Cui­da­do con sus mas­co­tas, ya es­tá aquí la pro­ce­sio­na­ria

Nou Torrentí - - EDITORIAL -

Em­pie­za el buen tiem­po y au­men­tan las ga­nas de lle­var a nues­tros com­pa­ñe­ros ca­ni­nos a dar una bue­na vuel­ta por el mon­te. Pe­ro ¡cui­da­do!, ya es­ta­mos en época de la te­mi­da pro­ce­sio­na­ria, una pe­que­ña oru­ga que lle­ga­do el buen tiem­po em­pie­za a aban­do­nar sus ni­dos y ba­jan por el tron­co del pino has­ta el sue­lo, cir­cu­lan­do to­das jun­tas en “pro­ce­sión” pa­ra así en­ga­ñar a las aves y evi­tar ser de­vo­ra­das. Lle­gan a cons­truir fi­las de en­tre 100 y 300 in­di­vi­duos, bus­can­do un lu­gar don­de en­te­rrar­se y así pu­par pa­ra con­ver­tir­se en ma­ri­po­sas cuan­do lle­gue el ve­rano. Es­te pro­ce­so ocu­rre en­tre fe­bre­ro y abril. Es­tas lla­ma­ti­vas fi­las de oru­gas ha­cen que nues­tras mas­co­tas, prin­ci­pal­men­te pe­rros, sien­tan cu­rio­si­dad e in­ten­tar ma­ni­pu­lar­las, ha­cien­do que el in­sec­to li­be­re sus pe­los ur­ti­can­tes. El con­tac­to con los pe­los de la pro­ce­sio­na­ria pro­vo­ca una reac­ción in­fla­ma­to­ria dan­do reac­cio­nes cu­tá­neas, ocu­la­res o bron­quia­les más o me­nos gra­ves e in­clu­so anafi­la­xia se­ve­ra. Los sín­to­mas va­ria­rán mu­cho se­gún el con­tac­to que ha­ya su­fri­do nues­tro ani­mal. Al prin­ci­pio el pe­rro po­drá es­tar agi­ta­do, ner­vio­so, res­pi­ran­do de for­ma ace­le­ra­da, sa­cu­dien­do la ca­be­za o ba­bean­do. Pos­te­rior­men­te po­de­mos ob­ser­var hin­cha­zón de la ca­ra, par­pa­dos, la­bios o len­gua, de­tec­tan­do que el ani­mal no pue­de ce­rrar la bo­ca de­bi­do a la in­fla­ma­ción de la len­gua. Si la in­fla­ma­ción con­ti­nua pue­de des­en­ca­de­nar cua­dros más gra­ves, úl­ce­ras, ne­cro­sis de los te­ji­dos y si afecta a la gar­gan­ta pue­de ver­se com­pro­me­ti­da la res­pi­ra­ción. Por to­do es­to, si su pe­rro entra en con­tac­to con la pro­ce­sio­na­ria de los pi­nos pri­me­ro debe ale­jar­lo de la zo­na don­de ha­ya oru­gas, se­gun­do lle­var­lo cuan­to an­tes a su ve­te­ri­na­rio pa­ra fre­nar la reac­ción in­fla­ma­to­ria ad­mi­nis­tran­do los fár­ma­cos ne­ce­sa­rios y co­men­zar el pro­ce­so de la­va­do pa­ra eli­mi­nar to­do res­to de pe­los ur­ti­can­tes. Por úl­ti­mo, su ve­te­ri­na­rio va­lo­ra­rá la gra­ve­dad del pro­ce­so sien­do ne­ce­sa­rio en la ma­yo­ría de los ca­sos la hos­pi­ta­li­za­ción del ani­mal, tra­ta­mien­to en ca­sa y cu­ras dia­rias has­ta la me­jo­ría com­ple­ta de nues­tro ami­go pe­rruno.

Así que re­cuer­de, si su ani­mal su­fre el con­tac­to con la te­mi­da pro­ce­sio­na­ria llé­va­lo cuan­to an­tes al ve­te­ri­na­rio. Nues­tro hos­pi­tal ve­te­ri­na­rio se en­cuen­tra a su dis­po­si­ción las 24 ho­ras del día los 365 días del año pa­ra ofre­cer­le una aten­ción in­me­dia­ta.

Ger­mán Cer­ve­ra, ve­te­ri­na­rio.

Grup Ve­te­ri­na­ri To­rrent C/ Pa­dre Mén­dez, 134 · To­rrent

Te­lé­fono: 96 158 17 40

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.