“Par­ti­ci­po en la Se­ma­na San­ta por­que creo en lo que ha­go”

Nou Torrentí - - ESPECIAL SEMANA SANTA - Cé­sar Fer­nán­dez

Fran­cis­co Jo­sé Si­lla Agus­tí, Her­mano Ma­yor Su­pre­mo:

Fran­cis­co Jo­sé Si­lla Agus­tí, Her­mano Ma­yor Su­pre­mo de To­rrent, ha ve­ni­do a la re­dac­ción de Nou To­rren­tí pa­ra com­par­tir, con nues­tros lec­to­res, sus emo­cio­nes, im­pre­sio­nes y re­fle­xio­nes so­bre la Se­ma­na San­ta to­rren­ti­na. El co­fra­de arras­tra a sus es­pal­das 56 años de re­li­gio­si­dad y tra­di­ción den­tro de la Her­man­dad de la Ora­ción del Huer­to, tam­bién co­no­ci­da co­mo ‘la pro­ce­sión de las ca­de­nas’. Su pa­dre, Jo­sé Si­lla To­rrent, fue uno de los fun­da­do­res de la her­man­dad, cons­ti­tui­da en 1946. Es­te año, su so­bri­na, Ma­ría Si­lla Mo­ra, es la Rei­na del En­cuen­tro y, él es el Her­mano Ma­yor Su­pre­mo que la acom­pa­ña­rá du­ran­te su rei­na­do.

EN­TRE­VIS­TA:

A vo­so­tros se os co­no­ce co­mo “la pro­ce­sión de las ca­de­nas”. ¿Có­mo fue­ron los orí­ge­nes de es­ta tra­di­ción?

La in­ten­ción era ha­cer una pro­ce­sión de ora­ción y pe­ni­ten­cia. Los fun­da­do­res so­lían can­tar el Mi­se­re en la­tín mien­tras iban en pro­ce­sión y, co­mo pe­ni­ten­cia, se po­nían ca­de­nas in­di­vi­dua­les en los pies.

Aho­ra es­ta tra­di­ción ha evo­lu­cio­na­do…

Con el pa­so de los años ha cam­bia­do y aho­ra lle­va­mos una ca­de­na lar­ga en­tre to­dos los her­ma­nos. Es una for­ma de re­par­tir el pe­so de la pe­ni­ten­cia en­tre to­dos. Aun­que hay seis o sie­te pe­ni­ten­tes que lle­van las ca­de­nas en­gan­cha­das a los pies.

¿Y qué pa­sa por tu ca­be­za du­ran­te la pe­ni­ten­cia?

Ca­da uno in­terio­ri­za a su ma­ne­ra ese sen­ti­mien­to de re­co­gi­mien­to y de es­tar ais­la­do. Es una co­sa muy per­so­nal de ca­da uno.

A lo lar­go de tus 56 años co­mo co­fra­de has te­ni­do que vi­vir mu­chas emo­cio­nes.

Soy cre­yen­te y prac­ti­can­te. Pa­ra mí, ca­da ac­to tie­ne un sig­ni­fi­ca­do di­fe­ren­te, ya que la emo­ción tie­ne que ver con ca­da ac­to. Pe­ro, más que una emo­ción, es una sa­tis­fac­ción ver có­mo la gen­te par­ti­ci­pa y se in­vo­lu­cra en el sig­ni­fi­ca­do de la Se­ma­na San­ta.

¿Y qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne la Se­ma­na San­ta pa­ra ti?

La Se­ma­na San­ta es re­me­mo­rar lo que Dios he­cho hom­bre hi­zo por no­so­tros ha­ce más de 2.000 años. Es en­tre­gar­se a las per­so­nas a las que les ha­ce fal­ta que es­tés ahí con un abra­zo, una pal­ma­di­ta, una son­ri­sa... ¡A mí eso me lle­na! Es una for­ma de ver la vi­da. Lo que pa­sa es que, en mi ca­so, la veo des­de el pun­to de vis­ta cris­tiano.

Aun­que ac­tual­men­te hay mu­chas per­so­nas que vi­ven la Se­ma­na San­ta co­mo una tra­di­ción po­pu­lar…

Aho­ra hay mu­cha tra­di­ción po­pu­lar, pe­ro esa tra­di­ción po­pu­lar va des­gra­nan­do ca­da vez más el sig­ni­fi­ca­do re­li­gio­so. Man­te­ner esa tra­di­ción es im­por­tan­te por lo que ce­le­bra­mos y con­me­mo­ra­mos. Ade­más, con­si­de­ro im­por­tan­te que esa tra­di­ción ten­ga el en­fo­que de re­li­gio­si­dad que, en mi ca­sa, me han in­cul­ca­do siem­pre.

Tu pa­dre fue uno de los fun­da­do­res de tu her­man­dad y, es­te año, tú eres el Her­mano Ma­yor Su­pre­mo de los to­rren­ti­nos. ¿Po­drías ha­blar­nos so­bre la fi­gu­ra que re­pre­sen­tas? La fi­gu­ra del Her­mano Ma­yor Su­pre­mo es sim­bó­li­ca. Es el Her­mano Ma­yor de to­dos los Her­ma­nos Ma­yo­res y una par­ti­ci­pa­ción cons­tan­te en ac­tos. Ade­más, el Her­mano Ma­yor Su­pre­mo es el que acom­pa­ña a la Rei­na en to­dos o ca­si to­dos los ac­tos de la Se­ma­na San­ta.

¿Y qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ser el re­pre­sen­tan­te de to­dos los Her­ma­nos Ma­yo­res de To­rrent?

Con los años que lle­vo in­vo­lu­cra­do en la Se­ma­na San­ta, es una sa­tis­fac­ción muy gran­de. Es al­go es­pe­cial, pe­ro va a ser más es­pe­cial por vi­vir la Se­ma­na San­ta fue­ra de mi her­man­dad. Nun­ca la he vi­vi­do fue­ra de mi her­man­dad ni des­de el pun­to de vis­ta de otras her­man­da­des… Y aho­ra, co­mo Her­mano Ma­yor Su­pre­mo, ten­go que ha­cer­lo.

“Ca­da uno in­terio­ri­za a su ma­ne­ra ese sen­ti­mien­to de re­co­gi­mien­to y de es­tar ais­la­do”

Co­mo Her­mano Ma­yor Su­pre­mo, ¿qué opi­nas de que la Se­ma­na San­ta to­rren­ti­na ten­ga el re­co­no­ci­mien­to de Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Au­to­nó­mi­co de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na?

Es un de­ta­lle más del re­co­no­ci­mien­to de lo que pue­de apor­tar la Se­ma­na San­ta. El sig­ni­fi­ca­do fol­cló­ri­co es­tá muy bien, pe­ro no le doy mu­cha im­por­tan­cia. Par­ti­ci­po en la Se­ma­na San­ta por­que creo en lo que ha­go. Si el as­pec­to fol­cló­ri­co atra­je­ra a la gen­te a co­no­cer el sig­ni­fi­ca­do de la Se­ma­na San­ta, me en­can­ta­ría que tam­bién fue­ra de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal.

Fran­cis­co Jo­sé Si­lla Au­gus­tí en la re­dac­ción de Nou To­rren­tí.

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.