Nue­ve fa­bri­can­tes de he­rra­mien­tas eléc­tri­cas pre­sen­tan el sis­te­ma de ba­te­ría co­mún CAS

Nueva Ferretería - - Sumario -

Un to­tal de nue­ve em­pre­sas, fa­bri­can­tes de he­rra­mien­tas eléc­tri­cas y de ma­qui­na­ria, Metabo, Rot­hen­ber­ger, Ma­fell, Ei­sen­blät­ter, Co­llo­mix, Haa­ga, Star­mix, Ei­bens­tock y Stei­nel, han pre­sen­ta­do un sis­te­ma de ba­te­rías in­de­pen­dien­te del fa­bri­can­te, el sis­te­ma de ba­te­ría co­mún Cord­less Allian­ce Sys­tem (CAS).

La ba­se del Cord­less Allian­ce Sys­tem (CAS) es la tec­no­lo­gía de ba­te­rías de Metabo. La úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de ba­te­rías LiHD Metabo en el mo­de­lo de 18 vol­tios con diez cé­lu­las de ba­te­ría ofre­ce has­ta 1600 va­tios de po­ten­cia con una ca­pa­ci­dad de 8.0 am­pe­rios por ho­ra (Ah). “Con LiHD, te­ne­mos su­fi­cien­te po­ten­cia in­clu­so pa­ra las apli­ca­cio­nes de al­to con­su­mo ener­gé­ti­co. Es por eso que hoy po­de­mos cons­truir cual­quier he­rra­mien­ta con ba­te­rías, de una ma­ne­ra que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des de ren­di­mien­to y du­ra­ción de los usua­rios pro­fe­sio­na­les”, afir­ma Horst Gar­brecht, di­rec­tor de Metabo.

Ven­ta­jas pa­ra el usua­rio

Los usua­rios pro­fe­sio­na­les se tu­vie­ron en cuen­ta cuan­do na­ció la idea de CAS. “Ha­bla­mos in­ten­sa­men­te con los usua­rios acer­ca de sus ne­ce­si­da­des y re­qui­si­tos. Y en mu­chas de es­tas con­ver­sa­cio­nes, se es­ta­ble­ció un ob­je­ti­vo: la fle­xi­bi­li­dad pa­ra tra­ba­jar con un úni­co sis­te­ma de ba­te­rías y má­qui­nas de di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes. Es­to no su­po­ne un pro­ble­ma con las má­qui­nas co­nec­ta­das por ca­bles ya que el en­chu­fe es la in­ter­faz uni­ver­sal de to­dos los fa­bri­can­tes. Pe­ro los sis­te­mas de ba­te­rías de es­tos no son com­pa­ti­bles en­tre sí. Que­ría­mos cam­biar es­to pa­ra las má­qui­nas de los so­cios de la alian­za CAS. De es­ta ma­ne­ra, los usua­rios tie­nen do­ble li­ber­tad: la del tra­ba­jo sin ca­bles y la de po­der com­bi­nar las má­qui­nas de di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes co­mo es el ca­so de las má­qui­nas co­nec­ta­das por ca­bles”, afir­ma Gar­brecht ex­pli­can­do las ideas fun­da­men­ta­les del CAS. “Des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, no se­ría ne­ce­sa­ria una mar­ca in­de­pen­dien­te pa­ra la cooperación. La com­pa­ti­bi­li­dad de las ba­te­rías, car­ga­do­res y má­qui­nas tam­bién exis­te si to­dos los fa­bri­can­tes dis­tri­bu­ye­ran los com­po­nen­tes co­rres­pon­dien­tes ba­jo sus mar­cas tra­di­cio­na­les. Pe­ro, por su­pues­to, la mar­ca de co­la­bo­ra­ción es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te pa­ra la in­for­ma­ción de los usua­rios. Sin CAS, no se po­dría re­co­no­cer fá­cil­men­te qué fa­bri­can­tes es­tán uti­li­zan­do el mis­mo sis­te­ma de ba­te­rías y, por lo tan­to, son 100 % com­pa­ti­bles en­tre sí”. Metabo tie­ne una cier­ta po­si­ción es­pe­cial en la in­dus­tria por­que la em­pre­sa de Nür­tin­gen es ge­ne­ra­lis­ta y es­pe­cia­lis­ta a la vez. La mar­ca tie­ne to­das las he­rra­mien­tas clá­si­cas en su pro­gra­ma, pe­ro tam­bién una gran can­ti­dad de so­lu­cio­nes es­pe­cia­les y pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra sus dos gru­pos prin­ci­pa­les, la in­dus­tria del me­tal, así co­mo la cons­truc­ción y la re­no­va­ción. Gar­brecht co­men­ta “pe­ro apar­te de las dos men­cio­na­das an­te­rior­men­te, hay mu­chas otras apli­ca­cio­nes pa­ra las que no te­ne­mos so­lu­cio­nes es­pe­cia­les, pe­ro sí las tie­nen los so­cios del CAS. Por lo tan­to, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, no hay nin­gún pro­ble­ma en que al­gu­nos so­cios de la cooperación sean, a pri­me­ra vis­ta, com­pe­ti­do­res nues­tros. Por un la­do, las zo­nas su­per­pues­tas son muy pe­que­ñas

y, por otro, los so­cios a ve­ces ven­den sus pro­duc­tos a tra­vés de ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes a los nues­tros. Nues­tra vi­sión es que CAS se con­vier­ta en la in­ter­faz lí­der pa­ra los fa­bri­can­tes del sec­tor, ofre­cien­do a sus gru­pos so­lu­cio­nes a me­di­da y pro­duc­tos es­pe­cia­li­za­dos adap­ta­dos a sus ne­ce­si­da­des. Pa­ra los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res del sec­tor, ta­les pro­duc­tos sue­len ser de po­co in­te­rés por­que no al­can­zan la can­ti­dad de uni­da­des que los gran­des ge­ne­ra­lis­tas ne­ce­si­tan pa­ra po­der pro­du­cir de la for­ma más eco­nó­mi­ca po­si­ble. La ofer­ta de to­dos los so­cios del CAS ya in­clu­ye al­re­de­dor de 110 má­qui­nas, y es­te nú­me­ro se­gui­rá cre­cien­do de for­ma muy rá­pi­da”.

Igual­dad de con­di­cio­nes

“Pen­sa­mos en el sis­te­ma”, afir­ma Ch­ris­tian Hei­ne, di­rec­tor ge­ne­ral de Rot­hen­ber­ger. “Hoy ya te­ne­mos un sis­te­ma in­te­gral de he­rra­mien­tas pa­ra tu­bos pa­ra los pro­fe­sio­na­les de los sec­to­res de la fon­ta­ne­ría, ca­le­fac­ción y cli­ma­ti­za­ción. Pe­ro con CAS tam­bién po­de­mos ofre­cer­le una am­plia car­te­ra de otras má­qui­nas de ba­te­rías”. Al ele­gir el so­cio tec­no­ló­gi­co, Rot­hen­ber­ger se­lec­cio­nó a Metabo por va­rias ra­zo­nes, afir­ma Hei­ne: “Metabo ha con­quis­ta­do el li­de­raz­go tec­no­ló­gi­co a tra­vés de los desa­rro­llos de los úl­ti­mos años y ofre­ce el sis­te­ma más efi­caz ac­tual­men­te en la in­dus­tria, sin ol­vi­dar que es­tá muy bien di­se­ña­do en tér­mi­nos de com­pa­ti­bi­li­dad. Ade­más, Metabo tie­ne el ta­ma­ño ideal pa­ra im­pul­sar aún más el CAS: su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra po­der per­mi­tir­se los gas­tos de desa­rro­llo ne­ce­sa­rios, pe­ro ca­rac­te­ri­za­do por em­pre­sas me­dia­nas y, por lo tan­to, rá­pi­do y fle­xi­ble”. La idea de so­cie­dad tam­bién fue de­ci­si­va pa­ra Hei­ne: “la cooperación con Metabo siempre se en­cuen­tra en igual­dad de con­di­cio­nes. Por otro la­do, es­ta vi­sua­li­za­ción es bas­tan­te di­fí­cil si las di­fe­ren­cias de ta­ma­ño en­tre los so­cios son enor­mes”. Rot­hen­ber­ger no es el úni­co so­cio del CAS que abor­da con de­ci­sión los re­qui­si­tos de los gru­pos es­pe­cia­lis­tas. De­bi­do a las di­ver­sas áreas de com­pe­ten­cia de las em­pre­sas, el CAS no so­lo ofre­ce una am­plia ga­ma de pro­duc­tos, sino tam­bién so­lu­cio­nes es­pe­cia­les úni­cas pa­ra mu­chos sec­to­res. Ya sean las sie­rras cir­cu­la­res y de in­ci­sión de Ma­fell, el mez­cla­dor de Co­llo­mix o las pis­to­las de ai­re ca­lien­te de Stei­nel, to­das es­tas má­qui­nas es­tán di­se­ña­das pa­ra es­pe­cia­lis­tas reales, y to­das las ba­te­rías y car­ga­do­res son 100% com­pa­ti­bles den­tro del CAS.

Tec­no­lo­gía po­ten­te

Pa­ra mu­chos usua­rios pro­fe­sio­na­les, el ren­di­mien­to y la ca­pa­ci­dad de la tec­no­lo­gía de ba­te­rías son de cru­cial im­por­tan­cia. “Nues­tras má­qui­nas de tra­ta­mien­to de re­vo­que, por ejem­plo, es­tán fa­bri­ca­das pa­ra un uso in­ten­so en las obras de cons­truc­ción. Pe­ro la tec­no­lo­gía de ba­te­rías no era lo su­fi­cien­te­men­te efi­caz en el pa­sa­do”, afir­ma Hen­drik Kreu­tel, di­rec­tor ge­ne­ral de la em­pre­sa fa­bri­can­te de he­rra­mien­tas eléc­tri­cas Ei­bens­tock, si­tua­da en la ciu­dad mon­ta­ño­sa ho­mó­ni­ma de Sa­jo­nia. No so­lo el tra­ta­mien­to de re­vo­que, “tam­bién la pro­duc­ción de ai­re ca­lien­te ne­ce­si­ta mu­cha ener­gía”, afir­mó In­go Stei­nel, je­fe de Stei­nel.

Fuer­za com­bi­na­da

El ren­di­mien­to y la ca­li­dad tam­bién fue­ron cri­te­rios de­ci­si­vos pa­ra el es­pe­cia­lis­ta en tra­ba­jos con la ma­de­ra Ma­fell de Obern­dor­fer. “Te­ne­mos la repu­tación, en­tre nues­tros clien­tes, de ser un fa­bri­can­te de pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad”, afir­ma el di­rec­tor ge­ne­ral Matt­hias Krauss. “Te­ne­mos que tra­ba­jar du­ro re­pe­ti­da­men­te, y por su­pues­to, una he­rra­mien­ta de ba­te­ría de Ma­fell no de­be­ría de­cep­cio­nar a nues­tros clien­tes y usua­rios. Es por eso que só­lo con­si­de­ra­mos un sis­te­ma su­pe­rior y no po­de­mos desa­rro­llar­lo no­so­tros mis­mos con nues­tra es­pe­cia­li­za­ción y ta­ma­ño de em­pre­sa. Pe­ro, por su­pues­to, sa­be­mos con cer­te­za que los usua­rios de nues­tras má­qui­nas es­pe­ran un pro­gra­ma com­ple­to, es­pe­cial­men­te en el sec­tor de la ba­te­ría, por­que no quie­ren tra­ba­jar con di­fe­ren­tes ba­te­rías y car­ga­do­res. Co­mo so­cio del CAS, le ofre­ce­mos di­cho sis­te­ma jun­to con las má­qui­nas de otros fa­bri­can­tes y tam­bién con la am­plia ga­ma de Metabo. Úni­ca­men­te de for­ma con­jun­ta po­dre­mos so­bre­vi­vir en el al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do de ba­te­rías”, afir­ma Krauss.

El fu­tu­ro

Las ba­rre­do­ras de Haa­ga tam­bién fun­cio­nan con ba­te­ría, pe­ro con tec­no­lo­gía de gel de plo­mo que es­tá desac­tua­li­za­da hoy en día. “La alian­za de ba­te­rías nos ofre­ce gran­des avan­ces tec­no­ló­gi­cos”, afir­ma Ste­fan San­der, di­rec­tor ge­ne­ral de Haa­ga. Por otro la­do, las ba­rre­do­ras de Kirch­heim un­ter Teck aña­den un pro­duc­to de com­pe­ten­cia a la car­te­ra del res­to de fa­bri­can­tes. A di­fe­ren­cia de Haa­ga, el ca­mino ha­cia el seg­men­to de ba­te­rías to­da­vía es nue­vo pa­ra otros so­cios de la cooperación de CAS. “Que­re­mos ex­pan­dir el área de las ba­te­rías de for­ma pro­gre­si­va”, afir­ma Gerd Ei­sen­blät­ter, di­rec­tor de la em­pre­sa fa­mi­liar del mis­mo nom­bre de Ge­rets­ried, en Baviera. Ei­sen­blät­ter se cen­tra en las in­dus­trias me­ta­lúr­gi­cas y, al prin­ci­pio, uti­li­za­ba una amo­la­do­ra an­gu­lar de ba­te­ría y un sa­ti­na­dor de ba­te­ría. Tam­bién pa­ra el es­pe­cia­lis­ta en mez­cla­do­res Co­llo­mix de Gai­mers­heim, el mez­cla­dor ma­nual es el pri­mer pro­duc­to de ba­te­rías. “Co­llo­mix ha tra­ba­ja­do con éxi­to con Metabo en el sec­tor del mo­tor du­ran­te mu­chos años. Te­ne­mos cla­ro que tam­bién que­ría­mos co­la­bo­rar con Metabo en el cam­po de las ba­te­rías”, afir­ma Ale­xan­der Es­sing, je­fe de Co­llo­mix.

Be­ne­fi­cios

Por lo tan­to, CAS reúne a una am­plia va­rie­dad de em­pre­sas con un ám­bi­to de apli­ca­cio­nes muy di­fe­ren­tes. Es­to no so­lo fa­ci­li­ta el tra­ba­jo pa­ra los pro­fe­sio­na­les, sino que las pro­pias em­pre­sas tam­bién se be­ne­fi­cian de la com­pa­ti­bi­li­dad de las ba­te­rías. Por ejem­plo, con los as­pi­ra­do­res de Elec­tros­tar, que se co­mer­cia­li­zan con la mar­ca Star­mix, tra­ba­jan pro­fe­sio­na­les de una am­plia ga­ma de in­dus­trias. “Si es­tos pro­fe­sio­na­les pue­den tra­ba­jar con una am­plia ga­ma de he­rra­mien­tas eléc­tri­cas con nues­tras ba­te­rías, es­ta su­po­ne una cla­ra ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra no­so­tros”, afir­ma Ro­man Go­ro­voy, di­rec­tor de Elec­tros­tar. Se­gún Gar­brecht, CAS de­be­ría se­guir cre­cien­do con las nue­ve em­pre­sas an­te­rior­men­te men­cio­na­das en los pró­xi­mos años y re­unir a un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de com­pa­ñías, pe­que­ñas y gran­des, en re­pre­sen­ta­ción de la tec­no­lo­gía de ba­te­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.