Es­pi­ri­tua­li­dad y ter­ce­ra edad

Nou Torrentí - - BENESTAR ANIMAL -

Los pro­fe­sio­na­les de Sa­via ha­blan

Pues­to que la for­ma de en­ve­je­cer ha cam­bia­do en los úl­ti­mos años, se plan­tea la ne­ce­si­dad, tam­bién desde la psi­co­lo­gía, de pen­sar de nue­vo en la ve­jez, en el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, y en los dis­tin­tos as­pec­tos que lo en­vuel­ven. Den­tro de es­tos as­pec­tos o fac­to­res es­tán, por ejem­plo, los re­cur­sos per­so­na­les o for­ta­le­zas del ca­rác­ter de ca­da per­so­na, y en­tre es­tos re­cur­sos per­so­na­les en­con­tra­mos la es­pi­ri­tua­li­dad. La es­pi­ri­tua­li­dad pue­de en­ten­der­se co­mo un con­jun­to de sen­ti­mien­tos, creen­cias y ac­cio­nes que su­po­nen una bús­que­da de lo tras­cen­den­te, lo sa­gra­do o di­vino. Es una di­men­sión di­ná­mi­ca de la per­so­na, re­fe­ri­da a una ex­pe­rien­cia sub­je­ti­va e in­di­vi­dual que se ex­pre­sa co­mo bús­que­da de sen­ti­do, pro­pó­si­to y tras­cen­den­cia, y que se orien­ta a co­nec­tar­se con uno mis­mo, con la in­me­dia­tez, con otros, con la na­tu­ra­le­za y con lo sig­ni­fi­ca­ti­vo o lo sa­gra­do (No­lan y cols 2011).

La con­cep­ción que las per­so­nas ten­gan acer­ca de lo sa­gra­do, de lo que ha­ya más allá de la muer­te, o las res­pues­tas que se ha­yan da­do a cier­tas pre­gun­tas so­bre nues­tra exis­ten­cia, del por­qué y pa­ra qué de la vida, son pre­gun­tas esen­cia­les en nues­tra exis­ten­cia que se ha­cen más re­le­van­tes cuan­do to­ma­mos cons­cien­cia de que nos es­ta­mos acer­can­do al fi­nal de és­ta. De ahí la im­por­tan­cia y la ne­ce­si­dad de que to­do pro­fe­sio­nal que tra­ba­je con adul­tos ma­yo­res com­pren­da y con­si­de­re los re­fe­ren­tes es­pi­ri­tua­les de ca­da in­di­vi­duo pa­ra poder en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de ayu­dar­le a afron­tar los re­tos y pro­ble­mas que pue­dan ir sur­gien­do en el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. Al­gu­nos es­tu­dios mues­tran có­mo el te­mor a la muer­te pue­de cau­sar un es­trés cró­ni­co que pue­de lle­var a una sig­ni­fi­ca­ti­va dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad de vida de los adul­tos ma­yo­res (Koe­nig, 2001).

Tal es la im­por­tan­cia que está ad­qui­rien­do es­ta nue­va con­cep­ción de có­mo afron­tar el fi­nal de la vida, que desde los Cen­tros Re­si­den­cia­les Sa­via se ha crea­do un ex­ten­so pro­to­co­lo con el fin de abor­dar, desde los di­fe­ren­tes pues­tos pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en nues­tras re­si­den­cias, las ne­ce­si­da­des de nues­tros re­si­den­tes, fa­mi­lia­res y sus ami­gos. Es­te pro­to­co­lo ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de cui­dar de for­ma in­te­gral a la per­so­na, te­nien­do en cuen­ta to­dos los as­pec­tos, tan­to fí­si­co, co­mo so­cial, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Desde los cen­tros re­si­den­cia­les Sa­via so­mos cons­cien­tes de que los cui­da­dos no aca­ban en las ne­ce­si­da­des fí­si­cas de la per­so­na, sino que hay que te­ner en cuen­ta sus ne­ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas y ofre­cer y apor­tar apo­yo emo­cio­nal y co­mu­ni­ca­ción sin­ce­ra desde el res­pe­to y la em­pa­tía. Si­guien­do los con­se­jos de la So­cie­dad

Es­pa­ño­la de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos (SECPAL), desde los cen­tros re­si­den­cia­les Sa­via se pro­cu­ra: • En­ten­der a la per­so­na co­mo un ser com­ple­jo, di­ná­mi­co, úni­co y de na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual.

• En­ten­der que la muer­te su­po­ne, jun­to con el pro­ce­so de mo­rir, un fe­nó­meno ac­ti­vo que im­pli­ca a la per­so­na en to­das sus di­men­sio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de sus creen­cias. • El mo­de­lo asu­me tam­bién que el su­fri­mien­to será ma­yor si exis­te des­equi­li­brio en­tre el ni­vel de ame­na­za per­ci­bi­do y los re­cur­sos pa­ra ha­cer­les fren­te.

Ya hay al­gu­nos es­tu­dios que apun­tan en sus re­sul­ta­dos ha­cia un au­men­to del bie­nes­tar y una me­jo­ra en la ca­li­dad de vida de los pa­cien­tes des­pués de ha­ber rea­li­za­do al­gu­na in­ter­ven­ción so­bre có­mo acom­pa­ñar en los úl­ti­mos mo­men­tos de vida y due­lo, hay un efec­to po­si­ti­vo del cui­da­do pa­lia­ti­vo in­te­gral que in­clu­ya la aten­ción de las ne­ce­si­da­des es­pi­ri­tua­les de los pa­cien­tes (Oli­ver et al.,2017). Es, por lo tan­to, pri­mor­dial con­ti­nuar con es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra poder ofre­cer el me­jor tra­ta­mien­to y acom­pa­ña­mien­to a nues­tros ma­yo­res. Aten­der es­ta es­fe­ra es­pi­ri­tual nos ayudará a un me­jor y más com­ple­to abor­da­je pa­ra com­pren­der sus mie­dos y dis­mi­nuir su posible an­gus­tia en es­ta úl­ti­ma eta­pa de la vida. Ayu­dar a afron­tar y to­mar nues­tras úl­ti­mas de­ci­sio­nes y a mo­rir en paz pue­de ser, qui­zá, la más im­por­tan­te de nues­tras in­ter­ven­cio­nes a lo lar­go de la vida.

*Psi­có­lo­ga Sa­via Picassent

Newspapers in Catalan

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.