La sa­lud la­bo­ral, un pa­so más en pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les

Nueva Ferretería - - Línea Abierta - Ma­nuel Mar­tí­nez di­rec­tor ge­ne­ral de DEINSA

En DEINSA lle­va­mos 30 años de­di­ca­dos en cuer­po y al­ma a la pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les. So­mos ex­per­tos en EPIS y ro­pa de tra­ba­jo y con­ta­mos con un am­plio gru­po de especialistas dis­pues­tos a ase­so­rar a nues­tros clien­tes de for­ma per­so­na­li­za­da en materia de se­gu­ri­dad. Sa­be­mos de pri­me­ra mano que la co­rrec­ta apli­ca­ción de un ade­cua­do plan de protección de ries­gos la­bo­ra­les ase­gu­ra, no só­lo la in­te­gri­dad fí­si­ca de los empleados, sino que es­to ade­más re­vier­te en una pro­duc­ti­vi­dad ma­yor y un más ele­va­do ni­vel de sa­tis­fac­ción del tra­ba­ja­dor para con la em­pre­sa, que ve­la por su se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, no se nos es­ca­pa que la se­gu­ri­dad la­bo­ral es un con­cep­to muy am­plio que en­glo­ba múl­ti­ples y di­ver­sos as­pec­tos. Uno de los más im­por­tan­tes son los ries­gos psi­co-so­cia­les, aje­nos a equi­pos de protección in­di­vi­dual de nin­gún ti­po, pe­ro ca­pa­ces de da­ñar igual­men­te la sa­lud del tra­ba­ja­dor. Y no so­la­men­te a ni­vel psí­qui­co, sino que se ha de­mos­tra­do que és­tos pue­den oca­sio­nar tras­tor­nos fí­si­cos co­mo subidas de ten­sión, neu­ral­gias, do­lo­res mus­cu­la­res, dis­fun­cio­nes gás­tri­cas, tras­tor­nos cir­cu­la­to­rios, res­pi­ra­to­rios y/o car­dio­vas­cu­la­res, en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y un lar­go et­cé­te­ra. Este ti­po de ries­gos psi­co­so­cia­les pue­de sur­gir a raíz de una ma­la ges­tión del tra­ba­jo y las emo­cio­nes por par­te del tra­ba­ja­dor, pe­ro lo más fre­cuen­te es que se re­ve­len co­mo el sín­to­ma más pa­ten­te de or­ga­ni­za­cio­nes en­fer­mas. Em­pre­sas don­de pro­li­fe­ran los ca­sos de mob­bing (aco­so la­bo­ral), burn out (sín­dro­me del tra­ba­ja­dor que­ma­do), es­trés, de­pre­sión, an­sie­dad… Por ello, des­de DEINSA que­re­mos des­ta­car la im­por­tan­cia de un con­cep­to en al­za, afor­tu­na­da­men­te, en el sec­tor co­mo es el de las “em­pre­sas sa­lu­da­bles”. Com­pa­ñías com­pro­me­ti­das, no só­lo con la se­gu­ri­dad del tra­ba­ja­dor sino, a un ni­vel más glo­bal, con su sa­lud de for­ma in­te­gral. Por­que la sa­lud de un tra­ba­ja­dor ape­la a su fe­li­ci­dad (den­tro y fue­ra del es­pa­cio la­bo­ral). Se tra­ta de em­pre­sas que tra­ba­jan por re­du­cir el es­trés de sus empleados apos­tan­do por una ma­yor ca­li­dad en su or­ga­ni­za­ción y una adap­ta­ción ajus­ta­da de las ta­reas asig­na­das. En este as­pec­to es­tán es­pe­cial­men­te vol­ca­das no po­cas com­pa­ñías en la ac­tua­li­dad que fo­men­tan el de­por­te en­tre sus empleados, in­clu­so or­ga­ni­zan­do ca­rre­ras y ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das. Y es que la prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca de for­ma re­gu­lar es una de las me­jo­res ma­ne­ras de fo­men­tar la sa­lud fí­si­ca al tiem­po que se re­du­cen los ni­ve­les de es­trés. To­do ello sin ol­vi­dar una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, que es otro de los as­pec­tos que una em­pre­sa en­fo­ca­da en lo­grar una óp­ti­ma sa­lud la­bo­ral para sus tra­ba­ja­do­res no ha de des­cui­dar. Son ca­da vez más las fir­mas que su­man a sus ac­ti­vi­da­des pro­gra­mas de con­cien­cia­ción so­bre nu­tri­ción, ade­más de apli­car és­tos de for­ma prác­ti­ca en los me­nús a los que ac­ce­de de ma­ne­ra dia­ria su plan­ti­lla. El con­su­mo dia­rio de fru­tas y verduras fres­cas, en de­tri­men­to de los ali­men­tos procesados, las ha­ri­nas re­fi­na­das y un ex­ce­so de ca­feí­na me­jo­ra nues­tras de­fen­sas, pro­te­gién­do­nos de en­fer­me­da­des co­mu­nes co­mo res­fria­dos y gri­pes, pe­ro tam­bién de otras más gra­ves co­mo pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res o la obe­si­dad (con­si­de­ra­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud co­mo la epi­de­mia del si­glo XXI). Es ta­rea y com­pro­mi­so de to­dos apos­tar por es­ta nue­va ten­den­cia em­pre­sa­rial que be­ne­fi­cia tan­to a em­pre­sa­rios co­mo tra­ba­ja­do­res y que su­po­ne una op­ción in­te­li­gen­te, éti­ca y ren­ta­ble de negocio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.