ño. Es­te es el de­ba­te cla­ve en ma­te­ria im­po­si­ti­va que no ve­mos en te­le­vi­sión y se es­con­de de­trás de las pro­me­sas. Sin du­da, las nue­vas ideas de­ben ser bien­ve­ni­das y te­ni­das en cuen­ta, me­jo­rar la efi­cien­cia y la equi­dad del sis­te­ma tri­bu­ta­rio es una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa. Es­pa­ña tie­ne mar­gen pa­ra re­du­cir el gas­to no so­cial que in­dig­na a los ciu­da­da­nos y a la vez re­par­tir la car­ga de los im­pues­tos de una for­ma más jus­ta don­de el que más tie­ne más co­la­bo­re, pe­ro con es­to no bas­ta­rá pa­ra cua­drar las cuen­tas. En es­tas elec­cio­nes na­vi­de­ñas, los pro­gra­mas elec­to­ra­les no pue­den ser me­ras car­tas a los Re­yes Ma­gos, los ciu­da­da­nos no so­mos ni­ños y no me­re­ce­mos más pro­pues­tas in­cum­pli­das. Es­toy se­gu­ro que los vo­tan­tes es­pa­ño­les va­lo­ran más la ho­nes­ti­dad que los cuen­tos de ha­das y eso de­be­rían sa­ber­lo los can­di­da­tos. Con al­go tan im­por­tan­te co­mo el di­ne­ro de los es­pa­ño­les no se pue­de fri­vo­li­zar. Co­mo di­ría Grou­cho Marx: "Hay co­sas en la vi­da más im­por­tan­tes que el di­ne­ro, ¡pe­ro cues­tan tan­to!"

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.