IN­VER­SIÓN DEL TA­LLER PA­RA RE­PA­RAR SIS­TE­MAS ADAS

En la ac­tua­li­dad, se es­tá ge­ne­ra­li­zan­do la pe­ne­tra­ción en el mer­ca­do de los sis­te­mas adap­ta­dos de ayu­da a la con­duc­ción o ADAS. Da­da su im­por­tan­cia pa­ra to­dos los sec­to­res del au­to­mó­vil, es­te te­ma fue el ele­gi­do pa­ra pro­ta­go­ni­zar una nue­va jor­na­da del Cic

Nuestros Talleres - - Electricidad Y Electrónica - Tex­to: Redacción NT / Fo­tos: Ces­vi­map

Los sis­te­mas de ayu­da al con­duc­tor ADAS (Ad­van­ced Dri­ver As­sis­tan­ce Sys­tems, en sus si­glas en in­glés) tie­nen un pa­pel ca­da vez más tras­cen­den­te en el sec­tor de la au­to­mo­ción. Con­trol de cru­ce­ro, freno de emer­gen­cia au­to­má­ti­co, de­tec­ción de án­gu­lo muer­to, asis­ten­cia al cam­bio de ca­rril y re­co­no­ci­mien­to de pea­to­nes son al­gu­nos ejem­plos. El in­cre­men­to del nú­me­ro de vehícu­los que in­cor­po­ran es­tas pres­ta­cio­nes fa­vo­re­ce la re­duc­ción del nú­me­ro de ac­ci­den­tes y sus con­se­cuen­cias. Pa­ra di­vul­gar las con­se­cuen­cias que tie­nen en el sec­tor es­tos avan­ces de se­gu­ri­dad ac­ti­va y pa­si­va, la Cá­te­dra de Ces­vi­map de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Ávi­la ce­le­bró la XVI jor­na­da de su Ci­clo de Con­fe­ren­cias, el pa­sa­do 6 de abril, en el Pa­la­cio de los Se­rrano de la ciu­dad cas­te­llano-leo­ne­sa.

En con­cre­to, Ser­gio Gó­mez, director ad­jun­to de In­no­va­ción Cor­po­ra­ti­va de Map­fre, en su po­nen­cia “Vi­sión in­ter­na­cio­nal de los ADAS”, se­ña­ló la pro­gre­si­va re­duc­ción de la si­nies­tra­li­dad a lar­go pla­zo de for­ma ma­si­va con es­tos sis­te­mas. Y lan­zó una pre­gun­ta al au­di­to­rio: ¿ha­cia dón­de se di­ri­ge el fu­tu­ro de los se­gu­ros del au­to­mó­vil? Los co­ches au­tó­no­mos po­drán li­de­rar, en 2040, una re­duc­ción del 93% de ac­ci­den­tes, por lo que, ló­gi­ca­men­te, los pre­cios de los se­gu­ros se­rán más eco­nó­mi­cos. Asi­mis­mo, Gó­mez plan­teó qué su­ce­de­rá cuan­do un sis­te­ma ope­ra­ti­vo ten­ga que to­mar de­ci­sio­nes “y nin­gu­na sea per­fec­ta”, ade­más de ex­pli­car los be­ne­fi­cios que pue­de apor­tar una con­duc­ción au­to­ma­ti­za­da in­te­gral­men­te, y las ba­rre­ras o cos­tes que hay que su­pe­rar pa­ra su im­plan­ta­ción.

Por su par­te, Ru­bén Apa­ri­cio-Mou­re­lo, ge­ren­te ad­jun­to de Ces­vi­map, abor­dó las in­ves­ti­ga­cio­nes del cen­tro so­bre sis­te­mas ADAS en su po­nen­cia “In­fluen­cia de es­tos sis­te­mas en los ta­lle­res, se­gu­ros y usua­rios. ¿Fu­tu­ro a me­dio pla­zo?”. El res­pon­sa­ble des­ta­có el fre­na­do au­tó­no­mo de emer­gen­cia (AEB) o la asis­ten­cia al cam­bio de ca­rril, cen­tran­do es­tos sis­te­mas en lo re­fe­ren­te a las com­pa­ñías de se­gu­ros en que re­du­cen el nú­me­ro de ac­ci­den­tes, si bien, su re­pa­ra­ción o sus­ti­tu­ción es más ca­ra. En lo re­fe­ren­te a los ta­lle­res, au­men­tan el tiem­po de re­pa­ra­ción o sus­ti­tu­ción de las lu­nas (pa­ra su ca­li­bra­ción) y, por tan­to, su cos­te, aun­que, en sen­ti­do in­ver­so, dis­mi­nu­ye el nú­me­ro de si­nies­tros y, así, el de las pe­ri­ta­cio­nes. Por lo tan­to, ade­cuar­se a los ADAS re­quie­re a los ta­lle­res in­ver­sión en he­rra­mien­tas y equi­pos es­pe­cí­fi­cos, y for­ma­ción pa­ra op­ti­mi­zar la ca­li­dad de sus re­pa­ra­cio­nes, des­ta­can­do la nue­va opor­tu­ni­dad de ne­go­cio en el sec­tor de lu­nas. Ces­vi­map, por su par­te, con­ti­nua­rá eva­luan­do los sis­te­mas ADAS con su me­to­do­lo­gía de se­gu­ri­dad CESVI Sa­fety.

Opor­tu­ni­dad de ne­go­cio

Tam­bién par­ti­ci­pa­ron en es­te Ci­clo de Con­fe­ren­cias la Aso­cia­ción de Ta­lle­res de Ma­drid (Ase­tra); la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Vehícu­los (AN­FAC); el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid (In­sia); y la em­pre­sa He­lla, desa­rro­lla­dor de equi­pa­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra la ca­li­bra­ción de los sis­te­mas ADAS. En es­te sen­ti­do, He­lla Gut­mann So­lu­tions ofre­ce al mer­ca­do de la pos­ven­ta la so­lu­ción mul­ti­mar­ca CSC Tool (Ca­me­ra and Sen­sor Ca­li­bra­tion Tool), que se com­po­ne de un equi­po de diag­no­sis y uno de ca­li­bra­ción, con ocho pa­ne­les pa­ra re­gu­lar las cá­ma­ras y tres kits pa­ra los ra­da­res.

Los sis­te­mas ADAS fun­cio­nan gra­cias a cá­ma­ras y ra­da­res que van mon­ta­dos en la lu­na de­lan­te­ra y al­re­de­dor del vehícu­lo. Di­chos dis­po­si­ti­vos de­ben es­tar co­rrec­ta­men­te ca­li­bra­dos pa­ra ga­ran­ti­zar el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de es­tos sis­te­mas; de lo con­tra­rio, pue­den de­jar de fun­cio­nar y po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad de los ocu­pan­tes del vehícu­lo. Son los pro­pios fa­bri­can­tes los que pres­cri­ben en el ma­nual de re­pa­ra­ción la ca­li­bra­ción obli­ga­to­ria de es­tos ele­men­tos, al for­mar par­te de los sis­te­mas de se­gu­ri­dad.

Con­di­cio­nes pa­ra su uso

En­tre los ADAS, es­tán ca­da vez más pre­sen­tes los sis­te­ma de ayu­da al es­ta­cio­na­mien­to, que per­mi­ten la rea­li­za­ción de una de las ma­nio­bras más fre­cuen­tes que se rea­li­zan en vías ur­ba­nas pe­ro en con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad. Pa­ra re­gu­lar su uso, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co (DGT) ha pu­bli­ca­do una ins­truc­ción que de­fi­ne qué es el sis­te­ma de es­ta­cio­na­mien­to asis­ti­do y cuá­les son las con­di­cio­nes bá­si­cas de uso de es­te avan­ce tec­no­ló­gi­co, que ca­da vez más mo­de­los equi­pan. Es­ta ayu­da a la con­duc­ción ac­túa de ma­ne­ra au­to­ma­ti­za­da so­bre la di­rec­ción y/o el sis­te­ma de fre­na­do y ace­le­ra­ción del vehícu­lo, y per­mi­te rea­li­zar la ma­nio­bra sin la in­ter­ven­ción di­rec­ta del con­duc­tor so­bre el vo­lan­te y/o pe­dal del freno y ace­le­ra­dor. El uso de es­te sis­te­ma pue­de em­plear­se en las vías abier­tas al trá­fi­co, siem­pre que se cum­plan las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ci­das en la nor­ma­ti­va del me­ca­nis­mo de di­rec­ción de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra Eu­ro­pa (CEPE) y se man­ten­ga la dis­tan­cia má­xi­ma de 15 me­tros en­tre la sec­ción de ini­cio y fi­nal de la ma­nio­bra. Si el con­trol de los man­dos del vehícu­lo se rea­li­za des­de fue­ra del ha­bi­tácu­lo, la ma­nio­bra se rea­li­za­rá a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 5 km/h y la po­si­ción del con­duc­tor se­rá tal que le per­mi­ti­rá man­te­ner su li­ber­tad de mo­vi­mien­tos, el cam­po ne­ce­sa­rio de vi­sión y la aten­ción per­ma­nen­te. En to­do ca­so, la dis­tan­cia en­tre el con­duc­tor y el vehícu­lo se­rá in­fe­rior a cua­tro me­tros.

Por su par­te, el con­duc­tor si­gue sien­do el res­pon­sa­ble de la con­duc­ción tal y co­mo ya ocu­rre con otros sis­te­mas avan­za­dos de ayu­da el con­duc­tor, co­mo la fre­na­da au­tó­no­ma de emer­gen­cia, el con­trol adap­ta­ti­vo de la ve­lo­ci­dad o el asis­ten­te de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril. Ade­más, la en­ti­dad in­di­ca que el Re­gis­tro de Vehícu­los de la DGT po­drá in­cor­po­rar es­ta in­for­ma­ción jun­to con otras so­bre los ADAS pa­ra te­ner un ma­yor co­no­ci­mien­to de su im­plan­ta­ción en los vehícu­los que cir­cu­lan por nues­tras ca­rre­te­ras.

ADE­CUAR­SE A LOS ADAS RE­QUIE­RE IN­VER­SIÓN EN HE­RRA­MIEN­TAS Y EQUI­POS ES­PE­CÍ­FI­COS, Y FOR­MA­CIÓN PA­RA OP­TI­MI­ZAR LA CA­LI­DAD DE LAS RE­PA­RA­CIO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.