Un ve­cino bloquea el ac­ce­so de en­tra­da y sa­li­da a la Hí­pi­ca Las Pal­mas con una li­cen­cia de obras ca­du­ca­da del 2016

Los usua­rios no tie­nen más re­me­dio que sa­lir con sus ca­ba­llos por una puer­ta de ac­ce­so a la CV 405 que en su día les prohi­bie­ron por su pe­li­gro­si­dad

Nou Torrentí - - ACTUALITAT -

Ya ha­ce años nos ha­cía­mos eco del cal­va­rio pa­sa­do por una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar a la que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­re­cían que­rer ce­rrar a to­da cos­ta, la cual tu­vo que de­nun­ciar has­ta en tres oca­sio­nes de­lan­te de los juz­ga­dos las in­jus­ti­cias impu­tadas. Tres sen­ten­cias ju­di­cia­les que fa­lla­ron a su fa­vor so­bre una san­ción de 50.000 eu­ros que les im­pu­so el pro­pio ayun­ta­mien­to de To­rrent y otras de cie­rre.

Des­pués de con­se­guir la De­cla­ra­ción de in­te­rés co­mu­ni­ta­rio que tan­tos años cos­tó, con la apro­ba­ción de to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes, el nú­me­ro re­ga de 55 ca­ba­llos por par­te de Con­se­lle­ria de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría y la sen­ten­cia ju­di­cial que les de­ja­ba tra­ba­jar mien­tras se aca­ba­ba tra­mi­ta­ción de la le­ga­li­dad de la ac­ti­vi­dad, el Cen­tro Hí­pi­co Las Pal­mas se­guía con su la­bor a la vez que se vio obli­ga­do a cons­truir el nue­vo ac­ce­so le­gal que tan­to Dipu­tación co­mo el pro­pio ayun­ta­mien­to le ne­ga­ron y le obli­ga­ron a fi­nan­ciar co­mo un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra le­ga­li­zar­se.

Di­cho Pro­yec­to de Cons­truc­ción de una in­ter­sec­ción en la CV 405 de la ca­rre­te­ra To­rrent- Mon­tse­rrat km. 6,4 pre­su­pues­ta­do en 208.000 eu­ros, ha si­do ín­te­gra­men­te pa­ga­do por la Hí­pi­ca Las Pal­mas, ya que a pe­sar de obli­gar­les a en­trar por un ca­mino de ti­tu­la­ri­dad del pro­pio ayun­ta­mien­to el cual no cum­plía con la nor­ma­ti­va vi­gen­te ni con nin­gu­na de las nor­mas de se­gu­ri­dad vial. El Cen­tro Hí­pi­co Las Pal­mas tu­vo que com­prar un cam­po co­lin­dan­te y cons­truir un ca­rril de des­ace­le­ra­ción y otro de ace­le­ra­ción pa­ra po­der le­ga­li­zar el ac­ce­so que le pe­dían.

¿Y qué pa­sa aho­ra?

Pues aho­ra, a la es­pe­ra de aca­bar ya to­da la tra­mi­ta­ción y po­der ya re­for­mar par­te del cen­tro pa­ra que cum­pla con la nor­ma­ti­va vi­gen­te, un ve­cino co­lin­dan­te que tam­bién uti­li­za es­te ac­ce­so, so­li­ci­tó al ayun­ta­mien­to po­ner dos va­llas de­lan­te de las dos puer­tas de en­tra­da al cen­tro Hí­pi­co Las Pal­mas, im­po­si­bi­li­tan­do así la en­tra­da a sus ins­ta­la­cio­nes por la ca­rre­te­ra que el mis­mo Cen­tro Hí­pi­co cons­tru­yó y fi­nan­ció. El cen­tro hí­pi­co lo re­cu­rrió en su día en un con­ten­cio­so y la res­pues­ta fue la mis­ma, la li­cen­cia ha si­do co­rrec­ta­men­te con­ce­di­da a es­te ve­cino siem­pre y cuan­do no per­ju­di­que a ter­ce­ros, es de­cir a la Hí­pi­ca co­mo así su­ce­de aho­ra.

Des­de el cen­tro hí­pi­co, han so­li­ci­ta­do una re­vi­sión de di­cha li­cen­cia con­ce­di­da ade­más en 2016, por lo que el pla­zo de 6 me­ses pa­ra el ini­cio de esa obra ya de­be­ría ha­ber ca­du­ca­do, ya que es­tá cla­ro que esa li­cen­cia con­lle­va un cla­ro per­jui­cio a es­ta em­pre­sa im­po­si­bi­li­tan­do la en­tra­da y sa­li­da de los usua­rios.

El cen­tro es­tá a la es­pe­ra de la con­tes­ta­ción del ayun­ta­mien­to res­pec­to a la inu­ti­li­za­ción de esas dos puer­tas (una de ellas con una li­cen­cia mu­ni­ci­pal), por lo que la li­cen­cia con­ce­di­da a es­te ve­cino es con­tra­dic­to­ria e inusual, des­pués de obli­gar­les a cons­truir un ac­ce­so le­gal des­de la ca­rre­te­ra, y lue­go otor­gar un per­mi­so a di­cho ve­cino pa­ra cie­rre los ac­ce­sos al mis­mo.

Evi­den­te­men­te el cen­tro es­tá ya pre­pa­ran­do me­di­das le­ga­les pa­ra so­lu­cio­nar es­ta inacep­ta­ble si­tua­ción a lo que por des­gra­cia es­tán más que acos­tum­bra­dos.

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.