Ho­tel Ve­dat

Nou Torrentí - - RACÓ LITERARI -

El pe­rió­di­co El To­rren­tino, del que era director y fundador Vi­cent Ma­rín, al­cal­de de To­rrent, traía ese día en su pri­me­ra pá­gi­na el ar­tícu­lo ti­tu­la­do ‘Neu­tra­li­da­des que ma­tan’. Es­te ar­tícu­lo ha­bía si­do pu­bli­ca­do sin fir­ma en el Dia­rio Uni­ver­sal, ór­gano del partido li­be­ral, al­gu­nos me­ses atrás, a raíz de que el pre­si­den­te del Con­se­jo de Ministros, el con­ser­va­dor Eduar­do Dato, de­cla­ra­se la neu­tra­li­dad es­pa­ño­la an­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Una con­fla­gra­ción que ha­bía es­ta­lla­do en el ve­rano de 1914, tras el aten­ta­do de Sa­ra­je­vo, don­de per­die­ron la vi­da el ar­chi­du­que Fran­cis­co Fernando, heredero de la co­ro­na aus­trohún­ga­ra, y su es­po­sa So­fía, co­mo con­se­cuen­cia de los dis­pa­ros efec­tua­dos a bo­ca­ja­rro por un miem­bro del mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta Jo­ven Bos­nia. En los co­rri­llos y ce­nácu­los po­lí­ti­cos se atri­buía la au­to­ría del ci­ta­do ar­tícu­lo, en el que se pro­pug­na­ba que España se im­pli­ca­ra en la Gran Gue­rra de for­ma ac­ti­va, a don Ál­va­ro Fi­gue­roa y To­rres, más co­no­ci­do por su tí­tu­lo no­bi­lia­rio de con­de de Ro­ma­no­nes, je­fe de las fi­las li­be­ra­les, en las que tam­bién se in­te­gra­ba el al­cal­de to­rren­tí. Vi­cent Ma­rín siem­pre ha­bía ma­ni­fes­ta­do sin ta­pu­jos sus sim­pa­tías hacia los alia­dos, pa­ra dis­gus­to y có­le­ra del lí­der de la oposición con­ser­va­do­ra en el ayun­ta­mien­to, Ti­bur­cio Pérez, ger­ma­nó­fi­lo a car­ta ca­bal. Co­mo ca­da ma­ña­na, el director del Ho­tel Ve­dat, Pe­pe Bar­tual, se en­con­tró en­ci­ma de la me­sa de su des­pa­cho un ejem­plar de El To­rren­tino. Y a tra­vés de la fina co­lum­na de hu­mo que as­cen­día de su ta­za de ca­fé, muy ca­lien­te y fuer­te co­mo a él le gus­ta­ba, le­yó el ar­tícu­lo de ca­bo a ra­bo. Aun­que se mos­tra­ba per­ple­jo por el he­cho de que el al­cal­de, que tam­bién era el due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to que él di­ri­gía des­de su aper­tu­ra, hu­bie­ra to­ma­do la de­ci­sión de vol­ver a pu­bli­car­lo al ca­bo de tan­to tiem­po. Vi­cent Ma­rín ha­bía man­da­do cons­truir a su car­go el Ho­tel Ve­dat, un lu­jo­so edi­fi­cio, de as­pec­to pa­la­cie­go, em­pla­za­do en la pro­lon­ga­ción de la ca­lle Pa­dre Mén­dez, con el pro­pó­si­to de con­ver­tir los te­rre­nos que ro­dea­ban la mon­ta­ña del Ve­dat en un atrac­ti­vo lu­gar de ve­ra­neo. Ade­más, re­ga­ló par­ce­las a ilus­tres per­so­na­jes de di­fe­ren­tes ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les -el es­cri­tor Vi­cen­te Blas­co Ibá­ñez fue uno de los afor­tu­na­dos-, con la so­la con­di­ción de que eri­gie­sen allí sus cha­lés en un tiem­po de­ter­mi­na­do. El Ho­tel Ve­dat se inau­gu­ró a prin­ci­pios de 1914 sin que nin­guno de sus pri­me­ros usua­rios pre­sa­gia­ra el ti­po de per­so­na­jes que unas se­ma­nas más tar­de ocu­pa­rían sus ha­bi­ta­cio­nes y se pa­sea­rían por sus am­plios y be­llos jar­di­nes. Los em­plea­dos del Ho­tel Ve­dat, co­mo la ciu­da­da­nía es­pa­ño­la en ge­ne­ral, se en­con­tra­ban di­vi­di­dos a par­tes igua­les en­tre alia­dó­fi­los y ger­ma­nó­fi­los. Ca­da vez que sur­gía el te­ma del con­flic­to bé­li­co, en el trans­cur­so de las co­mi­das que com­par­tían, los par­ti­da­rios de un ban­do o del otro no se li­mi­ta­ban a las al­ha­ra­cas por las vic­to­rias de sus ejér­ci­tos en el cam­po de ba­ta­lla, sino que les en­can­ta­ba zahe­rir y me­ter el de­do en la lla­ga a los con­tra­rios has­ta sa­car­los de qui­cio. De mo­do que se ori­gi­na­ban en la me­sa in­fla­ma­das tri­ful­cas que al­can­za­ban en se­gui­da un pe­li­gro­so gra­do de vio­len­cia y agre­si­vi­dad, y a las que, im­pe­pi­na­ble­men­te, la autoridad de Pe­pe Bar­tual po­nía fin de ma­ne­ra ta­jan­te, sin ne­ce­si­dad de ru­dos as­pa­vien­tos ni es­tri­den­tes gri­tos; le bas­ta­ba con al­zar una mano

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.