LA DE­CO­RA­CIóN GA­NA PE­SO EN EL MER­CA­DO

El mer­ca­do de la pin­tu­ra, tras unos años de cri­sis, se en­cuen­tra atra­ve­san­do una si­tua­ción pla­na, sin gran­des cam­bios y con una evo­lu­ción den­tro de lo ha­bi­tual. Ac­tual­men­te atra­vie­sa un pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción pau­la­ti­na an­te una me­jo­ra de la eco­no­mía y el

Nueva Ferretería - - Tendencias -

Los há­bi­tos de con­su­mo y los clien­tes ex­pe­ri­men­tan una con­ti­nua evo­lu­ción, por lo que es­te com­por­ta­mien­to tam­bién in­flu­ye en el mer­ca­do de la pin­tu­ra y la fe­rre­te­ría. En los úl­ti­mos años se ha com­pro­ba­do que el mer­ca­do de la de­co­ra­ción tie­ne ca­da vez más pe­so y éxi­to en Es­pa­ña. Apar­te del con­su­mo de di­fe­ren­tes ti­pos de pin­tu­ra por par­te del con­su­mi­dor, los clien­tes re­cla­man pro­duc­tos no­ve­do­sos y fue­ra de lo tra­di­cio­nal. Los con­su­mi­do­res ac­tua­les bus­can ex­pe­rien­cias de com­pra, con­se­jos e ins­pi­ra­ción. El mer­ca­do de­be adap­tar­se a es­te nue­vo ti­po de clien­te, con­se­guir ha­blar su mis­mo len­gua­je y cum­plir con sus ex­pec­ta­ti­vas pa­ra no ofre­cer­le sim­ple­men­te un pro­duc­to, sino ser ca­pa­ces de crear es­tas ex­pe­rien­cias con el fin de cap­tar y re­te­ner a es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de clien­tes ca­da vez más exi­gen­tes. El pun­to de ven­ta tie­ne un gran tra­ba­jo pa­ra adap­tar­se a es­tas ex­pec­ta­ti­vas ya que no so­lo de­ben cap­tar la aten­ción de los con­su­mi­do­res, sino que de­ben ser ca­pa­ces de re­te­ner­les y fi­de­li­zar­les a la vez que crean nue­vas ex­pe­rien­cias de com­pra. Al­gu­nos bue­nos ejem­plos de es­tas ex­pe­rien­cias son los ta­lle­res y di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que ya se rea­li­zan en al­gu­nos pun­tos de ven­ta, en los que los clien­tes no só­lo com­pran el bo­te de pin­tu­ra, sino que con­clu­yen su ex­pe­rien­cia con los con­se­jos que le ofre­cen los pro­fe­sio­na­les. Una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa­ra cap­tar a es­tos nue­vos con­su­mi­do­res son los es­ca­pa­ra­tes, un ele­men­to cla­ve que de­be ser atrac­ti­vo y or­ga­ni­za­do con el fin de au­men­tar y fa­ci­li­tar la en­tra­da de trá­fi­co en el pun­to de ven­ta. Al­gu­nas fe­rre­te­rías que se en­cuen­tran en el cen­tro de las ciu­da­des tie­nen una ven­ta­ja ex­tra da­da su bue­na lo­ca­li­za­ción. Res­pec­to a la in­no­va­ción, te­nien­do en cuen­ta que el mer­ca­do de la de­co­ra­ción ca­da vez es­tá más en au­ge, la ten­den­cia del DIY es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el sec­tor. Pro­duc­tos que ayu­den a crear, cam­biar o re­no­var objetos de­co­ra­ti­vos, mue­bles y pa­re­des y que a su vez ofrez­can la po­si­bi­li­dad de dar­le una nue­va vi­da al ho­gar. Apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad jun­to con propuestas de va­lor que ayu­den a crear una ex­pe­rien­cia real de com­pra se­rá lo más im­por­tan­te en cuan­to a la in­no­va­ción y desa­rro­llo del mer­ca­do. La ca­li­dad es un ar­gu­men­to cla­ve pa­ra su ven­ta. Un re­sul­ta­do bueno y du­ra­de­ro, ade­más de un aca­ba­do per­fec­to y desea­do son la cla­ve pa­ra que el con­su­mi­dor se sien­ta sa­tis­fe­cho con la ex­pe­rien­cia de com­pra y, a cor­to o lar­go pla­zo, quie­ra re­pe­tir­lo. El pre­cio es im­por­tan­te y en mu­chos ca­sos es una pa­lan­ca a la ho­ra de la rea­li­zar la com­pra, pe­ro en el mer­ca­do de la pin­tu­ra y la fe­rre­te­ría, los pro­duc­tos de ca­li­dad ga­ran­ti­zan un re­sul­ta­do óp­ti­mo y a lar­go pla­zo, al­go muy im­por­tan­te pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal al tra­tar­se de su ho­gar. Es­ta ca­li­dad es apre­cia­da, tan­to por el pro­fe­sio­nal co­mo por el con­su­mi­dor fi­nal. Las per­cep­cio­nes de am­bos son di­fe­ren­tes, ya que el pro­fe­sio­nal tra­ba­ja ca­da día con los pro­duc­tos y es más sen­si­ble, pe­ro el con­su­mi­dor bus­ca un re­sul­ta­do óp­ti­mo y sa­tis­fac­to­rio que le ga­ran­ti­cen la ca­li­dad. Va­lo­res tan importantes co­mo la orien­ta­ción al clien­te, la ca­li­dad y tra­yec­to­ria de los pro­duc­tos, la se­gu­ri­dad a la ho­ra de usar és­tos, la sos­te­ni­bi­li­dad son muy te­ni­dos en cuen­ta en el mer­ca­do. Las fir­mas apues­tas por la dis­tri­bu­ción y po­nen un gran es­fuer­zo por es­tar cer­ca de las fe­rre­te­rías y un­tos de dis­tri­bu­ción. Pa­ra ello, les brin­dan los ma­te­ria­les de apo­yo co­rres­pon­dien­tes que les ayu­da­rán a fa­ci­li­tar la ven­ta. Ade­más, co­mo ca­da pun­to de ven­ta es di­fe­ren­te, se di­se­ñan sur­ti­dos op­ti­mi­za­dos y a me­di­da de ca­da uno de ellos. Pa­ra los fa­bri­can­tes en­cues­ta­dos, la ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar al clien­te fi­nal por su ca­pi­la­ri­dad, es de­cir, los mi­les de pun­tos de ven­ta que exis­ten en Es­pa­ña, es ade­más, de su apues­ta por ofre­cer un ser­vi­cio de máxima ca­li­dad a los con­su­mi­do­res, fac­to­res cla­ve. Las fe­rre­te­rías son, sin du­da, una par­te cla­ve de la dis­tri­bu­ción del bri­co­la­je en Es­pa­ña, y, por ello, tam­bién una cla­ve pa­ra las com­pa­ñías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.