Co­no­ce el Ca­fé-Tra­ba­jo en Mar­tí­nez Abad

Nou Torrentí - - COMERÇ I ECONOMIA -

El eco­no­mis­ta Ga­bi Mar­tí­nez nos cuen­ta co­mo re­plan­tean su ma­ne­ra de tra­ba­jar

Ga­bi, cuén­ta­nos so­bre el pro­yec­to Ca­fe-Tra­ba­jo.

To­dos de­di­ca­mos un tiem­po im­por­tan­te a nues­tro tra­ba­jo, tiem­po que lo so­le­mos pa­sar nor­mal­men­te en el mis­mo es­pa­cio fí­si­co y con las mis­mas per­so­nas. Es­ta­re­mos de acuer­do en que de­be­mos de­di­car un tiem­po a crear me­jo­ras en el am­bien­te, que fa­vo­rez­ca las re­la­cio­nes y ge­ne­re bie­nes­tar in­terno, que se irra­die ha­cia el ex­te­rior cuan­do el tra­ba­jo es un ser­vi­cio que se en­tre­ga a per­so­nas que nos lo so­li­ci­tan, los clien­tes. De mo­do que to­do ser hu­mano que in­ter­vie­ne en el pro­ce­so vi­va una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te; los que ge­ne­ra­mos el tra­ba­jo, que nos le­van­te­mos con ga­nas de em­pe­zar, y los que lo re­ci­ben, que su­pere sus ex­pec­ta­ti­vas.

Na­da nue­vo. Ese es el fin. Aho­ra los me­dios. Y es­to es lo que he­mos de­no­mi­na­do CA­FÉ-TRA­BA­JO, que­rien­do lan­zar un men­sa­je; que se pue­de to­mar ca­fé tra­ba­jan­do, que se pue­de sa­bo­rear el tra­ba­jo, que to­mar un ca­fé es tra­ba­jar, pro­vo­car dis­ten­sión, au­to­no­mía, etc. Un nue­vo con­cep­to de ase­so­ría. Cam­bia­mos las re­glas.

¿Qué cam­bios no­ve­do­sos ha­béis in­tro­du­ci­do?

No de­ja­mos de ser una ase­so­ría “al uso” y cons­cien­tes de que nues­tra pro­fe­sión es muy cam­bian­te, por­que se ba­sa en nor­ma­ti­va le­gal y muy ines­ta­ble. Cam­bian­te tam­bién es nues­tro es­ta­do de áni­mo y el de nues­tros clien­tes, de mo­do que no nos abu­rri­mos, no hay mo­no­to­nía, es­to es di­ná­mi­co, es­tá siem­pre en mo­vi­mien­to y la pri­me­ra no­ve­dad se­rá ver un gran ba­lón que cir­cu­la li­bre por las ins­ta­la­cio­nes, el nos lo re­cor­da­rá, nun­ca es­ta­rá en el mis­mo lu­gar.

Y no­ve­do­so se­rá ver un bi­llar, un fri­go­rí­fi­co con be­bi­das, wi­fi li­bre, una ba­se de car­ga de mó­vi­les, unas pi­za­rras pa­ra es­cri­bir pen­sa­mien­tos, ex­po­si­cio­nes, etc.

¿Pe­ro to­do ello con al­gún sen­ti­do con­cre­to, con al­gún or­den?

Sí, cla­ro. Nues­tra má­xi­ma an­te una vi­si­ta es “aquí na­die es­pe­ra”, hay una ho­ra con­cer­ta­da de vi­si­ta y a esa ho­ra se le atien­de. Si lle­ga an­tes no es­pe­ra por­que no ha lle­ga­do la ho­ra, sim­ple­men­te es­tá, de­di­ca un tiem­po a es­tar en nues­tras ins­ta­la­cio­nes que las tie­ne a su ser­vi­cio. De ahí que he­mos crea­do tres zo­nas de es­tar, dónde co­mo no­ve­do­so en­con­tra­re­mos lo si­guien­te. En la Zo­na de Re­cep­ción, cual­quier em­pre­sa pue­de pu­bli­ci­tar su fir­ma a tra­vés de una pan­ta­lla cam­bian­te. Pue­den de­jar y co­ger tar­je­tas de vi­si­ta dis­tri­bui­das por sec­to­res. De­jar­nos un pen­sa­mien­to mo­ti­va­dor, una idea, en la pi­za­rra.

En la Zo­na de Vis­tas, pue­den car­gar la ba­te­ría, na­ve­gar por la red, mien­tras dis­fru­tan de unas re­la­jan­tes vis­tas, sa­bo­rean­do un buen ca­fé (so­li­da­rio, la re­cau­da­ción se des­ti­na a en­ti­da­des hu­ma­ni­ta­rias). En la Zo­na de Re­creo, po­drás to­mar un re­fres­co, mien­tras echas una par­ti­da de bi­llar.

¿Có­mo se tra­ba­ja en Mar­tí­nez Abad?

Nues­tro ser­vi­cio re­quie­re un con­tac­to per­so­nal con el clien­te y se de­be desa­rro­llar en nues­tro des­pa­cho, aho­ra lo po­de­mos pres­tar den­tro del am­bien­te que las par­tes deseen. Po­de­mos pres­tar ase­so­ra­mien­to, to­man­do un re­fres­co, sen­ta­dos en el so­fá, mi­ran­do el jar­dín, in­clu­so ju­gan­do. Dis­po­ne­mos de me­dios pa­ra po­der tra­ba­jar con mo­vi­li­dad, por su­pues­to des­de fue­ra de nues­tras ins­ta­la­cio­nes, pe­ro aho­ra tam­bién den­tro de las mis­mas en el am­bien­te que con­si­de­re­mos más pro­duc­ti­vo en ca­da mo­men­to.

¿La de­co­ra­ción tam­bién for­ma par­te del pro­yec­to?

Sí, he­mos crea­do un es­pa­cio de tra­ba­jo in­te­gra­dor. El ar­te, la na­tu­ra­le­za, la mú­si­ca, el altruismo … Con­ta­mos con una ex­po­si­ción de cua­dros y es­cul­tu­ras que irán cam­bian­do, pa­ra pro­mo­cio­nar a sus ar­tis­tas, y be­ne­fi­ciar­nos de es­ta de­co­ra­ción cul­tu­ral mo­ti­va­do­ra. Mú­si­ca am­bien­te, se­lec­cio­na­da y es­tu­dia­da psi­co­ló­gi­ca­men­te que apor­ta con­cen­tra­ción y crea­ti­vi­dad. Y una im­por­tan­te co­lec­ción de plan­tas que cui­da­mos con una com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na que da sus fru­tos.

Y a dis­po­si­ción de to­dos, tam­bién te­ne­mos una de las co­lec­cio­nes de lá­pi­ces de ma­de­ra más im­por­tan­tes del mun­do, con la que or­ga­ni­za­mos even­tos, for­ma­ti­vos in­fan­ti­les (fu­tu­ros em­pre­sa­rios). A quién nos es­té le­yen­do. En nom­bre de to­do el equi­po, apro­ve­cho pa­ra in­vi­ta­ros a nues­tro es­pa­cio Ca­fé-Tra­ba­jo y ha­cer­nos una vi­si­ta, os lo ex­pli­ca­re­mos con más de­ta­lle, y por su­pues­to po­déis ers­tar el tiem­po que deseéis en­tre no­so­tros. No res­trin­gi­do a clien­tes y abier­to des­de las 8.30 a las 18.30 h.

Ex­po­si­ción de Lá­pi­ces de Ma­de­ra

Ofi­ci­nas Mar­tí­nez Abad

Es­pa­cio In­te­gra­mos el Ar­te

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.