Ser­gio Ala­pont: “Es­ta mú­si­ca es­tá di­se­ña­da pa­ra que la emo­ción lle­gue al pú­bli­co”

Nou Torrentí - - ENTREVISTA -

El pró­xi­mo 31 de ma­yo, a las 20.00 ho­ras, so­na­rán en el Auditori Vi­cent To­rrent dos obras maes­tras del apo­geo sin­fó­ni­co del si­glo XIX en Cen­troeu­ro­pa: las Dan­zas es­la­vas del com­po­si­tor An­to­nín Dvo­rák y la 4ª Sin­fo­nía de Johan­nes Brahms. La Ja­ná­cek Phil­har­mo­nic Os­tra­va de la Re­pú­bli­ca Che­ca se­rá la en­car­ga­da de in­ter­pre­tar es­tos te­mas ba­jo la ba­tu­ta de Ser­gio Ala­pont. Es­te di­rec­tor de or­ques­ta, na­ci­do en Be­ni­ca­sim y ra­di­ca­do en Flo­ren­cia, cuen­ta con 17 años de ex­pe­rien­cia. Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia, Reino Uni­do, Aus­tria, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Is­rael y Chi­na son so­lo un pequeño ejem­plo del gran nú­me­ro de paí­ses en los que el maes­tro ha di­ri­gi­do. Ade­más, ha si­do di­rec­tor asis­ten­te en pro­duc­cio­nes ope­rís­ti­cas a es­ca­la in­ter­na­cio­nal y, en 2016, la re­vis­ta ita­lia­na GBOPERA le otor­gó el pre­mio al me­jor di­rec­tor. ¿Es­tás pre­pa­ra­do/a pa­ra acom­pa­ñar­nos a lo lar­go de es­ta en­tre­vis­ta? ¡Mú­si­ca, maes­tro!

¿De dón­de vie­ne tu pa­sión por la mú­si­ca?

Mi pa­dre era pro­fe­sor de con­ser­va­to­rio y, mi her­mano y yo nun­ca va­lo­ra­mos nin­gu­na op­ción que no fue­ra la ser mú­si­cos. Cuan­do es­cu­cha­ba mú­si­ca en ca­sa sen­tía co­sas muy es­pe­cia­les. Por lo tan­to, es­tu­diar mú­si­ca y de­di­car­me a ello era al­go que se dio por ob­vio des­de que era muy pequeño.

¿Te­nías al­gún ob­je­ti­vo mar­ca­do cuan­do em­pe­zas­te?

El ob­je­ti­vo era dis­fru­tar ha­cien­do mú­si­ca y ha­cer mú­si­ca con otros mú­si­cos. La dis­ci­pli­na de la di­rec­ción de or­ques­ta re­quie­re una vi­da de apren­di­za­je. Si uno se marca la exi­gen­cia de se­guir dan­do lo me­jor de uno mis­mo pa­ra la in­ter­pre­ta­ción de ca­da obra mu­si­cal, po­de­mos per­ca­tar­nos de que siem­pre es me­jo­ra­ble. En es­ta pro­fe­sión es inevi­ta­ble de­jar de es­tar su­mer­gi­do en el mun­do la mú­si­ca, ya que re­quie­re una de­di­ca­ción dia­ria.

¿Con qué di­fi­cul­ta­des te has en­con­tra­do a la ho­ra de con­so­li­dar tu ca­rre­ra co­mo di­rec­tor de or­ques­ta in­ter­na­cio­nal?

Las di­fi­cul­ta­des son prin­ci­pal­men­te las del má­xi­mo es­fuer­zo. Por ejem­plo, si te sur­ge la opor­tu­ni­dad de en­trar en un tea­tro im­por­tan­tí­si­mo y tie­nes un de­ter­mi­na­do tiem­po pa­ra pre­pa­rar una sin­fo­nía, hay días en los que prác­ti­ca­men­te no duer­mes na­da. Ha­cer el me­jor tra­ba­jo po­si­ble en po­co tiem­po re­quie­re un es­fuer­zo so­bre­hu­mano. En los pri­me­ros años de ca­rre­ra tie­nes que lla­mar a mu­chas puer­tas y ver que la gran ma­yo­ría de tus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión no con­si­gue o no ha con­se­gui­do a lo lar­go de los años abrir­se ca­mino. Es­to te pue­de mi­nar la ener­gía y el áni­mo pa­ra se­guir ade­lan­te.

¿Por qué crees que lo has con­se­gui­do?

Yo creo que he te­ni­do la suer­te de en­con­trar a las per­so­nas ade­cua­das y de con­se­guir las opor­tu­ni­da­des que he bus­ca­do. El má­xi­mo es­fuer­zo es al­go que he prac­ti­ca­do y prac­ti­co des­de el ini­cio has­ta aho­ra des­pués de 17 años de ca­rre­ra. El que per­du­ra que no se pue­de in­ten­tar ren­ta­bi­li­zar. ¡Me­nos mal que en Eu­ro­pa la sen­si­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas es má­xi­ma!

¿Có­mo os or­ga­ni­záis pa­ra lle­var a ca­bo una co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va?

Ge­ne­ral­men­te en las or­ques­tas de Cen­troeu­ro­pa se sue­le tra­ba­jar en inglés. En Os­tra­va nos co­mu­ni­ca­mos en inglés y un po­co en ale­mán por­que ellos tie­nen una co­lo­nia ale­ma­na im­por­tan­te. No obs­tan­te, en el mun­do ope­rís­ti­co nos so­le­mos co­mu­ni­car en ita­liano con los can­tan­tes. Ob­via­men­te pue­de so­nar exi­gen­te por­que, sin du­da, hay una tra­di­ción y una reali­dad más in­ten­sa en el co­ra­zón de Eu­ro­pa. Pe­ro no cam­bia mu­cho, en mi ca­so ten­go la suer­te de po­der ha­blar va­rios idio­mas y no he te­ni­do nun­ca nin­gu­na di­fi­cul­tad pa­ra po­der trans­mi­tir una idea mu­si­cal ni pa­ra en­ten­der la su­ge­ren­cia de un co­le­ga. Me sa­be mal re­cu­rrir a un tó­pi­co, pe­ro la mú­si­ca es un len­gua­je uni­ver­sal.

¿Y cuál es el pa­pel de la ges­ti­cu­la­ción?

La ges­ti­cu­la­ción es una de las co­sas fun­da­men­ta­les de la co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra ello, hay que te­ner una téc­ni­ca que sea ca­paz de re­pro­du­cir la in­for­ma­ción de la más de­ta­lla­da sen­sa­ción. Te­ner una téc­ni­ca ex­traor­di­na­ria per­mi­te plas­mar ins­tan­tá­nea­men­te to­das esas co­sas. To­do lo que yo trans­mi­to, des­de el más mí­ni­mo ges­to, tie­ne un fin mu­si­cal. La fe­no­me­no­lo­gía es im­por­tan­te en la téc­ni­ca. Lo que yo ges­ticu­lo crea un buen fe­nó­meno. No bus­co nin­gu­na es­tra­te­gia co­mer­cial.

¿Qué opi­nas de tu téc­ni­ca?

Mi téc­ni­ca es­tá muy por en­ci­ma de la me­dia. Lo que más ad­mi­ro de mi ar­te des­de siem­pre es el do­mi­nio de la téc­ni­ca y la ca­pa­ci­dad crea­ti­va de la téc­ni­ca y del ges­to. Por eso, ob­ser­vo, he es­tu­dia­do y con­ti­núo es­tu­dian­do el efec­to que pro­du­ce mi téc­ni­ca en el so­ni­do y en la ca­pa­ci­dad crea­ti­va de los mú­si­cos que ten­go de­lan­te.

¿Có­mo se vi­ve la fun­ción des­de el po­dio?

Cu­rio­sa­men­te el po­dio no es el me­jor lu­gar pa­ra es­cu­char el so­ni­do. El me­jor lu­gar pa­ra es­cu­char el re­sul­ta­do se sue­le en­con­trar en la zo­na cen­tral de la pla­tea de un au­di­to­rio de un tea­tro a la ita­lia­na en for­ma de he­rra­du­ra a una al­tu­ra in­ter­me­dia. Los di­rec­to­res de or­ques­ta desa­rro­lla­mos un ins­tin­to pa­ra crear el me­jor so­ni­do que des­pués lle­ga­rá al oyen­te. El di­rec­tor se tie­ne que adap­tar a las cir­cuns­tan­cias acús­ti­cas de ca­da sa­la.

¿Y qué emo­cio­nes te lle­gan des­de el po­dio?

Es­ta mú­si­ca es­tá di­se­ña­da pa­ra que la emo­ción lle­gue al pú­bli­co. Ob­via­men­te nos lle­ga la emo­ción y se vi­ven mo­men­tos irre­pe­ti­bles e in­des­crip­ti­bles en el po­dio, no so­lo en conciertos sino, so­bre to­do, cuan­do es­toy bus­can­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes una idea, una exi­gen­cia de un pa­sa­je de una de­ter­mi­na­da sin­to­nía y, de re­pen­te, con­si­go en­con­trar la mues­tra mu­si­cal que es­ta­ba bus­can­do. Es en­ton­ces cuan­do la emo­ción y el es­ca­lo­frío te re­co­rren la piel por den­tro.

El maes­tro Ser­gio Ala­pont. Fo­tó­gra­fo: En­ri­co Ma­gri

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.