Los ve­ci­nos afec­ta­dos por la Hí­pi­ca Las Pal­mas des­mien­ten que blo­queen el ac­ce­so a la en­tra­da del re­cin­to y so­li­ci­tan su cie­rre

Nou Torrentí - - ACTUALITAT -

A con­se­cuen­cia de la no­ti­cia del pa­sa­do nú­me­ro, “Un ve­cino blo­quea el ac­ce­so de en­tra­da y sa­li­da a la Hí­pi­ca Las Pal­mas con una li­cen­cia de obras ca­du­ca­da del 2016”, nos en­tre­vis­ta­mos con los ve­ci­nos afec­ta­dos que nos ex­pli­can su ver­sión de los he­chos, mos­trán­do­nos in­for­ma­ción do­cu­men­tal

Se­gún nos cuen­tan a Nou To­rren­ti, los ve­ci­nos afec­ta­dos, la hí­pi­ca Las Pal­mas lle­va 7 años in­ten­ta­do cul­par a los ve­ci­nos y a las ad­mi­nis­tra­cio­nes de to­dos sus ma­les, cuan­do han si­do ellos mis­mos, con sus desa­cier­tos, los úni­cos res­pon­sa­bles de su si­tua­ción al que­rer tra­ba­jar sin li­cen­cias. Co­mo por ejem­plo, pre­sen­tar un pro­yec­to ini­cial con­sis­ten­te en en­trar por una par­ce­la que no era de su pro­pie­dad y de la que tam­po­co te­nían una op­ción de com­pra so­bre la mis­ma. “Ca­be re­cor­dar que ese ne­go­cio es­tá abier­to des­de 1994 sin la pre­cep­ti­va li­cen­cia de aper­tu­ra ni de ac­ti­vi­dad. Ade­más, al ser de­nun­cia­dos por los ve­ci­nos a cau­sa de las mo­les­tias ge­ne­ra­das, la hí­pi­ca se de­di­có a de­nun­ciar a los ve­ci­nos en lu­gar de in­ten­tar acer­car pos­tu­ras”, se­gún nos ex­pli­can los ve­ci­nos. Des­pués de la pu­bli­ca­ción de nues­tra no­ti­cia en el an­te­rior nú­me­ro, se vol­vió a in­ter­pre­tar que la hí­pi­ca pa­re­cía ser la víc­ti­ma, acu­san­do a un ve­cino de blo­quear el ac­ce­so a sus ins­ta­la­cio­nes. Los ve­ci­nos, can­sa­dos de tan­tas fal­se­da­des, acu­die­ron

Pa­ra po­der le­ga­li­zar esa em­pre­sa pri­va­da, la Ge­ne­ra­li­tat, a tra­vés de la De­cla­ra­ción de In­te­rés Co­mu­ni­ta­rio (DIC), que con­ce­dió ha­ce ya 5 años, les exi­ge unos re­qui­si­tos

a es­te pe­rió­di­co. Nos apor­ta­ron la do­cu­men­ta­ción y los da­tos que el cen­tro hí­pi­co ha­bía ocul­ta­do a es­ta re­dac­ción y que des­mien­ten las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das.

“no es del to­do cier­to que los clien­tes ten­gan que sa­lir con sus ca­ba­llos por una puer­ta de ac­ce­so a la ca­rre­te­ra CV-405, pues dis­po­nen de otras sa­li­das a ca­mino pú­bli­co, por don­de sa­len de ex­cur­sión”

Esa do­cu­men­ta­ción in­di­ca que las obras con­sis­ten en el va­lla­do de la par­ce­la del ve­cino con su co­rres­pon­dien­te li­cen­cia. La hí­pi­ca re­cu­rrió esa li­cen­cia por vía ad­mi­nis­tra­ti­va y ju­di­cial sin ob­te­ner re­sul­ta­do al­guno. El pro­ble­ma apa­re­ció por­que la hí­pi­ca ha­bía abier­to dos puer­tas a la par­ce­la pri­va­da de ese ve­cino, el cual es­pe­ró pa­cien­te­men­te a que hu­bie­ra una sen­ten­cia fir­me so­bre el asun­to pa­ra fi­na­li­zar las obras que ini­ció en 2016. La hí­pi­ca re­nun­ció a ape­lar di­cha sen­ten­cia, de­bien­do aca­tar lo que en ella se dic­ta­ba y que da­ba la ra­zón al ayun­ta­mien­to al con­ce­der la li­cen­cia al ve­cino.

Se­gún nos co­men­ta­ba el afec­ta­do, “No es cier­to que los clien­tes ten­gan que sa­lir con sus ca­ba­llos por una puer­ta de ac­ce­so a la ca­rre­te­ra CV-405, pues dis­po­nen de otras sa­li­das a ca­mino pú­bli­co, por don­de sa­len de ex­cur­sión”. Los ve­ci­nos con­ti­nua­ron ex­pli­can­do que Cen­tro Hí­pi­co Las Pal­mas só­lo in­ten­tó le­ga­li­zar­se a raíz de las de­nun­cias de los ve­ci­nos y nun­ca de mo­tu pro­pio. Es­to su­po­ne un agra­vio com­pa­ra­ti­vo con el res­to de pe­que­ños em­pre­sa­rios, a los que el ayun­ta­mien­to les ha­ce cum­plir con to­das sus obli­ga­cio­nes y re­qui­si­tos an­tes de abrir su ne­go­cio.

Pa­ra po­der le­ga­li­zar esa em­pre­sa pri­va­da, la Ge­ne­ra­li­tat, a tra­vés de la De­cla­ra­ción de In­te­rés Co­mu­ni­ta­rio (DIC), que con­ce­dió ha­ce ya 5 años, les exi­ge unos re­qui­si­tos. En­tre ellos es­tá la cons­truc­ción de un nue­vo ac­ce­so, pues el que uti­li­zan des­de la ca­rre­te­ra no es le­ga­li­za­ble. “Na­die les obli­gó nun­ca a en­trar por ese ac­ce­so de ti­tu­la­ri­dad mu­ni­ci­pal que aho­ra di­cen que no cum­plía las nor­mas. Só­lo les exi­gie­ron un nue­vo ac­ce­so que so­por­ta­ra de un mo­do se­gu­ro el trá­fi­co que su ne­go­cio ge­ne­ra­ría. Fue­ron ellos quie­nes op­ta­ron por la so­lu­ción de adap­tar el ac­ce­so mu­ni­ci­pal exis­ten­te, lo cual con la in­for­ma­ción de la que ya dis­po­nían, pa­re­ce que qui­zá no era la me­jor op­ción, pues co­mo es fá­cil­men­te com­pren­si­ble su nue­vo ac­ce­so nun­ca po­drá ser a tra­vés de una pro­pie­dad pri­va­da aje­na, sino que de­be­rá de ha­cer­se des­de una vía pú­bli­ca”, nos ex­po­nía el ve­cino afec­ta­do. Ba­sán­do­nos en un ca­so si­mi­lar, pe­ro a otra es­ca­la, es­to es lo mis­mo que se le exi­gió en un pue­blo cer­cano a un cen­tro co­mer­cial de mue­bles sue­cos. Se les obli­gó a cons­truir un nue­vo ac­ce­so des­de la au­to­vía in­clu­yen­do un puen­te y dos ro­ton­das. Esa DIC, que la hí­pi­ca tan­to men­cio­na, fue mo­di­fi­ca­da en 2015, he­cho que tam­bién se ha ocul­ta­do. En esa mo­di­fi­ca­ción se in­clu­yen me­di­das des­ti­na­das a ate­nuar las mo­les­tias que los ve­ci­nos su­fren. Mo­les­tias de­ri­va­das de una ac­ti­vi­dad ca­li­fi­ca­da co­mo in­sa­lu­bre, mo­les­ta, no­ci­va y pe­li­gro­sa. En­tre esas me­di­das fi­gu­ra la plan­ta­ción de una fran­ja ver­de pe­ri­me­tral con­ti­nua de 7 me­tros de an­chu­ra, con ár­bo­les de al­to por­te y que no po­drá ser uti­li­za­da pa­ra la cir­cu­la­ción de vehícu­los ni de ca­ba­llos. Los ve­ci­nos aún es­pe­ran que se eje­cu­te des­de ha­ce 4 años. Mien­tras tan­to, la hí­pi­ca, en lu­gar de in­ten­tar ate­nuar las mo­les­tias, se de­di­ca a de­nun­ciar a sus ve­ci­nos.

¿Qué se so­li­ci­ta?

Se so­li­ci­ta que has­ta que no ten­ga una li­cen­cia de aper­tu­ra no si­gan tra­ba­jan­do apro­ve­chan­do el lim­bo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, mien­tras en To­rrent, se cie­rran otros ne­go­cios por no cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos. Por otra par­te, a la vis­ta de la do­cu­men­ta­ción re­vi­sa­da, nos pre­gun­ta­mos si esa ac­ti­vi­dad, en la si­tua­ción ac­tual es le­ga­li­za­ble o no. O si pue­den cum­plir con to­dos los con­di­cio­nan­tes que se le im­po­nen, ¿en qué pla­zo? Y por otra par­te, las obras de ac­ce­so des­de la ca­rre­te­ra fi­na­li­za­ron ha­ce año y me­dio: ¿qué han he­cho des­de en­ton­ces?, es más ¿qué se les ha exi­gi­do ha­cer? y ¿qué se­gui­mien­to ha te­ni­do ese ne­go­cio des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes? En es­te ca­so, el ve­cino se que­ja a la no ac­tua­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

“25 años tra­ba­jan­do sin li­cen­cias son de­ma­sia­dos y los pla­zos no pue­den ser in­fi­ni­tos”, con­cluían los ve­ci­nos afec­ta­dos, que la pró­xi­ma se­ma­na ten­drán una reunión con los con­ce­ja­les In­ma Amat y An­drés Cam­pos que, se­gún ellos, son los úni­cos po­lí­ti­cos que se es­tán in­tere­san­do por sus pro­ble­mas. Es­tan­do a la es­pe­ra de una pos­te­rior ci­ta con el pro­pio al­cal­de.

“25 años tra­ba­jan­do sin li­cen­cias son de­ma­sia­dos y los pla­zos no pue­den ser in­fi­ni­tos”

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.