OPEN aler­ta a los ta­lle­res del pe­li­gro de usar equi­pa­mien­to de diagnosis ile­gal

La úl­ti­ma re­for­ma del Có­di­go Pe­nal ha pro­vo­ca­do que las pe­nas con­tra los ta­lle­res que em­pleen equi­pos de diagnosis fal­si­fi­ca­dos se en­du­rez­can. Por ello, OPEN ha que­ri­do ayu­dar a los ta­lle­res a iden­ti­fi­car es­tos pro­duc­tos y lu­char así con­tra el frau­de en e

Nuestros Talleres - - Actualidad -

En su es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con CA­PA (Co­mi­sión An­ti­pi­ra­te­ría pa­ra Au­to­mo­ción), OPEN ha de­ci­di­do emi­tir una cir­cu­lar a sus miem­bros me­dian­te la cual in­for­ma del pe­li­gro y las con­se­cuen­cias de uti­li­zar pro­duc­tos de diagnosis ile­ga­les. Ade­más, ha que­ri­do fa­ci­li­tar in­for­ma­ción so­bre có­mo re­co­no­cer es­tos pro­duc­tos bus­can­do siem­pre una me­jo­ra en la com­pe­ti­ti­vi­dad y desa­rro­llo del sec­tor, aca­ban­do con las com­pe­ten­cias des­lea­les.

CON­SE­CUEN­CIAS DEL FRAU­DE

A raíz de la en­tra­da en vi­gor de la úl­ti­ma re­for­ma del Có­di­go Pe­nal, el uso de soft­wa­re ile­gal, de­li­to con­tra la pro­pie­dad in­dus­trial e in­te­lec­tual, es cas­ti­ga­do con pe­nas de pri­sión de cua­tro años pa­ra el de­li­to bá­si­co, pu­dien­do lle­gar has­ta seis años si se dan cir­cuns­tan­cias agra­van­tes. Quien ex­plo­te eco­nó­mi­ca­men­te, en to­do o en par­te, una obra in­te­lec­tual, con el áni­mo de ob­te­ner un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co di­rec­to o in­di­rec­to, se­rá cas­ti­ga­do. Y es aquí don­de se en­cua­dran los ta­lle­res que usen equi­pos de hard­wa­re y soft­wa­re fal­si­fi­ca­dos. Asi­mis­mo, la uti­li­za­ción de es­tos equi­pos es un de­li­to del que va a res­pon­der per­so­nal­men­te el ad­mi­nis­tra­dor de he­cho o de­re­cho de la per­so­na ju­rí­di­ca o el que ac­túe en nom­bre o re­pre­sen­ta­ción le­gal o vo­lun­ta­ria de és­ta. Pa­ra re­co­no­cer e iden­ti­fi­car el pro­duc­to le­gal es in­dis­pen­sa­ble se­guir las si­guien­tes pau­tas: 1. Co­no­cer quién ven­de el pro­duc­to pa­ra sa­ber si es un dis­tri­bui­dor au­to­ri­za­do. 2. Bus­car in­for­ma­ción so­bre el pro­duc­to y sus ca­rac­te­rís­ti­cas en las fuen­tes. 3. Du­dar de pre­cios ba­jos en com­pa­ra ción con el res­to de ofer­tas del mis­mo pro­duc­to.

VEN­TA­JAS DEL USO DE EQUI­PA­MIEN­TO ORI­GI­NAL

La uti­li­za­ción de equi­pa­mien­to ori­gi­nal ayuda al desa­rro­llo, in­no­va­ción y me­jo­ra del pro­duc­to. És­te pue­de ser mer­ma­do por el uso de co­pias ile­ga­les, de­jan­do inope­ran­te la ac­ti­vi­dad de las em­pre­sas que desa­rro­llan es­tos equi­pos, lo que su­pon­dría que só­lo se po­dría dis­po­ner de la in­for­ma­ción de los vehícu­los a tra­vés de los fa­bri­can­tes de los mis­mos, lo que per­ju­di­ca­ría a los ta­lle­res in­de­pen­dien­tes gra­ve­men­te. Ade­más, la ca­li­dad del pro­duc­to exi­gi­do al fa­bri­can­te de es­tos equi­pos ha­ce que sea ga­ran­ti­za­do pa­ra su co­rrec­to uso, evi­tan­do da­ños o ries­gos pa­ra el con­su­mi­dor. Al usar equi­pos pi­ra­tas se re­du­ce la ca­li­dad del pro­duc­to, au­men­tan­do el ries­go de ma­ni­pu­la­ción del tra­ba­jo que de­ba rea­li­zar di­cho ele­men­to. Por úl­ti­mo, en­tre las con­se­cuen­cias de uti­li­zar equi­pos de diagnosis fal­si­fi­ca­dos, es­tá la del da­ño a la ima­gen que ha­ce el uso de es­te ti­po de pro­duc­tos en un sec­tor ya mer­ma­do por la gran can­ti­dad de ta­lle­res ile­ga­les que exis­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.